Cronista de arquitectura. arte y ballenas de Sonora. México

Yaqui

Tetabiate en el Museo de los Yaquis de Còcorit

Escrito por arkisanchez 27-07-2012 en General. Comentarios (1)

Guerrero Yaqui: Juan Maldonado Waswechia “Tetabiate”.

 

Estimados bloggers: Un saludo cordial y para compartir con ustedes una magnífica exposición montada en el Museo de los Yaquis, en el pueblo nuevo de  Cócorit.

A la velocidad de vetusto camión “Corrales”, fui a pueblear al ejido y comisaría de Cócorit, el pasado 6 de julio del año en curso,  pasando por la zona de franquicias y de los casinos hasta llegar a las Puertas Monumentales de Esperanza y de Cócorit sobre La Alameda, faltas de estética escultórica-arquitectónica, construidas por el presidente Manolo Barro, hasta llegar a la fuente y al feo arco semi colonial albañilezco de la plaza Ignacio Zaragoza y bajarme frente a la parroquia, para observar la remodelación y caminar al oeste, por vieja calle pavimentada, rumbo a la casona de los Esquer de 1895, remodelada y acondicionada como Museo de los yaquis, para dar cabida a la museografía que había en la planta baja de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, sede del primer museo decretado por el ex gobernador Samuel Ocaña.

El motivo del viaje a través de la cultura, fue la exposición de fotografías en sepia y blanco y negro, “Tetabiakti: El Guerrero Yaqui”, montada en la sala temporal en lo que fuera el portal posterior de la antigua casona porfiriana, para celebrar el Ciento Once Aniversario Luctuoso, del aguerrido Achai de armas Tetabiate, quien murió en el campamento en la sierra el Bacatete, defendiendo la huida de sus guerreros y familiares ante el avance de los federales del régimen de Porfirio Díaz, en su tenaz guerra contra la tribu Yaqui que nunca se rindió ante ningún gobierno yori en su territorio ancestral.

Un balazo en la pierna, detuvo su correr por la guerrilla serrana: Herido, se situó detrás de una piedras como trincheras y con su rifle Máuser se enfrentó junto con otros tiradores, a los soldados que los cañoneaban, a la caballería e infantería  acosándolos para rendirlos y hacerlos prisioneros de guerra para enviarlos a Yucatán como esclavos agrícolas de las haciendas henequeneras.

Como el evento tenía más de media hora de retraso, debido a la impuntualidad de los invitados especiales para el corte del listón inaugural, recorrí el patio posterior admirando las ramadas yaquis y la pintura con la letra del “Juramento Yaqui”, publicado por Alfonso Favila en su libro Las Tribus Yaquis de Sonora en 1937, y por el escritor Santos García Wikit, quien lo llevó a la fama nacional, porque por doquier se ha reproducido en pirograbados en piel de res, como producto regional artesanal, sin respeto a los derechos de autor de los 8 Pueblos Tradicionales que forman la gran Nación Yaqui. Pero, opino, que tanto el nuevo presidente de México y el alcalde de Cajeme deben de jurarlo  para mayor  credibilidad de la ciudadana.

El profesor y director del museo, Alberto Bohórquez dio la bienvenida a las 30 personas del público asistente, la mayoría directores de instituciones y los cultureros de siempre, continuando con las semblanzas y una explicación sobre la temática de la exposición, aludiendo: --Tetabiate fue un gran guerrero coyote… Sea esta un humilde homenaje a su memoria, el día de su muerte en la sierra del Bacatete… Y para perpetuar la cultura yaqui que sigue viva--, para luego invitar a personalidades presente al atril para dar sus discursos y abrir una serie de preguntas y comentario, algo inusual en Cajeme.

Fue el ingeniero Lamberto Valenzuela Soto, comisario de Cócorit, quien nos relató datos históricos sobre la colonización de su  pueblo a partir  del 28 de mayo de 1617, por los misioneros jesuitas… Agregando: --Nos falta un archivo histórico, un museo de la agricultura… la gente que no es de Cócorit están haciendo las cosas que los cocoreños no hicieron…Vacios a conocer la historia--. Terminándola, el director del Museo de Sonora en la Revolución, al mencionar algo sobre las “cedulas reducidas”, aprendidas durante el pasado Taller de Museografía, al cual, no invitó como arquitecto ni como periodista cultural para su difusión.

¿Por qué la palabra “Tetabiakti”? Si la correcta es Tetabiate, modificada a “Tetabiakte” para el nombre del Festival de Cajeme, le inquirí al director, aunando con la pregunta: ¿Quién realizó la curaduría y la museografía de la exposición?

Indicó que el personal del museo realizaron la selección de las fotografías y el montaje de ellas en los muros de la sala; para luego señalar; el presente, pasado y futuro de la palabra Tetabiate, que en verdad no entendí, porque es un apodo, significando, “Piedra Rodante”, y no un verbo en Español para conjugar, rehusando yo, el uso de las dos palabras, pero, que sean los yaquis quienes la precise según su  lengua materna.

Al comisario Valenzuela  le comenté la falsedad de la fundación de Cócorit, ya que los jesuitas Andrés Pérez de Ribas y Tomas Basilio, establecieron el proyecto de las misiones del Huiaqui, iniciándolas con la misión de cabecera de Tórim en 1623 y un año después la misión de visita de Bácum, sin fundar la de Cócorit como de visita de la anterior. Según lo escribió, Pérez de Ribas, en el libro: “Triunfos de Nuestra Fe…”. La actual comisaria de Cócorit data desde 1890, al ser trazada por el general Ángel García Peña, jefe militar de la Comisión Científica de Sonora, durante las guerras del Yaqui; y su plaza que está siendo remodelada: No es la Plaza de Armas de la colonia española porque no fue fundado  como pueblo villa ni ciudad de españoles y ni posee su pendón real otorgado por el rey de España: No pudo contestar, sólo mencionar que es lo que ha leído por cronistas locales.

Después del corte del listón, pasamos a admirar el montaje “gancho” de la exposición, como lo es el retrato de Tetabiate decorado con muebles y arreglos florales en el muro central de la sala,  para luego recorrerla, admirando un busto al bronce del personaje y el resto de las fotografías, llamando mi atención la tumba rústica a base de piedras amontonadas con cruz metálica de Tetabiate en el paraje de Tetacombiate; las familias yaquis de antaño por su vestimenta y expresivos rostros autóctonos, entre otras más, reproducidas digitalmente por el profesor Bohórquez para su acervo personal, a pesar de que algunas de ellas, por la ampliación de los píxeles se miran difusas las imágenes.

Me dio gusto saludar a los señores Jesús Matus González, de la tribu yaqui y descubridor de los petroglifos del cerro de  Ontancahui y al Jesús Navarro, delegado de Estación Corral, por invitarme a  visitar el cerro para reportaje especial.

En fin, es una buena exposición que vale la pena ir a verla y de paso, visiten las otras salas virtuales del museo, admiren la pintura del Juramento Yaqui y gocen de la sombra de la inmensa y hermosa ceiba como ambiente  para redactar estos apuntes.

 

Pie de foto 1: Corte inaugural exposición “Tetabiakti, en el Museo de los Yaquis de Cócorit.

 

Pie de foto 2: Rostro y homenaje póstumo a Juan Maldonado Wasachia “Tetabiate”, en su 111 Aniversario de su muerte.

 

Pie de foto 3: La tumba de Tetabiate en el sitio histórico de Tetacombiate en la sierra del Bacatete.

 

Pie de foto 4: Réplica del “Juramento Yaqui”. Enrique Peña Nieto y  Rogelio Díaz Brown deben de jurarlo ante nosotros.

 

Pie de foto 5: Mujer yaqui con niño  del siglo pasado.

 

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

 

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

 

 Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui. Articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

 

Copyright. Material protected by copyright holder architect Francisco Sánchez López. SEP/CP-509989/78/Son register. Reproduction in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

 

Architect, photographer, artist of magical realism, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and art critic for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper. Columnist for the JeekYuku magazine, edited by the Fine Arts Association of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

 

 Website: www.arqsanchez.8m.com, BLOGs: www.arkisanchezdos.blogdiario.com , www.artecajemeart.blogster.com E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com,     Twitter/archfcosanchez,  Facebook: Francisco Sanchez

La Vispera de San Juan Bautista

Escrito por arkisanchez 14-07-2012 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales. En esta ocasión les relato la gran aventura entre los indómitos yaquis de Cócorit que visité por motivo del tradicional Día de San Juan.

 

Fiesta de la Víspera de San Juan Bautista en Cócorit.

 

Dos días después del solsticio de verano fui al barrio de El Conti, el más viejo de  la comisaría de Cócorit, al cual llegué con un leve golpe de calor por la alta temperatura sentida en el interior del camión sin aire acondicionado. Al bajarme  cerca de su plaza, desprecié toda la publicidad electoral por no respetar a esta explanada sagrada donde se  celebran las ceremonias católicas con herencia desde la época de las misiones jesuitas del siglo XVII.

¡Qué fealdad! Se observa en las bardas y fachadas de las casas con pendones electorales contaminando el ambiente con rostros faltos de estética de la dictadura partidista panista, priista   y azteca que nos gobernará en el futuro.

Después de deplorar este sacrilegio, encaminé los pasos hacia la iglesia para saludar al Pueblo Mayor, don Antonio Quiñones Atondo, y solicitarle su autorización para presenciar las ceremonias de la Víspera y de la Velación para venerar al Santo San Juan Bautista. Y de paso gozar de la graduación escolar llevada a cabo en este bello espacio ancestral.

Entré a la iglesia del Espíritu Santo hasta situarme ante la figura de San Juan y santiguarme al estilo de ellos, pasándole la mano por su cara y pecho y dejar una limosna en vasija puesta a sus pies. Al salir, fui a la ramada-cocina  tradicional para darle mis respetos a su señora esposa, encargada de la misma, mientras ella cortaba la carne fresca de un becerro café recién muerto, para cocinar el  exquisito guacabaqui.

Ha de ser la falta de lluvia el Día de San Juan que tradicionalmente moja la llanura de Cócorit y el proceso electorero, los motivos de la división entre los dos grupos que  este año se encargaron de  organizar la tradicional fiesta; al respecto, me indicaron: “Confunden las elecciones con la Tradición, los azules del PAN contra los rojos del PRI”, refiriéndose a la ayuda en especie para la comida y demás gastos alusivos. Me recordó el juego parecido al fut, que celebran los Rojos contra los Azules en Vícam y Pótam.

Con tres cohetes al cielo anunciaron que el becerro café ya murió en manos de Iván Alejandro Inzunza “El Pela vacas” y Carlos Valenzuela, quienes me ilustraron que según la tradición, --Es una bendición de Dios para que la fiesta se lleve a cabo--.

Me informó uno de ellos mientras lo destazaban en el suelo y sombra del yucateco despellejándole la piel, cortándole las patas  y al mostrar una bola blanca de la panza, me dijo una señora: --Es el menudo que usted come en Navidad--, mientras el niño Tadeo Gómez Quiñones,  jugaba a los “Carritos” con la pezuña  recién cortadita y los matanceros distribuían la carne entre las dos cocinas, dejando el resto de los adentros para alimentar a los perros.

Otros tres cohetes anunciarían que la ramada tradicional está  lista para la Velación del Santo, ceremonial antiguo que se inicia con La Víspera después del atardecer,  bailándose las danzas del Venado, Pajkola y Matachines en la ramada construida para la ocasión, durante toda la noche del 23 de junio hasta el amanecer del 24, el Día de San Juan.

Al albor, el Pueblo Mayor acompañado por las autoridades religiosas y civiles, acuden al  Altar, se persignan ante el Santo y con cantos, Don Antonio lo carga hacia la salida, cruza la explanada pasando por las tres cruces blancas hasta llegar al bordo del Canal Porfirio Díaz, y solemnemente, “Bañar al Santo” con su agua.

Esta ceremonia tradicional del pueblo de Cócorit cambió a partir del 1952, porque los yoris de Ciudad Obregón, les secaron su río Yaqui para almacenar sus aguas en la presa El Oviachic, debido a los intereses políticos y económicos de una agricultura de exportación, estropeándoles sus derechos humanos a tener una vida digna conforme a sus usos y costumbres por este ecocidio.

Como no hubo la procesión de los Matachines del Conti hasta la parroquia de Nuestra Madre de Guadalupe, me puse a recorrer los estrechos callejones que conducen hasta los campos agrícolas, en uno, dos señoras que disfrutaba la tarde sentadas bajo la sombra de un árbol, comentaron entre risas:  --Es el Callejón del Beso--. Y ante mi incrédula mirada, recalcaron: -Es por las parejitas de cholos que viene todas las noches-.

Me puse a observar la ceremonia de Clausura Generación 2011-2012 de la escuela La Huerta, para la Educación Preescolar Indígena del Konti, dirigida por la profesora Natalia Valencia Bule, con  un sencillo programa cívico cultural, de Honores a la Bandera cantando el Himno Nacional, breve recorrido por la Escolta y entrega de ella a la del próximo año escolar, la ejecución del vals La Mariposa y la presentación del ballet Jiap Jiap Si (Corazón Yaqui) de la Loma de Guamúchil con Evelia Cuamea, interpretando la polka Santa Rita.

Al reconocer el apellido yaqui de Bule, le pregunté a la directora si era pariente del general Luis Bule, para ella, contestarme: Soy su bisnieta. “Qué gran honor el conocerla”, le comenté, porque he leído la historia de este héroe de la resistencia contra la deportación y esclavitud de su raza después de la muerte de Tetabiakte. Con tristeza en su mirar, me glosó: --Me hubiera gustado conocerlo en vida, porque dio su vida por defender el territorio yaqui.--.

Opino que en las celebraciones religiosas debe de predominar el respeto por la Tradición sobre las diferencias electorales que afectaron esta celebración, ya que el fanatismo por los partidos es trienal y los candidatos deben de acatar y anteponer lo tradicional sobre  su proselitismo político en fechas sagradas  yaquis.  No se vale dividir al pueblo del Conti por las despensas con alimentos el Día de San Juan.  ¡Es imperdonable!

 

Pie de foto 1: Iglesia del Espíritu Santo del barrio del Conti en Cócorit.

 

Pie de foto 2: Bella imagen del venerado santo San Juan Bautista, tradición desde los tiempos de la misión jesuita de Cócoim, que perdura hasta hoy.

 

Pie de foto 3: En estas aguas es bañado el santo San Juan por el Pueblo Mayor don Antonio Quiñones Atondo y autoridades.

 

Pie de foto 4: Doña María Dolores Valencia haciendo tortillas de harina para la cena de la Velación en la cocina de Flor Daniela Valenzuela.

 

Pie de foto 5: Honores a nuestra Bandera Nacional en la Clausura del año escolar de La Huerta.

 

Pie de foto 6: El ballet “Jiap Jiap Si” bailando la polka “Santa Rita” en la explanada sagrada.

 

Pie de foto 7: –Bendición de Dios para que la Fiesta se lleve a cabo--.

 

Pie de foto 8: El famoso “Callejón del Beso” del barrio del Conti.

 

Pie de fot0 9: Niño Tadeo Gómez jugando al “Carrito” con pezuña del becerro recién cortada.

 

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.  

Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

               

Copyright. Material protected by copyright holder architect Francisco Sánchez López. SEP/CP-509989/78/Son register. Reproduction in whole or part of this article and photos for profit, requires written permission by the author. Say No to Piracy!

 

 Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui. Articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Architect, photographer, artist of magical realism, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and art critic for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper. Columnist for the JeekYuku magazine, edited by the Fine Arts Association of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

 

Website: www.arqsanchez.8m.com, BLOGs: www.arkisanchezdos.blogdiario.com , www.artecajemeart.blogster.com

E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com,     Twitter/archfcosanchez,  Facebook: Francisco Sanchez

Santos García Wikit en Bácum

Escrito por arkisanchez 17-05-2010 en General. Comentarios (1)

Estimados bloggers: Saludos, fui a los pueblos yaquis y en Bácum encontré la tumba del profesor Santos García Wikit. Después fui a Belem para conocer el pueblo de su nacencia.

 

¡Béene!: La “Vieja Casa”, mi Casa, Béene.

 

Para los arquitectos  interesados en la historia del urbanismo y de la arquitectura en Sonora, el pueblo de Belem o Pitahaya nos ofrece espacios tradicionales  en su imagen urbana entre la iglesia, la comunila y la arquitectura histórica características de los  8 Pueblos Tradicionales Yaquis asentados sobre el río Yaqui después de  varios tratados de paz  con el gobierno federal.

Este reportaje periodístico es con la idea de compartir el ambiente natural, los espacios abiertos y la arquitectura del lugar de “nacencia” del escritor Santos García Wikit e influenciaron en el niño  “Pájaro Coyote” y  en su creatividad   literaria  narrada a él en su lengua yuto azteca por su abuelo, el jefe Seamos.

La Vieja Belén, situada al sur del poblado de Pitahaya fue una ranchería asentada en la desembocadura del río Yaqui y en el estero Las Tortugas; en 1619, fue la misión   de San Miguel Arcángel de Benalei o Belén por el jesuita Andrés Pérez de Ribas y en la época del padre Kino: El Puerto del Yaqui  hasta la expulsión de los jesuitas en 1767. De este  glorioso pasado sólo quedó un montículo de tierra de la vieja iglesia de adobe, una   ramada ceremonial, el altar  y el campo Santo.

A partir de la paz de Pitahaya en 1909, se repobló el pueblo de Belem con varias familias, pero, a la falta de agua se reestablecen en la ranchería de Pitahaya donde se construyó la actual iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem en 1920  durante  la pacificación del ex Presidente de México, Adolfo de la Huerta. En 1950, con la presa El Oviachic se agravó la escasez de agua obligando a sus moradores a emigrar a Las Guásimas y a Pótam o morir de sed. Mejor dejo al profesor Wikit que nos guíe en un recorrido emocional por su pueblo descrito en este bello poema complementado con el arte de la fotografía y la belleza de la arquitectura histórica.

 

¡Béene: Mi Casa, mi Pueblo!

 

--Apartado del bullicio de comercios, de gentes citadinas,/ está este pueblo famoso en los anales de la Historia y de la Fábula Yaki./ “Reliquia venerable” de la vieja Pusolana,/ lugar de Poesía y de silencio,/ como entregada a un sueño de siglos,/ cual si a contarnos fuese los graves secretos de la eternidad.

Esta “Tierra Madre”, ni el telégrafo al tender sus vibrantes hilos sobre triste calzada,/ ni la Locomotora a surcar bebiendo los vientos de esta campiña austera, la ha cambiado./ Por aquí ha pasado la vida Yaki, desde los tiempos de los Sules,/ de las costumbres viejas, hasta el ocaso del siglo XVIII con sus postreras lumbres de vida Yaqui.

Aquí está en materia y en espíritu,/ mirándonos con sus cuencas vacías,/ como órbitas de las calaveras,/ hablándonos de la vida y de la muerte, de la Leyenda, de la belleza y de la verdad. Aquí está la Edad Media hecha poema y símbolo en la imagen esbelta soñadora y espiritual./ Aquí amanecen los primeros albores,/ dando gloria y nimbo a la  figura de Tetabiakte y todos esos singulares Yakis que pasearon sus armas.

 Béene cerrando la última página de su Historia se acostó a dormir el sueño eterno,/ a la sombra de sus viejos y melancólicos mezquites,/ el aroma inextinguible y sutil de 10 siglos de vida humana./ Pocos lugares de meditación y de ensueño habrá más bellos, originales y deliciosos,/ que este amable pueblo de Béene.

Un torpe afán de prosaicos y vulgares reformadores van borrando poco a poco la fisonomía de los Pueblos de la Pusolana,/ lugar donde se saborea la Poesía de lo pretérito, relicario de nuestro arte y espíritu,/ va perdiendo su carácter por un burdo concepto de Civilización,/ como si esta consistiese en la línea recta y en las “casa-colmena” de siete pisos,/ y en extrañas novedades no cupiera un sano y artístico progreso,/ en la evolución natural de la “Casa Vieja”, mi casa, Béene--.

 

 

Pie de foto 1: La tumba del escritor Santos Garcia Wikit en el panteón de la Loma de Bácum. --El Yaki sólo tiene una gran fiesta: ¡Su velorio!--.

 

Pie de foto 2: Béene Tutuli in Buuía  (Mi tierra Bonita). Explanada  tradicional yaqui vista desde los arcos del ex curato en ruinas. Belem:

 

Pie de foto 3: Vista panorámica al espacio tradicional típico en las comunidades yaquis desde los portales de la casona de Ignacio Mori.

 

Pie de foto 4: Bella fachada  norte estilo neoclásico de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem o Pitahaya.

 Pie de foto 5: La iglesia desde los arcos coloniales del  ex curato.

 Pie de foto 6: Fachada oeste estilo neoclásica de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem.

 

Pie de foto 7:  Formidables arcos coloniales del ex curato de Pitahaya.

 

Pie de foto 8: Fachada noreste estilo neoclásico de la casona o Cuartel de Mori.

 Pie de foto 9: Puerta de entrada con arco ojival del Cuartel de Mori.

 Pie de casa 10: Ramada ceremonial tradicional yaqui.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

Tras la Huella de la Revolución Mexicana entre los yaquis de Sonora

Escrito por arkisanchez 11-05-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales. En esta occasión subo el reportaje de "Tras la Huella de la Revolución Mexicana en Sonora".

 

¡Francisco I. Madero  de paso por Vícam Estación!

 

Esta serie de reportajes periodísticos combinados con el arte de la fotografía es con idea de ilustrar al pueblo de Cajeme sobre la historia que no tuvo parte alguna  y  olvidándola   estamos debido a la idolatría por Tucson.

Así mismo,  honrar a los personajes que nos legaron Patria y Libertad para festejar con júbilo republicano, liberal y democrático, el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana que  por aquí paso a bordo de furgones ferrocarrileros.

Esta última, fue iniciada por el coahuilense, Francisco I. Madero, con su candidatura a la presidencia del país ya que el Presidente de México, Porfirio Díaz Mori, aseguró antes de su sexta y última reelección: --¡El pueblo mexicano esta listo para la Democracia!--.

El 12 de enero de 1910, Madero, su esposa Sara Pérez y demás comitiva, a bordo del tren de pasajeros con carros de madera conducidos por una maquina de vapor del Ferrocarril Sud Pacífico, transitó por las estaciones de Cajeme y Esperanza para adentrarse en territorio de la tribu yaqui  por las estaciones y destacamentos militares de Estación Corral, Bácum Switch, Jori y  la estación--prisión militar con sótano de Lencho, sin poder hablar con los prisioneros yaquis antes de su deportación a  Yucatán.

 Después de pisar la maleza sobre lo que fue el techo del sótano de Lencho, quedé anonadado y abrumado, al conocer este ignominioso sitio histórico y  las atrocidades del porfiriato y del triunvirato sonorense  contra los yaquis; ha de haber sido inmensa y dolosa la desesperanza, el temor y el horror de cientos de mujeres, niños, ancianos ignotos encarcelados esperando al tren esclavista sin esperanza de ser rescatados por sus parientes “Alzados” comandados por Luis Matus o Ignacio Mori, ya que muchos de sus guerreros  fueron ahorcados o fusilados frente a un pelotón o por la ley fuga.

Al abordar el carro del Diario del Yaqui, mi realidad cambió de matices para pensar en silencio, mientras observaba la sierra del Bacatete: --¡Nunca jamás! La esclavitud de yaquis o sonorenses:   ¡OH, Democracia, cuantos horrores se llevaron a cabo en tu nombre por un pedazo de tierra!--.

En tránsito  por la carretera y  al doblar  a la derecha para circular por la calle principal, fue como el sentimentalismo del poema anónimo “Volver a Vícam”: Centro tradicional, social, económico y político del territorio yaqui, asentamiento bicultural yoreme-yori con magníficos ecosistemas endémicas o agrícolas irrigadas por el Canal Colonias Yaquis, con su dualidad de cobanahuas tradicionales y gubernistas por la división intestina de la tribu y cabecera del primer Municipio Indígena Autónomo diseñado por mí en 1977.

El día antes citado, el tren con Madero a bordo pasó por Vícam Estación fundada en 1906, cercana a una antigua ranchería próxima a las estribaciones de la sierra del Bacatete y alejada del río Yaqui.  Tuvo  una caseta- oficina para pasaje y carga hecha con tablones de madera asentada sobre durmientes estilo sureste norteamericano similar a la de Cajeme, y debido a una estrategia militar de la guerra de exterminio, se estableció un destacamento del ejército federal junto a ella.

Algunas partidas de los  yaquis “Broncos” vigilaban el tren de Madero desde varias ubicaciones, sin atacarlo: Luis Matus, en el cerro Onteme; Luis Espinosa, en el cerro Coracepe;  Porfirio Buitimea y Lorenzo Espinosa en los cerros Sanchohui y  El Vigía  de la sierra del Bacatete.

Las primeras construcciones fueron algunas ramadas de carrizo, furgones de madera usados como casas habitaciones para militares y trabajadores del Ferrocarril situadas a lo largo de la vía y al pacificarse Ignacio Mori y sus soldados auxiliares se establecieron en un campamento cercano a la vía.

En 1926, se construyó un cuartel militar para el regimiento de caballería demolido en tiempos modernos quedando sólo un lote baldío con una cancha deportiva y una asta bandera. El auge poblacional fue a partir de la pacificación de la tribu en 1929 por el regreso de los alzados a sus pueblos y la   migración de comerciantes, fayuqueros y colonos mestizos asentados  en chinames  y casas de adobe alineados por el camino a Vícam Pueblo desde  una explanada y viejo tinaco con agua. Hoy, la calle principal y la plaza central de la comisaría de Guaymas.

En 1931, se demolió la caseta para edificar la “Dipot” con muros de adobe y techo de terrado; en 1966, la substituyó  la actual estación construida con muros de ladrillo y techo de concreto. Bello ejemplo de la arquitectura funcionalista mexicana con fachadas estilo internacional abandonada y grafitiada sin consideración alguna.

 

Pie de foto 1: Antigua bodega de herramientas de Vícam Estación construida de madera de pino estilo sureste norteamericano.

 

 

Pie de foto 3: Pie de foto 2: Antiguo furgón de tren metálico. Antes fueron de madera y sirvieron como oficina y casa habitación para militares y trabajadores mexicanos del ferrocarril  Sud Pacífico-México.Un como éste sin ventanas  transportaron prisioneros yaquis  a la esclavitud en Yucatán.

 

Pie de foto 4: Imagínense a docenas de mujeres, niños, ancianos y hombres enjaulados en el interior de un furgón como este pero de madera y sin ventanas en ruta a Mazatlán o Guaymas.

  

Pie de foto 6: Fachada norte de la Vícam Estación construida en 1966. Bella construcción de la arquitectura funcionalista mexicana estilo internacional. Compuesta de una casa habitación de dos pisos, oficina y sala de espera para carga y pasaje. Las vías son el mismo switch que vio Madero durante su paso por territorio yaqui.

 

Pie de foto 7: Viejo tinaco para almacenar agua. Símbolo iconográfico de Vícam Estación.

 

Pie de foto 8: Sólo esta asta bandera arruinada y abandonada quedó como reminiscencia del antiguo cuartel y su regimiento de caballería del ejercito federal porfirista.

 

Pie de foto 9: Casa habitación ejemplo de la arquitectura de los pobres por el uso del adobe, aplanado de cal apagada y techo de terrado construidas  después de la Revolución Mexicana en Vícam Estación.

 

 Fotografías por el Arq. Francisco Sánchez López. (No las roben por favor).

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

La primavera en Cajeme y en Álamos

Escrito por arkisanchez 21-03-2010 en General. Comentarios (0)

Estiamdos bloggers: Saludos cordiales. En esta ocasión subo a la web esta crónica sobre variadas opiniones culturales en Cajeme y en Álamos, Sonora que espero les guste.  

 

La Primavera cultural en Álamos.

 

Hoy, 21 de marzo, celebramos dos eventos importantes para la cultura republicana laica, como son el inicio de la primavera y el natalicio del indígena zapoteca  oaxaqueño que llegó a ser el Presidente de México: Benito Juárez García, quien nos heredó la República,  la Reforma y su pensamiento liberal universal de "Respeto al derecho ajeno es la paz".  Si hoy, hubiera otros Benitos, la situación del país sería otra porque estamos atados a la dictadura partidista estropeándonos los derechos   que tenemos los sonorenses y los mexicanos.

En la primavera, el desierto de Sonora está tomando bellos matices en su endemismo floral en todos los parajes serranos, ribereños, agrícolas de inigualable belleza natural que no veo expresada en el arte cajemense, incluyendo, el paisaje macondo de nuestra ciudad sucia y contaminada, donde al caminar por la avenida Miguel Alemán nos sensibilizamos con la exquisita fragancia del azahar en los naranjos de fruta agria plantados por la generación de cajemenses  agrícolas de los años cincuenta como reminiscencias de sus orígenes pueblerinos  serranos cercanos  a la antigua estación Cajeme, por donde pasó la Revolución Mexicana  a caballo y en tren.

Árboles de poca sombra relajante en el verano que la Dirección de Ecología todavía no ha talado para suplantarlos con esbeltas  palmeras reales a lo largo de nuestra avenida más importante de la ciudad. Pero, caminar por el centro histórico y comercial antiguo es todo una odisea vaquera al tratar de no pisar los cientos de bolsas de basura y botellas de plástico medias llenas con agua electro pura tiradas en las calles y banquetas como desperdicio de la Cultura del Agua por las multitudes partidarias u oponentes al proyecto hidráulico “Sonora Yes”. ¡Increíble! Nos peleamos con Hermosillo por el agua mientras despilfarramos docenas de metros cúbicos  de agua como muestra intrínseca de nuestra cultura surrealista conservadora y hasta cierto juicio: Hipócrita en el uso sustentable dela agua en su agricultura, industria, comercio y doméstico.

La primavera se festeja en la ciudad colonial de Álamos con un festival cultural, artístico y  concurso de belleza para seleccionar a la reina de la estación más bella de la reserva de la biosfera Sierra de Álamos y rió Cucujaqui entre las encantadoras jovencitas alamenses de origen criollo y mestizo que los pintores del Festival admiramos  y seleccionamos como  musa del festejo.

Cambio estacional que motiva a la complacencia artística del pasado festival de ópera en un recorrido mental y emocional  por sus espacios urbanos remodelados, o mejor dicho, modernizados,  como la plaza de La Alameda al estilo ecléctico por la combinación de una pérgola griega, el área de esparcimiento y jardines, el monumento a la madre, el kiosco y  la refresquería, enclaustrada por fachadas coloniales y neoclásicas, bajo los lineamientos urbanísticos del programa federal de los Pueblos Mágicos.

Recorrer el arroyo de La Aduana es disfrutar de sus bellos  parajes  cercanos a los barrios y centro histórico, desde el  moderno puente de color rojo boursista contrastante  y fuera de lugar, respecto a lo moderno semi urbano y campestre con lo colonial tradicional hasta llegar a la antigua iglesia  que encontré cerrada y la nueva en construcción,  y regresar caminando entre las calles de antaño  hasta el Mercado Municipal, donde al estar comiendo sabrosas gorditas rellenas de carne de res con verduras y salsa de chiltepin, me enteré,  del lamentable deceso del pintor vernáculo Figueroa Carrasco a quien siempre pasaba a saludarlo y contemplar sus obras al estilo pueblo mexicano dibujado a la tinta china y óleos que me gustaban de este artista autodidacta y humilde en su puesto del mercado. Nunca quiso otorgar una entrevista periodística al contestar:--Yo sólo pinto mi pueblo--. Descanse en paz.

Turistear en Álamos es admirar su urbanismo de un centro minero remozado a la ciudad de portales coloniales por el arquitecto Juan Ross a fines de 1700; es contemplar su arquitectura histórica de viejas casonas españolas con bellos jardines interiores con fuente y arcadas, lamentando que cada año pierden su autenticidad: remodelaciones iniciadas en los ´60 por la colonia de norteamericanos radicados alterando algunas de ellas al colonial californiano. Casonas  testigos de su grandiosa historia y tradiciones étnicas guarijios y mayos, criolla ibérica y mestizas mexicanas que nos llegan como las expresiones estéticas culturales en medio de impresionante perspectiva ambiental de la reserva de la biosfera de la Sierra de Álamos amenazada en su flora y fauna, llegándonos a nosotros como del gran pueblo de Álamos.

La debatida restauración de la parroquia de la Purísima Concepción está inconclusa  y parchada por falta de dinero para terminar los trabajos iniciados el año pasado por la asociación civil Adopta una Obra de Arte-Álamos. Su presbítero Felipe Ruiz Zúñiga, solicita a la sociedad alamense y sonorense una ayuda económica para concluirla asegurando que no se van a enjarrar los muros de piedra de las cuatro fachadas, por ser él, el que finalmente autoriza los trabajos a desarrollar, aún siendo los aprobados por el proyecto del defeño arquitecto Carlos Salomón Madrigal y el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Hermosillo. Comentario expresado a su servidor, cuando estaba tomando fotografías de la parroquia debido al pasado artículo periodístico “Acto de Lesa Arquitectónica...” publicado en este suplemento el año pasado, al denunciar la barbarie contra la belleza barroca de este edificio religioso por el titular del proyecto y los esposos navojoenses Walter Almada y Myriam Barcenas de Almada, neófitos incursionando en estos asuntos sin conocimientos en la historia de la arquitectura y procesos técnicos de la restauración.

Para el mejor éxito del Festival Alfonso Ortiz Tirado el año que entra, es necesario que el gobernador sonriente Guillermo Padrés Elías, visite, conviva o al menos salude a los expositores de  la Calle del Arte, los puestos de los productos regionales,  artesanías  y comerciantes instalados. Los organizadores del mismo, lo amplíen a dos fines de semana, ya que el viernes, día de la clausura, es laboral  y consecuentemente, el público asistente disminuye mucho.

Acción tomada contra las borracheras colectivas y basura dejada por la juventud briaga en los festivales pasados; pero, por lo que se mira desde la plaza: La Cultura de la Pisteada es debido al grado de alcoholismo del sonorense vaquero por ser éste, una modo y estilo de vida, y estado psíquico y cultural, aunado a la escena típica familiar sonorense: Él, con un bote y la bolsa de plástico negra con el resto del six pack cervecero; los hijos, con comida chatarra y ella, con bote en mano recorriendo la plaza sin asistir a los conciertos de opera en el Palacio Municipal. 

 

Pie de foto: Monumento a la Madre en la recién remodelada plaza de La Alameda en la ciudad colonial de Álamos.

Por favor de no substraer esta foto. Gracias.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com