Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Sanchez

Desarrollos turisticos en San Carlos, Nuevo Guaymas, Sonora

Escrito por arkisanchez 23-08-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos. Los invito a leer este artículo periodístico sobre el urbanismo inmobiliario y turístico diseñado por mi, como parte del libro los Anales de la Arquitectura en Sonora. Espero les guste. 

 

Desarrollos turísticos en San Carlos.

 

Un fantástico arco iris y un maravilloso atardecer del sábado pasado fueron magníficos regalos de la Vía Láctea en mi día de cumpleaños. Día memorable para recordar el  urbanismo  proyectado en San Carlos y compartirlo con ustedes, porque el desarrollo urbano sonorense tiene su origen en asentamientos vernáculos, planos militares, la agricultura y el planificado por el arquitecto Luis Villagra para la Ciudad Turística y Recreativa de San Carlos, Nuevo Guaymas.

La experiencia adquirida en esta disciplina viene desde la Facultad de Arquitectura de la  Universidad de Guadalajara con la planificación de la Ciudad de Guadalajara 1975-2000, el Plano de Desarrollo Integral para las Comunidades Yaquis y el Plano de Crecimiento y Equipamiento Urbano para Vícam Estación, cabecera del primer Municipio Autónomo Indígena en México, diseñado en 1977.

En 1979, elaboré la Planificación  Turística del Estado de Sonora conjugando la naturaleza, los sitios del arte rupestre, las misiones jesuitas, la arquitectura de los pueblos y ciudades para  redactar una guía turística que nunca concluí.

En 1981, en equipo con el arquitecto Wilfrido Aldana Ross  diseñamos los fraccionamientos residenciales “Los Tomates” y el “Desert Point en la bahía Algodones de San Carlos. Años después, por mi perspectiva de protección al medio ambiente y contra la contaminación del mar de Cortés, rotundamente, me opuse al proyecto de la Marina El Soldado de Cortés, diseñada por el arquitecto Aldana para FONATUR por atentar contra la belleza esplendorosa  del magnífico estero al proponer la construcción de embarcaderos  en zonas de manglares, su dragado a 7 metros de profundidad para la navegación marítima y la privatización de las playas para un campo de golf.

A principio del año 2000, diseñé para don Rafael Caballero Corral, (galardonado con la medalla Álvaro Obregón, por el gobernador, Guillermo Padrés Elías), el Centro de las Artes y Artesanías con zona residencial media y un  fraccionamiento comercial-residencial en la playa Las Coloraditas. Pero, mi mejor diseño turístico fue el Hotel La Nueva Posada de San Carlos, conseguido en forma inusual ya que un día estaba cenando en el restaurante Jax Snax cuando arribó don Rafael, algo afligido y pensativo.  Al compartir la mesa, le pregunté los motivos de su actitud: Él, después de saborear una malteada, contestó: --Quiero desarrollar el predio del hotel para el turismo inmobiliario y no he logrado un plano maestro que me satisfaga...; he contratado a arquitectos de Arizona,  California,  Distrito Federal,  Hermosillo y  Ciudad Obregón pero no han logrado  diseñar el desarrollo turístico que deseo--. Al intuir la oportunidad de trabajo, le indiqué: --¿Por qué no contrata a uno local? Habemos en Guaymas buenos arquitectos como los contratados: Dígame de que se trata y le presento un anteproyecto: Si le gusta,  hacemos negocio--.

Me citó en su oficina al día siguiente para elaborar el programa arquitectónico,  visitar el predio de medio kilómetro de playa con el viejo hotel,  un edificio de condominios y el restaurante con acceso desde la ex carretera de dos carriles.

Tres días me pasé analizando el terreno, desde un puente hasta la playa siguiendo el cauce de dos arroyos con agua de lluvia veraniega,  escalando las   dos lomas, apuntando sus características naturales y dibujando las vistas panorámicas al mar de Cortés donde nadé un rato y  bajo un vetusto  pinal cercano a las canchas de tenis, me puse a diseñar las ideas y conceptos urbanísticos  integrando el desierto, la mar y la futura arquitectura.

 Diseñé un concepto ambiental de esparcimiento,  respetando el cauce natural del arroyo alternando banquetas y puentes peatonales, terrazas con albercas y chapoteaderos con agua reciclada embellecidas con jardinería endémica  y fantásticas vistas al mar desde la carretera hasta su desembocadura en el mar donde ubiqué el club   del playa y un restaurante bajo inmensa palapa de 40 metros de altura techada con hojas secas de palma integrada a la vieja arboleda con área deportiva y estacionamiento.

En las lomas diseñé más de 200  residencias de lujo con vistas panorámicas al cerro Tetas de Cabra,  la sierra y al mar, construida con una arquitectura estilo colonial sonorense de las misiones de domos, cúpulas, techos a cuatro aguas recubiertos con teja roja de Querobabi,  terrazas y albercas ambientadas sobre la base de la flora del desierto. Frente a la playa situé cientos de condominios con vista al mar en torres de cuatro pisos de altura, remodelando el viejo hotel y cerca de la carretera los edificios y bodegas de mantenimiento.

--Es lo mejor que me han presentado—, concluyó, el señor Caballero al presentarle el anteproyecto de su hotel pero reubicando varios espacios y edificios. Meses después, me lo encontré de nuevo y al inquirirle sobre el mismo, comentó: --Lo he presentado a ricos inversionistas inmobiliarios de Las Vegas, Nevada y en la Ciudad de Vancouver, Canadá--.

Varias veces me los presentó con cierto orgullo, ilustrándoles: --Es el arquitecto proyectista de La Nueva Posada--. Para luego recibir de ellos, el comentario: --¡Felicidades! Ha sido una  acertada solución  turística con bella arquitectura.

Desdichadamente, nunca concluí el proyecto debido al posterior distanciamiento con él, por mi pretensión conservadora y protectora  del estero El Soldado contra todo viento y marea provocada por el proyecto anti ecológico de desarrollo urbano -turístico de la compañía Los Arrecifes de Guaymas  a lo largo de la carretera Miramar- San Carlos, perjudicando al estero más productivo y hermoso del golfo de California. ¡Lastima! 

 

 Pie de foto: Plano Turístico del Estado de Sonora diseñado por el arquitecto Francisco Sánchez López en 1979 para una guía turística inconclusa. Prohibido su reproducción total o parcial o su publicación en fotografía de cualquier clase en medio de comunicación.

 

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

FotoSeptiembre Cócorit-2009 Gocen las imágnes y texto

Escrito por arkisanchez 29-09-2009 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Los cordiales, esta semana subo algo sobre la fotografía en Cajeme para celebrar la Fiesta de los Fotógrafos.  

FotoSeptiembre - 2009 en Cócorit.

 

La comisaría de Cócorit, Municipio de Cajeme, tiene sus  orígenes en el Pueblo Tradicional Yaqui de Cócorit sobre el río Yaqui establecido en la Loma de Guamúchil y Tajimaroa. Su pasado no remota a los períodos históricos de las Rancherías Yaquis y de las 8 Misiones Jesuitas fundadas por los padres Andrés Pérez de Ribas y Tomás Basilio; De los Pueblos Autónomos y las cruentas Guerras del Yaqui por la defensa de su territorio  contra la paz social del general Porfirio Díaz y  guerra de exterminio y deportaciones como esclavos a las haciendas yucatecas; Los yaquis en la   Revolución Mexicana y en el México moderno.

 

Su bella arquitectura vernácula son las ramadas habitacionales y ceremoniales, su cultura es la yuxtaposición de primitivismo y cultura española con un magnifico cuadro de tradiciones en danza, música, vestuario, gastronomía, leyendas, pintura, escultura, artesanías  y literatura relatada por  Santos García Wikit y Ambrosio Castro.

 

Sus otras raíces están en el urbanismo militar de los fraccionamientos, ejido y pueblo mexicano  fundado por el general Ángel García Peña alrededor de la actual plaza  a partir de 1890; Con Carlos Conant Maldonado y su Valle Nuevo agrícola, colonos mestizos mexicanos, sonorenses y extranjeros inmigraron al incipiente Pueblo de Cócorit a partir de 1900 estableciéndose en lo que hoy es su centro histórico alrededor de la Plaza Ignacio Zaragoza, el canal de irrigación “El Porfirito” y los barrios antiguos de El Alhuete y el Conti.

 

En aquellos años de riqueza agrícola se construyeron las casonas estilo neo clásicas, la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, escuelas y viviendas con muro de adobe y techos de terrado con vigas de madera, Los chinames de carrizo y lodo de los peones agrícolas. Las señoras hacendadas iniciaron el Arte Cajemense con pintura floral para decorar sus casas, divirtiéndose en tertulias  porfirianas con música clásica y poemas de su cultura criolla alamense.

 

 Cócorit tuvo su “Época de Oro” hasta 1930, cuando las familias pioneras se mudaron al incipiente Pueblo de Cajeme o Ciudad Obregón, dejándolo a su suerte hasta el Renacimiento cultural e inmobiliario de nuestra Coyoacan de Cajeme.

 

Gocen este recorrido emocional por ambas culturas a través del  arte fotográfico del arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Portafolio del artista:

 

Arquitecto cajemense  inicia su gusto por la fotografía de paisaje en blanco y negro como adolescente lasallista aprendiz de cazador deportivo en la campiña jalisciense y selva de San Blas. En 1970, estudia fotografía artística con el profesor Miguel Echeverría  en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara y con su cámara en ristre viaja a través de la Ruta Hippie del Arte  desde Islas Mujeres, Quintana Roo, Yucatán, Oaxaca y Jalisco hasta Laguna Beach y las ciudades de San Francisco, California,  Seattle, Washington y Vancouver, Canadá.

 

“Artista del lente” que define la fotografía como –El arte  y técnica de imprimir imágenes por medio del revelado y computación--. Con esta premisa ha fotografiado la belleza esplendorosa del Desierto de Sonora y del golfo de California en la península de la Baja California y costa árida Seri en Sonora; en los bosques de pinos en Washington y la tropical del mar Caribe; a las más bellas mujeres indígenas, anglosajonas, mexicanas y a sus  musas, retrato sensual, desfiles de modas y concursos de bikini hasta artistas de Hollywood, porno y  a las conejitas de la revista Playboy.

 

Desde el 2004 a la fecha a publicado más de 200   fotografías a color en las colaboraciones “Una Mirada al Arte Público en Cajeme” y “Crónicas y Criticas de Arte” para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora. --La mejor galería de arte del mundo”. Y en su  blog: www.arkisanchez.blogdiario.com.

 

De su extensa producción fotográfica en cuatro décadas,  sus magníficas fotografías de paisaje,  ballenas, sociales, arquitectura y política   han sido publicadas en los periódicos El Informador, de Guadalajara, El Imparcial, Diario del Yaqui, La Tribuna del Yaqui de Sonora, e introdujo la fotografía artística al periodismo de Baja California Sur con su obra en los periódicos  El Sudcaliforniano, Los Cabos Times y El Diario Peninsular en Cabo San Lucas.

 

Su fotografía artística se ha internacionalizado con el correr de los años: Desde  los Estados Unidos,  Canadá, Noruega, Francia, Suecia, Australia y Japón hasta en la revista del Museo de Arquitectura Industrial The Trevithick Trust, de Londres, Inglaterra, con la fotografía de la iglesia de Santa Rosalía.

 

Cuenta con varias exposiciones: 1979, “Poética Fotográfica” en Ciudad Obregón;  1980-1990,  “Las Bellezas de Sonora” en Sánchez Art Gallery, festivales y restaurantes en San Carlos, Sonora y Tucson, Arizona; 1992-1994, “Las Bellezas de la Baja” en Festivales Internacionales de Arte en Cabo San Lucas; 1998, “La Protección de Ballenas en México”, en Cajeme; FotoSeptiembre Guaymas Internacional-2001 con fotografías de ballenas para promover su protección; En  Foto septiembre 2006 en el Diario del Yaqui y en FotoSeptiembre 2007,  en el periódico El Imparcial.

 

Su acervo fotográfico  es extenso y documentado las colecciones:  “Las Residencias y Edificios Antiguos de Cajeme”, “Los Monumentos Nacionales de Guaymas”, “Mascaras Chivatos Yaquis”, “Arquitectura en Hábitat de Ballenas”, “Eclipses del Sol”, “Mi Musa del Desierto”, “Las Ballenas del mar de Cortés”, “La Arquitectura Funcionalista Mexicana” del arquitecto Francisco Sánchez López; “Los Charros y La Romería de la Virgen de Zapopan” del arquitecto Basilio Rueda Montoya,  “Los Cien Rostros de Cristo” y “Arquitectura antigua de Cócorit”.

 

Ha obtenido los premios: 2003, “Capta las Elecciones” por el periódico El Imparcial; 2003, el Tazón de Plata del portal www.picture.com; 1993,  periódico en Los Cabos News y 4ta. Semana Kinsa-Imparcial de 1979.

 

Su arte ha sido reconocido por la Asociación de Ingenieros Civiles y Arquitectos de Guaymas y por la Sociedad de Geografía e Historia del Noroeste, Capitulo Guaymas.

  

Pie de foto 1:  “Los viejos Álamos”, de la famosa y magnífica ex La Alameda de Cócorit, hoy talados arbitrariamente.

  

Pie de foto 2:  “Columpiándose”, Mujer yaqui divirtiéndose en el columpio de bella ceiba en el Museo de los Yaquis.

  

Pie de foto 3: “Antigua Casona porfiriana”.

 

Pie de foto 4: “Hermosas Chinas Poblanas”, Bellas las dos bailarinas del Ballet Folclórico  de Pueblo Yaqui durante el Festival de Danza.

 

 

Pie de foto 5: “El Fantasma de la Casona”, aparición de bella mujer tapatía muerta frente a la ex  casona de Albino Almada. Pintura al óleo de Héctor Duron Morales de su colección particular.

 

. Pie de foto 6:  “Los Antiguos Cocoreños”, remanentes humanos en el huesario o antiguo cementerio en terrenos de la ex Maderera Álvarez. Son parte de uno de los tres cadáveres encontrado en la cimentación de la casa construida por uno de  Bours. --¡Entre "huesos" te veas!

 

 Fotografías por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com

 

 

 

 

Arquitectura: ¡La máxima obra de arte!

Escrito por arkisanchez 02-09-2008 en General. Comentarios (0)

Estimados (as) bloggers: Con mucho gusto comparto con ustedes esta crónica sobre mi obra de arquitectura, funcional con estilo Internacional  que diseñé por largos 38 años en México.

 

La lluvia nocturna humedece mi  jardín de agaves, sábilas, una palmera y es el clima ideal para cuestionar  a la dictadura partidista del Congreso de la Unión, la razón por la cual, nos desposeyeron del derecho constitucional de ser informados sobre el estado que guarda México descrito en el informa presidencial de mañana. ¡Ingratos! Como ecologista protector de cetáceos, no acepto el uso de delfines para fines electorales en nuestra desastrosa urbe. Dejo este tema tema  para otra ocasión porque hoy relato sobre el gran arte de la arquitectura:--Testigo insoslayable de la historia--, su docencia en México y el ejercicio profesional.

En 1785, se inicia la enseñanza de la arquitectura  en La Real Academia de San Carlos de la Nueva España, mientras se construía el estilo barroco español con pórticos de iglesias del arte Tequique. Hasta que, en 1805, predominó la arquitectura neo-clásica por los arquitectos Tres Guerras y Manuel Tolsá, constructor del Hospicio Cabañas en Guadalajara con su magnífica cúpula por el arquitecto Manuel Gómez Ibarra.

En 1843, el presidente Antonio López de Santa Anna la cambió a la Academia Nacional de San Carlos, dirigida por el arquitecto Javier Cavallari, donde, los alumnos tenía que estudiar las materias científicas en el Colegio de Minería y las artísticas en la Academia para recibir el titulo de ingeniero-arquitecto. Durante el imperio de Maximiliano de Hapsburgo, las edificaciones se centraron en el eclecticismo francés de la Academia de Bellas Artes de París por su influencia en los arquitectos mexicanos especializados en Europa.

En 1867, se formó la carrera de arquitecto en la Escuela Nacional de Bellas Artes conservándose los conceptos y estilos arquitectónicos antes citados, siendo continuados durante el régimen del general Porfirio Díaz para embellecer la Ciudad de México, al par, con la filosofía positivista subrayando la ciencia, la técnica y la afinidad por lo Universal, hasta que, en 1900, el arquitecto Carlos Lazo instituyó el método de dibujo Pillet francés como materia en arquitectura.

Durante el porfiriato, se introducen al país el fiero estructural, el cemento para construcciones de escuelas, estaciones de tren, mercados y el concreto armado en la bóveda de la Casa Broker (1898) por los profesionales De Lemos y Cordés y en el edificio La Mutua. En 1902, el ingeniero Miguel Rebolledo con su sistema Hennebique francés, usó el sistema estructural de pórticos en concreto armado seis años antes de la famosa estructura “Dominó” de Le Corbusier.

En 1897, el neo-indigenismo floreció como tendencia arquitectónica con la construcción del Monumento a Cuauhtémoc por el ingeniero Francisco Jiménez y su monumental escultura al bronce  por el escultor Nereña( de la cual, tengo una replica pequeña en venta) y después el clásico y hermoso Hemiciclo a Juárez por el arquitecto Guillermo Heredia sobre el Paseo de la Reforma.

En 1903, el arquitecto Antonio Ribas Mercado dirigió la Escuela Nacional con los profesores Adamo Boari, Roisin y Paul Dubois, pero, en 1910, se convirtió en la Escuela de Arquitectura anexada a la universidad y para 1929, se desliga de la Escuela Central de Artes Plásticas  para incorporarse a La Universidad Nacional Autónoma de México y obtener en 1970 su gobierno autónomo.

El sentimiento nacionalista posterior a la Revolución Mexicana, que estipulaba: -La prioridad de la cultura mexicana y la exclusión de la extranjera-, fue el principio de muchos arquitectos para edificar la arquitectura nacionalista y de la transición como antecedentes de la arquitectura moderna en México.

En 1930, la arquitectura funcionalista procalmó: “La forma sigue a la función”; “La no ornamentación estilística del pasado” y  “La nueva arquitectura debe ser limpia”, según el arquitecto Adolph Loos.

En 1948, el arquitecto Ignacio Díaz Morales fundó la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara contratando para la docencia a arquitectos extranjeros como Bruno Cadore y Silvio Alberti, Hans Hartung y Matías Goeritz junto a profesionales tapatíos, cambiando su nombre, en 1970, a La Facultad de Arquitectura, donde, tres años anteriores, inicié mi formación académica en urbanismo, planificación, diseño arquitectónico, la técnica constructiva tapatía, del acero y el concreto armado y aligerado.

En las aulas aprendí la definición del esteta José Villagran García de; “Arquitectura es el arte de crear la morada integral del hombre”, y donde, el pasante José Hernández Laos, al regalarme su tesis profesional, me aconsejó: “¡Espero sientas por la arquitectura una pasión que es la vida!”. Mientras que en Guadalajara predominaba el colonial jalisciense, el estilo funcional de Días Morales y Juan O´Gorman, el regional de Luís Barragán, el Internacional de Goeritz y la parabólica de Alejandro Zhon.

Mi arquitectura es el legado de la Escuela de Chicago de Luís Sullivan, del Bauhouse de Gropuis y Mies Van der Rohe, la neo-plástica de Theo Van Doesburg, Le Corbusier, Frank Llyod Wright y Julio Acosta para la práctica profesional iniciada hace 38 años como dibujante de planos para permisos de construcción y proyectista  para el ingeniero Manuel Islas y los compañeros Basilio Rueda Montoya y Apolonio Vásquez, quienes construyeron mi arquitectura moderna funcionalista con fachadas estilo colonial, internacional y brutalismo combinando el juego plástico volumétrico con bellas formas geométricas y texturas de canteras, mármoles, aluminio, cristal y fuertes matices para lograr la armonía arquitectónica en los géneros: Casas habitación y residencias, edificios de oficinas y apartamentos(en uno innové la forma piramidal invertida), hoteles, clínicas de salud, colegios e iglesias con la novedosas ventanas trapezoidales y vitrales de ónix para los Hermanos Maristas; restaurantes y de conservación del patrimonio en la Barca, Ciudad Guzmán, Guadalajara y en Unión de Tula, Jalisco (remodelación de su Plaza de Armas, el atrio de la iglesia y una escultura modernista que los tuleños llamaron: “Patas de buey boca arriba”), y en los estados de Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Sur; con mis diseños trascendí a Europa con una residencia en Galicia, España y en la Ciudad del Vaticano quedó el proyecto de la iglesia de Las Golondrinas de Guaymas para el Padre Antonio, por la controversial Cruz inclinada de concreto no aceptada como concepto plástico católico. En Cajeme, diseñé el estilo Colonial Sonorense de las Misiones Jesuitas y mi arquitectura “Más Amigable” con el medio ambiente porque he concluido que: --Arquitectura es el arte de diseñar y edificar los espacios habitables para el hombre--.

 

Pie de foto: Edificio de oficinas al estilo Internacional de los años 1970 en Guadalajara por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Francisco Sánchez López

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico de seris y yaquis, ecologista protector de ballenas del mar de Cortés, colaborador cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora.