Revista Crónicas de Arte y Arquitectura.

pueblo

“II Festival Cultural Frutos de mi Tierra” en Pueblo Yaqui, Sonora

Escrito por arkisanchez 04-11-2018 en Festival. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Una extraña sensación se sintió al transitar por la Calle Meridiano (de Greenwich) al Norte astronómico a la velocidad de viejo camión observando desde la ventana, la belleza del paisaje silvestre y las cuadrículas multicolores agrícolas regadas por el Canal Bajo o secundarios con su puentecito rústico de madera frente a viviendas vernáculas entre arboledas y personajes anónimos complementando la panorámica: ¡Que belleza de paisaje! No expresada en la Plástica de Cajeme.

En su cruce con la Calle 900 circulamos hasta pasar el feo arco minimalista de bienvenida y otro al  estilo neo colonial artesanal señalando el inicio del fundo legal de Pueblo Yaqui, y seguir a pie por el camellón ajardinado con bancas orientadas a las fachadas modernas de los 1970, pasando por los  monumentos de El Kiosco y busto Benito Juárez,  la ex Biblioteca Pública (bodega de “documentos muertos”), hasta llegar a la sede del II Encuentro Cultural “Frutos de mi Tierra”, organizado por la escritora Gloria Barragán Rosas, orgullosa puebloyaquense y el caricaturista José Terán, en el auditorio del Ejido Yaqui y frente a la estatua de Lázaro Cárdenas.

 “Estas son la mañanitas que cantaba el Rey David…”,  se entonó, para celebrar el 125 Aniversario de la Fundación de Pueblo Yaqui,  por la Estudiantina del Colegio de Bachilleres, dirigida por el profesor Antonio Figueroa y las melodiosas voces del comisario, Eleazar Verduzco Valenzuela; Raquel Tejada Madrigal,  presidenta del Ejido Yaqui; la cronista, Gloria del Yaqui; Silvia Ceballos, en representación del Instituto Sonorense de Cultura; la maestra Mónica Ruth Rodríguez Echevarría y Octavio Cesar Quintero Valenzuela de la Dirección de Comisarías.  

Integrantes del pódium inaugural arriba del escenario, decorado con el logo tipo del encuentro y “La India”, ambas tallas en madera y un arreglo floral.

-Hoy es un día muy especial porque se peleó por la parcela en esta tierra bendita por Dios que da espigas de trigo… ¡Somos los granos de trigo y frutos de la tierra!”, aludió Gloria Barragán en la bienvenida y prestando tributo al líder agrario Pascual Ayón.

En su discurso, el comisario, refirió: “La cultura es parte fundamental de la unidad familiar y de esta comunidad con 15 mil habitantes: ¡Quiero dejar huella!, con la remodelación del kiosco y espacios urbanos dignos para el próximo festival”.

En el conversatorio sobre las manifestaciones artísticas del pueblo, Omar Sánchez Sánchez, refirió: “Tenemos mucha cultura en Pueblo Yaqui…, ayuden al arte porque la motivación es importante para los pintores, a la gente que le guste pintar o esculpir lo haga el día de hoy y en el futuro”. A su vez, el tallador  en madera, Eduardo Leyva López, indicó: “Arte es inquietar el espíritu… Lo hiperbólico e hiperrealismo no me dice nada”. Para luego proseguir con la apertura de sus  exposiciones de pintura, esculturas talladas en madera y exhibición de sombreros pintados a mano, a cargo de Joel Rincón Pacheco, promotor turístico y galerista de La Aduana, cercano a la ciudad colonial de Álamos.

“Tata Lázaro” fue un documental biográfico conmemorando el reparto agrario del 31 de octubre de 1937 en el Valle del Yaqui por el presidente Lázaro Cárdenas del Río, alias “El Mudo”, por callado y “El Chamaco”, mote por el general Plutarco Elías Calles: -Siendo soldado del Ejército peleo contra Victoriano Huerta y contra los yaquis en Sonora-, mencionó este  importante dato histórico, porque siendo capitán comandó el cuartel y prisión de Estación Lencho para los yaquis broncos  antes de ser trasladados por el tren esclavista al puerto de Guaymas y embarcarlos al sur, hasta la península de Yucatán.

“La Muerte a la Vida”, libro presentado por el doctor Raúl Héctor Campa, asistido por los doctores Germán Wong y Fernando Lara Campo indicando haber laborado en el Instituto Mexicano del Seguro Social de este pueblo en la década de 1980.

“Cada pueblo tiene algo que contar por medio de un buen refrán, dichos, frases y expresiones”, señaló en la presentación de su magnífico libro “Refranero”, el escritor puebloyaquense  Juan Yori, seudónimo de Juan Adolfo Ibarra Ayala.  -Es un homenaje al Valle del Yaqui y a sus pioneros-, refirió el poeta agricultor, Juan Manz Alaniz, al leer poesía de su poemario “Sonata de Tierra Adentro”, deleitando al público. Seguido por las comentaristas Silvia Ceballos, aludiendo: -Es un privilegio escuchar al autor de estos poemas, espero que las escuelas de este pueblo tengan una copia en su haber-.

Pasando el micrófono a Gloria del Yaqui  y relatar: -Lo conocí en la adolescencia ya que mi mamá, María Mercedes Rosas, poetiza ganadora de un premio nacional literato, lo recibía en la casa cuando iba a su campo y debajo de unos naranjos leían por horas sus poemas y soñaba que iba a ser un gran escritor-.

¡Hasta cantamos  canciones de Cri Cri y “Las Vocales” durante las actuaciones de Guillermo Sandoval Izarraga, “Pregonero del amor”, maestro y mediador de salas de lectura  caborquense, copiladas en su libro “Sácale jugo a la lectura”, que agrado a todos por su magnífico dominio del escenario y buena declamación.

Todo un espectáculo campirano fue Aristeo Cornejo Murrieta, cronista de Villa Juárez, relatando su designación como “Representante Campesino de Sonora”, por su sombrero, paliacate y huaraches. Añadiendo: “Hay mucho talento dormido”. “Descubrir el Monte”, fue una conmovedora y erudita autografía de corte reflexivo del ser humano, leída por el doctor Jesús Noriega Vega.

-Con un humor agrio hace la crítica la caricatura dentro del periodismo.-  Nos instruyó el escritor y pintor, José Terán, durante la inauguración de su exposición de unas 50 caricaturas políticas y sociales en la plaza del Centro Comunitario. Para después trasladarnos a saborear la gastronomía típica de pueblo en la fonda  “Lonchería Lupita” sirviendo  sabroso guacabaqui o cocido, barbacoa de res, chochinita Pibil, frijoles y tortillas de maíz.

Al terminar de comer, recorrí un buen trecho a la orilla de un canalito paralelo a la calle principal fotografiando escenas agrícolas campiranas y magníficas instalaciones conceptuales vernáculas de autores desconocidos.

¡Qué buen discurso!, se aventó la maestra Beatriz Vega, famosa escritora de las “Betty Aventuras”, comentando los grandes esfuerzos de Gloria y José para realizar este festival anual y recordar los escritos de  su papá Francisco Vega (+) sobre el valle.

Para terminar el primer día, Juan Yori, compartió magnífica relativa de personajes  oriundos del pueblo que lo abandonan para sobresalir en las artes escénicas y ciencias, como Miguel Ángel Ferris, actor de telenovelas; Rodrigo Rivera Cervantes, doctor Raúl León López, eminencia en estudios sobre insectos en la agricultura y quien combatió la plaga de la mosquita blanca en plantas de algodón.

Julio Soltero Estrada,  dueño de la primera plaza comercial con sala de baile y cine donde se presentaron las famosas Caravanas Artísticas con Cantinflas, Javier Solis, La Tongolele y Ángel Infante. Lucha Reyes estuvo de visita por tres ocasiones porque su hermana era su esposa,  Enrique Mondaca, famoso veterinario en los Estados Unidos y Gloria Barragán Rosas, destacada en las letras.  

Comentó que la abuela del boxeador Julio César Chavez era nativa de Pueblo Yaqui y que Manuel Rodrigo, alias “El Yaqui” del Campo 77, compuso la canción  “La Yaquecita”  por su amor platónico a la hermosa joven Yolanda Segura ya que nunca se hablaron cuando ella paseaba alrededor del el kiosco.

Bajo la Luna llena de octubre se inauguró el pequeño Museo Comunitario de Pueblo Yaqui, con la exhibición de fotografías digital de Cecilia Saljas Portillo de Hermosillo y asesorada por Juan Yori.

-Legar espacios para la cultura porque el conocimiento implica una mejor calidad de vida ya que en la actualidad todo se resuelve con un clic en la computadora. Aporten lugares públicos para todos… El rico y fértil Valle del Yaqui con un trazo único en el mundo por estar la calle Meridiano orientada al Norte perfecto…- Reflexionó el arquitecto Benito Escobar Sayas, director del mismo, donador de la casa y predio.

La primera obra donada fue un magnífico dibujo al prismacolor con la imagen de un danzante venado Mayo con valor artístico y estético, por una amiga anónima del licenciado Juan Yori.

En el patio se presentó la danza del venado Mayo por un magnífico y ágil masso (venado) bailando al ritmo del cantador y raspador Yahel  Estrella, director del grupo. Y concluir con una cena de exquisito pozole de puerco con frijoles.

La fiesta literaria continuó el sábado con Bruno Pablo deleitando con sus poemas “Diferente”, “La Confusión” y “Estamos solos”; Enrique Figueroa, refirió sobre la alimentación con al trigo y sabrosa muestra gastronómica gratuita de diferentes platillos.

-Tu gente te recibe, Julia, es un agasaje escuchar tus relatos-, comentó la moderadora Gloria del Yaqui, al presentar a la escritora Julia Ruiz Moreno y su libro “Interesantes Personajes” leyendo ella algunos parajes de los 21 cuentos relacionados con Pueblo Yaqui y otro con unos 90 chistes regionales.

Concluyendo este encuentro cultural con la entrega de Reconocimientos y una degustada de pollos asados amenizada por los músicos Marco Antonio Bórquez Rosas y Bruce V. Vato  con la melodía “Popotitos” de los 1960 coreografiada por Gloria del Yaqui y Antonio Bórquez. ¡Enhorabuena! Nos vemos el próximo año.

Por la magnitud de la información recabada los dos días de asistencia, estas crónicas están divididas en Literatura, la Plástica de Pueblo Yaqui, la exposición y entrevistas con José Terán y el Arq. Benito Escoba y tal vez  una sobre el Patrimonio Cultural.

Mucho me hubiera gustado escuchar las lecturas “El valor de un Museo Comunitario por Tonatiuh Castro para comprender más el recién inaugurado museo; “Hablemos de Historia”, por Bernardo Elenes Habas, poeta y cronista del Municipio de Cajeme; “Esta boca mía”, de Ismael Serna, galardonado poeta con el Premio Libro Sonorense 2018 y la “Historia del Valle”, por  Fernando Mondaca Fernández.

No fue posible por sus cancelaciones: ¡NO se vale! Por respeto al público de esta  pueblo y asistentes de otros lares que vinieron a gozar la belleza de las palabras.


Inauguración del “II Festival Cultural Frutos de mi Tierra", organizado por Gloria Barragán Rosas y José Terán.

“La Muerte a la Vida”, presentada por el doctor Raúl Héctor Campa.

Libro “Refranero” del escritor puebloyaquense  Juan Yori, seudónimo de Juan Adolfo Ibarra Ayala y su lista de personajes nativos que salieron para triunfar en las ciencias y artes escénicas.

Juan Manz Alaniz, leyendo poesía de su poemario “Sonata de Tierra Adentro” acompañado por Gloria del Yaqui y Silvia Ceballos.

Guillermo Sandoval Izarraga y su libro “Sácale jugo a la lectura”.


 Aristeo Cornejo Murrieta, alias “Teo” relatando su designación como “Representante Campesino de Sonora”, por su sombrero, paliacate y huaraches.

Doctor Jesús Noriega Vega leyendo “Descubrir el Monte”, conmovedora autografía de corte reflexivo del ser humano.

Betty Vega en su magnífico improvisado discurso a la audiencia.


Bruno Pablo deleitando con sus poemas “Diferente” y “Estamos solos”.

Julia Ruiz Moreno y su libro “Interesantes Personajes”.

Enrique Figueroa y su sabrosa muestra gastronómica gratuita de diferentes platillos acompañado por el actor Edel Salomón León.

 El culto público de Pueblo Yaqui e invitados vistos desde una escultura de madera.

Marco Antonio Bórquez Rosas con su música versátil

Bruce V. Vato cantando  “Popotitos” de la década sesentera.

El payaso personificado por el actor Edel Salomón León durante la Caminata Literaria del II Encuentro Cultural desde el Kiosco al Auditorio del Ejido Yaqui.

Fotografía  por Francisco Sánchez López.

Si  piensa utilizar esta data aporta la cantidad de 20.00 dólares por cada fotografía que copia o 100.00 dólares por el artículo periodístico para sostener esta revista de Arte, Arquitectura y Cultura. ¡No me las roben!Considere que están protegidos por la Ley. Derecho de Autor SEP-509989/78 del titular Arq. Francisco Sánchez López. Se prohíbe la reproducción de este artículo y fotografías. Se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte en el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

If you plan to use this data contribute the amount of 20.00 dollars each photography you copy or $100.00 for the newspaper article to support this Magazine on Art, Architecture and Culture. Don't steal it! Material protected by copyright SEP-509989-78 of his holder Arch. Francisco Sánchez López. Reproduction of this article and photography a written permission by the author is required. Say No to Piracy!

Architect, Photographer, Artist of Magical Realism Art, Ecologist in the Sea of Cortes Whales Protection. Cultural Journalist in art chronicles and critics for the Cultural Affairs supplement, El Diario del Yaqui newspaper in Ciudad Obregon, Sonora.

Revista Virtual:www.arkisanchez.wordpress.com, Inscrita en la Red de Revistas Electrónicas de Arte y Cultura de CONACULTA en 2014. Facebook: Francisco Sanchez; T: @archfcosanchez.


Santos García Wikit en Bácum

Escrito por arkisanchez 17-05-2010 en General. Comentarios (1)

Estimados bloggers: Saludos, fui a los pueblos yaquis y en Bácum encontré la tumba del profesor Santos García Wikit. Después fui a Belem para conocer el pueblo de su nacencia.

 

¡Béene!: La “Vieja Casa”, mi Casa, Béene.

 

Para los arquitectos  interesados en la historia del urbanismo y de la arquitectura en Sonora, el pueblo de Belem o Pitahaya nos ofrece espacios tradicionales  en su imagen urbana entre la iglesia, la comunila y la arquitectura histórica características de los  8 Pueblos Tradicionales Yaquis asentados sobre el río Yaqui después de  varios tratados de paz  con el gobierno federal.

Este reportaje periodístico es con la idea de compartir el ambiente natural, los espacios abiertos y la arquitectura del lugar de “nacencia” del escritor Santos García Wikit e influenciaron en el niño  “Pájaro Coyote” y  en su creatividad   literaria  narrada a él en su lengua yuto azteca por su abuelo, el jefe Seamos.

La Vieja Belén, situada al sur del poblado de Pitahaya fue una ranchería asentada en la desembocadura del río Yaqui y en el estero Las Tortugas; en 1619, fue la misión   de San Miguel Arcángel de Benalei o Belén por el jesuita Andrés Pérez de Ribas y en la época del padre Kino: El Puerto del Yaqui  hasta la expulsión de los jesuitas en 1767. De este  glorioso pasado sólo quedó un montículo de tierra de la vieja iglesia de adobe, una   ramada ceremonial, el altar  y el campo Santo.

A partir de la paz de Pitahaya en 1909, se repobló el pueblo de Belem con varias familias, pero, a la falta de agua se reestablecen en la ranchería de Pitahaya donde se construyó la actual iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem en 1920  durante  la pacificación del ex Presidente de México, Adolfo de la Huerta. En 1950, con la presa El Oviachic se agravó la escasez de agua obligando a sus moradores a emigrar a Las Guásimas y a Pótam o morir de sed. Mejor dejo al profesor Wikit que nos guíe en un recorrido emocional por su pueblo descrito en este bello poema complementado con el arte de la fotografía y la belleza de la arquitectura histórica.

 

¡Béene: Mi Casa, mi Pueblo!

 

--Apartado del bullicio de comercios, de gentes citadinas,/ está este pueblo famoso en los anales de la Historia y de la Fábula Yaki./ “Reliquia venerable” de la vieja Pusolana,/ lugar de Poesía y de silencio,/ como entregada a un sueño de siglos,/ cual si a contarnos fuese los graves secretos de la eternidad.

Esta “Tierra Madre”, ni el telégrafo al tender sus vibrantes hilos sobre triste calzada,/ ni la Locomotora a surcar bebiendo los vientos de esta campiña austera, la ha cambiado./ Por aquí ha pasado la vida Yaki, desde los tiempos de los Sules,/ de las costumbres viejas, hasta el ocaso del siglo XVIII con sus postreras lumbres de vida Yaqui.

Aquí está en materia y en espíritu,/ mirándonos con sus cuencas vacías,/ como órbitas de las calaveras,/ hablándonos de la vida y de la muerte, de la Leyenda, de la belleza y de la verdad. Aquí está la Edad Media hecha poema y símbolo en la imagen esbelta soñadora y espiritual./ Aquí amanecen los primeros albores,/ dando gloria y nimbo a la  figura de Tetabiakte y todos esos singulares Yakis que pasearon sus armas.

 Béene cerrando la última página de su Historia se acostó a dormir el sueño eterno,/ a la sombra de sus viejos y melancólicos mezquites,/ el aroma inextinguible y sutil de 10 siglos de vida humana./ Pocos lugares de meditación y de ensueño habrá más bellos, originales y deliciosos,/ que este amable pueblo de Béene.

Un torpe afán de prosaicos y vulgares reformadores van borrando poco a poco la fisonomía de los Pueblos de la Pusolana,/ lugar donde se saborea la Poesía de lo pretérito, relicario de nuestro arte y espíritu,/ va perdiendo su carácter por un burdo concepto de Civilización,/ como si esta consistiese en la línea recta y en las “casa-colmena” de siete pisos,/ y en extrañas novedades no cupiera un sano y artístico progreso,/ en la evolución natural de la “Casa Vieja”, mi casa, Béene--.

 

 

Pie de foto 1: La tumba del escritor Santos Garcia Wikit en el panteón de la Loma de Bácum. --El Yaki sólo tiene una gran fiesta: ¡Su velorio!--.

 

Pie de foto 2: Béene Tutuli in Buuía  (Mi tierra Bonita). Explanada  tradicional yaqui vista desde los arcos del ex curato en ruinas. Belem:

 

Pie de foto 3: Vista panorámica al espacio tradicional típico en las comunidades yaquis desde los portales de la casona de Ignacio Mori.

 

Pie de foto 4: Bella fachada  norte estilo neoclásico de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem o Pitahaya.

 Pie de foto 5: La iglesia desde los arcos coloniales del  ex curato.

 Pie de foto 6: Fachada oeste estilo neoclásica de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem.

 

Pie de foto 7:  Formidables arcos coloniales del ex curato de Pitahaya.

 

Pie de foto 8: Fachada noreste estilo neoclásico de la casona o Cuartel de Mori.

 Pie de foto 9: Puerta de entrada con arco ojival del Cuartel de Mori.

 Pie de casa 10: Ramada ceremonial tradicional yaqui.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

Otras manifestaciones artísticas en Cajeme.

Escrito por arkisanchez 12-04-2010 en General. Comentarios (0)

 Estimados bloggers: los cordiales. Está semana subo la crónica sobre la exposición de una artista cajemense radicada en California sin olvidar su terruño y amablemente, mostrar su arte entre familiares y el pueblo de Cajeme. ¡Gócenla!

 

Manifestaciones artísticas y culturales en Cajeme.

 

¡Qué belleza de paisaje nocturno!, es la que observé la semana pasada al viajar por la alameda del camino de Tajimaroa rumbo a Cócorit a la velocidad del camión de Corrales: Campos agrícolas con trigales, hilera recta de álamos guarda polvos, una charca en el vado del río Yaqui  con centenares de garzas blancas, las siluetas oscuras de la loma de Corral y del cerro Tépari, las  luces urbanas en la lejanía bajo la fantástica iluminación de la luna llena en todo su esplendor arriba de las formas cerriles, al este del tradicional pueblo yaqui de Cócorit, contrastando con la pobreza extrema de los miembros de esta comunidad heroica y olvidada por la justicia social de la Revolución Mexicana en su Centenario.

Continúan las manifestaciones artísticas en nuestra ciudad con  exposiciones de pintura en las galerías del ITSON, El Sótano” de la Biblioteca Pública y en el Museo de los Yaquis  con la   presentaciones de  lujosas guías  editadas por Mara Romero “Danza del Venado y “Las Tradiciones de la Cuaresma Yaqui” con amena redacción y aceptables fotografías por la señora Trinidad Ruiz Ruiz, para celebrar el “Retorno a Nuestro Origen” de la modernizada y porfirista Comisaría de Cócorit que visité después de haber leído la “Biografía Documental del Padre Eusebio Kino”, por el escritor tapatío Gabriel  Gómez Padilla, relatando las fundaciones de las misiones jesuitas entre los pimas en la región norte de Sonora.

En medio de tanta belleza paisajística realicé que los jesuitas Andrés Pérez de Ribas y Tomás Basilio no pudieron fundar en siete meses del año de 1617, los ocho pueblos de misiones entre los yoremes por el cauce bajo del río Yaqui, debido a las normas urbanísticas de la colonización española, la arquitectura de adobe y las reglas  internas que regían el modelo misional de la Compañía de Jesús. Así que, se refuta la fecha oficial de la fundación de la misión de Cócorit el 17 de mayo de 1617, porque haber sido  misión de visita de Bácum.

La noche de la inauguración de la exposición colectiva de pintura “Una Pauta en el Arte”,  de la plástica guaymense, el psicólogo Mateo Sosa primero excusó la ausencia del director  Gonzalo Rodríguez Villanueva y después externar una calurosa bienvenida a los exponentes, a estudiantes y escaso público, para  comentar: --Son bellas obras de la plástica de Guaymas... La galería es de la comunidad con ciertos requisitos de calidad  e intentamos que los expositores tengan  ya una trayectoria en las artes--. Durante el vino de honor me  dio gusto saludar a la artista  Rosa Virginia Ojeda Campillo y al preguntarle sobre la exposición, me comentó:  --Se seleccionó  para la Ruta del Arte en la sede Guaymas  del Festival Doctor Alfonso Ortiz Tirado- 2010--. Entre los invitados observé el interés de la conductora Gabriela Nieblas Loustaunau "El rostro bello de las noticias", me aproximé a ella, para  preguntarle: ¿Cuál de las obras te gustó más? Luego de pensarlo y con una agradable sonrisa, contestó: “El Quinto Sol”. Lamentablemente, el lunes de Semana Santa regresé para observarla pero encontré la galería cerrada por las vacaciones  de la institución.

En la misma semana, se inauguró la exposición individual “Orgullo” compuesta por 27 pinturas de variadas técnicas por la artista cajemense Mariana Castro de Alí, en la  galería de arte “El Sótano” de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, ante escaso público, familiares y personal  bibliotecario. Después del discurso oficial, la directora Rossana Bours Muñoz, exclamó: -- Me encantó  tu obra muy apropiada a la cultura de la carne asada de la región--. Y se procedió al corte del listón por la expositora y dos niños que la acompañaban.

Durante el vino de honor, platiqué con la artista porque la conocía desde hace varios años, cuando, por medio de mi blog,  solicitó información  para exponer en Cajeme y le recomendé la Peña Cultural de las Yayas en Cócorit. Después de sonreír, me indicó, ser oriunda de la colonia Constitución de Ciudad Obregón y pasante de la carrera de Ciencias de la Educación por el Instituto Tecnológico de Sonora, pero,  tuvo que dejar su carrito de hot dogs para emigrar y buscar una mejor calidad de vida  en la Ciudad de San Francisco, donde estudió Artes Liberales en el Chabot College de Hayward y cine en la Universidad de California campus Davis, contando  en su haber varias exposiciones individuales y colectivas en la Ciudad de Los Ángeles, Nueva York, Sacramento (donde reside con su familia), Tabasco, Cócorit y en la Universidad Tecnológica de la Comisión Federal de Electricidad de Hermosillo, de donde procede esta exposición, por ser su deseo  exponer en su propia ciudad.

En su auto presentación, comentó: --La carne asada es un orgullo cultural del norte de México, gastronomía que es parte enriquecedora de la cultura del sonorense--. Después de atender a su público, le pregunté: ¿Qué piensas de tu arte y cuál de las obras es de tu predilección?

Lo pensó por un momento, para contestar: --Es una pregunta muy difícil, nadie me lo ha preguntado anteriormente...  Mi arte, me da voz, lo que no puedo decir con palabras lo digo en pintura, expreso dolor, dicha y la nostalgia del inmigrante por estar casada con mi esposo hindú en un país que no es el mío... Me dedico más al cine, al video  experimental y documental... Uso las técnicas del carboncillo y el acrílico, arte objeto e instalaciones... Me gustan todas, pero, tengo cierta preferencia por “Compadrazgo” y “Aquí estoy aunque no puedas verme”--.

Cómo vi a la bella y atractiva encargada de comunicación de la biblioteca María Isabel Ramos Luque,  le pregunté, que si cual de ellas le gustó más: Sonriendo y medio ruborizada, me indicó: --“Rosa Mexicano”--.

Ambas no tienen mal gusto por el arte ya que, desde la óptica de la critica de arte, las antes mencionadas son las más bellas de la exposición, incluyendo “Cultural del Norte” , de las mejores, menciono: “Hermanos”, “Orígenes” y “Calor”.

Siento  que la expositora necesita trabajar más las figuras de las vacas  porque si bien es cierto que domina la proporción del dibujo, en cuanto a los  matices, deberá mejorar éstos  para lograr obras más bellas, expresivas de su interior y transmitirlo al observador. Su iconografía es  poco usual en el arte cajemense y de la cultura de la carne asada, porque Sonora es brillantez y  fuerte colorido.

A mis manos llegó el programa de los Festejos del Bicentenario de la independencia y Bicentenario de la Revolución Mexicana que el Congreso del Estado de Sonora compartirá desde marzo a noviembre con la sociedad sonorense. A nuestra ciudad viene la presentación del libro “Ocho Mil Kilómetros de Campaña del general Álvaro Obregón y una muestra  fotográfica y cultural, convocándonos a participar en los concursos: “Cuéntame la Historia de la Revolución en Sonora”, ¿Cómo ves el Bicentenario-Centenario? y el concurso de fotografía: “Tus fotos cuentan una historia”.

Al menos no estoy solo en mi  aventura “Tras la Huella de la Revolución Mexicana en el sur de Sonora” publicada en este periódico ante la incongruencia de la exposición de Picasso en la Casa de la Cultura para celebrar estas fechas nacionales  ¿Qué tiene que ver Picasso en la Revolución Mexicana o en la Independencia  de México contra  su país?

 

Pie de foto: La artista cajemense Mariana Castro de Alí frente a su obra “Rosa mexicano” durante la exposición “Orgullo”.

 

Pie de foto: Bella y encantadora Maria Isabel Ramos Luque admirando la obra favorita de esta exposición en la galería El Sótano. Tiene sensibilidad esta joven sonorense.

 

Pie de foto: ¡Qué hermosa carita naïf puso Maria Isabel al admirar la plastica de la carne asada en la biblioteca pública.

 

Por favor no se roben las fotos, me perjudícan con esta accion pirata.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Viva el Pueblo Viejo de Navojoa! Y su cultura Mayo.

Escrito por arkisanchez 14-03-2010 en General. Comentarios (6)

Estimados bloggers: Saludos cordiales. Esta semana incluyo este reportaje periodistico dedicado al gran Pueblo Viejo de Navojoa, cuna de la Revolución Mexicana, por las visitas de Francisco I. Madero al pueblo cuando andaba en campaña releeccionista contra la candidatura del Presidente Porfirio Díaz.

 

¡Viva, el Pueblo Viejo de Navojoa!

 

Origen de la Revolución Mexicana en el sur de Sonora.

 

Debido a que este año estamos celebrando el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, he decidido escribir varios artículos periodísticos sobre la Ruta de la Revolución en la región sur de Sonora como aportación informativa altruista a este centenario de mitos, leyendas, sitios, arquitectura, arte y cultura de los pueblos sin narrativa y olvidados por los designios nacionales. Incluyendo aquellos próceres ignotos que nos legaron Libertad y Democracia (¿?) en los valles agrícolas del Mayo y Yaqui.

Hasta este año comprendí la abismal diferencia urbana y social entre la Ciudad de Navojoa fundada en mayo de 1907 a partir de la estación  Barrio Nuevo de Navojoa del Ferrocarril Sud Pacífico con el ancestral Pueblo Viejo de Navojoa de la cultura mayo, donde, sus muros emanan  historia de siglos de existencia  prehispánica, misional jesuita, colonial española, del México Independiente, de la República de Benito Juárez, el Imperio Francés, la paz social del Presidente Porfirio Díaz y de la Revolución Mexicana hasta llegar a la Sonora  agraviada por la dictadura de los partidos políticos PAN-PRI-PRD, a pesar de los ríos de sangre de aquellos sonorenses  que dieron su vida por el País.

Por casualidad llegué a Pueblo Viejo de Navojoa un asoleado viernes  de marzo, con la idea de  presenciar el Conti mayo de la Cuaresma: ¡OH sorpresa!, me llevé al caminar entre sus calles, gozando del urbanismo de su centro histórico formado por la arbolada Plaza Principal y su kiosco, la iglesia,  la fisonomía original y alterada de su arquitectura vernácula de rico colorido bicolor. De su gente sencilla y noble, amigable y predispuesta a contar su historia familiar y del pueblo con orgullo, y con humildad, compartir su hogar con una visita guiada al interior de sus casonas. 

Los molcajetes de piedra que me mostraron indican el asentamiento de las culturas del desierto y artistas del arte del petroglifo como en la tinaja de Tehuelibampo, hoy, museo cultural en vías de destrucción por el vandalismo. Para  evolucionar a los grupos sedentarios y agrícolas  mayos prehispánicos: Porque así lo indica  el urbanismo de la antigua ranchería y la yuxtaposición de la misión jesuita hasta fines de los años de 1800 y el moderno trazo urbano cuadricular militar de los pueblos mayos por el general Ángel García Peña anterior a 1890.

Visité la Plaza Principal y su kiosco remodelado donde Madero dio su discurso proselitista;  la iglesia de San Juan con la historia de su fundación como pueblo de misión Santa María de Navojohua en 1614 por los jesuitas Pedro Méndez y Andrés Pérez de Ribas; su destrucción  en 1740 durante el levantamiento armado de mayos y yaquis contra la corona española y sus restauraciones de 1768 y de 1892, cuando fue denominada Iglesia de San Juan por el presbítero Adolfo María Zazueta y  las posteriores que no puede averiguar, porque aun conserva las fachadas, contrafuertes, pórticos de arcos ojivales y columnas dóricas típicas del estilo franciscano que la reconstruyeron después de la expulsión  jesuita de la Nueva España.

Las hermosas casonas de estilo neoclásico características del porfiriato de altos ventanales, pórticos de entrada, techos de terrado, muros de adobe como la  casona de Flavio Bórquez o Lauro Morales, donde se hospedó por cinco días Francisco I. Madero con su esposa Sara Pérez y comitiva que lo acompañaba; la  casona de don José López Alejos, construida en 1880, antigua propiedad de Juan Salido Quiroz; la casa blanca de don Néstor Torres Molina y su puesto de chicharrones, hijo de Jesús Torres Muñoz, subteniente de la caballería  villista.  Continuará...

 

Pie de foto 1: Hermoso pasaje del río Mayo en la Alameda, al norte del pueblo viejo de Navojoa.

 

Pie de foto 2: Iglesia de San Juan de Pueblo Viejo de Navojoa. Sitio original que data desde la misión jesuita de Santa Maria de Navojohua.

 

 

Pie de foto 3: Fachada sur de la parroquia de San Juan de Pueblo Viejo de Navojoa.

 

Pie de foto 4: Casona donde se hospedó Francisco I. Madero con Sara Pérez su esposa y Roque Estrada.

 

Pie de foto 5: Por esta puerta Madero cruzó a su salida al mitin en la plaza Principal.

 

Pie de foto 6: Ruinas de la casona de Bórquez/ Lauro Morales que gozó Madero en 1910.

 

Pie de foto 7: Horno de leña  donde se hornearon empanadas de harina rellenas con calabaza que tanto gustaron a Madero y su señora Sara.

 

Foto por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Favor de no sustraer las fotos.

 Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

 

 

Cócorit: Paisaje, Identidad y Cultura Vernácula

Escrito por arkisanchez 26-07-2009 en General. Comentarios (1)

Estimados Bloggers: ¡Saludos! Esta semana deseo compartir con todos ustedes la primera parte del proyecto "Visión de Cultura" para Cócorit, el cual, pueden ustedes contribuir con ideas y propuesas para hacerlo más optativo.

¡Qué calor y humedad! Estamos padeciendo durante los días canículos del verano sonorense entre plagas de palomillas, cucarachas, moscas y mosquitos, induciéndonos a vivir en un clima artificial y por ende, las manifestaciones culturales se han reducido considerablemente por las vacaciones escolares, excepto, una exposición de bordados y obra de teatro arrabalera.

 

Durante algunas tardes dominicales de la infancia Lasallista, don Cheto Sánchez, mi querido Padre,  nos llevaba a Cócorit para disfrutar una suculenta comida campestre ya en la vega del río Yaqui bajo frondoso álamo, ya en alguna ceiba de la plaza central refrescándonos con sabrosos raspados o con un obispo de la refresquería de don Ángel en la plaza de Esperanza.

 

Años después, viajé por el mundo adquiriendo ilustración universal en urbanismo, arquitectura, antropología cultural y fotografía artística hasta regresar a Cajeme como la estatua del Hijo Prodigo del arquitecto Carlos Terré en la capilla de la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús.

 

Antes de partir de nuevo por rumbos desconocidos,  deseo legar al heroico pueblo de Cócorit mi proyecto: “Visión de Cultura”, para que tengan un documento profesional en sus justas demandas sociales al  solicitar  un desarrollo artístico-cultural  comunitario más democrático y participativo como sociedad cocoreña para promocionar al mundo su cultura y festividades vernáculas y  rechazando el centralismo cultural impositivo desde la Dirección de Cultura de Cajeme, el Centro Cultural Cócorit, Fundación Cócorit,  la Peña de Las Yayas y el Centro de Culturas populares e Indígenas, entre otras.

 

Proyecto de cultura que abarca conceptos del medio ambiente natural, urbanismo, arquitectura, las Bellas Artes, arte popular y utilitario, artes escénicas, artesanías probables, arte cinematográfico, entretenimiento y calendario cívico-cultural anual de celebraciones añejas olvidadas por los promotores de la cultura.

 

 Ideas y conceptos  alternos a los oficiales y de las asociaciones de Cajeme y de Hermosillo que pretenden transformar al pueblo mexicano de Cócorit en un destino turístico basado en  la cultura yaqui tradicional del Pueblo de la Loma de Guamúchil planificado con el prototipo de los años ´7o.

 

 Cultura yaqui que no es la  propia ni la heredara de la epopeya yoreme a la ex colonia ejidal  y comisaría de Cócorit. ¡No!, el pueblo cocoreño tiene su propia cultura vernácula reflejada en todos los contornos de la comunidad que he visitado por medio siglo.

 

Desde el punto de vista del ecologismo, Cócorit está ubicado en un sitio privilegiado cercano a la vega y micro clima del río Yaqui seco, entre dos canales de irrigación, campos de cultivo agrícola y bella vegetación  endémica y exótica introducida a su medio ambiente por culturas anteriores.

 

A partir de la óptica del urbanismo, difiere mucho de ser un asentamiento tradicional yaqui  característico de esta etnia, excepto, el espacio abierto entre la iglesia y las cruces del barrio de El Conti.

 

No tiene un plano urbano colonial novo español como el de  Álamos con su plaza de armas, kiosco morisco, portales con cúpulas y parroquia con altas torres barrocas; ni fue estación de tren como Ciudad Obregón con su desarrollo agro industrial y el antiguo “Zócalo” alrededor del centro histórico de la  Plaza Álvaro  Obregón. 

 

Su pasado histórico urbano mediato es el de un destacamento militar en las Guerras del Yaqui durante el porfiriato en Sonora y como pueblo  de las colonias  yaquis alrededor de la plaza y  barrios antiguos,  pero que, fue ocupado por el colono mestizo sonorense, mexicano y norteamericano.

 

Desde mi banca preferida y caminando por sus calles, observo en el entorno del centro y de sus barrios un dialogo entre las formas arquitectónicas de las casonas neoclásicas y sus expresiones tangibles de identidad cocoreña conceptualizada entre 1890 a 1930, "La época de oro del pueblo", con las viviendas vernáculas  de los vetustos chinames, casas con muros de adobe y el fantástico bi color de sus fachadas entre 1940 a 1960, construidas junto a viviendas y edificios institucionales de la clínica del IMSS  e internado del Consejo Tutelar  al  estilo internacional funcionalista.

 

 El neo colonial hacendado exuberante de la Quinta Rosalía en la décadas de 1970 al 2000, hasta la modernidad de las casonas remodeladas para residencias señoriales  y restaurante de carne cecina;  la nueva tecnología constructiva del  súper expendio OXXO y la ausencia de la arquitectura oficial estilo Robinson  en el 2009.

 

Ante estas circunstancias descritas, puedo concluir que Cócorit tiene, desde 1890, criterios de identidad históricos y culturales por su ubicación en su  entorno natural ribereño, en la llanura costera, campos agrícolas y  canales de irrigación; a la par,  con razonamientos  simbólicos de sus espacios urbanos y   estéticos por su reiteración cultural comunitaria que los engrándese y apreciamos como el pueblo de Cócorit, que si: --Hemos estado dormidos por largos años-- (Como algunas cocoreñas refieren); Hoy exige lo que es propio: Su cultura e historia, sus tradicionales festividades ante la inminente “Obregonización”  por el centralismo municipal que lo agobia y  menoscaba sus derechos humanos y culturales constitucionales.

 

Me atrevo a proponer soluciones viables para que el cocoreño y la autoridad municipal  valore la calidad del espacio urbano original, tradicional e histórico y recupere el estilo neo clásico de su arquitectura vernácula definiendo lo antiguo  y su regionalismo propio con  el nuevo Cócorit en vías de la globalidad por el modelo de ciudad moderna de Cajeme.

 

Las casonas circundantes a la plaza nos muestran una asociación de la arquitectura artesanal con la identidad criolla española y extranjera; la arquitectura de los pobres, con el estilo popular del  colono mexicano inmigrado y las nuevas colonias desordenadas de la periferia con la realidad económica del  Sonora boursista contemporáneo.

 

Es prioritario conservar los espacios naturales históricos y proveer áreas campestres para el disfrute de la naturaleza, ampliar el puente peatonal sobre el canal “Porfirito” de la calle Álvaro Obregón agregándole espacios tipo balcones con bancas e iluminación para el esparcimiento contemplativo  de las magníficas perspectivas ambientales a los barrios de La Bomba-San José y del Conti durante el atardecer. 

 

Remozar el área verde de ex La Alameda y las plazas del barrio de La Bomba e Ignacio Zaragoza, magnífico espacio encerrado por la parroquia con su interesante arquitectura estilo gótico tardío, el moderno de las escuelas primarias y el neo clásico de las casonas antiguas aún no remodeladas.

 

Debido a que la población regional y el turista extranjero, buscamos el exotismo arquitectónico de la bella tendencia neo clásica porfirista  y el confort de la arquitectura moderna con Internet:

 

Es vital conservar el Cócorit de  antaño ante la inminente modernización de  Cajeme.

 

Otra opción sería rediseñarlo para el turismo obeso por su sabrosa gastronomía a base de carne asada, hotdogos y harina, o el ecológico culto que deroga grandes sumas millonarias  en los lugares que visitan... Continuará.

 

 Pie de foto: Paseos en carretas entre las casonas remodeladas y calles llenas de historia de Cócorit.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México. 

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: artecajeme@yahoo.com