Tetabiate en el Museo de los Yaquis de Còcorit

Escrito por arkisanchez 27-07-2012 en General. Comentarios (0)

Guerrero Yaqui: Juan Maldonado Waswechia “Tetabiate”.

 

Estimados bloggers: Un saludo cordial y para compartir con ustedes una magnífica exposición montada en el Museo de los Yaquis, en el pueblo nuevo de  Cócorit.

A la velocidad de vetusto camión “Corrales”, fui a pueblear al ejido y comisaría de Cócorit, el pasado 6 de julio del año en curso,  pasando por la zona de franquicias y de los casinos hasta llegar a las Puertas Monumentales de Esperanza y de Cócorit sobre La Alameda, faltas de estética escultórica-arquitectónica, construidas por el presidente Manolo Barro, hasta llegar a la fuente y al feo arco semi colonial albañilezco de la plaza Ignacio Zaragoza y bajarme frente a la parroquia, para observar la remodelación y caminar al oeste, por vieja calle pavimentada, rumbo a la casona de los Esquer de 1895, remodelada y acondicionada como Museo de los yaquis, para dar cabida a la museografía que había en la planta baja de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, sede del primer museo decretado por el ex gobernador Samuel Ocaña.

El motivo del viaje a través de la cultura, fue la exposición de fotografías en sepia y blanco y negro, “Tetabiakti: El Guerrero Yaqui”, montada en la sala temporal en lo que fuera el portal posterior de la antigua casona porfiriana, para celebrar el Ciento Once Aniversario Luctuoso, del aguerrido Achai de armas Tetabiate, quien murió en el campamento en la sierra el Bacatete, defendiendo la huida de sus guerreros y familiares ante el avance de los federales del régimen de Porfirio Díaz, en su tenaz guerra contra la tribu Yaqui que nunca se rindió ante ningún gobierno yori en su territorio ancestral.

Un balazo en la pierna, detuvo su correr por la guerrilla serrana: Herido, se situó detrás de una piedras como trincheras y con su rifle Máuser se enfrentó junto con otros tiradores, a los soldados que los cañoneaban, a la caballería e infantería  acosándolos para rendirlos y hacerlos prisioneros de guerra para enviarlos a Yucatán como esclavos agrícolas de las haciendas henequeneras.

Como el evento tenía más de media hora de retraso, debido a la impuntualidad de los invitados especiales para el corte del listón inaugural, recorrí el patio posterior admirando las ramadas yaquis y la pintura con la letra del “Juramento Yaqui”, publicado por Alfonso Favila en su libro Las Tribus Yaquis de Sonora en 1937, y por el escritor Santos García Wikit, quien lo llevó a la fama nacional, porque por doquier se ha reproducido en pirograbados en piel de res, como producto regional artesanal, sin respeto a los derechos de autor de los 8 Pueblos Tradicionales que forman la gran Nación Yaqui. Pero, opino, que tanto el nuevo presidente de México y el alcalde de Cajeme deben de jurarlo  para mayor  credibilidad de la ciudadana.

El profesor y director del museo, Alberto Bohórquez dio la bienvenida a las 30 personas del público asistente, la mayoría directores de instituciones y los cultureros de siempre, continuando con las semblanzas y una explicación sobre la temática de la exposición, aludiendo: --Tetabiate fue un gran guerrero coyote… Sea esta un humilde homenaje a su memoria, el día de su muerte en la sierra del Bacatete… Y para perpetuar la cultura yaqui que sigue viva--, para luego invitar a personalidades presente al atril para dar sus discursos y abrir una serie de preguntas y comentario, algo inusual en Cajeme.

Fue el ingeniero Lamberto Valenzuela Soto, comisario de Cócorit, quien nos relató datos históricos sobre la colonización de su  pueblo a partir  del 28 de mayo de 1617, por los misioneros jesuitas… Agregando: --Nos falta un archivo histórico, un museo de la agricultura… la gente que no es de Cócorit están haciendo las cosas que los cocoreños no hicieron…Vacios a conocer la historia--. Terminándola, el director del Museo de Sonora en la Revolución, al mencionar algo sobre las “cedulas reducidas”, aprendidas durante el pasado Taller de Museografía, al cual, no invitó como arquitecto ni como periodista cultural para su difusión.

¿Por qué la palabra “Tetabiakti”? Si la correcta es Tetabiate, modificada a “Tetabiakte” para el nombre del Festival de Cajeme, le inquirí al director, aunando con la pregunta: ¿Quién realizó la curaduría y la museografía de la exposición?

Indicó que el personal del museo realizaron la selección de las fotografías y el montaje de ellas en los muros de la sala; para luego señalar; el presente, pasado y futuro de la palabra Tetabiate, que en verdad no entendí, porque es un apodo, significando, “Piedra Rodante”, y no un verbo en Español para conjugar, rehusando yo, el uso de las dos palabras, pero, que sean los yaquis quienes la precise según su  lengua materna.

Al comisario Valenzuela  le comenté la falsedad de la fundación de Cócorit, ya que los jesuitas Andrés Pérez de Ribas y Tomas Basilio, establecieron el proyecto de las misiones del Huiaqui, iniciándolas con la misión de cabecera de Tórim en 1623 y un año después la misión de visita de Bácum, sin fundar la de Cócorit como de visita de la anterior. Según lo escribió, Pérez de Ribas, en el libro: “Triunfos de Nuestra Fe…”. La actual comisaria de Cócorit data desde 1890, al ser trazada por el general Ángel García Peña, jefe militar de la Comisión Científica de Sonora, durante las guerras del Yaqui; y su plaza que está siendo remodelada: No es la Plaza de Armas de la colonia española porque no fue fundado  como pueblo villa ni ciudad de españoles y ni posee su pendón real otorgado por el rey de España: No pudo contestar, sólo mencionar que es lo que ha leído por cronistas locales.

Después del corte del listón, pasamos a admirar el montaje “gancho” de la exposición, como lo es el retrato de Tetabiate decorado con muebles y arreglos florales en el muro central de la sala,  para luego recorrerla, admirando un busto al bronce del personaje y el resto de las fotografías, llamando mi atención la tumba rústica a base de piedras amontonadas con cruz metálica de Tetabiate en el paraje de Tetacombiate; las familias yaquis de antaño por su vestimenta y expresivos rostros autóctonos, entre otras más, reproducidas digitalmente por el profesor Bohórquez para su acervo personal, a pesar de que algunas de ellas, por la ampliación de los píxeles se miran difusas las imágenes.

Me dio gusto saludar a los señores Jesús Matus González, de la tribu yaqui y descubridor de los petroglifos del cerro de  Ontancahui y al Jesús Navarro, delegado de Estación Corral, por invitarme a  visitar el cerro para reportaje especial.

En fin, es una buena exposición que vale la pena ir a verla y de paso, visiten las otras salas virtuales del museo, admiren la pintura del Juramento Yaqui y gocen de la sombra de la inmensa y hermosa ceiba como ambiente  para redactar estos apuntes.

 

Pie de foto 1: Corte inaugural exposición “Tetabiakti, en el Museo de los Yaquis de Cócorit.

 

Pie de foto 2: Rostro y homenaje póstumo a Juan Maldonado Wasachia “Tetabiate”, en su 111 Aniversario de su muerte.

 

Pie de foto 3: La tumba de Tetabiate en el sitio histórico de Tetacombiate en la sierra del Bacatete.

 

Pie de foto 4: Réplica del “Juramento Yaqui”. Enrique Peña Nieto y  Rogelio Díaz Brown deben de jurarlo ante nosotros.

 

Pie de foto 5: Mujer yaqui con niño  del siglo pasado.

 

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

 

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

 

 Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui. Articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

 

Copyright. Material protected by copyright holder architect Francisco Sánchez López. SEP/CP-509989/78/Son register. Reproduction in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy!

 

Architect, photographer, artist of magical realism, ecologist in  the Sea of Corte´s whales protection, cultural journalist in art chronicles and art critic for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper. Columnist for the JeekYuku magazine, edited by the Fine Arts Association of Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

 

 Website: www.arqsanchez.8m.com, BLOGs: www.arkisanchezdos.blogdiario.com , www.artecajemeart.blogster.com E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com,     Twitter/archfcosanchez,  Facebook: Francisco Sanchez