Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

4 de Julio y el rescate náutico en San Carlos, Sonora

Escrito por arkisanchez 26-07-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales, hoy les comparto la siguiente crónica melancólica y cómica a su vez, sobre: ¡El 4 de Julio y el rescate náutico en San Carlos!

 

Nuestro medio ambiente cajemense  está convertido como un baño sauna de Scottsdale por el calor y la humedad, pero,  es propicio para disfrutar el turismo de salud en  San Carlos, donde, encontré un escándalo público al descubrirse las irregularidades de la clínica Bio-Med para curar cánceres terminales por el  médico de apellido Brown, autorizada para ejercer  en Sonora y  exportando cajas con cenizas por vía aérea a Bulgaria;  mientras en Cajeme, el señor Arturo Romero, de la Comisión de Fomento al Turismo de Sonora, conferenciaba sobre el Turismo Médico en el estado, ja, ja, ja.

Como quiero residir en mi pueblo preferido, encontré que el turismo inmobiliario disminuyó un  60 por ciento en los dos últimos años debido a la crisis económica de los Estados Unidos y la publicidad de la cultura de la muerte: Sólo lo visitan buzos y pescadores del pez dorado, marlin y vela que por una discriminadora ley de pesca deportiva no lo podemos consumir nosotros  permitiendo la depredación y exportación hormiga a Arizona.

Ni siquiera los visitantes del 4 de Julio llegaron este año para celebrar la Independencia de los Estados Unidos que me brinda agradables recuerdos de fiestas playeras, noches de disco  y una intrínseca melancolía  al recordar un año más  el aniversario luctuoso de  mi amada Patricia.  A quien  amé y adoré en  playas desoladas, dunas de arena, tinajas de agua con arte rupestre,  paseos en yates observando delfines y chorros de ballenas cachalote como el legendario Moby Dick, cenas con platillos de la cocina californiana y fuegos artificiales desde la costa.

Pero, como la belleza también muere, me dejó taciturno por su exquisita fragancia y juventud aunada a los versos de amor, de ansias de vivir, de cuestionamientos pragmáticos a su Dios que escribía: Más  no la escuchó el más allá y su vela se extinguió  para siempre; recuerdo el último día que la vi, al atardecer, pidiéndome,   mientras estrechaba mi mano derecha: --¡Júrame, que no iras al hospital a visitarme porque quiero que me recuerdes bella como me pintaste, mi amor!-- No me veas perder mi físico, perpetúame, como tu bella musa del desierto porque no quiero que sufras con mi muerte --. ¡Así fue! No la vi: ¡Y todavía  la extraño!

Estaba sentado sobre  la playa El Crestón cuando una gaviota gris se acercó a mi trayéndome el recuerdo del rescate náutico  de una pareja de jóvenes norteamericanos en la playa de la isla de la Raza realizado hace ocho años. ¡Me reí a carcajadas! Porque me  dejó un mal sabor de boca, no por las aguas negras  en el mar mientras nadaba, sino por el final hollywoodense.

Una hermosa  tarde gris y fría dominical de invierno  estaba boceteando el paisaje marino y diseñando domos coloniales  cuando escuché el aullido de un lobo marino nadando en la aguas heladas entre la Roca, la isla de la Raza y la costa del Crestón; dejé mis pinceles para jugar con el imitando los sonidos de otro lobo contrincante invadiendo su colonia: ¡Auugh!, ¡Auugh!

Me respondía ante de sumergirse y al emerger su cabeza, observé detrás de el, que en la playa solitaria de la isla, estaba una pareja de náufragos pidiendo auxilio con el código SOS internacional, asimilado en mis viajes de investigación de ballenas: Él, encendiendo una fogata con humo y ella: Gritando y haciendo señales con un trapo rojo  moviendo los brazos en circulo,  ambos con manchas negras y blancas a causa de una grave  hipotermia  por haber nadado para salvarse después de haber encallado la embarcación en los piedras de la isla.

Ante tal situación, opté por rescatarlos gritándoles a medio kilómetro de distancia que  no nadaran de regreso porque  iba a pedir ayuda a Rescate de San Carlos y a la Capitanía de Puerto en la marina. Al regreso,  encendí una fogata con largas hojas de palmera seca y con ellas en llamas, les hacía señas en código marítimo  hasta que una de ellas se dobló y casi me quema la cabellera como monje inmolado. Me quité la camiseta morada  para hacerles señales navales indicándoles que la ayuda venía en camino.

En menos de una hora arribaron  la patrulla de Capitanía de Puerto,  yates,  pangas, lanchas deportivas y una docena de kayaks; por el rumbo de Bacochibampo navegaba una fragata de la Marina de Guaymas, dos barcos camaroneros desde el cerro Tetas de Cabra y veleros con velas multicolor. Todos acudiendo al llamado  mientras era felicitado por la gente que se apostó en la playa y  en terrazas de casas para presenciar el desenlace y como anochecía, me retiré a cenar y a la casa.

Al siguiente día estaba en el restaurante Rosas Cantinas desayunando un omelet con chorizo y leyendo El Imparcial  cuando me enteré de la versión por la pareja de recién casados que habían contratado un viaje turístico a la isla solitaria reviviendo el cuento  de Robinson Crusoe y pasar su segunda noche de miel en ella. Mas me sorprendí al conocer que las señales de ellos fueron : La fogata para calentar la cena y lunada; las manchas de la hipotermia eran la desnudez de ambos  en movimiento, y ella, muy alegre, con algarabía anglosajona, le danzaba  con el bikini rojo en la mano para motivarlo y pasar una magnífica noche de amor.

Junto a mi mesa estaban unos buzos y al entrar una joven pareja de Phoenix, les preguntaron: --¿Cómo les fue en la playa?--: Ella, una hermosa rubia de unos veinte años, alta,  delgada y estudiante  universitaria radicando en Scottsdale, contestó: ¡Un ass hole (un idiota) llamó a  la policía de puerto y nos arruinó la noche!  Él, atlético de gimnasio, después de pagar la cuenta, comentó: --¡Cómo me gustaría saber quien fue para partirle toda la madre!

¡Trágame tierra!,  pensé y con el periódico cubriéndome la cara salí del lugar, riéndome de mi original interpretación hasta encontrarme con mi entrañable amigo y contarle lo anterior: --Que feo se te botó!-- Me dijo el doctor Canale.

 

Pie de foto: Inspeccionando las causas que causaron la muerte a una ballena varada en la playa de los  Algodones en San Carlos. Fué muerta por choque con quilla de barco y con 7 balazos.

 

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

El juego del Chicken Shit de San Carlos, Sonora

Escrito por arkisanchez 21-07-2010 en General. Comentarios (1)

Esitmados bloggers: No pude subir la semana pasada la crónica semanal acostumbrada por un golpe de calor sufrido que me sacó de toda onda por unos días.  

 

¡Turismo medico en San Carlos y cultural en Guaymas!.

 

A la hora del caluroso tardecer, rumbo a casa,  el cielo al oriente de la ciudad estaba negruzco anunciando la refrescante lluvia veraniega que nunca llegó porque solo lloviznó  aumentando el calor por la humedad. ¡Ni Modo!

A consecuencias de un fuerte golpe de calor no pude publicar  el domingo pasado, porque  tuve que practicar el turismo medico en San Carlos y  el cultural e histórico en el puerto de Guaymas, transformado con la modernidad, donde pude observar obras portuarias y enterarme de la ruta del arte del Festival Mar Bermejo  para celebrar un aniversario más de la gesta heroica del 13 de julio de 1854.

Muy mareado recorrí  el viejo malecón Malpica, hoy, bello e inmenso espacio urbano de esparcimiento con formidables perspectivas panorámicas a la contaminada bahía y centro histórico, lamentando el contraste de su arquitectura histórica neoclásica con sus recientes falsos portales coloniales frente a la Marina Guaymas. Notando el cambio de lugar de la estatua al bronce repintada al esmalte café del general José María  Yáñez y la del  “El Pescador” sin su pátina fundida por el escultor español Julián Martínez en  su nuevo pedestal-glorieta para automóviles, en la cual, se necesita subirse a una escalera de cinco metros de altura para leer la placa con la canción “La Barca de Guaymas” que aún llevo en mi sensibilidad por su melancolía musical cada que salgo del puerto.

En los pasillos interiores del Palacio Municipal, antigua Casa Consistorial y Prisión Civil proyectada por el ingeniero Arthur Wrotnowski, entre 1889 a 1902,  se montó la magnífica exposición “Lucha por la Independencia en los Litorales Mexicanos”   del Museo Itinerante de la Secretaría de Marina, Unidad de Historia y Cultura Naval, con el lema: “Navegar por los Mares del Conocimiento”. Tienen razón estos marinos porque fue muy didáctica porque andaba buscando información sobre la transportación y ruta naval de esclavos yaquis por el barco de vapor y cañonero “Tampico”.

 Para mi suerte de fotógrafo encontré en la fantástica información las batallas navales de Acapulco, Mazatlán, San Blas y de Veracruz junto a los vapores “Guerrero” y “Morelos”. Espero la monten el Museo de Sonora en la Revolución  por su acervo cultural e histórico valioso. ¡Gracias!

Ahí mismo, me saludé  al arquitecto Pedro García, colega del Colegio de Arquitectos de Guaymas y ex presidente de la Sociedad de Historia guaymense, invitándome  a asistir a una mesa redonda sobre la fecha heroica en la Casa de la Cultura ya que ha leído en mi blog mis crónicas culturales.

En esta bella casa saludé a las pintoras Maria Luisa Polanco, directora de la institución y a Viky García mientras montaba la exposición “Cada Quien su Cruz”, por el artista plástico  hermosillense, Francisco Ruiz, con 16 cruces a la terracota, cerámica a la alta temperatura y policromados para expresar una interesante iconografía de personajes y objetos  según visión de este autor que admiro:  La más bella fue: “Sincretismo Maya”, y las mejores logradas fueron:  “Fugitivo a la Contaminación”, “En los Restos  que Vivimos”, “Vaticano en Llamas”, “Tiempo al Tiempo”, “En la Imaginación de los Naturales”, “Los Gregorianos” y “Conociendo a Cristo” por conjugar los valores artísticos y estéticos.

En la galería Rosalva S. De Vizcaíno, observé la exposición de pintura “Val”, del hermosillense Darío Val, pero, como ya la expuso en la galería del Instituto Tecnológico de Sonora no la reseño pero le coleccionaría ““Se Llamaba Inmaculada aquella Puta”, por su bello trazo negro y pequeñas manchas rosas.

Lamento,  no poder haber asistido al vestíbulo  del Auditorio Cívico Municipal para observar las macros instalaciones  “Diálogos Fortuitos”, del artista esperanceño Alejandro Ballesteros, ni a la de “Sin Límites”, de los Pintores Guaymenses en la planta alta del palacio y  “Pendones”, --El rescate de las islas de Guaymas--, por la asociación Islas del Golfo de California, Áreas de protección de la Flora y la Fauna.

Antes de partir a mi  pueblo costero favorito de Sonora, fui al restaurante SE para degustar el buffet de  ensalada, spaghetti y pizzas mientras admiraba la  decoración basándose en billetes monetarios antiguos y modernos de México y de otras naciones. Al salir, caminé  un rato por el centro histórico notando los cambios actuales y clamando la falta de mantenimiento de los bellos edificios bancarios sobre la avenida Serdan en vías de destrucción. ¡Lastima!

Pero, aproveché el viaje  para platicar con mi única gran amiga, Clarita Quibriera y José Luis mientras saboreábamos sabroso cafecito en la Ferretería  “Coliseo”.

El olor a brisa marina de la bahía de San Francisco en San Carlos, fue sustituido por los fétidos hedores a aguas negras encharcadas en los arroyos y playa molestando el sentido del olfato que aumentó mi malestar hasta que fui atendido por mi buen amigo y doctor geriátrico José Luis Canale Escalante, mi única seguridad social de la Revolución Mexicana curándome los desmayos, la desnutrición y deshidratación producida por el caloron en Cajeme provocando la pérdida de la realidad cotidiana y de paso revisarme el jovial corazón.

Después de ver fotos del oráculo  pulpo Paúl alemán del mundial futbolero de la  naquería nacional recordé el famoso juego  del “Chicken Shit”, (caca del pollo) del ex bar “Stellas by the Sea”, en los ´80, porque esta singular ave no pronosticaba  nada, ni siquiera el clima: Nos hacia ganar las apuestas  defecando en un  cuadro del tablero tipo damas chinas. Ja, ja, ja.  El próximo mundial en Brasil, al tablero le pondremos el logotipo de cada selección  y pedirle al pollo que defeque en el ganador de la copa.

 

Pie de foto: Estatua al bronce del general José María Yánez en su nuevo sitio integrado al nuevo fabuloso Malecón Malpica frente a la contaminada bahía y Puerto de Guaymas. 

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

 

 

 

 

Dilema sonorense: Producir o reñir por el agua.

Escrito por arkisanchez 05-07-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos a todos ustedes. En esta ocación subo a la Web, algo respecto a la 24 de junio, día de San Juan, la polémica del agua con un plantón de tractores en el Centro Civico Histórico de Cajeme  y el apasionante tema de las ballenas en México. 

 

¡Dilema sonorense! : Reñir o producir  agua. 

 

¡No llovió el día de San Juan! Como nos tenía acostumbrados la naturaleza  porque el medio ambiente se ha modificado artificialmente al suprimir la humedad de las cuencas hidrológicas de los ríos Mayo, Yaqui, Mátepe y Sonora desde la década de los ´40, afectando al desierto costero, al  golfo de California y produciendo la agobiante sequía que nos abruma. Extrañamos las lluvias por su clima más benigno  al calorón que estamos sintiendo a principios del solsticio de verano y su majestuosa luna llena amarillenta sobre la sierra Oscura y la arquitectura industrial de Cajeme, donde, observé con jubilo, a la selección nacional  futbolera de TVAzteca y Televisa jugando --como nunca contra Argentina  y perdiendo como siempre en la Copa Mundial, hoy en  SudÁfrica--. Ja, ja.

Lamento mucho la imposibilidad de asistir  a las ceremonias mayo del tradicional baño del Santo San Juan Bautista en aguas del río Mayo por los fiesteros y el cobanaro mayo Alejandro Zazueta Franco del heroico Pueblo Viejo de Navojoa, mi poblado favorito por su rica historia, cultura, costumbres y tradiciones ancestrales que espero no se extingan. Tampoco pude visitar el barrio del Conti en Cócorit o el poblado de Tajimaroa para ver la versión yaqui de esta celebración católica asimilada por las etnias sonorenses durante las misiones jesuitas en sus tierras entre 1614 a 1767.

¡Qué cochinero! De paisaje macondo presentan los cientos de tractores chatarra y últimos modelos estacionados por las calles 5 de Febrero, Miguel Hidalgo y Sinaloa del centro histórico en nuestra ciudad agraviada por la violenta manifestación e imposición agresora contra el verdadero pueblo de Cajeme que rechaza está embestida urbana por el despojo del derecho a transitar, efectuado por unos cuantos agitadores del No al Novillo en su afán de transar el Plan Integral Hidráulico del Noroeste para traer el agua contaminada de los ríos sinaloenses y nayaritas al valle agrícola del Yaqui. Su afrenta simulada del derecho a manifestarse nos está afectando en lo económico, social y político, terminando, éste, cuando se inicia el  de toda la sociedad cajemense pacífica.

El Plan Hidráulico que estas personas pelean y quieren tranzar el estudio técnico para llevarlo a cabo ellos con millonario costo económico sin manifiesto al impacto ambiental de los estados de Sinaloa y Nayarit, es parte de un proyecto gringo Laroucheano que piensan realizar y donde los prominentes  personajes al No al Acueducto El Novillo o Independencia, del gobernador sonriente Padrés Elias, son asociados de este proyecto:

--El PLHINO-Noroeste   y  del Golfo de México, al parecer, será  parte del proyecto  NAWAPA, siglas en inglés, para: Alianza Norteamericana de Agua y Energía, que propone el trasvase del agua  de los ríos de Alaska y Canadá, de la zona hidrológica del Pacífico Noroeste (Sonora, BajaCalifornia, Sinaloa y Nayarit),  del golfo de  México y  la desalación del agua del mar de Cortés por energía nuclear, para almacenarla en una inmensa presa de miles de kilómetros cúbicos de agua situada en las montañas Rocallosas y convertir el Gran Desierto de Norteamérica  de los estados de Utah, Nevada, Arizona, Nuevo México y Texas, en una mega zona agrícola para beneficio de su economía agrícola, mientras Arizona, legisla leyes discriminatorias y fascistas contra los mexicanos en pobreza extrema obligados a emigrar.

Proyecto que si se lleva a cabo y se trasvasa el agua del noroeste será desbastador y destructor de la ruta migratoria de los cetáceos desde el mar Ártico hasta el golfo de California, al cual me opongo  como ecologista.

Qué me alabe el presidente Felipe Calderón Hinojosa por habar bien de México este domingo porque lo quiero felicitar por su política ecológica y postura conservacionista en la protección de ballenas endémicas y migratorias al Santuario Ballenero Mexicano,  por mantener  vigente  la Moratoria internacional contra la caza comercial de ballenas por Japón, Islandia y Noruega, y  su solicitud para que se estudie científicamente la caza aborigen en Alaska y Rusia en el  Ártico para mitigar el tráfico de carne de cetáceos a la isla nipona, durante la pasada Asamblea de la Comisión Internacional Ballenera, en Marruecos, a través de la delegación mexicana seleccionada por el Instituto Nacional de Ecología.

--Estoy a favor de la conservación del medio ambiente--, me comentó, Calderón cuando lo entrevisté  durante su campaña proselitista en Cajeme: Me  lo a comprobado con esta resolución a favor de las ballenas del mar de Cortés que protejo desde 1991.

Aludo esto, porque hace unos meses, recibí un correo del señor Rodolfo Sánchez, administrador de  Aerolínea Kalafia, indicándome: --En las reuniones del grupo de Los Madrugadores de Hermosillo, se comenta--: “Tres destacados sonorenses han estado comprometidos en la protección de ballenas: El general Álvaro Obregón, el licenciado Luis Donaldo Colosio Murrieta  y el arquitecto Francisco Sánchez López”.

Tienen razón estos cultos empresarios hermosillenses, porque  el primero, en 1922, como Presidente de México, fue la vanguardia proteccionista  con su decreto de Veda a la cacería de la ballena gris en la Baja California por la flota ballenera de la Ciudad de San Francisco. ¡Bravo!

El segundo, como secretario de SEDESOL, al solicitarle su ayuda económica y política para proteger a las ballenas en el mar patrimonial bajacaliforniano, atinadamente me aconsejó: --Fórmate un asociación civil de protección de ballenas y te ayudo, porque me interesa--.

Y el tercero, portando como  estandarte el logotipo de la Sociedad Protectora de Ballenas, Picudos y Delfines, al estilo Cura Hidalgo del Bicentenario de la  Independencia y con su plan ecologista de Cabo San Lucas, ha lidiado contra los vientos ciclónicos  de la política y devastación de las especies marinas pronunciando  la protección de ellas en el océano Pacífico y  en el golfo de California, y en 1994, arribó a las puertas  de la Comisión Internacional Ballenera, en Puerto Vallarta, con el proyecto: “El Santuario de Ballenas en México”, el cual fue rechazado, pero, no fue impedimento para continuar su lucha ecologista por 19 agobiantes, pero fantásticos años y actualmente, está  planificando el   “Santuario de Ballenas de  América”. 

  

Pie de foto:  Tractores chatarras con mensajes culturales en el plantón frente al Palacio Municipal de Cajeme por los opositores al acueducto “Independencia” del proyecto Sonora Integral para el uso sustentable del agua de nadie.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.