Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Waca, Waca: Guacabaqui yaqui en la Loma de Bácum

Escrito por arkisanchez 28-06-2010 en General. Comentarios (0)

 Estimados bloggers: Saludos y de nuevo por la web para subir esta nueva crónica sobre la visita de Cárdenas a un pueblo yaqui auspiciado por  el grupo de No al Novillo.

 

¡Waca, Waca, Guacabaqui yaqui en Bácum!

 

Esta crónica fue iniciada al cenit del 21 de junio para sentir en mi sensibilidad y talento artístico la energía del Padre Sol por motivos  del solsticio de verano,  mientras simulaba la posición de  “orante” del arte rupestre bajacaliforniano, ante la imposibilidad de viajar a la pirámide de Trincheras para escalar su cima y situarme donde estuvo el gigantesco monolito con petroglifos no descifrables.

El día más largo del año siguió su curso hasta la tarde calurosa propicia para pintar al aire libre  bajo la sombra de un limonero en medio de una contaminación por harina de maíz y polvo  para mirar extasiado la maravilla desértica: Al este, las primeras nubes anunciando la lluvia sobre la sierra Tarahumara, y por el oeste: El formidable atardecer rojizo- anaranjado de cósmica luminosidad motivando el recuerdo de mi amada difunta Lindsay: La de belleza nórdica, ojo azul, rubia y tez blanca bronceada  inmortalizada en mi obra plástica como musa del desierto. ¡Descanse en paz! Te extraño y no encuentro paz en mi ser desde tu muerte trágica.

Que me perdone  Felipe Calderón Hinojosa, por hablar mal de México, pero ya no aguanto tanto aficionado fauvista y surreal naco global en  los juegos de la Copa Mundial: ¡Qué naquería! TV Azteca y Televisa han achilangado la cultura del Waca Waca africano mostrándonos la euforia futbolística adoradora del semi dios con su ridículo “padre nuestro” y la profanación del 5 de Mayo al sustituirlo por el día en que México le ganó a Francia. ¡Qué ridiculez! Por motivos mercantilistas.

Por las ollas de guacabaqui hirviente  y los cientos de tortillas de harina echadas al comal por las señoras encargadas de la cocina comunal, presumo se esperaba a mucho yoreme a la reunión de la tribu yaqui con Cuahutémoc Cárdenas en la Comunila de la Loma de Bácum para firmar como testigo de honor,  “El Pacto del Río Yaqui” entre ellos y los oposicionistas al Sonora SI del gobernador Guillermo Padrés Elías signado en mayo del 2010.

 No hubo la tradicional pascoleada, pero el personal del Diario del Yaqui degustamos café de talega con sabrosas tortillas sobaqueras  para mitigar la espera de los actores. Opté por recorrer la amplia explanada gozando de la naturaleza del río, el espacio urbano y la arquitectura tradicional tomando fotografías de la iglesia moderna y de la nueva construcción estilo neo colonial campestre en sustitución de las bellas ramadas de horcón de mezquite y carrizo. ¡Lastima!

Sólo el gobernador de Bácum y representantes de otros tres pueblos asistieron a la reunión por parte de las autoridades tradicionales, notándose  la falta de la  tropa  y del pueblo mismo, pero eso sí, había muchos manifestantes yoris de Cajeme con propaganda “No al Novillo” y personal del Distrito de Riego Río Yaqui apoyándolos.

El asesor técnico y vocero  yaqui, Leobardo Flores Estrella,  pidió llevar agua a sus pueblos desde el acueducto Río Yaqui-Guaymas y leyó  un documento sobre la problemática territorial y del agua que por decreto del general Lázaro Cárdenas les corresponde el cincuenta por ciento de las presas, recibiendo tan  sólo un  diez por ciento de la misma, sufriendo niveles no de pobreza sino de miseria extrema, mientras que Cárdenas en su intervención estuvo muy huidizo dedicándose a la historia de la construcción de las presas, solicitando la unión de los yaquis, el reconocimiento cabal de su territorio y la dotación de agua.

De Bácum nos fuimos al Club Campestre abarrotado, donde, Cárdenas  otorgó  su apoyo a –sus amigos yaquis--, representados por el gobernador de Vícam, Bruno Ríos Jocmea, el de Pótam, Felipe Jesús Bacasewa y el portavoz de Belem, Aurelio Romero Ochoa,  y a –sus amigos agricultores del Valle del Yaqui--, dirijido a señoras, lideres políticos, de la cultura  y  agricultores identificados la mayoría como prisitas. Concluyendo su visita a la ciudad  solicitando prevalezca: --El estado de derecho  en la defensa del uso del agua entre ejidatarios y particulares, entre indios o no, y criticar la compra de los derechos del agua-- por el gobierno de Sonora. 

Me dio la impresión, por lo sustentado, que hay más interés en el manejo del  Plan Hidráulico del Noroeste para secar los ríos de Sinaloa y Nayarit  y traerse el agua al Valle del Yaqui que llegar a un acuerdo por el bien de la comunidad cajemense, sin querer resolver el agua desperdiciada, cara, contaminadora y dañina por el uso de miles de toneladas de agroquímicos, la quema de la gavilla y  plagas como la mosquita blanca ya invadiendo  los jardines urbanos.

--¡Voy  a ser Papá, mi esposa Susana está en espera de nuestro primer hijo (a)!--, me exteriorizó con desbordante felicidad, el diputado federal, Rogelio Díaz Brown, cuando lo saludé en el Campestre al preguntarle su opinión sobre la supuesta adjudicación de una reunión con el diputado  Faustino Félix  Chávez y los 8 gobernadores tradicionales yaquis para lograr un acuerdo ante el Congreso del Estado de Sonora sobre la problemática de la etnia: --Mira arquitecto, hubo un error de interpretación, porque   la noticia eran los 8 gobernadores y el resto de las autoridades yaquis que ni siquiera escribieron sus nombres... La reunión con ellos fue lo trascendental del evento: ¡No yo ni   Faustino! Se ignoraron a los yaquis que era lo más importante, no menosprecié a nadie--. Comentó con sinceridad.

Me dio gusto platicar brevemente con él  porque meses anteriores, en la plaza Álvaro Obregón, abordamos el tema de la cultura y mi explicación de su problemática actual e histórica,  sugiriéndome: --Me interesa mucho la cultura y el arte de Cajeme... Ayúdame con esto, tu que escribes en el Diario del Yaqui y te leemos en  casa: Junta a los artistas, cultureros, promotores, gestores y demás personas  para  una reunión conmigo donde me hagan conocer los proyectos y propuestas porque desde el Congreso de la Unión puedo bajar recursos económicos federales para la cultura... Ahí te lo encargo--.

No le respondí  afirmativa o negativamente, pero sí le comenté de  la urgente necesidad de un reglamento  legal para la conservación y protección de nuestro patrimonio natural, cultural, artístico y arquitectónico debido a su destrucción.

 --Estoy de acuerdo contigo, arquitecto: Ayúdame en la redacción de uno para estudiarlo con mis asesores y ver qué podemos conseguir para el bien del patrimonio de Cajeme porque me interesa mucho...--.

Pero como no tengo poder de convocatoria ante los 200 integrantes del sector cultura, no he realizado nada al respecto.

 

Pie de foto: El ingeniero Cuahutémoc Cárdenas signando como testigo de honor el “Pacto del Río Yaqui” en la pasada reunión con yaquis e integrantes del movimiento “No al Novillo”, en la Loma de Bácum. Don Plutarco Pérez lo mira mientras que el Alberto Vizcarra agarra las botellas con agua para que no se las lleven a Hermosillo. Ja. ja.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

 

 

 

La leyenda urbana de Cócorit: El bombardeo aéro sobre los yaquis.

Escrito por arkisanchez 21-06-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales a todos ustedes. Pues aqui de nuevo subiendo mis crónicas culturales cajemenses  y la fantástica leyenda de Cócorit de la década de 1940-1950, famosa por su humorismo en relación a los bombardeos obregonistas contra los yaquis. ¡Gócenla!

  

Leyendas urbanas de Cócorit: El avión Bimotor Sonora en el Museo de Sonora en la Revolución.

 

A de ser la alineación cósmica de los tres planetas con la tierra la razón por la cual el calor desminuyó  y las noches refrescaron a nuestro grandioso hábitat  por sus misterios,  fantásticas leyendas y mitos,  e ideal para visitar la ex residencia de don Pancho Obregón transformada en mi museo favorito después de caminar por las banquetas obstruidas por  impunes automovilistas: ¡Toda una tradición de Cajeme optima para el marketing (mercado) turístico itescano! Y porque no,  por nuestras calles desarboladas  imitando al ecocidio de la cuenca baja del río Yaqui con sus pueblos tradicionales  muriéndose de sed y sobre la avenida Nainari con sus lujosas residencias de la bella época  “oviachera ” post revolucionaria  transformadas en taquerías presentándonos un espantoso panorama dantesco-fauvista, liberal laico  o conservador católico de nuestra sociedad en decadencia.

Gran éxito tuvo el debut del afamado escritor, Genaro Cornejo ante las y los cultos  literarios cajemenses  en la pasada presentación del libro “Como Temiendo el Olvido” en la sala de usos múltiples del Museo de Sonora en la Revolución, presentado ante vasto público por el guaymense José Luis Islas Pacheco, director de museo y reseñado por el escritor tapatío Ramón Iñiguez Franco, aludiendo a un anecdotario  de 1986 que usted ya leyó el domingo pasado y por el escritor hermosillense Ignacio Mondaca, dejándonos saber sobre la extensa obra literaria de novelas y cuentos por el citado autor de “La Sierra y el Viento”, quien, al relatar sus cómicas experiencias: --Llevando a cuestas un costal de orgullo y una maleta de libros sobre la espalda--. Terminó  su intervención  con la anécdota de Yécora, cuando lo visitaron los judiciales para celebrar  emocionados “Justino Judicial”, una de sus novelas, y autografiando sus libros vendidos.

 Durante el vino de honor, le indiqué:  --La próxima vez que venga a Cajeme, tráigase dos maletas de ejemplares a cuestas porque se vendieron todos... y a usted lo conozco por los artículos dominicales de Mayo C. Murrieta publicados en este suplemento--: “¡Sí, cómo no! Mi buen amigo Mayo”, contestó, aludiendo su entrañable  amistad con él, en el Distrito Federal.

También asistí a la presentación del  Calendario Cívico del Boletín Oficial y Archivo del Estado de Sonora con magníficas fotografías antiguas, muchas de ellas previamente observadas en  libros de historia, presentado en un audiovisual por la amable y entusiasta licenciada Dolores Alicia Galindo Delgado, bajo la luna y ambiente nocturno iluminado por velas sobre mesas redondas de aluminio en el jardín posterior de la residencia y frente al monumento “Memorial  a los Héroes Desconocidos” con el impactante mensaje escrito sobre piedras labradas: -- Miles de voces, / presencias y ausencias, / una memoria contra el olvido del pasado, / con el futuro--. Lamentablemente, no caía  agua en su cascada al espejo de agua forrado con azulejo azul. ¡A de ser porque  se la llevaron a la Ciudad del Pitic! Pero, afortunado fui al conversar  con la atractiva decoradora de interiores, Roxana León Bórquez, egresada de la Universidad Autónoma de Guadalajara, sobre temas de su profesión en nuestra ciudad donde aún anhelamos, agrícolamente, el tradicional estilo imperio Luis XV en nuestras casas.

--Vamos a plantar el “Árbol del Bicentenario” en  plazas públicas de cada municipio de Sonora--,  aludió, muy emocionada,  la coordinadora general, Alicia Galindo Delgado,  a quien, debajo de los arcos coloniales, le pregunté: ¿Qué especie de árbol se va a plantar? Espero, que esta magnífica idea no se politilice  por la animadversión de los cajemenses contra los hermosillenses por el agua del Novillo--:

= Una ceiba, por ser centenarias, como las plantadas en Cócorit =, sugirió, la regidora a quien no le pregunté su nombre ni afiliación partidista, pero, en lo particular, no estoy de acuerdo con ella, porque a los yaquis de la Loma de Guamúchil y de Tajimaroa, asentamientos del verdadero Pueblo Tradicional de Cócorit, les recordará, no la deidad maya precolombina sino la infame esclavitud en Yucatán de que fueron expuestos por el Régimen de Porfirio Díaz Morí y de la  Revolución Mexicana.

Como otra opción más viable, propongo recurrir a la flora endémica y emblemática del desierto de Sonora para  plantar  un  gigante cardón, pitahaya o sahuaro que duran más de 200 años de vida, y como segunda elección: Un mezquitón,  jito o palo fierro, sin llegar a escoger el tradicional  álamo, yucateco, pino o eucalipto rompevientos del cajemismo conservador de  anteayer. 

Después del sabroso vino de honor, salimos a la banqueta de la calle Nainari para observar la inusual ceremonia  de iluminación de las mega fotografías del calendario, colocadas sobre las rejas de la otrora residencia estilo colonial de don Pancho Obregón  por el Presidente Municipal, Manolo Barro, la licenciada Galindo y el caballeroso director guaymense José Luis Islas Pacheco, para proseguir con la visita a cada una de ellas, mientras nos reíamos por el  comentario jocoso del director, al informarnos el porqué se sitúan en el exterior:

 --Es para que la gente las admire desde la calle debido a que no quiere o tiene miedo  de entrar al museo--. Y terminar la noche con un magnifico  espectáculo de juegos pirotécnicos como en feria regional.

Aleccionador estuvo el Curso de Historia de México impartido por el escritor navojoense, José Rómulo Félix Gastélum y el historiador Benjamín Gaxiola Loya, del Instituto de Estudios Históricos de Sonora, A. C. en la sala del MUSOR atendido por unas treinta personas interesadas en los parajes históricos sucedidos desde la Sonora autóctona  prehispánica a la Revolución Mexicana y el sonorismo asentado en la silla presidencial.

Me gustó el formato,  el encanto  y la participación de los familiares (nieta y bisnieta) del general Álvaro Obregón contándonos anécdotas  de su “Papá Grande”, como el caso de la fotografía del “Niño Corneta” de la milicia constitucionalista, dando ordenanzas opuestas para confundir al enemigo en batalla.

Aproveché la ocasión para  recorrer  las salas del museo y quedar extasiado con la magnífica instalación de mascaras chivatos e indumentaria dancisitca de  yaquis y mayos coleccionadas por don Pancho Obregón y por el realismo interpretativo de mi escena favorita e icono del recinto, como lo es el vuelo del avión   bimotor Sonora a escala del original: No porque me recuerde el primer bombardero aéreo en el mundo sobre el puerto y bahía de Guaymas, o  el de  la isla de la Piedra, en Mazatlán; si no porque, me da risa,  a carcajadas, el recordar la leyenda urbana cocoreña del pasado bombardeo del general Obregón sobre los yaquis “Alzados” en sus refugios de la sierra del Bacatete y pueblos del río;  a quienes se les preguntaba:

"¿No le tienen miedo a los aviones?"

 Ellos, con su típica altivez y con épica valentía, contestaban:

--¡No, no les tenemos miedo!... para luego,  añadir:

--A lo que le tememos es: ¡A  la “cuachada” que  mata!

Refiriéndose a las bombas que les arrojaban desde el cielo. Ja, ja, ja.

 

Pie de foto: Memorial a los Héroes Desconocidos en la pasada Revolución Mexicana, localizado en la parte posterior del Museo de Sonora en la Revolución.

 

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me la roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Quien es quien en el Arte de Cajeme al 2010.

Escrito por arkisanchez 18-06-2010 en General. Comentarios (0)
Estimados bloggers: Los cordiales saludos a todos (as) ustedes. Hoy escribo esta crónica y critica de las pinturas exhibidas en las pasadas exposiciones en Cajeme o Ciudad Obregón, Sonora. Espero que les guste  les motive una intrinseca pasión por el arte made in Cajeme.

 

¡Quién es quien en el Arte Cajemense!

 

El calor veraniego está a la vuelta de la esquina con sus  fantásticas lluvias  ideales para la fotografía del paisaje urbano y para exigir la Libertad de Escribir del ideal revolucionario de Francisco I. Madero transformado en la Libertad de Expresión como garantía constitucional de 1917: ¿En verdad gozamos de ella? Porque en la historia en el estado de Sonora no  ha habido realmente “Libertad” desde antes  que existiera la democracia, inventada como señuelo y desde el sexenio de Faustino Félix Serna hasta el de Eduardo Bours Castelo.   ¿Para qué celebramos esta letra muerta de la Constitución? Más allá de las comidas y pisteadas con los medios de comunicación.

Hoy concluyo la aventura por el arte Made in Cajeme expuesto públicamente en la pasada Ruta del Arte por la Agrupación para las Bellas Artes, a las que sólo asistí a cinco  de ellas para observar sus conceptos plásticos, las tendencias y  técnicas  expresadas en 132  obras de esta muestra exhibida en espacios adaptados sin diseño arquitectónico y  en las galerías locales, siendo la más representativa de nuestra ciudad. Incluyendo, la colectiva de la Asociación de Artistas Plásticos del Sur de Sonora.

La observancia y apreciación de ellas fue realizada desde la perspectiva de la crítica del arte y la pasión por escribir, notando en casi todas, la carencia de una curaduría de las obras y museografía de la exposición para conducir al espectador en un camino por los espacios y las pinturas. Consecuentemente, el   diálogo museográfico fue nulo por el orden primitivo del montaje, excepto, en la Perso del Museo de Sonora en la Revolución ya reseñada para ustedes.

Para determinar las obras más bellas y las menos logradas me baso en los conceptos del valor artístico y valor estético de la metodología de la crítica de arte, las tendencias en que se pintaron y las técnicas expresivas de estas dos asociaciones de artistas exhibido en el año 2010.

Iniciemos, pues, el recorrido emocional a través del Arte Cajemense con la exposición titulada “El Color de Sonora”, por integrantes de la Agrupación para las Bellas Artes, en la galería del ITSON, donde, las mejores obras fueron, las acuarelas: “Dar la Vida” y “Sin Saber que Hacer”, de Evangelina Ley, y aceptables  estuvieron: “Insomne” y “Embrujo” de Ana Bertha Walldez; “Aurora” y “Punto de Partida”, por Rosalía Martínez; “Entrada Libre”, a la tinta china de Perla Jiménez y la “Sin Título”, de  Gilberto Araiza. Las otras fueron repetitivas ya criticadas.

De la exhibición individual, “Bajo el Cerro Azul”, por Ana Bertha Walldez en el Centro de Culturas Populares e Indígenas, las más bellas por su calidad pictórica y manejo del dibujo, fueron: “Pascua Florida Yaqui”, “Bajo el Cerro Azul”, “Misticismo Yaqui”, “Loma de Guamúchil”, “Promesas”, “Maizal y Campesino”, “Composición”, “Sábado de Gloria” y las dos sin títulos.

A la fotógrafa profesional Martha Rendón y presidenta de la Asociciación de Artistas Plásticos del Sur de Sonora, le gustó: "La Loma de Guamúchil" y el grabado "Sinfonía sola", y a Carolina Ruiz Ceceña, licenciada en Administración por el ITSON, le encantó: "Bajo el Cerro Azul".

Al preguntarle a la expositora cual de las obras era su preferida, contestó:"Bajo el Cerro Azul" y el fotograbado "Vida".

 Deana Gamboa nos deleitó con su muestra individual “Mundo Escamoso” en el vestíbulo del Edificio 3, del ITESCA, donde, sus mejores acuarelas fueron: Las del pescado amarillo con líneas azules; la pareja de pescados entre algas, el camaleón y el ojo de serpiente, a pesar de utilizar una acuarela nada tradicional  sin lograr la belleza de la transparencia en sus matices del Mar Caribe.  --Las obras que más aprecio son: La iguana café,  el pescado amarillo--, me comentó la pinotra al conversar con ella sobre su arte y semblanzas.

De la exhibición colectiva, sin título, por integrantes de APALBA en el sótano de la Biblioteca Pública, la más bella fue: “Manzanas Verdes”, por Irma García y  las mejores, fueron: De Ernestina Romo del Vivar: “Raíces Encontradas”, pero, le faltó proporción al rostro en  “Caprichosa Raíz” y “Amigas”; de Georgina de Icedo:“Redes”; de Ana Berta Walldez: “Búsqueda I”; de Evangelina Ley: “Llorando” y el grabado “Felicidad”, de Ernesto Ceceña Ivich.

 Rosalía Martínez nada presentó que valiera la pena; a Deana Gamboa le faltó mas dominio académico en sus figuras de “Entes III”, pero aceptables estuvieron: “Entes I” y “Florecita Habitada”; a la obra “Tetacahui”, de Concepción Camarena, le faltó mejor trabajo de la acuarela y expresar la esplendorosa  belleza costera del mar de Cortés y a Claudia Leticia Uzárraga, le faltó más trabajo plástico  en “Ladera Llorando” y “Piedras del Pacífico.

Sin embargo, a la señora Rossana Bours, directora de la Biblioteca Pública, la motivó "Manzanas Verdes" compartida dicha emoción por el docto escritor Ramón Iñiguez Franco, y a Gabriela Nieblas L., el bello rostro de la television local, apreció: "Mujeres de Juárez", de Rosalía Martínez y "Secretos del Mar", de Claudia Uzarraga.

De la exposición colectiva, también,  sin título, sin curaduría y museografía por los Asociación de Artistas Plásticos del Sur de Sonora en el sótano de la Biblioteca Pública, las obras más bellas fueron, de Martha Rendón: “Para un Corazón Roto”; las dos  figuras femeninas en color azul y el de la mujer con velo blanco, por Teresa de Gutiérrez; “Raíces”, de Deana Gamboa por su hermoso rostro clásico al pastel, pero, le falló el dibujo por la desproporción de las figuras y rostros femeninos en las otras tres, creo que, necesita practicar el dibujo académico o bocetar la modelo; Georgina de Icedo, nos vuelve a emocionar por sus matices en “Más allá del Sol”, abstracto figurativo, pero, también le falló el dibujo en el rostro de la mujer en “Tauro en su Tiempo”.

Ana Berta Walldez, nos sensibilizó con “Camila”, hermoso desnudo de estudio bien logrado, pero en “Sonia”, no logró expresar la belleza femenina; nada interesante presentó Rosalía Martínez en su serie repetida “Las Mujeres de Juárez”; Ernestina Romo de Vivar, la nueva presidenta, mostró las más bellas obras de calidad por su impactante colorido en “Destello Solar I” y “3 Giros”; de Luis  Martín Quiñónez, su “Primavera en el Desierto”, está aceptable por la iconografía faunística y flora del desierto color amarillo, pero, en “Primavera”, al estilo naïf  malogró la perspectiva del paisaje boscoso: Necesita estudiar dibujo académico y no imitar. Regulares están “Iluminación Divina”, de Claudia Uzarraga, fallándole la perspectiva del paisaje marítimo-urbano y expresar la belleza de la costa del mar de Cortés; de Norma Rendón, “Fascinación del Desierto”, necesita estudiar la técnica de  la Escuela Mexicana de la Acuarela, el secado  libre produce feas costras; los tres dípticos “Sun Club”, a la acuarela, de Concepción Camarena, les faltó más  calidad y belleza de la transparencia tonal de esta difícil técnica y dificilísimo tema marino, parecen ser trabajos escolares, y por último, “Los Soldados de la Virgen”, por Trinidad Ruiz Ruiz, es otra fotografía documental  a color de escenas yaquis muy trillada.

Como conclusión puedo mencionar que estas exposiciones son las más importantes de Cajeme montadas por 36 expositores (cuatro de ellos varones)  con 132 obras, de las cuales, 19 son pinturas muy bellas y 12 son de las mejores. El 24 % de ellas cuentan con valor artístico y estético y son coleccionables en el mercado del arte. 13 de ellas están regulares y el resto, nada tienen que hacer en una exhibición por falta de trabajo, dibujo, técnica y belleza.

No encontré un concepto plástico, ni movimiento artístico o vanguardia cajemense y no aporta aboslutamente nada al arte estatal y nacional, lo único innovador es el uso del yeso, la sal, el azúcar y otros materiales en la técnica de la acuarela.

La Top Ten del arte cajemense, deducido por  la calidad de sus obras , manejo de las técnicas con los bellos matices y las que más sensibilizaron estéticamente al público y en lo personal son: Ernestina Romo del Vivar, Irma García, Ana Bertha Walldez, Georgina de Icedo, Perso Arana, Evangelina Ley, Perla Jiménez,  Teresa de Gutiérrez, Rosa Argelia Mendívil, Martha Rendón y Rosalía Martínez.

Lo lamentable fue la falta del público perdiéndose la oportunidad de ilustrarse con estas pinturas representativas del Arte Cajemense en los estilos  realistas, naturaleza muerta, figurativo, abstracto y surrealismo de los años ´70, pintadas   por estas amables y distinguidas damas del arte. ¡Enhorabuena!

 

Pie de foto: Inauguración de la Ruta del Arte y de la exposición colectiva “El Color de Sonora”, por la presidenta Irma Arana, las expositoras de APALBA y autoridades del Instituto Tecnológico de Sonora.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

La exmision de la Natividad del Señor de Vícam Pueblo, Tribu Yaqui, Sonora.

Escrito por arkisanchez 08-06-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Los cordiales. Con este reportaje para la gustada sección  En la Puma de... Del periódico El Diario del Yaqui termino la serie dedicada a la arquitectura de la Revolución Mexicana, porque ya no tengo solvencia económica para continuar con ella, excepto, claro está, si consigo un patrocinador aunque lo dudo.

 

Proyecto de la Restauración del  Templo La Natividad del Señor en  Vícam Pueblo, Río Yaqui, Sonora.

 

Fue muy grato regresar a Vícam Pueblo, centro político y social de la tribu Yaqui situado frente de la majestuosa sierra del Bacatete, porque me hizo recordar la fantástica década de los ´70 y la pasada experiencia de realizar una investigación de campo sobre las viviendas tradicionales yaquis para cumplir con el Servicio Social y  la Tesis Profesional: “Problemática y Soluciones de Vivienda en las Comunidades Yaquis del Estado de Sonora”, para obtener el título de Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara,  logrando  la calificación de 100 en el Examen de Tesis y subirme al podium de los cinco arquitectos en obtener la máxima evaluación en la historia de la facultad desde su  fundación en 1948.

 

Vícam fue una antiquísima  ranchería con una gran explanada central y  diez siglos después los jesuitas fundaron  el pueblo de  misión de la Natividad del Señor de Vícam en 1623, quedando sólo como remanente, un pedestal de adobe con vieja cruz de madera a la entrada del poblado. En 1767, fue  secularizada por los franciscanos debido a  la expulsión de los jesuitas;  durante la época de los pueblos autónomos yaquis y asentamientos ocupados por el ejercito nacional el sitio fue abandonado por sus moradores y el templo original destruido, hasta que,  por  el tratado de  paz con Adolfo de la Huerta en 1920, reedifican  su pueblo conservando el plano urbano tradicional adhiriéndole  nuevos elementos arquitectónicos entre la iglesia-campo santo y la cumunila-cuartel y ramadón de asambleas en su eje sur-norte, en ambos extremos, las ramadas ceremoniales de San Juan y las habitacionales entre los matorrales contiguos, ocupadas por  la autoridad religiosa.

Estaba un día boceteando el espacio sagrado  entre la iglesia y la comunila desde la sombra de un mezquitón cuando un numeroso grupo de señoras tenanchis y cantoras de la iglesia  se aproximaron saludándome de mano a su estilo y hablando en su lengua materna me pidieron algo que no entendí; Felipe Espinosa, jefe de los  danzantes matachines, me lo tradujo al Castilla: --La autoridad religiosa  quiere arreglar el templo para celebrar  las fiestas --.

Me sorprendió tal petición por no haberla considerado en el plan de trabajo y hasta cierto punto me agradó, porque desde el día en que la observé cautivo quedé por su belleza arquitectónica externa compuesta por  el viejo cementerio con la Cruz del Perdón y su fachada principal con pórtico de entrada,  arcos de medio punto,  columnas clásicas adosadas  al muro y  un campanario sin campanas: Las elevaciones este y oeste, también con pórticos y arcos botareles, y la sur, una superficie plana de adobe con dos ventanas en forma de arco, construida en 1922 por algún maestro albañil asistido por peones yaquis.

 

Su fantástico interior,  compuesto por tres naves: La central era usada para bailar la danza de los Matachines en Cuaresma, las otras dos laterales  para uso de los asistentes pero sin bancas, delimitadas por dos arcadas con columnas jónicas pintadas de color azul cielo que  terminaban frente al Altar Mayor, decorado con imágenes de sus Santos Patronos y vírgenes, junto a dos altares menores, la sacristía y un cuarto para guardar los ornamentos, mascaras y objetos sagrados según la liturgia propia.

 

Fue construida con muros de ladrillo aparente  y enjarrados,  techo de terrado con vigas de madera sin labrar pero estaba sucumbiendo por falta de mantenimiento contra la lluvia y filtraciones de agua dañando las vigas carcomidas por termitas y mucho excremento por la  anidación de aves; la afectaba el agrietamiento en sus muros por hundimiento de la cimentación de piedra y era notable la falta de carpintería en vanos de ventanas y puertas.

 

Dejé lo que estaba haciendo y nos encaminamos al templo, donde, les contesté a su petición: -La iglesia todavía está rescatable pero hay que elaborar  un proyecto arquitectónico de  restauración y se los voy a regalar como parte de mi  servicio social--.

 

¡Qué felicidad y exclamaciones de alegría! Denotaron los rostros morenos cubiertos con rebozos multicolores Santa María. 

 

El domingo siguiente, las señoras expusieron la propuesta  de restauración ante los cobanahuas, el Pueblo Mayor y el capitán militar en una prolongada asamblea, donde, sólo entendí un “Ehui” (Sí) generalizado; Felipe, me tradujo la resolución dictada por el secretario: --Ándale pues, la autorizamos por ser  necesaria para celebrar las fiestas tradicionales--.

 

Entre los más viejitos que trabajaron como peones indagué el diseño original  y proseguí con el levantamiento arquitectónico de la edificación, varios  bocetos  a mano alzada y con algunas fotografías, regresé a Guadalajara para obtener la autorización  de la misma por  mi maestro de tesis, orientándome en las teorías de conservación y restauración de monumentos religiosos. En mi taller dibujé todos los planos del proyecto optando por  conservar su autenticidad estilística arquitectónica, el sistema constructivo y los espacios sagrados colaterales.

 

Meses después, regresé  a Vícam Pueblo para entregar las 74 láminas  y fotografías de la tesis y el proyecto de la iglesia: Las señoras yaquis, después de observar los dibujos, exclamaron: ¡Que bonita! Pero el gobernador, me indicó: --La tribu yaqui está muy pobre y no tiene dinero por ahora pero la vamos a restaurar:  ¡Diosemchoque utezia!, que fue acompañado por un  “Ehui” de gratitud por el pueblo y todas las autoridades tradicionales yaquis.

 

Diez años más tarde regresé, durante mis recorridos turísticos con extranjeros del Club Med de San Carlos, me reencontré con Felipe, quien, al preguntarle sobre quién realizó la restauración, respondió: --Años después que te fuiste, vino otro estudiante de México y la construyó según a tus dibujos--.

 

Desde el año de 1977, tengo los derechos de autor del proyecto arquitectónico respetados por los 8 Pueblos Yaquis más no así, por la dirección de Culturas Populares e Indígenas de Hermosillo y por otras instituciones del gobieno federal mexicano y del estado de Sonora que han rehusado reconocer este copy rights para la publicidad. ¡No se vale!

 

 

Pie de foto 1: Templo de la Natividad del Señor de Vícam Pueblo, estado de conservación en 1976.

 

Pie de foto 2: Proyecto de Restauración: Bella fachada principal dibujada a la tinta china y coloreada con lápiz Prisma color en 1977.

 

Pie de foto 3: Fachada sur del proyecto de Restauración en 1977. Misma técnica a la anterior.

 

Pie de foto 4: Hermosa Fachada oeste según el proyecto de Restauración de 1977.

 

Pie de foto 5: Sección transversal del interior del templo.

 

Pie de foto 6: Armoniosa fachada principal actual estilo neoclásico  observada desde la Comunila de Vícam Pueblo.

 

Pie de foto 7: Fachada oeste actual, después de 33 años del proyecto de Restauración aún conserva el ritmo de los elementos arquitectónicos.

 

Pie de foto 8: Fachada sur actual, a pesar de las tres décadas todavía se ve una hermosa construcción.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Arte Mata Carita!

Escrito por arkisanchez 07-06-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados Bloggers: Saludos, de nuevo escribo la siguiente crónica sobre variados temas urbanos en Cajeme o Ciudad Obregón, Sonora, que deseo compartir con todas y todos ustedes que navegan en la web. 

 

¡El Arte Mata Carita... !

 

Vacilante está en nuestro hábitat el clima entre días calurosos y noches frescas, donde, tuvimos que cruzar a pie la ciudad bajo intensos rayos del sol inclemente y banquetas desarboladas, gracias a los ingratos concesionarios del corrupto sistema Suba de  transporte  público al paralizar las unidades afectando a más de cien mil usuarios dóciles,  como medida de presión política  para obtener beneficios económicos a su negocio  monopólico , cuando en México, por ley, está prohibida esta actividad. Por sus caprichos nos dejan a pie, ya sea por unos muertitos, ya por el aumento de la tarifa o  por tranzas internas, cuando somos el pueblo pobre y clase mediero los que les mantenemos sus vicios, al pagar  un caro e ineficaz servicio sin aire acondicionado, como las unidades --horno rodantes--  de la Línea 9, que no lo prenden por la actitud hostil de sus dueños para con la sociedad cajemense. ¡Ingratos!

Los concesionarios no pueden seguir afectando la salud y la economía del pueblo cada vez que lo deseen y por el alegato de no ser negocio, si  no pueden, abran las puertas a la competencia o hay que quitárselos para  municipalizarlo porque se están volviendo bastante represivos del noble  pueblo cajemense dormido y dolido por la actitud de este gran monopolio ideado por el nefasto boursismo.

Mejor deja de narrar estas abominables represiones contra los pobres, el quejarte contra nuestros hornos rojos rodantes porque afectan tu sensibilidad artística,  mejor vete a San Carlos o a Puerto Peñasco a continuar tu lucha en la defensa de las ballenas y delfines del mar de Cortés o viaja a Scottsdale, Arizona a escribir tus reportajes periodísticos sobre la esclavitud yaqui y la huella de Francisco I. Madero por la  Sonora porfirsta.

 Desde el monumento el Obelisco  situado en el nuevo malecón porteño frente a la contaminada bahía de Guaymas felicito a la  Marina de México  en su pasado día festivo, como un sincero agradecimiento a la intrepidez de sus buzos profesionales que han salvado y rescatado a decenas de ballenas madres con crías de perecer enmalladas en las redes de pesca comercial sembradas en el Golfo de California, en la bahía Banderas  y en el Océano Pacífico. Son ellos, los que hacen cumplir  la prohibición a la  captura ilegal de delfines para espectáculos o delfinoterapia, la vaquita marina, la totaba y las tortugas marinas, sobretodo, a la caza comercial de ballenas por las flotas extranjeras en el Santuario Ballenero Mexicano en las 200 millas náuticas de la Zona Económica Exclusiva de México. Ignotos marinos arriesgan sus vidas al cortar los filamentos de las redes y liberar a los cetáceos. ¡Bravo! Valientes buzos y demás tripulación de las corbetas: La Sociedad Protectora de Ballenas y el movimiento ecologista marino internacional se los agradece profundamente.

¡Arte mata carita! Señaló, con humor blanco  el doctor Roberto Unda en su pasada cátedra “La Medicina en la Pintura” en el auditorio de la Biblioteca Pública Jesús Corral Ruiz, ante unas 80 personas; menciono, cátedra, porque fue superior a las conferencias de nivel preparatoria que he escuchado y por su ejemplar documentación, llevándonos por un recorrido emocional a través de la historia del arte rupestre, el clásico griego, del Renacimiento, las vanguardias europeas, el Impresionismo francés hasta  el arte moderno de Nueva York y  el muralismo mexicano incluyendo al arte sonorense y cajemense.

Fue impresionante el escuchar las enfermedades que mataron a los grandes pintores y los síntomas médicos de las escenas pictóricas pero lamento no poder transcribir todos mis apuntes porque hay material periodístico para  cubrir dos colaboraciones dominicales.

Espero, sinceramente, que esta magnífica información trascienda más allá del aniversario de  APALBA y del poema manziano, del performance, de la cultura de la tortilla sobaquera y de las petacas de Eleonor para ilustrar al pueblo ávido de conocimiento en la apreciación por el arte, más allá de la cultura de la pisteada y carne asada, sobre todo, a la juventud  urbana para que dejen de grafitear  la ciudad como respuesta de su protesta  y actitud social que sufren en nuestro deprimente paisaje macondo agrícola  de la sociedad chera- texana  feliz.

--El éxito de Diego Rivera con sus mujeres fue por su grandioso arte mural y de caballete: ¡El arte mata carita!--. Mencionó, el doctor Unda haciéndonos reír  por su aseveración humorística y punto de vista casi al concluir su participación. En el vestíbulo, durante el vino de honor, le expliqué  las otras circunstancias físicas de esta afamado artista del muralismo mexicano por las que fue amado física y emocionalmente, pero no es publicable. Ja, ja, ja-

Ha de ser la luna llena de mayo en todo su esplendor, anunciando el próximo calor seco, la que me forzó a cambiar de opinión de no escribir nada sobre la pasada Ruta del Arte  organizada por las artistas plásticas de APALBA en diferentes galerías locales, debido a que encontré muchas obras repetidas; induciéndome a pensar, primero,  sobre la involución artística-cultural  del arte made in Cajeme que estamos padeciendo desde hace varios años,  y segundo,  que este grupo no está produciendo pintura o sólo hay interés en aumentar la lista de exposiciones colectivas (que no cuentan para el currículum).

Al verlas sentadas en espera del corte de listón de una exposición  en el sótano  de la biblioteca, decidí ser más considerado con estas señoras pintoras adultas,  por ser ellas las mejores promotoras de su arte colectivo y las más constantes expositoras  en el ITSON, ITESCA, UTS y Casa de la Cultura. También porque  sin ellas, no habría exhibiciones de pintura, excepto, en la galería de arte Itsoniana.

Debido a lo anterior y por gratitud, escribiré las crónicas del evento plástico refiriéndome a las obras más bellas observadas desde la perspectiva de la crítica de arte, de la curaduría y museografía de las exposiciones: “El Color de Sonora”; la de Ana Bertha Walldez, en la galería del Centro de Culturas Populares e Indígenas; “El Mundo Escamoso”, por Deana Gamboa; la colectiva de APALBA, sin título; la de Perso Arana, en el Museo de Sonora en la Revolución Mexicana y la última colectiva también sin título  en el sótano de la biblioteca por las integrantes de la Asociación de Artistas Plásticos del Sur de Sonora, incluyendo a varios pintores y grabadistas que las acompañaron.

También influyó en mi cambio de parecer, la opinión del doctor Javier Vales García, impulsor del diplomado en Artes Visuales del ITSON, con quien platiqué para una corta entrevista, comentándome: --La mayoría de las  expositoras son egresadas  de la institución... El arte necesita ser impulsado por el gobierno y organizaciones civiles... Es reducido el número de artistas que difunden sus obras... Arte es una forma de enaltecer el espíritu humano y es parte fundamental del enriquecimiento cultural que nos hace mucha falta en Cajeme--. Continuará...

 

Pie de foto: Retrato de la Adelita revolucionaria al carboncillo por la artista Perso Arana en la galería del Museo de Sonora en la Revolución Mexicana.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México