Revista en Crónicas de Arquitectura y Arte.

Santos García Wikit en Bácum

Escrito por arkisanchez 17-05-2010 en General. Comentarios (1)

Estimados bloggers: Saludos, fui a los pueblos yaquis y en Bácum encontré la tumba del profesor Santos García Wikit. Después fui a Belem para conocer el pueblo de su nacencia.

 

¡Béene!: La “Vieja Casa”, mi Casa, Béene.

 

Para los arquitectos  interesados en la historia del urbanismo y de la arquitectura en Sonora, el pueblo de Belem o Pitahaya nos ofrece espacios tradicionales  en su imagen urbana entre la iglesia, la comunila y la arquitectura histórica características de los  8 Pueblos Tradicionales Yaquis asentados sobre el río Yaqui después de  varios tratados de paz  con el gobierno federal.

Este reportaje periodístico es con la idea de compartir el ambiente natural, los espacios abiertos y la arquitectura del lugar de “nacencia” del escritor Santos García Wikit e influenciaron en el niño  “Pájaro Coyote” y  en su creatividad   literaria  narrada a él en su lengua yuto azteca por su abuelo, el jefe Seamos.

La Vieja Belén, situada al sur del poblado de Pitahaya fue una ranchería asentada en la desembocadura del río Yaqui y en el estero Las Tortugas; en 1619, fue la misión   de San Miguel Arcángel de Benalei o Belén por el jesuita Andrés Pérez de Ribas y en la época del padre Kino: El Puerto del Yaqui  hasta la expulsión de los jesuitas en 1767. De este  glorioso pasado sólo quedó un montículo de tierra de la vieja iglesia de adobe, una   ramada ceremonial, el altar  y el campo Santo.

A partir de la paz de Pitahaya en 1909, se repobló el pueblo de Belem con varias familias, pero, a la falta de agua se reestablecen en la ranchería de Pitahaya donde se construyó la actual iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem en 1920  durante  la pacificación del ex Presidente de México, Adolfo de la Huerta. En 1950, con la presa El Oviachic se agravó la escasez de agua obligando a sus moradores a emigrar a Las Guásimas y a Pótam o morir de sed. Mejor dejo al profesor Wikit que nos guíe en un recorrido emocional por su pueblo descrito en este bello poema complementado con el arte de la fotografía y la belleza de la arquitectura histórica.

 

¡Béene: Mi Casa, mi Pueblo!

 

--Apartado del bullicio de comercios, de gentes citadinas,/ está este pueblo famoso en los anales de la Historia y de la Fábula Yaki./ “Reliquia venerable” de la vieja Pusolana,/ lugar de Poesía y de silencio,/ como entregada a un sueño de siglos,/ cual si a contarnos fuese los graves secretos de la eternidad.

Esta “Tierra Madre”, ni el telégrafo al tender sus vibrantes hilos sobre triste calzada,/ ni la Locomotora a surcar bebiendo los vientos de esta campiña austera, la ha cambiado./ Por aquí ha pasado la vida Yaki, desde los tiempos de los Sules,/ de las costumbres viejas, hasta el ocaso del siglo XVIII con sus postreras lumbres de vida Yaqui.

Aquí está en materia y en espíritu,/ mirándonos con sus cuencas vacías,/ como órbitas de las calaveras,/ hablándonos de la vida y de la muerte, de la Leyenda, de la belleza y de la verdad. Aquí está la Edad Media hecha poema y símbolo en la imagen esbelta soñadora y espiritual./ Aquí amanecen los primeros albores,/ dando gloria y nimbo a la  figura de Tetabiakte y todos esos singulares Yakis que pasearon sus armas.

 Béene cerrando la última página de su Historia se acostó a dormir el sueño eterno,/ a la sombra de sus viejos y melancólicos mezquites,/ el aroma inextinguible y sutil de 10 siglos de vida humana./ Pocos lugares de meditación y de ensueño habrá más bellos, originales y deliciosos,/ que este amable pueblo de Béene.

Un torpe afán de prosaicos y vulgares reformadores van borrando poco a poco la fisonomía de los Pueblos de la Pusolana,/ lugar donde se saborea la Poesía de lo pretérito, relicario de nuestro arte y espíritu,/ va perdiendo su carácter por un burdo concepto de Civilización,/ como si esta consistiese en la línea recta y en las “casa-colmena” de siete pisos,/ y en extrañas novedades no cupiera un sano y artístico progreso,/ en la evolución natural de la “Casa Vieja”, mi casa, Béene--.

 

 

Pie de foto 1: La tumba del escritor Santos Garcia Wikit en el panteón de la Loma de Bácum. --El Yaki sólo tiene una gran fiesta: ¡Su velorio!--.

 

Pie de foto 2: Béene Tutuli in Buuía  (Mi tierra Bonita). Explanada  tradicional yaqui vista desde los arcos del ex curato en ruinas. Belem:

 

Pie de foto 3: Vista panorámica al espacio tradicional típico en las comunidades yaquis desde los portales de la casona de Ignacio Mori.

 

Pie de foto 4: Bella fachada  norte estilo neoclásico de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem o Pitahaya.

 Pie de foto 5: La iglesia desde los arcos coloniales del  ex curato.

 Pie de foto 6: Fachada oeste estilo neoclásica de la iglesia de San Pedro y San Pablo de Belem.

 

Pie de foto 7:  Formidables arcos coloniales del ex curato de Pitahaya.

 

Pie de foto 8: Fachada noreste estilo neoclásico de la casona o Cuartel de Mori.

 Pie de foto 9: Puerta de entrada con arco ojival del Cuartel de Mori.

 Pie de casa 10: Ramada ceremonial tradicional yaqui.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

Programa "Animal Nocturno" de Ricardo Rocha en Cajeme.

Escrito por arkisanchez 17-05-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos he aqui la reseña del fantástico programa "Animal Nocturno" conducido por el periodista Ricardo Rocha y la artista hermosa y simpático Paty Llaca.

 

¡Pues, de la Llaca, ni modo que de Guzmán!

 

¡El Animal Nocturno en Cajeme!

 

Cada día aumenta la temperatura ambiental en la llanura costera del desierto de Sonora, nuestro menospreciado hábitat, donde, los camiones rojos del SUBA nos transportan como las sardinas enlatadas de Yavaros al alto calor por la ignominiosa actitud imperdonable de los ingratos propietarios que rehúsan refrigerar las unidades como mediada de presión contra el gobierno estatal y municipal para aumentar la costosa tarifa de su precario transporte, dañando la salud colectiva de las clases pobres. La municipalización de este servicio urbano vital para el desarrollo de la economía local, debe ser la respuesta gubernamental por el bien social a sus abominables acciones contra el sector de la sociedad que les da de comer plenamente.

Impresionantes están las instalaciones del Centro Intercultural y Deportivo Ingeniero Eduardo Bours Castelo, popularmente conocido como CUM-Yaqui, donde, el 12 de mayo, más de cinco mil personas gozaron de un fantástico  Homenaje a las Madres por el gobierno del Estado de Sonora con la presentación en vivo y a todo color del prestigiado programa televisivo “Animal Nocturno” con los conductores Ricardo Rocha y la bella y atractiva actriz Patricia Llaca en transmisión nacional por  TV. Azteca, del cual, soy televidente asiduo, y por el alto grado del aplausómetro y la entrega total a los artistas  de este espectáculo, les ganamos al público de Mérida, Yucatán para sorpresa de los organizadores.

 

Estaba en la banqueta esperando su inicio cuando vi llegar a la ecojuventud prisita entregando su publicidad contraria al Proyecto Sonora Integral y de repente me topé con el doctor en derecho Víctor Landeros Arvizu, director de la seguridad municipal acompañado por su gentil esposa y después de saludarlo, le inquirí: ¿De quién eres fan? Caminando unos pasos rumbo a la rampa de ingreso, volteó para contestarme: --¡Pues de la Llaca ni modo que de Guzmán! Soltando ambos, tremendas carcajadas por la ocurrencia, Ja, ja.

 

--¡Estoy encandilado!--, exclamó el conductor Ricardo Rocha ante su alegre público tapándose la cara con una hoja de papel  ante los blancos y multicolores reflectores: --¡Encandilado por la belleza de la mujer sonorense como todas ustedes aquí presentes!--. Para recibir ovaciones con júbilo cajemense por miles de nuestras  damas al sentirse aludidas y sentirse bellas entre las bellas. Un poco confundido como todo turista que nos visita o se avecina entre nosotros, preguntó: --¿Es Cajeme o Ciudad Obregón?--. Para luego recibir la inesperada respuesta a coro: --¡Es Cajeme!--.

 

El programa semanal trasmitido los viernes en la noche en el Distrito Federal, cambió de formato ya que primero salió el cantante rockero Enrique Guzmán cantando la balada “Cuando Tomo tu Mano”.  La noche se la llevó  la bella  conductora Patricia  Llaca por haber sido la más deseada, admirada y fotografiada por el público de todas las edades que queríamos una foto de ella o con ella: --¡Qué Calor!--, prorrumpió,  echándose aire a la cara con la mano... --Pero, más grande es el calor humano de todos ustedes--. Como gesto amistoso una señora le regaló un abanico negro usado localmente por las femeninas durante el verano desértico; sentada en el blanco sofá y acompañada de Rocha, nos declamó unas estrofas del corrido “Sonora Querida”.

 

El público femenino se le entregó,  vitoreó y coreó las populares canciones del rock “fresa” sesentero  por el cantante Enrique Guzmán,  interpretando, “Yo te seguiré”, “Con y por Amor”, “Acompáñame”, “Popotitos” y “La Plaga”.

 

La variedad musical continuó con la elegancia y belleza del trío  “Las Reinas”, formado por ex academistas  Aranza, Estrella y Erica sobresaliendo la presencia de la primera de ellas, al  cantar “Secreto de Amor”. Seguidas por el grupo “Old Days Band”, cantando “Don´t Break my Heart” (No lastimes mi corazón) y terminar la función con el versátil  grupo local “Bella Notta” de Michelle Quintero con dos melodías, según me lo comentó la guapa locutora de la Radio 100.9 Larsa Comunicaciones,  Semantha López de Quintero.

 

El también conductor Ricardo   reseñó al general Álvaro Obregón y el estimado Doctor Bolansky famoso por sus “Archivos Secretos”  con una máscara de chapayeca yaqui sobre su cabeza nos leyó un poema aludiendo: ¡Qué bonita es Sonora!

 

Entre el público me encontré a las estudiantes de Enfermería  del Instituto Mexicano del Seguro Social, Diana Enríquez Argüelles y Delia García Valenzuela y aprovechando la oportunidad, les curioseé:¿De quién son fans?; ambas, contestaron: --Venimos a ver a Paty Llaca por bonita, simpática e intelectual desde que la vimos en la película “Habitación Azul”... ¡Ricardo Rocha es todo un “Señorón”!.

 

Como una pareja de novios enamorados con pasión bajo arcada neoclásica, observé al Presidente Municipal, Manolo Barro Burgarro, estrechando la mano de su querida esposa  Laura Riemann de Barro mientras ambos disfrutaban la variedad del programa y riéndose ante un grupo de damas que bailaban una buena pieza de rock and roll al estilo cajemense: Todas formando una línea recta como la de Hornos. Junto al presidente vi por el lente de la cámara al señor Alejandro López Caballero, Secretario de Hacienda del Estado de Sonora, también gozando plenamente del evento musical pero no le quise hacer la misma pregunta para no ser tachado de inoportuno.

 

Lo reprobable e imperdonable fue el abucheo del público en contra del gobernador Guillermo Padrés Elías al mencionar el Acueducto El Novillo del proyecto Sonora Integral durante la conferencia en el interior del camión oficial otorgada al periodista Ricardo Rocha; inclusive, un músico tocó la batería que no dejó escuchar al patrocinador del Homenaje a las Madres. Esta fue una acción que estuvo fuera de lugar por la gente  afín a los agitadores que no quieren que se provea agua a la Ciudad de Hermosillo cuando con su discurso larouchista quieren secar y dejar sin agua a Sinaloa y Nayarit por medio de su discutido proyecto anti ecológico  Plan Hidráulico del Noroeste y tranzar  su millonario presupuesto. Sentados en el sofá, Rocha le preguntó a la Llaca el motivo del abucheo, ella, aproximándose a él, le comentó: ¡Es por el agua!

 

 

Pie de foto: Con razón se encandiló el periodista Rocha con la encantadora Elda Gómez digna representante de la belleza femenina cajemense. La acompañan Carla Peralta de García, Lisa Aldama de García y Graciela de Zazueta.

Pie de foto 2: Ricardo Rocha y Patricia Llaca conduciendo el programa Animal Nocturno para el público de Cajeme, superando al de Mérida, Yucatán.

 

Pie de foto 3: Bella y encantadora artista y conductora Patricia Llaca posando para miles de fotógrafos improvisados del público asistente.

 

Pie de foto 4: Mis bellas amigas estudiantes de Enfermería del IMSS y fans de la Llaca, Diana Enriquez Arguelles y Delia García Valenzuela y la mitad de Germán Gonzalez.

 

Fotografías por el Arq. Francisco Sánchez López. (No las roben por favor).

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

¡Felicidades! Biblioteca Pública Jesús Corral Ruiz de Cajeme

Escrito por arkisanchez 11-05-2010 en General. Comentarios (0)

 

 Estimados bloggers: Saludos. Hoy incluyo este articulo sobre la cultura en Cajeme en variados temas importantes.

 

¡Felicidades, Biblioteca Pública, “Jesús Corral Ruiz”!

 

Al inicio del clima caluroso me pregunto ¿Cuál es la enfermedad que está secando a los yucatecos?, refiriéndome a los emblemáticos árboles del Paseo Miravalle y demás lugares citadinos, porque las opiniones de los jardineros acusan a la mosquita blanca del Valle del Yaqui importada a los jardines urbanos; a un gusano comedor de  raíces o  el hongo que  afecta a las ramas y hojas.

Por todos lados vemos  árboles secos sin que la Dirección de Ecología municipal  o Sanidad Vegetal estatal o federal  intervengan para solucionar este problema ecológico a pesar de que tenemos los mejores centros de investigaciones  universitarias y privadas en materia agrícola, vegetal y sanitaria.

Es necesario que las autoridades informen  sobre las plagas y otorguen soluciones para mitigar el daño al medio ambiente ahora que vamos a tener  un calor aumentado con dos grados centígrados y sin sombras donde resguardarnos al caminar por las sucias y peligrosas calles macondos.

Por años me gustaba viajar a Tucson y después a Scottsdale, Arizona,  porque al sorbo de sabrosas margaritas con fresas de la hora feliz en famoso restaurante mexicano, mis hermosas y queridas amigas de la Universidad de Arizona roborantes de felicidad,  con un abraso y  un beso en la boca, me exclamaban: ¡Feliz 5 de Mayo! Aumentando la algarabía anglosajona y chicana, como si celebráramos el 4 de Julio norteamericano.

Con buen humor costero les replicaba: ¡Sí, Viva! : ¡Porque ganamos la batalla pero  perdimos la guerra!  Ellas sorprendidas, prorrumpían, ¡OH, My God!  Para continuar con la gran fiesta con sabrosas botanas al compás de la música de mariachi, de rock o disco y terminarla en el centro cultural TD´S.

Desde esta página literata felicito a todos los albañiles de Sonora en su día  el 3 de Mayo o de la Santa Cruz, siguiendo la tradición mexicana que no debe perecer en el gremio de la construcción. Fiesta   llevada a cabo en las obras edificadas por los peones, medias cucharas, oficiales de albañilería y maestros de obras con los ingenieros, arquitectos constructores y propietarios de las mismas bajo la cruz de madera forrada con hojas verdes y flores, realizada en forma artesanal por un albañil  e instalada en lo más alto del lugar hasta secarse al natural.

Me da risa el recordar una fecha de la Santa Cruz en San Carlos porque una semana  anterior, en la ex misión de San José de Guaymas,  compramos dos chivitos negros  muy bonitos y graciosos para engordarlos en un improvisado cerco  durante la psicosis de los supuestos ritos satánicos  realizados por guaymenses y gringos en  las dunas de la playa de San Francisco.

El dos de mayo, el maestro de obras sugirió matarlos in situ, degollándolos y desangrándolos a la vista de todos los que circulaban por la antigua carretera y ya muertos se los llevó a su casa para despellejarlos y cocinarlos en un hoyo de tierra y gozar de  una sabrosa barbacoa con sabor chihuahuense. Al día siguiente, en plena fiesta albañilésca, nos reímos a carcajadas al saber del escándalo porteño y entre la colonia norteamericana al soltar la versión escándalo de que unas personas mataron muchos chivitos para sus  rituales satánicos playeros. ¡Oral, échense unos tacos de chivitos satánicos! ¡Exclamábamos!

¡Felicidades! A la Biblioteca Pública Jesús Corral Ruiz por su XXXVII Aniversario de educar al pueblo de Cajeme por medio de la lectura científica, artística, literaria,  cultural y por ser nuestra “Catedral del Saber”.

Nuestra apreciada biblioteca tiene su singular historia a partir de la pequeña sala de lectura conocida como Biblioteca Ostimuri, desaparecida hace más de cuarenta años y que estuvo localizada en la ex Plaza 18 de Marzo, hoy, Plaza Lázaro Cárdenas con su antiestética estatua monumental,  kiosco moderno sin uso y bello palmar. Por el crecimiento poblacional de la ciudad se vio la necesidad de tener una buena biblioteca pública: don Rafael Parada Golarte, la maestra  Ana María Olea Encinas, el ingeniero Alfredo Almada Bay, el señor Leland Anderson y nuestro hoy conocido ex alcalde  Rodolfo León Manzo, entonces gerente y todos de la Junta para el Bienestar Y Progreso de Ciudad Obregón, promovieron su construcción para ser inaugurada el 5 de Mayo de 1973 por representantes de la junta y la maestra Enriqueta de Parodi.

Su primer sitio fue en el remodelado edificio estilo internacional sencillo con fachada recubierta con cantera de Atemajac, localizado en la esquina de las calles  de Vicente Guerrero y Sonora, donde, en los primeros años del milenio, fue el Rincón de Cajeme, confortable lugar y centro de la intelectualidad literaria para saborear una sabrosa taza con café negro y platicar con los escritores José Escobar, Luis Alberto Bohórquez, Abraham Montijo y docentes del ITESCA entre mesas  ocupadas por  señoras jugando a la baraja.

Su segundo sitio esta en los terrenos de la antigua plaza, a un lado del jardín donde estuvo la Concha Acústica (mole de concreto justo a ras de la guarnición de la que fuera calle Montero Morales). La nueva Biblioteca con su edificio típico de la arquitectura funcionalista mexicana y estilo internacional—brutalista conservador, como reflejo de la ídem sociedad, por el rítmico juego volumétrico en sus cuatro fachadas diseñadas y construidas por los arquitectos Heberto Aguirre, Rogelio Pineda, Arturo Acosta y Fortunato Esquer, amigo desde la infancia lasallista y aulas universitarias tapatías, y otros más, del Colegio de Arquitectos de Ciudad Obregón, del cual, carezco de una membresía y algún día, les narraré el incidente inicial que motivó su independencia del Colegio de Arquitectos  Sonorense o de Sonora en   la Ciudad del Pitic, hasta donde teníamos que viajar para registrarnos y poder firmar los planos para las licencias de construcción.

No sé quien tuvo la idea de cubrir con murales las fachadas este y oeste hasta las puertas de entradas con los murales al esgrafiado multicolor por el muralista Héctor Martínez Arteche, quien, para dar una expresión regionalista, se basó en los cuentos del “Chapulín Brujo” y “la Mujer Sabia” del escritor costumbrista Santos García wikit, iniciando los trabajos desde le balcón de la fachada oeste al sur y terminarla en dirección norte, para continuar con la fachada oriente que está a medio concluir. Pero me gusta como quedó por ser un formidable díptico: una sección el mural sobre la Comunicación, y la otra, una abstracción al aplanado cemento gris estilo albañilésco ignoto, grandiosa obra mural por su autenticidad y belleza expresionista a la cuchara. No conozco otra  similar en Sonora. 

Por favor, no le den un “Lavado de cara” a las estatuas urbanas, mejor dejen que las próximas lluvias las limpien del polvo contaminado que las cubre. La mejor opción es que no las toque  la Dirección de Imagen Urbana porque ella es la causante directa de su  daño irreversible al cubrirlas con pintura de cobre “Comex” para embellecerlas al estilo kitsch cajemense de la zona norte. Pero, si desean mejorarlas, hay que aplicar la técnica apropiada de limpieza y encerado para regresarles la pátina de bronce original.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

Tras la Huella de la Revolución Mexicana entre los yaquis de Sonora

Escrito por arkisanchez 11-05-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales. En esta occasión subo el reportaje de "Tras la Huella de la Revolución Mexicana en Sonora".

 

¡Francisco I. Madero  de paso por Vícam Estación!

 

Esta serie de reportajes periodísticos combinados con el arte de la fotografía es con idea de ilustrar al pueblo de Cajeme sobre la historia que no tuvo parte alguna  y  olvidándola   estamos debido a la idolatría por Tucson.

Así mismo,  honrar a los personajes que nos legaron Patria y Libertad para festejar con júbilo republicano, liberal y democrático, el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana que  por aquí paso a bordo de furgones ferrocarrileros.

Esta última, fue iniciada por el coahuilense, Francisco I. Madero, con su candidatura a la presidencia del país ya que el Presidente de México, Porfirio Díaz Mori, aseguró antes de su sexta y última reelección: --¡El pueblo mexicano esta listo para la Democracia!--.

El 12 de enero de 1910, Madero, su esposa Sara Pérez y demás comitiva, a bordo del tren de pasajeros con carros de madera conducidos por una maquina de vapor del Ferrocarril Sud Pacífico, transitó por las estaciones de Cajeme y Esperanza para adentrarse en territorio de la tribu yaqui  por las estaciones y destacamentos militares de Estación Corral, Bácum Switch, Jori y  la estación--prisión militar con sótano de Lencho, sin poder hablar con los prisioneros yaquis antes de su deportación a  Yucatán.

 Después de pisar la maleza sobre lo que fue el techo del sótano de Lencho, quedé anonadado y abrumado, al conocer este ignominioso sitio histórico y  las atrocidades del porfiriato y del triunvirato sonorense  contra los yaquis; ha de haber sido inmensa y dolosa la desesperanza, el temor y el horror de cientos de mujeres, niños, ancianos ignotos encarcelados esperando al tren esclavista sin esperanza de ser rescatados por sus parientes “Alzados” comandados por Luis Matus o Ignacio Mori, ya que muchos de sus guerreros  fueron ahorcados o fusilados frente a un pelotón o por la ley fuga.

Al abordar el carro del Diario del Yaqui, mi realidad cambió de matices para pensar en silencio, mientras observaba la sierra del Bacatete: --¡Nunca jamás! La esclavitud de yaquis o sonorenses:   ¡OH, Democracia, cuantos horrores se llevaron a cabo en tu nombre por un pedazo de tierra!--.

En tránsito  por la carretera y  al doblar  a la derecha para circular por la calle principal, fue como el sentimentalismo del poema anónimo “Volver a Vícam”: Centro tradicional, social, económico y político del territorio yaqui, asentamiento bicultural yoreme-yori con magníficos ecosistemas endémicas o agrícolas irrigadas por el Canal Colonias Yaquis, con su dualidad de cobanahuas tradicionales y gubernistas por la división intestina de la tribu y cabecera del primer Municipio Indígena Autónomo diseñado por mí en 1977.

El día antes citado, el tren con Madero a bordo pasó por Vícam Estación fundada en 1906, cercana a una antigua ranchería próxima a las estribaciones de la sierra del Bacatete y alejada del río Yaqui.  Tuvo  una caseta- oficina para pasaje y carga hecha con tablones de madera asentada sobre durmientes estilo sureste norteamericano similar a la de Cajeme, y debido a una estrategia militar de la guerra de exterminio, se estableció un destacamento del ejército federal junto a ella.

Algunas partidas de los  yaquis “Broncos” vigilaban el tren de Madero desde varias ubicaciones, sin atacarlo: Luis Matus, en el cerro Onteme; Luis Espinosa, en el cerro Coracepe;  Porfirio Buitimea y Lorenzo Espinosa en los cerros Sanchohui y  El Vigía  de la sierra del Bacatete.

Las primeras construcciones fueron algunas ramadas de carrizo, furgones de madera usados como casas habitaciones para militares y trabajadores del Ferrocarril situadas a lo largo de la vía y al pacificarse Ignacio Mori y sus soldados auxiliares se establecieron en un campamento cercano a la vía.

En 1926, se construyó un cuartel militar para el regimiento de caballería demolido en tiempos modernos quedando sólo un lote baldío con una cancha deportiva y una asta bandera. El auge poblacional fue a partir de la pacificación de la tribu en 1929 por el regreso de los alzados a sus pueblos y la   migración de comerciantes, fayuqueros y colonos mestizos asentados  en chinames  y casas de adobe alineados por el camino a Vícam Pueblo desde  una explanada y viejo tinaco con agua. Hoy, la calle principal y la plaza central de la comisaría de Guaymas.

En 1931, se demolió la caseta para edificar la “Dipot” con muros de adobe y techo de terrado; en 1966, la substituyó  la actual estación construida con muros de ladrillo y techo de concreto. Bello ejemplo de la arquitectura funcionalista mexicana con fachadas estilo internacional abandonada y grafitiada sin consideración alguna.

 

Pie de foto 1: Antigua bodega de herramientas de Vícam Estación construida de madera de pino estilo sureste norteamericano.

 

 

Pie de foto 3: Pie de foto 2: Antiguo furgón de tren metálico. Antes fueron de madera y sirvieron como oficina y casa habitación para militares y trabajadores mexicanos del ferrocarril  Sud Pacífico-México.Un como éste sin ventanas  transportaron prisioneros yaquis  a la esclavitud en Yucatán.

 

Pie de foto 4: Imagínense a docenas de mujeres, niños, ancianos y hombres enjaulados en el interior de un furgón como este pero de madera y sin ventanas en ruta a Mazatlán o Guaymas.

  

Pie de foto 6: Fachada norte de la Vícam Estación construida en 1966. Bella construcción de la arquitectura funcionalista mexicana estilo internacional. Compuesta de una casa habitación de dos pisos, oficina y sala de espera para carga y pasaje. Las vías son el mismo switch que vio Madero durante su paso por territorio yaqui.

 

Pie de foto 7: Viejo tinaco para almacenar agua. Símbolo iconográfico de Vícam Estación.

 

Pie de foto 8: Sólo esta asta bandera arruinada y abandonada quedó como reminiscencia del antiguo cuartel y su regimiento de caballería del ejercito federal porfirista.

 

Pie de foto 9: Casa habitación ejemplo de la arquitectura de los pobres por el uso del adobe, aplanado de cal apagada y techo de terrado construidas  después de la Revolución Mexicana en Vícam Estación.

 

 Fotografías por el Arq. Francisco Sánchez López. (No las roben por favor).

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

Tras la Huella de la Revolución Mexicana por el sur de Sonora.

Escrito por arkisanchez 11-05-2010 en General. Comentarios (2)

Estimados bloggers: De nuevo en la web, me aléjé por motivos de salud. Hoy subo el siguiente reportaje: Tras la Huella de la Revolución Mexicana por Sonora.

 

¡Francisco I. Madero por el  territorio  de la tribu Yaqui!

 

Con este reportaje termino el recorrido de Francisco I. Madero por las estaciones del Ferrocarril SudPacífico construidas entre 1905 y 1906 en territorio de la tribu yaqui como testigos de la  trágica guerra  de exterminio,  deportaciones y  esclavitud por militares porfirianos para  formar el Valle Nuevo del Yaqui de Carlos Conant Maldonado y la Compañía Richardson despojando a sus antiguos propietarios de las riveras del río Yaqui y llanura costera en nombre de la civilización democrática, liberal republicana y católica conservadora sonorense.

El 12 de enero de 1910, el tren de pasajeros con Madero y su comitiva a  abordo, salió de  Vícam Estación rumbo a Guaymas transitando por las  estación de Pótam, Oroz, Pitahaya,  Mori, Mápoli, Peón,  Guásimas y Cruz de Piedra.

El silbato de la locomotora anunció su arribo a la Estación Oroz formada por  una caseta de madera e importante movimiento ferroviario por el cuartel  y prisión del regimiento de caballería dependiente de Vícam.  Año en el que nació el señor Tomás Oroz Gaytan forjador del valle y  de prominente familia cajemense.

La segunda construcción, me  la indicaron los señores Jesús Sapajisa Gutiérrez y Lino Sajapisa Félix: --Fue una estación grande para carga y pasaje con locomotoras de vapor construida con muros de adobe,  techo de terrado y arcos en las ventanas; Junto a la tienda de la entrada  estuvo el cuartel militar edificado con durmientes de madera...--. Con esta información fui a los Abarrotes Fajo rechazando su dueño la referencia anterior, afirmando: --No, el viejo cuartel  estuvo frente a la vía, junto al pino donde  está sólo el piso--.

La Estación Pitahaya no la puede ver por lo enmontado del terreno, pero aproveché el viaje para  visitar el pueblo de Belem, cuna del escritor Santos García Wikit, donde, el Pueblo Mayor yaqui, Juan María Molina Flores, me informó: --Pitahaya era antes el Bahúo de sólo  una caseta y pozo de agua--. Y al preguntarle la localización de Mori, señaló: --La Estación de Ignacio Mori  está por allá, al oeste del entronque, fue muy importante con muchos furgones en las vías para la carga y pasaje con un cuartel militar --.

La Estación Mápoli no la puede visitar pero deduzco su importancia por el cuartel militar y entrada al fuerte natural y campamento militar de  Tetacombiate en lo abrupto de la sierra del Bacatete, donde murió Tetabiate a balazos, fue decapitado y su cabeza exhibida como escarmiento a los “Alzados” antes de ser enterrado.

No pude conocer el  sitio histórico de Peón, sólo sé su referencia por el escritor Claudio Dabdoub: “Francisco Villa después de su fracaso en la batalla de El  Alamito, cercano a Hermosillo, indicó a los yaquis”: --Desde hoy se llama Peón para recordar la derrota que nos dio Obregón en León (Peón), Guanajuato--.

Para encontrar la Estación Guásimas frente al cerro de Boca Abierta nos detuvimos en el entronque de la carretera y preguntar  su ubicación a una señora nativa del lugar, mostrándome desde su puesto de mariscos: --La estación ya no existe, estaba por allá, detrás de la vieja ramada y el crucero de la vía--.  Seguimos sus indicaciones al sitio donde sólo hay una pila, la bomba y cabinas cilíndricas de  teléfonos, un embarcadero y ramada en ruinas.

En Cruz de Piedra nos paramos enfrente de la casa del señor Ramón Moraga Villaescusa, para averiguar sobre la estación vista por Madero; amablemente, me  encaminó  hacia la vía, mostrándome:  --Fue sólo una toma de agua y switch de furgones:  Aquí, en este basurero, estaba el pozo de agua; esa, era la bodega y en estas ruinas estaba  la bomba--.

Madero salió del territorio yaqui  sin llorar contra la ignominiosa deportación y genocidio étnico como lo hizo en el Pueblo Viejo de Navojoa días anteriores, tampoco realizó un acto proselitista debido a su prohibición y vigilancia del ejercito federal: Escondidos entre unos mezquitales, los guerreros de Sibalaume no atacaron al tren, le dejaron vía libre hasta Guaymas, siendo  en Hermosillo, donde Madero platicó con varios cobanahuas pacíficos o “Broncos”.

 

Pie de foto 1: ¡Imagínense! Al infame tren esclavista con furgones de  madera y máquina de vapor transportando a miles de yaquis a  Yucatán.

 

Pie de foto 2: Pequeño cimiento de piedra de la antigua caseta del ferrocarril en Estación Oroz.

 

Pie de foto 3: Del Cuartel militar de Oroz  sólo permanece su piso frente a la vía.

 

Pie de foto 4: Vía del tren y caseta de teléfono testigos del histórico viaje  de Madero por la Estación Guásimas.

 

Pie de foto 5: Ruinas de una ramada contigua a la  antigua Estación  Guásimas.

 

Pie de foto 6: ¡Figúrense! El silbato del tren con Madero a bordo anunciando su arribo a  Estación  Cruz de Piedra.

 

Pie de foto 7: Fachada norte de la bodega del Ferrocarril SudPacífico en  Estación de Cruz de Piedra vista por Madero.

 

Pie de foto 8: En este basurero quemado estuvo el antiguo pozo de agua para abastecer a las locomotoras de vapor en la Estación Cruz de Piedra.

 

Pie de foto 9: Ruinas del cuarto para la bomba de agua en Estación Cruz de Piedra observada por Madero

 

Fotografías por el Arq. Francisco Sánchez López. (No las roben por favor).

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México