Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Aventuras literarias de los Vega y de Kino en Cajeme.

Escrito por arkisanchez 29-03-2010 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos cordiales y para compartir con ustedes la reseña de dos libros presentados en Cajeme la semana pasada y la pintura "La Patria" que me gusta desde chico por la belleza de la mujer indígena.

 

¡Las Pancho, Betty y Kino Aventuras por Sonora!

 

La magnífica primavera en el desierto de Sonora nos ofrece fenomenales coloridos de la flora endémica y exótica en flor, estación del año ideal para escalar la antigua pirámide de Trincheras   hasta su cúspide y  postrarme en el lugar donde estuvo el gigante monolito de piedra con petroglifos y en posición de orante antropomorfo como en las pinturas rupestres bajacalifornianas, captar la energía del Padre Sol siguiendo el tradicional rito el 21 de marzo en el sur de México para así, continuar escribiendo crónicas y  reportajes gráficos sobre la Revolución Mexicana  y en este suplemento cultural dominical.

¡Ja, ja, ja! Cómo me reí al escuchar las cómicas  anécdotas de don Pancho Vega Frías y su hija Beatriz Vega López, durante la presentación del libro: “Pancho Vega y las Bettyaventuras” en el auditorio Rosa María Olea de la Biblioteca Pública Jesús Corral Ruiz, transformada en recinto cultural y artístico por excelencia  con exposiciones de pintura, talleres musicales, concursos infantiles y presentación de libros como los que voy a relatar.

Desde que comencé a escribir en este suplemento me gustó el anecdotario campestre del chihuahuense  don Pancho Vega Frías por su lenguaje y  forma de relatar la espontaneidad de sus personajes en paisajes rurales distantes a la cultura  cajemense y desconocida por haber salido del terruño. Más loable es el saber que don Pancho es el “self made” (autodidacta)  en literatura como lector y escritor costumbrista jocoso  debido a que la Revolución Mexicana no le hizo justicia con la educación vasconcelista ya  que a edad avanzada termina la secundaria y a partir del año 2000, incursiona en el relato de su realidad ejidal y  campos agrícolas memorizada en diferentes ejidos colectivos del Valle del Yaqui y a sus 82 años de edad,  regalarnos sus crónicas  sobre la Sonora rural olvidada, heredera de tradiciones, mitos y cuentos populares.

Me dio gusto ver a don Pancho y a  Beatriz  en el auditorio  frente de un vasto público literario,  orgullosos familiares y amigos  atentos la introducción de sus semblanzas por la poetisa María Guadalupe Moreno Robles de San Ignacio Río Muerto, seguida por el escritor y periodista tapatío, Ramón Iñiguez Franco, prologar el mismo, comentando: --En Cajeme se ha incrementado la publicación de libros por escritores locales pero estamos leyendo menos... --No me lo cuentes: ¡Escríbelo!, le indiqué a Pancho cuando comenzó a escribir en el Quehacer Cultural... Uno es lo que escribe... Libro al estilo neorrealismo de picaresca italiana; gente sin maquillaje como Pancho Vega de huaraches hoy de traje y corbata--. Y de Beatriz, nos indicó: -Tiene persistencia y encanto de transcribir imágenes reales y auténticos relatos  humoristico... Es literatura candorosa regional--.

De don Pancho me gustaron por expresivos y comicidad:  “Pueblo Chico...” con  su relato de “El pedo del Panchón”  que se hechó en un baile frente a su novia  al terminar de tocar la  tambora y jamás olvidado en  el pueblo; “El Salón de Belleza”, “Cuando el muerto se sentó”, “La Enfermedad”, “Los mitómanos”, “Más de la tía Rosenda” y “María Félix en el Canal 2”.

Beatriz Vega López, nacida en El Polvorón y orgullosa de sus raíces ejidales  es profesionista en Administración de Empresas  egresada del Instituto Tecnológico de Sonora y con maestría en Educación por el ITESCA,  docente de la Universidad Tecnológica del Sur de Sonora y colaboradora  de este suplemento por diez años;  Nos brinda fabulosos relatos  familiares o laborales de su infancia y juventud con la inocencia y falta de experiencia en la tecnología por ser campesina inmigrada a la gran ciudad, terminándolas con una moraleja naïf y cómica. De ella, aprecié: “ Nos zurró la vaca”, “Auxilio”, “Juana Machetes”, “Crema del pueblo” y “Los tamales de Manuelito”. Ja, ja, ja. Felicidades a ambos, por la edición de este magnífico   libro costumbrista ejidal con sabor literario sonorense.

Días después, en  el mismo auditorio, a invitación expresa del director Marco Antonio Zavala Toledo, asistí a la presentación de la trilogía de  libros “Biografía Documental del Padre Francisco Eusebio Kino”, por el escritor tapatío Gabriel Gómez Padilla, ante el secretario de Educación y Cultura de Sonora, Oscar Ochoa Patrón y el licenciado Miguel Agustín Limón, director de la Comisión del Libro Gratuito del gobierno federal.

El secretario nos informó sobre el programa de los festejos del Bicentenario de la Independencia de México,  del Centenario de la Revolución Mexicana y  el Tricentenario  mortuorio del Padre Kino, con la intención del gobernador Padrés Elías  que  Sonora sea un estado donde la educación trascienda a ámbitos internacionales y  la juventud  conozca el legado de Kino en Sonora.

El señor Miguel Limón, nos invitó al Museo de Sonora en la Revolución  la apertura de la exposición de reproducciones de las pinturas usadas para las portadas de los libros de textos gratuitos en México, señalando: -- Se reparten 187 millones de libros impresos para 25 millones de estudiantes mexicanos... Desde el sexenio  del Presidente Adolfo López Mateos, Torres Bodet y Luis Martín se han publicado cinco mil millones de libros--. ¡Vaya odisea literaria didáctica!

El escritor Gómez Padilla no condujo mentalmente a la vida y obra del Padre Kino desde su niñez y educación en Europa, su insistencia por las misiones en  China y su estancia en la península de la  Baja California y en Sonora con una gran obra misional, evangelizadora, económica  y agrícola, por la cual, lo situó a la altura del doctor Norman Borlaug por su revolución verde en el Valle del Yaqui, recientemente homenajeado por su deceso a los 96 años de edad.

Cuando salimos del recinto, grande fue nuestra sorpresa al recibir gratuitamente un paquete con los tres primeros libros con los títulos:  “Una Ventana al Oriente”, Kino en Europa y Ciudad de México; “En la Isla más grande del Orbe” (Baja California) y “9,000 Kilómetros a caballo”, los primeros años de Kino en Sonora. De los cuales,  he leído los dos primeros apreciando una amena  redacción y excelente documentación histórica que sustenta este magnífico ensayo.

Llegamos al Museo de Sonora en la Revolución para apreciar las obras de la exposición presentada por el señor Limón ante el presidente municipal, Manolo Barro Burgarro y demás comitiva a quienes me uní  para escuchar al experto y colmarme de alegría al ver “La Patria”, extraordinaria  portada de  la bella mujer indígena con los símbolos patrios pintada por Enrique González Camarena, junto a retratos de los iconos de la Independencia y Revolución por  David Alfaro Siqueiros y  José Luis Cuevas entre otros más, que después les  narraré.

 

Pie de foto: Don Francisco Vega Frías y su hija María Beatriz Vega López, escritores del libro “Pancho Vega y las Bettyaventuras”. Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

 

 

 

Francisco I. Madero en Álamos, Sonora

Escrito por arkisanchez 23-03-2010 en General. Comentarios (2)

Estimados bloggers: Saludos. Subo este reportaje sobre la historia corta de Madero en la ciudad colonial de Álamos. Espero les guste.

 

Tras las huellas de la Revolución Mexicana  en Sonora.

 

¡Francisco I. Madero en Álamos!

 

Para mostrar mi adhesión a los festejos del Bicentenario de la Independencia de México y del Centenario de la Revolución Mexicana,  estoy siguiendo la huella a Francisco I. Madero por la región sur de Sonora, específicamente, durante su corta estancia en el Pueblo Viejo de Navojoa y en la ciudad colonial de Álamos impregnada de  magnífica historia desde su fundación como misión jesuita, centro minero en la colonia española, la Independencia de México, la República, la  Reforma y el Imperio Francés hasta llegar al Plan de Tuxtepec que llevó al general Porfirio Díaz a la presidencia de México y su férreo gobierno dictatorial culminado con la Revolución Mexicana iniciada por el hacendado coahuilense.

Continúo con estos reportajes gráficos sobre los sitios y los personajes de la ruta libertadora con el afán de ilustrarnos en la historia de la arquitectura y cultura de los pueblos que la vieron pasar como testigos sigilosos de esta etapa nacional, donde, los sonorenses hastiados estaban del régimen porfirista que mantenía el triunvirato Izabal-Torres-Corral en el gobierno de Sonora, y la guerra de exterminio y deportación contra los indígenas seris, mayos y yaquis.

Madero, trajo a Sonora sus ideales democráticos de Sufragio Efectivo, la No Reelección  y la libertad de escribir para esparcirlas entre  sus simpatizantes del Pueblo Viejo de Navojoa,  las familias ricas de abolengo dueños de las haciendas agrícolas y pueblo de Álamos, cuando fue candidato a la presidencia de la República en 1911. En el Pueblo Viejo de Navojoa le mostraron las posibilidades de luchar con las armas en defensa por estos derechos del mexicano.

La mañana del 10 de enero de 1910, Madero, su  esposa Sara Pérez, Roque Estrada, Ezequiel de los Ríos y Enrique Bordes Rangel, custodiados por los  hacendados Epifanio Salido Muñoz, Adrián Marcor y Alfonso Goycolea, abordaron el tren de pasajeros  en la estación de Pueblo Nuevo de Navojoa rumbo a la ciudad colonial de Álamos, centro político, social,  económico y cultural de glorioso pasado minero en detrimento por el trazo del ferrocarril Sud Pacífico entre Empalme, Sonora, a San Blas, Sinaloa.

Madero hace su entrada triunfal abordo de  un carruaje Berlina jalado por caballos españoles pura sangre hasta hospedarse en la casona señorial estilo colonial español de la familia Adrián Marcor cercana a la parroquia de la Purísima Concepción (remodelada como el Hotel Colonial), ya que el gobernador  Luis E. Torres prohibió su estancia en los hoteles y cualquier mitin en la Plaza de Armas.

Pero, para su debut ante la sociedad burguesa que quería escuchar su propuesta electoral, lo invitaron al tradicional sarao criollo en las casonas de los Marcor y de Miguel Urrea y su esposa Célida Salido, donde, se distribuyeron copias del libro “La Sucesión Presidencial”, escrito por el candidato,  y constituyéndose,   el segundo Club Antirreleccionista en Sonora por  Epifanio Salido y Alfonso Goycolea. Al día siguiente, Madero regresa a Navojoa y emprendió su viaje a Guaymas, Hermosillo y Nogales.

Porfirio Díaz fue electo por sexta ocasión, y Madero, desde San Antonio, Texas, proclama la Revolución,  el 20 de noviembre de 1910, estipulada en el Plan de San Luis: --El coronel Severiano Talamante, sus hijos Severiano y Arnulfo, Demetrio Esquer, Fermín Carpio,  Ramón Gómez y 80 hombres más  se levantaron en armas atacando al Pueblo Viejo de Navojoa; desde las haciendas de Paredones de Simeón Almada salió un contingente maderista hacia Tesopaco, Nuri y Sahuaripa, mientras que Benjamín Hill atacó las dos Navojoas y al ir en contra  Álamos, se firmó el tratado de paz de Ciudad Juárez en mayo de 1911--. Legándonos Libertad y Democracia que no hemos sabido aprovechar.

 

Pie de foto 1:  Retrato de Francisco I. Madero colocado a la  entrada del Hotel Colonial, antigua  casona  de Adrián Marcor donde se hospedó en 1910.

 

Pie de foto 2:  Por esta puerta principal, Madero cruzó repetidas veces durante su estancia en Álamos. Hoy es el Hotel Colonial.

 

Pie de foto 3:  Pórtico de entrada a la ex casona de Adrián Marcor donde Madero y su señora gozaron de la hospitalidad alamense.

 

Pie de foto 4: Arcada interior de la casona señorial de los Marcor, hoy, Hotel Colonial, donde Madero meditó sobre su movimiento antirreleccionista de 1910.

 

Pie de foto 5: Patio interior estilo español donde Madero pensó sobre el futuro democrático de la Nación.

 

Pie de foto 6: Fachada norte estilo barroco de la parroquia Purísima Concepción de Álamos, diseñada  por el arquitecto Juan Ross.

 

Pie de foto 7: Kiosco estilo morisco remodelado de la Plaza de Armas donde se le prohibió a Madero su discurso político contra la reelección de Porfirio Díaz.

 

Pie de foto 8: Bello portal exterior urbano estilo colonial alamense por donde Madero y su esposa Sara caminaron rumbo al sarao.

 

Pie de foto 9: Portal colonial de la libertad por donde Madero caminó entre simpatizantes de su candidatura a la presidencia de México.

 

Pie de foto 10: Entre las arcadas del portal colonial,  Madero  se entusiasmó  por la cálida recepción  del pueblo sonorense ávido de Libertad.

  

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

 

 

Viva el Pueblo Viejo de Navojoa.

Escrito por arkisanchez 21-03-2010 en General. Comentarios (1)

Estimados bloggers. Saludos. Continuo con el relato histórico de la Revolución Mexicana en Sonora.

 

Después del famoso mitin político   en el Hotel Francés de Guadalajara, Francisco I. Madero emprendió su campaña  al noroeste de México como candidato a la presidencia de la República por el Partido Antireeleccionista, proclamando el sufragio efectivo y la no reelección.  Llegó por mar al puerto de  Mazatlán y por tren a Culiacán:  --Y  en la  fría madrugada del 8 de enero de 1910, arribó a la estación de Barrio Nuevo de Navojoa del Ferrocarril SudPacífico-México, siendo recibido por el sindico municipal y hacendado agrícola Benjamín Hill  y  200 simpatizantes de Navojoa y Álamos armados y montados a caballos  para luego  trasladarse al Pueblo Viejo de Navojoa--.

Entusiasmados por la visita, --se repartieron 200 copias del libro “La Sucesión Presidencial”--, escrito por Madero, en sede de la Sociedad Mutualista fundada por Benjamín Hill y uno de los Bórquez en 1907.

A pesar de que el gobernador Luis E. Torres prohibió la estancia y discursos de Madero, en la mañana del 9 de enero, Madero es visitado por numeroso grupo de gente a caballo  postrados frente a su casa de las diferentes poblaciones de los ríos Yaqui y Mayo; en el kiosco de la Plaza Principal, él y sus oradores, dieron un motivador mitin político contra la dictadura  y la reelección del general  Porfirio Díaz, llegando a llorar, al mencionar la guerra de despojo y de exterminio que sufrían los yaquis y mayos.

El 10, emprende una caminata de dos kilómetros para llegar a la estación del tren y abordarlo para su viaje a Álamos y regresar dos días después al Pueblo Viejo, donde, se rumoraba un atentado criminal contra su vida pero fue protegido por Benjamín Hill  y  una escolta de cien hombres armados que lo trasladaron a la casa de Bórquez o Morales, montaron una guardia nocturna hasta que al día siguiente regresó a la estación del tren para continuar su viaje al norte pasando por Fundición, Cajeme, Esperanza, Vícam Estación, Empalme y Guaymas sin toparse en el camino con los yaquis broncos, alzados en armas contra todo yori.

En este bello pueblo de antaño se  fundó el primer Club Antirreleccionista en Sonora, integrado  por Benjamín Hill,  los hermanos Arnulfo, Flavio y Ventura Bohórquez, Inocente Amparan, Arnulfo y Severiano Talamante, Emiliano Mendivil y  Victoriano Barraza.  Desde esta plaza salieron los primero  maderistas levantados en armas contra el gobierno reelecto  de Díaz comandados por el coronel Severiano Talamante, quien, junto a sus hijos Severiano y Arnulfo, fueron derrotados y pasados por las armas para transitar a la historia como los inolvidables “Mártires de Sahuaripa” de la Revolución Maderista.

Es increíble que en este pueblo, parte de la grandiosa historia sonorense, no haya una oficina de información histórica al turismo cultural que la visita. Atreviéndome a proponer que  estas edificaciones sean  declaradas  monumentos históricos  distinguiéndolas  con una placa de bronce. Erigir un monumento a estos 200 personajes valientes maderista olvidados por la ignominia y la casona donde se hospedó Madero se remodele como Museo de la Revolución Maderista, para rescatarla de su inminente destrucción como un gesto  del gobernador sonriente Guillermo Padrés Elías.

Por la pobreza  extrema observada en los ancianos  de la plaza, puedo constatar que no les ha hecho justicia la Revolución Mexicana y sus programas sociales porque los tienen  abandonados y desamparados. Mismo acto que hoy estamos celebrando con júbilo republicano laico y conservador católico.

 

Pie de foto 8: El kiosco  de la plaza principal donde Madero lloró por la persecución de los yaquis y mayos por la dictadura del porfiriato.

 

Pie de foto 9: Placa alusiva a la visita de Madero para celebrar el  XI Aniversario de la Revolución Mexicana.

 

Pie de foto 10:  Bella casona neoclásica de Juan Salido Quiroz, hoy propiedad de don José López Alejos.

 

Pie de foto11:  Pórtico de entrada a la bella casona neoclásica de fachada encalada bicolor  de don José López Alejos.

 

Pie de foto 12:  Ruinas de lo que fue la Sociedad Mutualista de Benjamín Hill en la parte posterior de la casona de don José López Alejos.

 

Pie de 13: Casona   y tienda de Francisco Morales, hoy propiedad de la familia González de Navojoa. 

 

Pie de foto 14: Casa antigua de don Néstor Torres Molina.

 

Pie de foto 15: Original puerta formada con ruedas de una tacuachadora, carruaje para cargar pastura de don Néstor Torres Molina.

 

 

Pie de foto 16: Encantadora residente descendiente de padres mayos, Verónica Belem Ruiz Cazares en la plaza.

 

Favor de no sustraer las fotos.

 

Fotografías  por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

 

 

 

 

La primavera en Cajeme y en Álamos

Escrito por arkisanchez 21-03-2010 en General. Comentarios (0)

Estiamdos bloggers: Saludos cordiales. En esta ocasión subo a la web esta crónica sobre variadas opiniones culturales en Cajeme y en Álamos, Sonora que espero les guste.  

 

La Primavera cultural en Álamos.

 

Hoy, 21 de marzo, celebramos dos eventos importantes para la cultura republicana laica, como son el inicio de la primavera y el natalicio del indígena zapoteca  oaxaqueño que llegó a ser el Presidente de México: Benito Juárez García, quien nos heredó la República,  la Reforma y su pensamiento liberal universal de "Respeto al derecho ajeno es la paz".  Si hoy, hubiera otros Benitos, la situación del país sería otra porque estamos atados a la dictadura partidista estropeándonos los derechos   que tenemos los sonorenses y los mexicanos.

En la primavera, el desierto de Sonora está tomando bellos matices en su endemismo floral en todos los parajes serranos, ribereños, agrícolas de inigualable belleza natural que no veo expresada en el arte cajemense, incluyendo, el paisaje macondo de nuestra ciudad sucia y contaminada, donde al caminar por la avenida Miguel Alemán nos sensibilizamos con la exquisita fragancia del azahar en los naranjos de fruta agria plantados por la generación de cajemenses  agrícolas de los años cincuenta como reminiscencias de sus orígenes pueblerinos  serranos cercanos  a la antigua estación Cajeme, por donde pasó la Revolución Mexicana  a caballo y en tren.

Árboles de poca sombra relajante en el verano que la Dirección de Ecología todavía no ha talado para suplantarlos con esbeltas  palmeras reales a lo largo de nuestra avenida más importante de la ciudad. Pero, caminar por el centro histórico y comercial antiguo es todo una odisea vaquera al tratar de no pisar los cientos de bolsas de basura y botellas de plástico medias llenas con agua electro pura tiradas en las calles y banquetas como desperdicio de la Cultura del Agua por las multitudes partidarias u oponentes al proyecto hidráulico “Sonora Yes”. ¡Increíble! Nos peleamos con Hermosillo por el agua mientras despilfarramos docenas de metros cúbicos  de agua como muestra intrínseca de nuestra cultura surrealista conservadora y hasta cierto juicio: Hipócrita en el uso sustentable dela agua en su agricultura, industria, comercio y doméstico.

La primavera se festeja en la ciudad colonial de Álamos con un festival cultural, artístico y  concurso de belleza para seleccionar a la reina de la estación más bella de la reserva de la biosfera Sierra de Álamos y rió Cucujaqui entre las encantadoras jovencitas alamenses de origen criollo y mestizo que los pintores del Festival admiramos  y seleccionamos como  musa del festejo.

Cambio estacional que motiva a la complacencia artística del pasado festival de ópera en un recorrido mental y emocional  por sus espacios urbanos remodelados, o mejor dicho, modernizados,  como la plaza de La Alameda al estilo ecléctico por la combinación de una pérgola griega, el área de esparcimiento y jardines, el monumento a la madre, el kiosco y  la refresquería, enclaustrada por fachadas coloniales y neoclásicas, bajo los lineamientos urbanísticos del programa federal de los Pueblos Mágicos.

Recorrer el arroyo de La Aduana es disfrutar de sus bellos  parajes  cercanos a los barrios y centro histórico, desde el  moderno puente de color rojo boursista contrastante  y fuera de lugar, respecto a lo moderno semi urbano y campestre con lo colonial tradicional hasta llegar a la antigua iglesia  que encontré cerrada y la nueva en construcción,  y regresar caminando entre las calles de antaño  hasta el Mercado Municipal, donde al estar comiendo sabrosas gorditas rellenas de carne de res con verduras y salsa de chiltepin, me enteré,  del lamentable deceso del pintor vernáculo Figueroa Carrasco a quien siempre pasaba a saludarlo y contemplar sus obras al estilo pueblo mexicano dibujado a la tinta china y óleos que me gustaban de este artista autodidacta y humilde en su puesto del mercado. Nunca quiso otorgar una entrevista periodística al contestar:--Yo sólo pinto mi pueblo--. Descanse en paz.

Turistear en Álamos es admirar su urbanismo de un centro minero remozado a la ciudad de portales coloniales por el arquitecto Juan Ross a fines de 1700; es contemplar su arquitectura histórica de viejas casonas españolas con bellos jardines interiores con fuente y arcadas, lamentando que cada año pierden su autenticidad: remodelaciones iniciadas en los ´60 por la colonia de norteamericanos radicados alterando algunas de ellas al colonial californiano. Casonas  testigos de su grandiosa historia y tradiciones étnicas guarijios y mayos, criolla ibérica y mestizas mexicanas que nos llegan como las expresiones estéticas culturales en medio de impresionante perspectiva ambiental de la reserva de la biosfera de la Sierra de Álamos amenazada en su flora y fauna, llegándonos a nosotros como del gran pueblo de Álamos.

La debatida restauración de la parroquia de la Purísima Concepción está inconclusa  y parchada por falta de dinero para terminar los trabajos iniciados el año pasado por la asociación civil Adopta una Obra de Arte-Álamos. Su presbítero Felipe Ruiz Zúñiga, solicita a la sociedad alamense y sonorense una ayuda económica para concluirla asegurando que no se van a enjarrar los muros de piedra de las cuatro fachadas, por ser él, el que finalmente autoriza los trabajos a desarrollar, aún siendo los aprobados por el proyecto del defeño arquitecto Carlos Salomón Madrigal y el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Hermosillo. Comentario expresado a su servidor, cuando estaba tomando fotografías de la parroquia debido al pasado artículo periodístico “Acto de Lesa Arquitectónica...” publicado en este suplemento el año pasado, al denunciar la barbarie contra la belleza barroca de este edificio religioso por el titular del proyecto y los esposos navojoenses Walter Almada y Myriam Barcenas de Almada, neófitos incursionando en estos asuntos sin conocimientos en la historia de la arquitectura y procesos técnicos de la restauración.

Para el mejor éxito del Festival Alfonso Ortiz Tirado el año que entra, es necesario que el gobernador sonriente Guillermo Padrés Elías, visite, conviva o al menos salude a los expositores de  la Calle del Arte, los puestos de los productos regionales,  artesanías  y comerciantes instalados. Los organizadores del mismo, lo amplíen a dos fines de semana, ya que el viernes, día de la clausura, es laboral  y consecuentemente, el público asistente disminuye mucho.

Acción tomada contra las borracheras colectivas y basura dejada por la juventud briaga en los festivales pasados; pero, por lo que se mira desde la plaza: La Cultura de la Pisteada es debido al grado de alcoholismo del sonorense vaquero por ser éste, una modo y estilo de vida, y estado psíquico y cultural, aunado a la escena típica familiar sonorense: Él, con un bote y la bolsa de plástico negra con el resto del six pack cervecero; los hijos, con comida chatarra y ella, con bote en mano recorriendo la plaza sin asistir a los conciertos de opera en el Palacio Municipal. 

 

Pie de foto: Monumento a la Madre en la recién remodelada plaza de La Alameda en la ciudad colonial de Álamos.

Por favor de no substraer esta foto. Gracias.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com 

¡Viva el Pueblo Viejo de Navojoa! Y su cultura Mayo.

Escrito por arkisanchez 14-03-2010 en General. Comentarios (6)

Estimados bloggers: Saludos cordiales. Esta semana incluyo este reportaje periodistico dedicado al gran Pueblo Viejo de Navojoa, cuna de la Revolución Mexicana, por las visitas de Francisco I. Madero al pueblo cuando andaba en campaña releeccionista contra la candidatura del Presidente Porfirio Díaz.

 

¡Viva, el Pueblo Viejo de Navojoa!

 

Origen de la Revolución Mexicana en el sur de Sonora.

 

Debido a que este año estamos celebrando el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, he decidido escribir varios artículos periodísticos sobre la Ruta de la Revolución en la región sur de Sonora como aportación informativa altruista a este centenario de mitos, leyendas, sitios, arquitectura, arte y cultura de los pueblos sin narrativa y olvidados por los designios nacionales. Incluyendo aquellos próceres ignotos que nos legaron Libertad y Democracia (¿?) en los valles agrícolas del Mayo y Yaqui.

Hasta este año comprendí la abismal diferencia urbana y social entre la Ciudad de Navojoa fundada en mayo de 1907 a partir de la estación  Barrio Nuevo de Navojoa del Ferrocarril Sud Pacífico con el ancestral Pueblo Viejo de Navojoa de la cultura mayo, donde, sus muros emanan  historia de siglos de existencia  prehispánica, misional jesuita, colonial española, del México Independiente, de la República de Benito Juárez, el Imperio Francés, la paz social del Presidente Porfirio Díaz y de la Revolución Mexicana hasta llegar a la Sonora  agraviada por la dictadura de los partidos políticos PAN-PRI-PRD, a pesar de los ríos de sangre de aquellos sonorenses  que dieron su vida por el País.

Por casualidad llegué a Pueblo Viejo de Navojoa un asoleado viernes  de marzo, con la idea de  presenciar el Conti mayo de la Cuaresma: ¡OH sorpresa!, me llevé al caminar entre sus calles, gozando del urbanismo de su centro histórico formado por la arbolada Plaza Principal y su kiosco, la iglesia,  la fisonomía original y alterada de su arquitectura vernácula de rico colorido bicolor. De su gente sencilla y noble, amigable y predispuesta a contar su historia familiar y del pueblo con orgullo, y con humildad, compartir su hogar con una visita guiada al interior de sus casonas. 

Los molcajetes de piedra que me mostraron indican el asentamiento de las culturas del desierto y artistas del arte del petroglifo como en la tinaja de Tehuelibampo, hoy, museo cultural en vías de destrucción por el vandalismo. Para  evolucionar a los grupos sedentarios y agrícolas  mayos prehispánicos: Porque así lo indica  el urbanismo de la antigua ranchería y la yuxtaposición de la misión jesuita hasta fines de los años de 1800 y el moderno trazo urbano cuadricular militar de los pueblos mayos por el general Ángel García Peña anterior a 1890.

Visité la Plaza Principal y su kiosco remodelado donde Madero dio su discurso proselitista;  la iglesia de San Juan con la historia de su fundación como pueblo de misión Santa María de Navojohua en 1614 por los jesuitas Pedro Méndez y Andrés Pérez de Ribas; su destrucción  en 1740 durante el levantamiento armado de mayos y yaquis contra la corona española y sus restauraciones de 1768 y de 1892, cuando fue denominada Iglesia de San Juan por el presbítero Adolfo María Zazueta y  las posteriores que no puede averiguar, porque aun conserva las fachadas, contrafuertes, pórticos de arcos ojivales y columnas dóricas típicas del estilo franciscano que la reconstruyeron después de la expulsión  jesuita de la Nueva España.

Las hermosas casonas de estilo neoclásico características del porfiriato de altos ventanales, pórticos de entrada, techos de terrado, muros de adobe como la  casona de Flavio Bórquez o Lauro Morales, donde se hospedó por cinco días Francisco I. Madero con su esposa Sara Pérez y comitiva que lo acompañaba; la  casona de don José López Alejos, construida en 1880, antigua propiedad de Juan Salido Quiroz; la casa blanca de don Néstor Torres Molina y su puesto de chicharrones, hijo de Jesús Torres Muñoz, subteniente de la caballería  villista.  Continuará...

 

Pie de foto 1: Hermoso pasaje del río Mayo en la Alameda, al norte del pueblo viejo de Navojoa.

 

Pie de foto 2: Iglesia de San Juan de Pueblo Viejo de Navojoa. Sitio original que data desde la misión jesuita de Santa Maria de Navojohua.

 

 

Pie de foto 3: Fachada sur de la parroquia de San Juan de Pueblo Viejo de Navojoa.

 

Pie de foto 4: Casona donde se hospedó Francisco I. Madero con Sara Pérez su esposa y Roque Estrada.

 

Pie de foto 5: Por esta puerta Madero cruzó a su salida al mitin en la plaza Principal.

 

Pie de foto 6: Ruinas de la casona de Bórquez/ Lauro Morales que gozó Madero en 1910.

 

Pie de foto 7: Horno de leña  donde se hornearon empanadas de harina rellenas con calabaza que tanto gustaron a Madero y su señora Sara.

 

Foto por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Favor de no sustraer las fotos.

 Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento, mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com