Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Nuestro Museo Sonora en la Revolución Mexicana de 1910-1917

Escrito por arkisanchez 29-09-2009 en General. Comentarios (2)

Estimados bloggers: Saludos, hoy comparto con ustedes este artículo sobre lo que será uno de los museos más visitado en Ciudad Obregón al cual he visitado en dos ocaciónes.  

  

El Museo “Sonora en la Revolución” en  Cajeme

 

¡Legado histórico de don Francisco Obregón Tapia!

 

¡Qué humedad y calor! Estamos sintiendo en nuestra republicana ciudad durante el mes de  FotoSeptiembre  y  de la Independencia de México, en la cual, Sonora sólo participó en la Batalla de Sahuaripa; Clima nada agradable que no detuvo el caminar por la avenida Nainari hasta la calle Coahuila (La más bella de Cajeme que no estamos conservamos  sus señoriales y modernas construcciones de los ´50),  para presenciar la inauguración del Museo  “Sonora en la Revolución” localizado en la residencia estilo colonial de don Francisco Obregón Tapia (+).

 

Conocí a don Pancho a fines de los ´70, cuando andaba en campaña por la presidencia municipal de Cajeme e iniciando con él una efímera amistad ya que emigré de la ciudad; 27 años después, traté de entrevistarlo en varias ocasiones  sobre el acervo artístico de su señor padre, cuando investigaba la historia del arte en Cajeme: ¡No tuve éxito! Debido a su enfermedad y lamentable deceso. ¡Lastima, nos perdimos de su valioso testimonio!

 

Con casi una hora de retraso llegó el  gobernador Eduardo Bours Castelo acompañado sólo por sus padres en un vehículo privado porque del camión oficial se bajaron el ex presidente Francisco Villanueva y demás políticos para el simbólico corte del listón inaugural y ser recibidos bajo la sombra de los arcos coloniales, por las cordiales señoras doña Mona Obregón viuda de Vargas y doña Noya Obregón de Orduño, hijas del general y su admirable esposa, María Ortiz de Obregón, junto a sus siete hijos y demás descendientes de las familias Obregón Luders, Obregón Hoeffer, Obregón Luken y Obregón Carranza.

 

Lo que fuera primero:  --Un modesto salón de los recuerdos situado  en el segundo piso de la residencia de don Francisco Obregón Tapia, pasó a ser  una exhibición privada y galería de historia sobre la vida y obra del general Obregón--, mencionó ante los invitados, el ingeniero Francisco Obregón Ortiz  en representación de su familia; Agregando, muy conmovido y con cierta nostalgia:

 

--Después de su muerte, acaecida en el 2007, deseó que su invaluable recinto histórico fuese transformado en un museo para el Pueblo de Cajeme dedicado a los colonizadores de los ríos Yaqui y Mayo, a los héroes anónimos y sonorenses distinguidos de la Revolución...; Será una incomparable experiencia estética y lección de historia que enriquecerá el desarrollo económico del sur de Sonora--.

 

Después del discurso oficial por el historiador José Rómulo  Félix Gastélum explicándonos  la curaduría y la museografía por el doctor en Historia, Octavio Herrera Pérez  y  Judith Alanís Figueroa de la firma Sueños y Quimeras; El proyecto arquitectónico por el arquitecto Rodrigo Llaguno, ambos de la Ciudad de Monterrey, los espacios y exhibición de documentos que tendrá este museo; Incluyó: --Es un discurso museográfico mostrado con tecnología interactiva en audio y video sobre la Naturaleza,  el Agua, la gente del río Mayo, los combatientes anónimos, los yaquis y mayos entre 1910 a 1929, que de una manera u otra participaron en la pasada revolución-.

 

Posteriormente, entramos a la remodelada residencia para dar un recorrido emocional  por las salas admirando la rica y extensa colección de don Pancho e incrementada  por las aportaciones de doña Mona Obregón, de los señores Ariel Obregón, Ernesto Almada y del doctor Oscar Sánchez

Márquez.

 

Presiento que con esta exhibición surgirá el Renacimiento de la cultura histórica de Cajeme tan anhelada; En su arcada principal, distinguí a al ex secretario de Turismo de Sonora que no veía desde cuando andaba de escritor de las guías turísticas de los Seris, Yaquis y San Carlos; Saludé a la cordial señora   Lupita Obregón y su esposo José Luis Castro Flores y a Antonio Gándara,  el Patrón de las artes en Cajeme.

 

Con Francisco Obregón platiqué sobre el famoso bimotor Curtis Sonora ya descrito el domingo pasado y con el licenciado José Luis Islas  Pacheco, director del nuevo museo, mientras recordaba la donación que le hice de mi generoso estudio museográfico: “Lo que los Guaymenses Queremos Ver en el Museo de Guaymas” (la ex cárcel municipal) cuando fue su director allá por el año 2000. Compendio inédito de todas las películas filmadas en Miramar, Guaymas, Empalme y San Carlos: Desde Catch-22 hasta  la Máscara del Zorro de 1997, donde salí de extra personificando a un indio californio y esclavo muerto de hambre de la mina El Dorado en la época de 1847, gritando, a los mil vientos: “Libertad y Justicia”. 161 años después, aún continuo gritando  ante las quiméricas  Sonora de las Oportunidades y la Alternancia. Ja, ja. ja.

 

Ahora que tenemos esta formidable pinacoteca me gustaría que se mostraran el poemario “Versos Fatuos” y la “Carta a mi Hijo” escritos por el general Obregón para  conocer el pensamiento literario de este estratega revolucionario, autor también, del libro “Ocho mil Kilómetros de Campaña”. Así mismo,  el Tratado de Estética que tenia en su biblioteca particular en la Hacienda Nainari que fue donado al Instituto Tecnológico de Sonora.

 

Impacientes estamos esperando su apertura, a principios de octubre, porque son muy atrayentes todas las valiosas colecciones y para ilustrarnos sobre la vida y obra del general invicto de la Revolución Mexicana, quien, oriundo de la Hacienda de Siquisiva  y Presidente Municipal de Huatabampo, se levantó en armas contra el general Victoriano Huerta por el vil asesinato de Francisco I. Madero para llegar a ser jefe del Ejercito Constitucionalista  combatiendo en las famosas batallas de Santa María y Santa Rosa hasta tomar la Ciudad de México y ser Presidente del País.

 

Se reinstaló en el incipiente Pueblo de Cajeme como empresario agrícola hasta su reelección en 1928, cuando fue cobardemente asesinado por sus detractores en el restaurante La Bombilla del Distrito Federal.

 

En lo que fuera la oficina particular de don Pancho platiqué con el arquitecto Llaguno sobre su proyecto  mientras degustábamos sabroso y fino ambigú con vino tinto servido por Mercedes Muñoz y Mireya Domínguez.

 

Antes de abandonar el museo, mirando de soslayo todo este acervo cultural, agradecí a don Pancho su humanismo, su legado y gesto altruista para con los cajemenses por la historia expuesta aquí.

 

Lo criticable, es la falta de integración de la nueva construcción  a las fachadas originales que afea esta bella residencia, icono de la arquitectura colonial y representativa de la época de oro agrícola triguera de Cajeme, famosa en el mundo por su riqueza. ¡Se ve como un horrendo pegoste!

 Pie Pie de foto: Fachada del Museo Sonora en la Revolución, ex residencia colonial de don Pancho Obregón por la avenida Nainari y calle Coahuila. 

 

Pie de foto: Replica del famoso bimotor Curtis Sonora usado en los primeros bombardeos aéreos durante la Revolución Mexicana por el general Álvaro Obregón.

 

 

Pie de foto: El famoso bimotor Curtis Sonora. La escena es imaginaria mia: El Curtis bombardeando las trincheras federales en las batallas de Santa Rosa y Santa María. No es propia del museo.

 

Fotografías por el Arquitecto Francisco Sánchez López

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com

FotoSeptiembre Cócorit-2009 Gocen las imágnes y texto

Escrito por arkisanchez 29-09-2009 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Los cordiales, esta semana subo algo sobre la fotografía en Cajeme para celebrar la Fiesta de los Fotógrafos.  

FotoSeptiembre - 2009 en Cócorit.

 

La comisaría de Cócorit, Municipio de Cajeme, tiene sus  orígenes en el Pueblo Tradicional Yaqui de Cócorit sobre el río Yaqui establecido en la Loma de Guamúchil y Tajimaroa. Su pasado no remota a los períodos históricos de las Rancherías Yaquis y de las 8 Misiones Jesuitas fundadas por los padres Andrés Pérez de Ribas y Tomás Basilio; De los Pueblos Autónomos y las cruentas Guerras del Yaqui por la defensa de su territorio  contra la paz social del general Porfirio Díaz y  guerra de exterminio y deportaciones como esclavos a las haciendas yucatecas; Los yaquis en la   Revolución Mexicana y en el México moderno.

 

Su bella arquitectura vernácula son las ramadas habitacionales y ceremoniales, su cultura es la yuxtaposición de primitivismo y cultura española con un magnifico cuadro de tradiciones en danza, música, vestuario, gastronomía, leyendas, pintura, escultura, artesanías  y literatura relatada por  Santos García Wikit y Ambrosio Castro.

 

Sus otras raíces están en el urbanismo militar de los fraccionamientos, ejido y pueblo mexicano  fundado por el general Ángel García Peña alrededor de la actual plaza  a partir de 1890; Con Carlos Conant Maldonado y su Valle Nuevo agrícola, colonos mestizos mexicanos, sonorenses y extranjeros inmigraron al incipiente Pueblo de Cócorit a partir de 1900 estableciéndose en lo que hoy es su centro histórico alrededor de la Plaza Ignacio Zaragoza, el canal de irrigación “El Porfirito” y los barrios antiguos de El Alhuete y el Conti.

 

En aquellos años de riqueza agrícola se construyeron las casonas estilo neo clásicas, la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, escuelas y viviendas con muro de adobe y techos de terrado con vigas de madera, Los chinames de carrizo y lodo de los peones agrícolas. Las señoras hacendadas iniciaron el Arte Cajemense con pintura floral para decorar sus casas, divirtiéndose en tertulias  porfirianas con música clásica y poemas de su cultura criolla alamense.

 

 Cócorit tuvo su “Época de Oro” hasta 1930, cuando las familias pioneras se mudaron al incipiente Pueblo de Cajeme o Ciudad Obregón, dejándolo a su suerte hasta el Renacimiento cultural e inmobiliario de nuestra Coyoacan de Cajeme.

 

Gocen este recorrido emocional por ambas culturas a través del  arte fotográfico del arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Portafolio del artista:

 

Arquitecto cajemense  inicia su gusto por la fotografía de paisaje en blanco y negro como adolescente lasallista aprendiz de cazador deportivo en la campiña jalisciense y selva de San Blas. En 1970, estudia fotografía artística con el profesor Miguel Echeverría  en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara y con su cámara en ristre viaja a través de la Ruta Hippie del Arte  desde Islas Mujeres, Quintana Roo, Yucatán, Oaxaca y Jalisco hasta Laguna Beach y las ciudades de San Francisco, California,  Seattle, Washington y Vancouver, Canadá.

 

“Artista del lente” que define la fotografía como –El arte  y técnica de imprimir imágenes por medio del revelado y computación--. Con esta premisa ha fotografiado la belleza esplendorosa del Desierto de Sonora y del golfo de California en la península de la Baja California y costa árida Seri en Sonora; en los bosques de pinos en Washington y la tropical del mar Caribe; a las más bellas mujeres indígenas, anglosajonas, mexicanas y a sus  musas, retrato sensual, desfiles de modas y concursos de bikini hasta artistas de Hollywood, porno y  a las conejitas de la revista Playboy.

 

Desde el 2004 a la fecha a publicado más de 200   fotografías a color en las colaboraciones “Una Mirada al Arte Público en Cajeme” y “Crónicas y Criticas de Arte” para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora. --La mejor galería de arte del mundo”. Y en su  blog: www.arkisanchez.blogdiario.com.

 

De su extensa producción fotográfica en cuatro décadas,  sus magníficas fotografías de paisaje,  ballenas, sociales, arquitectura y política   han sido publicadas en los periódicos El Informador, de Guadalajara, El Imparcial, Diario del Yaqui, La Tribuna del Yaqui de Sonora, e introdujo la fotografía artística al periodismo de Baja California Sur con su obra en los periódicos  El Sudcaliforniano, Los Cabos Times y El Diario Peninsular en Cabo San Lucas.

 

Su fotografía artística se ha internacionalizado con el correr de los años: Desde  los Estados Unidos,  Canadá, Noruega, Francia, Suecia, Australia y Japón hasta en la revista del Museo de Arquitectura Industrial The Trevithick Trust, de Londres, Inglaterra, con la fotografía de la iglesia de Santa Rosalía.

 

Cuenta con varias exposiciones: 1979, “Poética Fotográfica” en Ciudad Obregón;  1980-1990,  “Las Bellezas de Sonora” en Sánchez Art Gallery, festivales y restaurantes en San Carlos, Sonora y Tucson, Arizona; 1992-1994, “Las Bellezas de la Baja” en Festivales Internacionales de Arte en Cabo San Lucas; 1998, “La Protección de Ballenas en México”, en Cajeme; FotoSeptiembre Guaymas Internacional-2001 con fotografías de ballenas para promover su protección; En  Foto septiembre 2006 en el Diario del Yaqui y en FotoSeptiembre 2007,  en el periódico El Imparcial.

 

Su acervo fotográfico  es extenso y documentado las colecciones:  “Las Residencias y Edificios Antiguos de Cajeme”, “Los Monumentos Nacionales de Guaymas”, “Mascaras Chivatos Yaquis”, “Arquitectura en Hábitat de Ballenas”, “Eclipses del Sol”, “Mi Musa del Desierto”, “Las Ballenas del mar de Cortés”, “La Arquitectura Funcionalista Mexicana” del arquitecto Francisco Sánchez López; “Los Charros y La Romería de la Virgen de Zapopan” del arquitecto Basilio Rueda Montoya,  “Los Cien Rostros de Cristo” y “Arquitectura antigua de Cócorit”.

 

Ha obtenido los premios: 2003, “Capta las Elecciones” por el periódico El Imparcial; 2003, el Tazón de Plata del portal www.picture.com; 1993,  periódico en Los Cabos News y 4ta. Semana Kinsa-Imparcial de 1979.

 

Su arte ha sido reconocido por la Asociación de Ingenieros Civiles y Arquitectos de Guaymas y por la Sociedad de Geografía e Historia del Noroeste, Capitulo Guaymas.

  

Pie de foto 1:  “Los viejos Álamos”, de la famosa y magnífica ex La Alameda de Cócorit, hoy talados arbitrariamente.

  

Pie de foto 2:  “Columpiándose”, Mujer yaqui divirtiéndose en el columpio de bella ceiba en el Museo de los Yaquis.

  

Pie de foto 3: “Antigua Casona porfiriana”.

 

Pie de foto 4: “Hermosas Chinas Poblanas”, Bellas las dos bailarinas del Ballet Folclórico  de Pueblo Yaqui durante el Festival de Danza.

 

 

Pie de foto 5: “El Fantasma de la Casona”, aparición de bella mujer tapatía muerta frente a la ex  casona de Albino Almada. Pintura al óleo de Héctor Duron Morales de su colección particular.

 

. Pie de foto 6:  “Los Antiguos Cocoreños”, remanentes humanos en el huesario o antiguo cementerio en terrenos de la ex Maderera Álvarez. Son parte de uno de los tres cadáveres encontrado en la cimentación de la casa construida por uno de  Bours. --¡Entre "huesos" te veas!

 

 Fotografías por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com

 

 

 

 

La Cultura en los Museos de Cajeme. ¡Felicidades!

Escrito por arkisanchez 22-09-2009 en General. Comentarios (2)

Estimados (as) bloggers: Saludos cordiales. Esta vez, incluyo esta crónica sobre la cultura expuesta en los museos de Cajeme o Ciudad Obregón, Sonora: El de los Yaquis en Cócorit y el de Sonora en la Revolución Mexicana en la avenida Náinari. Con esto, demostramos que si tenemos cultura en Cajeme. 

 

 

El clima canicular está día con día desvaneciéndose y con el, la belleza de las nubes color blanco y anaranjado, paisaje citadino ideal para el amor, la pasión por una musa y fotografiar los llanos de Cajeme. Septiembre se distingue por ser un mes  amenazado por ciclones y muy húmedo transformando a nuestra republicana ciudad en un baño sauna con mucho calor, más el clima no fue un impedimento para asistir a la ceremonia de cambios de Poderes políticos del Municipio de Cajeme: ¡Salió Pancho y entró Manolo! Esperen la crónica.

 

Pues,  con la novedad de que ya contamos con dos museos: El de los Yaquis en Cócorit y el recién inaugurado, pero inconcluso,  Museo de Sonora en la Revolución. ¡Felicidades!

 

Pero, según mi percepción, nos hace falta un Museo de la Ciudad para festejar sus 104 Aniversarios en próximas Fiestas del Centenario de la Revolución Mexicana porque nuestra ciudad era una llanura yaqui en tiempos de la Independencia de México. Así mismo, necesitamos un Centro de Artesanías producida por nuestros Indígenas sonorenses sin promoción. Propuesta realizada por su servidor sin eco en nuestro  bello Palacio Municipal  adornado con los colores patrios de nuestra mexicanidad: ¡Viva México! ¡Viva Sonora! ¡Viva Cajeme! ¡Viva Esperanza! Y porque no, ¡Viva la Colonia Miravalle!

 

¡Impactante! Está la instalación del aeroplano Curtis Sonora  en vuelo, ladeado y en caída atacando  un nido de ametralladoras con tres figuras militares en las batallas de Santa María y Santa Rosa del Valle de Guaymas: ¡La observé con asombro! Y creo será el icono representativo del nuevo recinto histórico por su realismo y valor museográfico que me gustó mucho e impaciente estoy por su apertura para recorrer sus salas, mirar los videos, admirar las pinturas, las armas y videos llenos de historia sonorense donados por los familiares del general Álvaro Obregón en la ex residencia de don Pancho Obregón. ¡Muchas Gracias!.

 

--¿Es este el original usado por el general Obregón?--. Le inquirí, a Francisco Obregón, vocero oficial de la familia,  entusiasmado por mi asombro ya que he leído muchos libros sobre este famoso avión.

 

“Es una réplica del mismo”, contestó sonriéndose, motivado por la exaltación de la pregunta, mientras estábamos en el segundo piso observándolo e  imaginándome el combate terrestre y el ataque aéreo a los cañoneros “Guerrero”, “Tampico” y “El Demócrata” (sí, el mismo que trasportó a Cajeme al estero de las Tres Cruces para su asesinato con la Ley Fuga del porfiriato).

 

“No es el Curtís Sonora, como dices, estás equivocado”; Me corrigió con mucha certeza, rectificando: “Es un bimotor marca Martin con motor Curtis que fue importado a Sonora por el general”.

 

--Te agradezco la corrección, Francisco, porque en todos los libros de historia de la Revolución Mexicana, la nombran el Curtís Sonora--, le indiqué, para no seguir preguntándole por el protocolo oficial donde él tenía que acompañar al gobernador Eduardo Bours y yo quedarme para tomar algunas fotografías.

 

 

El Museo de los Yaquis de Cócorit está logrando un importante lugar como promotor de la cultura con exposiciones de pintura, fotografía, performances (actuaciones) y presentación de libros sobre los yaquis y pimas de Yécora con exhibición de artesanías muy poco conocidas localmente. 

 

Siempre que me invita su director, el ingeniero agrónomo, Antonio Mexía, voy con agrado porque me gusta sentir los espacios de la antigua casona neoclásica,  adquirir cultura e inclusive hasta me dan ganas de subirme al columpio colgante de inmensa ceiba, admirar la arquitectura tradicional yaqui y degustar una taza con café mientras redacto apuntes de algunas de mis crónicas por el ambiente del lugar.

 

En la exposición de pintura compuesta de seis obras de gran formato pintadas con técnica al café diluido con acuarela y acrílicos “Euforia de esta Sangre”,  del joven pintor cajemense Rándy Borboa Rentería, se expuso una difícil temática inspirada en información sobre  las Fiestas de la Santa Cruz  y del Día de San Juan entre los yoremes. Los feos rostros transfigurados, desproporcionados  y faltos de solvencia dibujística parecen ser  yaquis negroides caribeños al estilo cubista y surrealista (espero no se enoje el Presidente Obama por lo de negroide), de los cuales,  el menos peor, es “Pascola”. Platiqué con él sobre su arte, pero su argumento no va acorde con lo presentado porque desde la crítica están carentes de los valores artísticos y plásticos.

 

Lo mismo pasó con la pasada exposición del pintor Alejandro Ballesteros compuesta por una serie de ilustraciones a la pintura aerosol basadas en el cuento  “El Chapulín Brujo” de Santos García Wikit,  les faltó interpretación plástica de esta bella temática,  mas belleza expresiva y  mejor dominio de la técnica para lograr su objetivo y calidad museo. Me sorprendieron ya que a este joven pintor esperanceño es buen artista.

 

Disfruté de la presentación del libro de poemas “Las Mujeres Pimas” declamados en la lengua pimana  con traducción al español por las hermanas Guillermina y Yolanda Bustillos Galaviz de la comunidad de San Juan Diego de Yécora, ante un lleno total en la sala principal del Museo de los Yaquis, gracias a la labor misional y promocional del Padre Franciscano David Joseph Beaumont Pfeifer de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, quien, expresó: --Estoy muy emocionado por las sonrisas de ustedes--.

 

La escritora Margarita Araux refirió a texto escrito como el espejo de la realidad de las pimas, con voz propia, sensibilidad y musicalidad contando la historia colectiva de la mujer trabajadora agradecida con Dios; La poetisa Mara Romero,  calificó como poemas de corte testimonial, filosóficas y poesía de los sueños de añoranzas y el sentimiento de un pueblo desconocido; Para proceder, las hermana a declamar: “La muñeca que habla conmigo”, “Levanto mí oración”, “Adorar a Dios” y otros más.

 

La artesanía manufacturada por ellas tiene valor utilitario y estético por los diseños de sus bordados de blusas, morralitos, cojines, tortilleros, etc. Ollas de barro cocido sin ornamentos, muñecas de trapo y los tradicionales “Guaris” grandes para guardar maíz y sombreros hechos con palma y palmilla.

 

Diseños inspirados en la simbología de antiguo arte rupestre dibujados por sus ancestros en cuevas de la localidad con formidable colorido: “La flor del Yumari”, los laberintos, pajkolas, coyotes, flores,  mujeres con cabezas cuadradas y hombres redondas, el río con agua y demás,  mostrados en la pequeña exhibición adyacente en los portales del museo mientras degustábamos deliciosos platillos sonorenses por la señora de Ramírez encargada de la cocina del museo.¡Buen sazón!

 

Hay que promocionar el arte y las  artesanías pimas, porque están vivendo en una pobreza extrema que lacera el espíritu en medio de maravillosos paisajes serranos de la sierra Baja Tarahumara.

 

 

Pie de foto: Yolanda Bustillo Galaviz, autora del libro “La Mujer Pima”, Teresa Polanco Carrillo y Guillermina Bustillo Galaviz creadoras de la bella artesanía pima en la comunidad de San Juan Diego de Yecora, exhibida en el Museo de los Yaquis de Cócorit.

 

Pie de foto: Escena de la presentación libro "La Mujer Pima", con Mara, la autora, Yolanda Bustillo Galaviz, el Padre franciscano Joseph Beaumont Pfeifer y sentado  Toño Mexía, director del museo a quien felicito por está magnífica exhibición de la cultura pima.

 

Pie de foto: Una pequeña muestra de la bella artesanía pima elaborada por las mujeres de la comunidad de San Juan Diego de Yécora. Por favor, respeten el derecho de autor de estas personas porque vivien en extrema pobreza y su arte es para alivianar su situación.

Fotografias por el Arq. Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com

FotoSeptiembre 2009 en Cajeme. Entrevista con el profesor Nares.

Escrito por arkisanchez 18-09-2009 en General. Comentarios (0)

 Estimados (as) bloggers: Saludos cordiales a todos, esta semana incluyo la entrevista con el fotógrafo Nares como un pequeño homenaje y agradeccimiento de mi parte por sus 50 años en esta noble profesion ya sea fotografíando, revelando, imprimiendo y digitalizando fotografías para aficionados y profesionales. Disfruten esta conversación con el amigo de los fotógrafos.

 

Arte de la fotografía artística que  he ejercido desde los años ´70, desde Vancuver, Canadá hasta Isla Mujeres, Quintana Roo y la esplendorosa belleza de la peninsula de la Baja California y mar de Cortés.

 

 

Profesor Jesús Nares Godínez: Una Tradición en la fotografía de Cajeme.

 

Estamos en el mes  Patrio tricolor con agradables días por la belleza de las nubes poliformes al oriente de nuestra surreal ciudad, donde, celebraremos con regocijo el tradicional “Grito de Dolores” en la plaza Álvaro Obregón y el famoso Segundo Grito por la Independencia de México en la Casa del Colibrí de Esperanza.

 

Es también el mes del “testamento con descuento” según lo señaló el notario publico y amigo Jesús  Luis Castro Flores en la inauguración del Museo Sonora en la Revolución Mexicana en lo que fuera  residencia de don Pancho Obregón. 

 

200 años después de esta gesta heroica por quienes nos dieron Patria y Libertad; lamento expresar que  terminamos siendo un País controlado por la corrupta dictadura  PRI-PAN-PRD que nos está  empobreciendo y hambreando en la colonia gringa de MexiAmérica: ¡Necesitamos nuevos aires libertadores!

 

FotoSeptiembre 2009, --La Fiesta de las Imágenes en México--, está en apogeo con variadas exposiciones de fotografía, evento que aprovecho para compartir con ustedes esta  charla con el profesor Jesús Nares Godínez,  fotógrafo y  empresario de mucho prestigio  entre profesionales y aficionados a este arte de imprimir imágenes en Cajeme, porque un día de invierno pasé por Foto Nares y vi al  amigo  pensativo y en soledad. Entré al recinto para inquirirle sobre la historia de la fotografía para  mi libro el Arte y Arquitectura Cajemense.

 

--¡Nares, hace tiempo que no te veo!: ¿Cómo estás?  Le indiqué al saludarnos de mano. Me contestó:  “Estoy  pensativo porque deseo  concluir “Mis Memorias”, libro sobre la historia familiar, la fotografía, amistades  y algunas anécdotas cómicas de fotógrafos”.

 

--¿Qué  te trajo a Cajeme?-- Le pregunté con curiosidad ya que desde los ´70, me ha revelado e impreso cientos de fotografías y transparencias;  Después de una pausa meditativa, agregó: “Llegué en 1958, procedente del Colegio de San Nicolás de la Universidad de Michoacán por invitación de mi hermano el licenciado Moisés Nares Godínez; Un año después, el doctor Julio Ibarra Urrea me contrató para dirigir el Departamento de Audiovisual y dar clases de fotografía en el Instituto  Tecnológico de Sonora, fui miembro del patronato hasta mi retiro en 1964; Me casé con mi bella esposa María Dolores Félix y procreamos una  bonita familia de siete hijos: Maribel, Jesús, Julia, Yadira, Paúl, Aída y Marco Antonio. Trabajé en Foto PAYSA (Proveedora Agrícola del Yaqui) con Carlos Esquer, posteriormente en sociedad con Carlos Torres abrimos Foto Siaric con productos AGFA y en 1978 me independicé para formar  la empresa Foto Narres que hoy dirigen mis hijos”.

 

--¿Qué es  la fotografía para ti: Arte o Técnica?

 

“Es una ilustración impresa, es la base de la historia, desde los grabados en piedra hasta las cámaras fotográficas de cajón, las Bonnies y Letrineta,   Laica y Cannon  de 35 mm, los Rayos X y la fotografía digital actual”.

 

--¿Quiénes fueron los  fotógrafos pioneros en la ciudad? Le pregunté porque siempre quise saberlo. Después de dar unas indicaciones al mostrador, contestó: “Los fotógrafos Gerardo Valenzuela y Jesús Osuna tienen  un acervo histórico del Cajeme antiguo; están los Graff, Davidson, Harrison, Barsúa, los Valdez, Antonio Obana, maestro del “Güero Peña” y del  “Güero Félix; Alejandro Gutiérrez, Carlos Ávila, Rolando Paredes, Reynaga, de Esperanza y Homero Vázquez,  ubicados en los años ´40 para acá y quienes trabajaron el  revelado e impresiones en blanco y negro y retocado de retrato en sepia; En los ´70, estábamos la Casa Java y Foto Nares revelando en color, las transparencias se enviaban a la Ciudad de México y  se instalaron los laboratorios Foto Araúz y Benavides  desplazando a Casa Java porque Arnoldo Jaime enfermó”.

 

--En medio siglo de tu quehacer profesional, ¿Que tipo de fotografía trabajaste?

 

“Me dedique a la fotografía industrial y aérea del Valle del Yaqui filmando documentales desde avionetas que tenían que ladearse para tomar las fotos desde la ventana abierta de la cabina para la Unión del Yaqui sobre la siembra, para las empresas Corona, Bachoco, Gamesa, granjas porcícolas, el IMSS y el CIANO; Paisaje de la presa el Oviachic, Rayos X, transparencias para operaciones médicas, retrato  y XV Aniversarios”. Contestó con mucho orgullo.

 

--¿Quiénes han sido los mejores fotógrafos con valor artístico de sus imágenes?

 

--De los pioneros fue Carlos Ávila por sus retratos de la alta sociedad, Davidson  y Bazúa, este recién fallecido, eran muy buenos, también los  sinaloenses Hermanos Valdez y Jesús Osuna de la revista “Eventos” quien publicó las fotografías de  las mujeres más bellas de  la ciudad;  del 2000 para acá, Alejandro Gutiérrez (Totito, padre); Alfredo Archuleta, tronco de generación de fotógrafos muy acreditados en la ciudad”, respondió con firmeza.

 

--¿De la fotografía periodística que me puedes ilustrar?

 

“En la Extra trabajaron el profesor Salazar e Ismael Montaño Anaya; el Diario del Yaqui, gracias a don Jesús Corral Ruiz, fue una escuela para fotógrafos como Rafael y su hermano, ambos de apellido Montaño Anaya; también Alejandro Mena y el Güero Félix, entre otros”.

 

--De la antigua técnica  del retocado de retratos, ¿Quién fue de lo mejor?

“Mi gran amigo Adolfo “Fito” Valenzuela Vega porque retocaba con mucho talento artístico fotos en  sepia con pintura de agua al pincel en su casa arriba del Estudio Archuleta. Fue excelente bailarín casado con Gloria; les hacían rueda en los bailes del Club Campestre e incursionó como extra de cine. Con su muerte se perdió esta técnica, aunque otros retocaban, les quedaban como ´Monitos de Carpa´;   me tiraron varias de ellas por malas”, dijo riéndose.

 

Mientras admiraba una foto de un bello rostro femenino en la mesa de la recepción, ganadora de un premio nacional, intervino, indicándome:

 

“Déjame hacerte un comentario importante, porque en Cajeme hay muy buenos fotógrafos, de los mejores en México que han obtenido varios premios como Blancarte el Kinsa y otros por Foto Fashion; Tenemos excelentes aficionados como don Alfonso Robinson Bours y  su hijo, quien tomaba fotos que eran una barbaridad por buenas: Desde  caritas de sus nietos hasta sus viajes por Europa; Está el escritor Ramón Iñiguez Franco gran apasionado por la fotografía, con mucho talento, y los ingenieros Duron, Guzmán, Bórquez, Arispuro, Manuel Rodríguez Jaques y el arquitecto Pineda, entre otros ya fallecidos”.

 

--De  tu anecdotario, cuéntame una para reírnos un  rato, le solicité:

 

“¡Cómo no! Una de Blancarte en la antigua Catedral, fue muy chistosa, porque estábamos en plena ceremonia cuando vimos que el Santísimo se movió porque el sacerdote lo colocaba detrás del Altar para sacar las hostias y apareció la cara de Blancarte. ¡Todos nos reímos a carcajadas...! Otra es cuando se cayó el techo del ITSON: ¡Se está tambaleando, se va a caer!, exclamé, desde el punto donde tomé la foto, pero no me creyeron: ¡Qué se va a caer, hombre! Me gritaron mientras lograba la foto del licenciado Luis Encinas Jonson, Rodolfo Elías Calles, Faustino Félix Serna, el señor Morúa y a Moisés Vázquez Godiño, a quien se le debería de erigir una estatua por su labor en el ITSON. Minutos después,  ¡Qué se derrumba!--. Ja, ja, ja”.

 

 

Pie de foto: El profesor y fotógrafo michoacano Jesús Narez Godínez,  baluarte de la fotografía en Cajeme desde  hace medio siglo. Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com

 

Juan Buitmea: el último de los pintores bohemios de México.

Escrito por arkisanchez 06-09-2009 en General. Comentarios (0)

 Esitmados (as) bloggers: Los cordiales. Hoy subo esta entrevista con uno de los mejores pintores costumbirstas de la cultura yaqui que hay en Cajeme, Sonora. (Ciudad Obregón). Espero que les guste.

 

Juan Buitimea Valdés: ¡El último de los bohemios!

 

La semana pasada viajé por la ruta ecológica  de Cajeme-Cócorit- Estación Corral para visitar a  doña Oralia  Barragán y al pintor Juan Buitmea mis dos lectores del Club del Libro. Pero antes de ello, llegué  al Museo de los Yaquis para ver la exposición de ilustraciones a la pintura aerosol opacada por la novedad de las osamentas de Cócorit; abandoné el recinto para ir al Huesario de los Bours titulado así por la pedacería de huesos humanos,  cremaciones  y basura enterrada encontrada  y no por los “huesos” abandonados del pasado sexenio, en la ex Maderera Álvarez y  su leyenda de “aparecidos que asustan en la noche” para cerciórame si era un sitio arqueológico de antigua cultura prehispánica.  ¡Increible! Están construyendo una casa en medio de un cementerio yori o de mexicanos llenos de huesos humanos.

 

Decepcionado, abordé el camión a “Corrales” o Estación Corral para fotografiar  la bella arboleda del camino antiguo a Tajimaroa  (que espero no los talen sin un estudio técnico y sensatez como a los álamos de La Alameda de Cócorit), los campos agrícolas y un magnifico arco iris sobre una laguna y  charco  en el cauce seco del río Yaqui:  ¡Ecocidio cajemense!  A pesar de que la ley federal  de ecología ordena un mínimo escurrimiento  de agua en todos los ríos mexicanos.

 

Me bajé en el campo deportivo y riéndome, subí la loma de Corral hasta el domicilio de los arriba citados,  degustar una taza con café negro, un sabroso burrito de frijoles con panela; platicar con ellos y terminar entrevistando al artista corraleño  sobre  su historia personal, su creatividad y obras plásticas.

 

Me reí del chusco incidente: “El cazador cazado con su propia arma”, porque hace unos treinta años, fui a cazar liebres con un arco y flechas de carrizo usados por los guerreros yaquis  que me regaló mi amigo Felipe Espinosa (+), jefe de los Matachines de Vícam Pueblo en 1976, cuando les doné el proyecto de remodelación de su bello templo estilo neoclásico.

 

Después de varios intentos fallidos porque saltaban detrás de los matorrales asustándome, no me percaté de una flecha astillada  y al soltarla me fleché la palma de la mano izquierda. Aborté la cacería por el dolor sufrido y manejando mi “bochito” azul, llegué a la Cruz Roja para que me curaran la herida. ¡Democracia del monte! Porque sentí lo mismo que  sienten las liebres. Ja, ja, ja.

 

-Juan, es grato saludarte de nuevo-, le comenté, al  pintor costumbrista  en la puerta del cerco de su chiname y preguntarle: ¿Quién es el pintor y cantante Juan Buitimea Valdés?. 

 

Después  de ofrecerme un vaso con agua por el calorón y humedad en el ambiente, contestó: --Soy un pintor mestizo de yaqui nacido el 8 de febrero de 1945 en Estación Corral,  mis padres ya finados fueron Diego Buitimea Valenzuela, yaqui puro de Cócorit y de María Luisa Valdés Valenzuela... El talento lo heredé de él,  fue muy famoso por dibujar las sewas (flores) para los cuellos de las blusas de las inditas que ellas bordaban en colores rosa, rojo y azul. Fue  chofer y peluquero y hacia sillas para montar. ¡Un mil usos de ahora!

 

Al observar de soslayo su interesante pobreza acomodada en una rudimentaria instalación de arte utilitario colgado entre matorrales e invitándome a sentarme bajo la sombra de un tapanco-cocina, le inquirí: ¿Cómo te iniciaste en la pintura?

 

--De niño fui un “iluminado”, porque en el monte se me apareció una intensa luz blanca incandescente y se me cayó el mundo encima... Lloré, lloré mucho y al otro día me puse a dibujar con los dedos en la tierra,  estudié dibujo, caricatura y pintura por correspondencia en una escuela de Los Ángeles, California--. Me contestó con cierta melancolía y  místico  encantamiento de la Yoreme Ania.

 

¿Qué opinas, de la cultura yoreme? Le solté la pregunta mientras sacaba sus cuadros para mostrármelos y criticárselos: --Vivo en casa de mis padres pero el terreno es propiedad de los yaquis, sólo soy espectador, me gusta ver a los Chapayecas en Semana Santa pero nunca he portado una mascara tradicional:  ¡Con la cara que tengo es suficiente!”. Contestó riéndose.

 

¿Qué piensas de tu arte? Le aludí, al observar unas 15 pinturas de interesante temática vernácula en mediano y pequeño formato de paisajes de la presa El Oviachic, florales y vírgenes. --A  mis 64 años de edad estoy en pie de lucha, en una constante búsqueda de la belleza y no estoy conforme con el arte que hago--. Me indicó mientras yo observaba un  cuadro volteado y recargado a un arbusto. Le escudriñé con curiosidad: ¿Qué estás pintando?

 

--“La Última Cena”, mi versión por su colorido, y los judíos, señalando al cuadro;  He terminado a “Cristo, escribiendo en la arena”, un “Jesús de Nazareno”,  la  “Virgen del Camino” y a la “Virgen de Guadalupe”  porque la gente los ordena y les gusta--. Me indicó, al mostrarme cada uno de ellos para apreciar su dibujo antiguo de figuras y rostros ya desaparecido en la plástica moderna, heredado desde la época de las Misiones jesuitas del Yaqui y en los  ex votos Novo españoles o mexicanos.

 

Juan, la vida bohemia de artista  que llevas a pesar de la pobreza en que vives, tus remembranzas de la farándula con famosas artistas  de los años ´60; bohemia del arte y de juergas nocturnas que sólo unos cuantos pintores sonorenses  vivimos en la Ciudad de Méxicoy Guadalajara: ¿Quiénes fueron tus musas?  Curioseé, porque  fue también conocido con el nombre artístico de Johny Valdés.

 

--La Rosi Mendoza es mi amiga querida, la pinté desnuda  en sus mejores años de famosa vedette en un cuadro con fondo la sierra del Bacatete y un danzante venado... Ya quedó en el olvido.

 

La otra fue María Félix porque me impactó su belleza ya que poseía una cara muy buena para retratar... En 1962, le regalé tres dibujos a lápiz de ella en traje de baño, de su rostro y una caricatura donde le da una nalgada a Silvia Pinal que fueron publicados en la revista Cinelandia y conservo el óleo en blanco y negro “La Mujer de todos” como recuerdo... 

 

Me respondió sonriente, evocando la bella época ya que no “cantaba mal las rancheras”: --Canté en el bar La Tenanpa cuando visitaba a la Rosi Mendoza,  con mariachi en la plaza Garibaldi y rehusé cantar “La Flor del Capomo” con los Hermanos Molina de Pótam en el programa  Magia y Encuentro de Raúl Velasco, grabé la canción “Morenita Mía” con Memo Urías, en Ciudad Obregón--.

 

¿Dónde están tus obras? Le pregunté, debido a que es muy famoso fuera del estado de Sonora: --No sé, pero fíjate que al ex presidente Adolfo López Mateos lo pinté sentado en la silla presidencial y le regalé “la Muerte de Goliat” y “Los Jinetes de la Apocalipsis”; A su esposa, le entregué varios dibujos de murciélagos y me becó en el Internado La Cruz de Gálvez por medio de Jaime Torres Bodet.

 

Lola Beltrán tiene “Mujeres Yaquis Desgranando Maíz”; Ofelia Medina un Matachín a la acuarela; Varias “Danzas del Venado” están en Estocolmo, Suiza, en Estados Unidos y una de las más bellas en mi domicilio particular; “Viaje a la Luna y a las Estrellas”, se lo pinté a la señora Sherry de Tucson; “Jesús, Mensajero de la Salud” la adquirió el doctor Enereo Alvarado García y “La Virgen del Labrador”, el ingeniero Gastélum de Hermosillo,  pero en Cajeme no se vende nada. (Continuará).

 

Pie de foto: Juan Buitmea Valdés, artista vernáculo costumbrista  de la plástica de Estación Corral y el último de los bohemios mexicanos.

 

 

Pie de foto: La actriz sonorense María Félix en la película “La Mujer de Todos”, Pintura al óleo por Juan Buitmea Valdés.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: arq.sanchezlopez@gmail.com