Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Edición # 800 del suplemento Quehacer Cultural, Diario del Yaqui de Cajeme.

Escrito por arkisanchez 30-08-2009 en General. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Los cordiales. En esta semana subo a las redes sociales este ensayo sobre quien es quien en la creación literaria publicada en Cajeme para deleite de los miles de lectores dominicales. Espero les guste por lo largo de los nombres.

 

Suplemento Quehacer Cultural: Edición #  800: ¡Felicidades!

 

 

Bajo el clima canicular en el desierto de Sonora celebramos hoy la edición número 800 de este suplemento cultural --El mejor de Sonora--, por la  calidad literaria  de las y los colaboradores que cada domingo, en forma altruista, comparten con  ustedes la pasión por narrar su  visión existencial, el pasado familiar y barrial,  cuentear  fantásticas aventuras, escribir poesía y la historia de nuestra boterista ciudad: Desde el costumbrismo conservador sonorense bromista y simplista de la sierra y del Valle del Yaqui hasta el verso libre de la cultura liberal global que usted aprecia al sorbo de un café de talega.

Para que ustedes conozcan a -los verdaderos rostros de Cajeme-, muchos de nosotros con maestrias  en la Universidad de Tetabampo, los invito a un recorrido emocional por la belleza de las palabras con este  ensayo bianual de poesía, narrativa, cuentos, relatos históricos, testimonios humorísticos, crónicas y criticas de arte publicadas en casi cien suplementos.

 

Iniciemos, pues, esta aventura con nuestras apreciadas poetisas como Irma Palomares con los poemas: “Antes y Después”,  “El Pasado”, “Renacer” y “La Paz”; Laura Dalia Quintero con sus: “Cartas sobre el Agua” y “Construyo tu cuerpo”; Mara Romero, nuestra doceava musa, con los versos: ”Monologo de un Vampiro” y “Ayer vino la Muerte”; Gloria del Yaqui con: ”Madre Música” y  Elia Casillas con: “Sola sin tu Sombra”, magnífico poemario a  Frida Kalho.

 

Sandra Mortiz me deleita con los poemas “Soy Verbo”, “Crespón de Octubre” y “Punto sin Retorno”; De María Guadalupe Moreno Robles,  me agrada: “La Flor que he Soñado”: ¿Qué secretos esconden esos ojos bellos, misterio y tristeza? Y el relato: “Fantasma de Alabastro”; De María Teresa León: “El Día del Amor”;  Marisa Trejo Sirvent me complace con “Puerto Arista”; Gioconda Belli con su “Metamorfosis”, así mismo, “Ironía” e “Índigos del Pasado” de Ana Lucia Terán Cornejo; Atenea con  “Sutilmente Azul”.

 

De María Buitimea  “Soledad” y “A Destiempo”; Patricia Montoya Osuna: “A donde va el Ruiseñor”;  De Karla Paola Valenzuela: “¡OH México! ; Dulce María Contreras con su póstuma obra: “Una Carta que no llegó” y “Cuando la Nada”; Bianca Cantú con: “Destinos”;   Edna Pandura Truqui recuperando el poema “Este Volver a Vícam” de Cesáreo Pandura;  me deleité con los poemas “Cenizas II y III” y “Mi Vida, Triste Jardín”, de Luz Elena Sifuente, y Anabel Encinas me sorprendió con su obra plástica y el poema “Identidad”.

 

De las narradoras destacan: América Pina Palacios con “La Flor del Cerezo”, relato de un anciano con una bailarina; Cristina Murrieta y su conmovedora obra: “Con el Corazón”; Silvia Rousseau  con su  “Crónica de Cama” y “Teorías del Embarazo”; La sencillez rural está en “Mi amada Abuela”, de Beatriz Vega López; y  los recuerdos de Emma Clark en “Padre” y En el Seno de la Loca; Gocé  del relato: “Cuatro Días con los Yaquis”, de Guadalupe Duarte Espinosa y de Vera Sandoval Leguízamo sus divertidos relatos del Video Club de la Biblioteca Pública; Rosario Urías Blanco con sus apuntes del Taller Integral de Arte y Silvia Arvizu con sus dramáticos testimonios de una “mula” del mercado negro de las drogas en “El Gato” y “Morir dos Veces”.

 

Del sector masculino, lo mejor son  los artículos históricos del escritor Mayo Murrieta:  “La Compañía Richardson y el Agua del Yaqui”,  “Historia del Ferrocarril”, “El escritor Humberto Musacchio” y “Tocqueville y los Indios Americanos”: --Espíritu gringo de exterminio indígena aplicado medio siglo después en las llanuras de Huivulai contra la Tribu Yaqui--.  Rogelio Guedea es mi  favorito por  su estilo para narrar: “Telefonía Celular”, “El Juego”, “Puentes” y “Chimeneas”.

 

 De Marco Antonio Campos, galardonado con  la medalla Juan Manz, aprecio: “Discordia de Babel” y  “El Hotel de la Soledad”; El escritor Ramón Iñiguez Franco nos transporta a Guadalajara con su anecdotario  infantil: “Los Pantalones”, “Mi Ama tomaba PepsiCola”, “Claroscuro”, “Poema a Mara” y de lo mejor: “La Nalguita del Niño Dios”, del cuál, de soslayo pensé que era la María Magdalena  y al leerlo, ¡OH sorpresa!: Relataba una simple  circuncisión.  ja, ja.Ja. Aprendo mucho de sus entrevistas expresionistas.

 

Del amigo de la infancia, Armando Terán Ross, me deleitan sus crónicas urbanas en “Recuerdo de Alhambra” y  de la ex plaza 18 de Marzo,  llevándolo  a ganar  el premio del Libro Sonorense 2009; Me divierto con Fernando Tavares  con sus experiencias en el cine con “Artistas Chilenos”, “Aventuras en el Cajeme de Ayer” y “Las Transformaciones de las Ciudades”, ¡Excelente! ; Al ensayista  Jesús Carvajal Moncada lo leo poco por su temario, pero acepto:  “Franz Kafka” y “En Álamos”; Lo mismo con Martín Casillas de Alba por sus artículos técnicos,  Víctor Flint Flores Hernández por sus temas universitarios y  Adolfo González Riande por sus historias del CIANO.

 

Me carcajeo con las puntadas humorísticas sonorenses de David Cibrian  Santacruz: “Los Partos” y “Las Lavanderas”; así mismo, con Jesús Terán Morales por los sucesos de: “Si no Fuera por la Sotana”,  “Voy por la Pistola”, “No Sirves para Nada” y “Lo que le pasó a Kennedy”.

 

Me entristezco al recordar el último artículo del escritor  sanrafaileño Abraham Montijo Monge, antes de morir: –Aquí le voy a mochar, los dolores de la chiripioca se sienten con más fuerza--, pero me extasío con “Murmullos del Ayer” y “Cajeme a Paso Redoblado”.

 

El pintor Enrique Rodríguez Zazueta me sorprendió con su “Historia de la Plástica” y “La Crítica Artística”; Roberto Ceceña Ceceña se lució con la entrevista a Ramón Iñiguez y con su artículo “Cuba”; Gerardo Cornejo con “Los Tres Bartolomes” (Delgado de León); Ramón Mata Torres con “La Ballena”;  J. E. Noriega me hizo reí con sus anécdotas de “Los Tamales Torcidos y un Beso” y “El Ovillo Retorcido”, escritos con regionalismos locales; Francisco Vega Frías, con “Soto Luna y don Julio Soltero” y “Los Cambios de la Vida”.

 

 Juan Terán con “Letras y  Tintas”; Enrique Moya  y su ensayo “Reposando el Circulo de Juan Manz; Alejandro Mungarro Daniels con su “Luna Grande”; Raúl Márquez Picos, con “Coyotitlan” y Cajeme 1966; Alfonso Lara Martínez y su “Otro Rumbo”; Francisco Aranda Cadenas y sus “Siete Primaveras”;  “Los Fantasmas”, cuentos de Gilberto Gutiérrez Quiroz;  De Daniel Camacho Higueras: “Algo de mis Pasadas Glorias” y de Ramón Mata Torres: “El Niño estaba Triste” y finalmente, Francisco Sánchez López nos deleita con sus crónicas y criticas de arte, artículos históricos de Cajeme,  de Cócorit y de la tribu yaqui.

 

De los poetas, lo mejor es  el sentimentalismo intelectual   de Jorge Souza  en: “El Tenaz Amor” y “Si el Amor es un Árbol”; Gerardo Cornejo con “Estirpe” y “Últimamente”; De nuestro homenajeado y galardonado poeta Juan Manz: “Palabra”; Marco Antonio Flores con su: “Invocación”; Alí Sierra y su “Callada”; Jesús Grijalva Ayala con “Bolerías”; Gerardo del Real y sus poemas numéricos; De Sergio Lamarque Cano, gocé: “A la Soledad del Hombre” y “Hambre de Amar”.

 

No quiero concluir sin mencionar que estimé mucho la incursión de los autores ganadores de Los Juegos Tribales de Cajeme porque muchos de ellos sólo vienen por el dinero y no leen su obra triunfadora en la premiación oficial y la columna “El Invitado de la Semana” porque  incrementamos nuestro conocimiento literario, ya que para ser buen escritor hay que ser buen lector.

 

Pie de foto: Los colaboradores del suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui: --Los verdaderos rostros de Cajeme--. Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: artecajeme@yahoo.com

 

 

Las Salas de Lectura en Cajeme y resto del estado de Sonora

Escrito por arkisanchez 23-08-2009 en General. Comentarios (3)

 Estimados bloggers: De nuevo por la web, en esta ocasión les comento mi viaje a Hermosillo, el "golpe de calor" sufrido en Cajeme y la crónica del Taller de Lectura al que asistí la semana pasada. Fue grato celebrar mi entrada a la tercera edad con un pastel y café que amablemente los organizadores y los (las) compañeras de diferentes muncipios, nos dieron a los dos Leos asistentes.

  Salas de Lecturas en Cajeme.

 

El pasado 22 de agosto fue un día especial por que los rayos solares fueron los más verticales y directos del año en nuestro maravilloso hábitat desértico durante el clima canicular causando  temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, donde, en dos diferentes ocasiones y al medio día, en las unidades SUBA 70 y 187 de  la Línea 9,  viajábamos al centro de la ciudad más de 30 personas sentadas y paradas en un criminal camión  sin refrigeración que atentó contra la salud de niños, jóvenes, adultos y de la tercera edad mientras exclamábamos: ¡Prende el aire acondicionado, hace mucho calor! El joven chofer de ambos camiones al reclamarle la falta del enfriamiento, contestó: --¡Está descompuesto el aire acondicionado!--. Entonces, ¿Porqué te permiten circular en este estado? Le inquirí para sólo recibir la contestación: ¡Son las ordenes!

¡Ingratos! Por no decir más improperios insultantes a los concesionarios del  Sistema SUBA y autoridades de Transporte que nos sacrificaron y  dañaron con un “golpe de calor”  por su infame avaricia al dejar circular  camiones en ese estado. No confié en su respuesta y creo que es una medida de presión para aumentar la tarifa de  su mediocre, impuntual  e ineficiente servicio, o tal vez, sean  unidades piratas aprovechando la hora pico de los usuarios para transportarse de un lugar a otro.  ¡Malvados!

 

Hace más de un año mientras degustaba sabrosa tortilla de harina sobaquera  en la burrería  “El Burro sin Mecate”, frente a la plaza de Cócorit y al estar platicando sobre el hábito de la lectura, doña Oralia, me comentó: --¡Habemos mucha gente ignorante que nos gusta leer pero no tenemos dinero para comprar libros!--. Ante tal aseveración cruel pero realista del México rural olvidado; por altruismo, me hice proveedor de mis artículos publicados en este suplemento y en la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes; Semanas después, formamos un rudimentario Club del Libro en un domicilio de Estación Corral acompañados por el pintor  yaqui Juan Buitimea con una donación de libros de mi colección  particular, con obras regaladas por la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz y con revistas gratuitas por Ramón Esquer, director de  la Oficina de Convenciones y Turismo de Ciudad Obregón.

 

Hace varios días estuve en Hermosillo,  “pueblito alegre y sencío”, transformado en la  moderna “Ciudad del Pitic” con atardeceres rojizos de fantasía:  La visita trajo gratos recuerdos  cuando turisteaba  por el centro histórico y viajaba a la tierra de los seris en Punta Chueca llevando turismo europeo, canadiense y norteamericano desde San Carlos para conocer e interactuar con esta  impresionante ancestral cultura situada frente a la isla del Tiburón.

 

El motivo fue  asistí al Taller: “Narrar y Escuchar”, para la Formación de Mediadores de Salas de Lectura dirigido primordialmente a escritores (as) sonorenses  y docentes  con la idea de tener espacios para la formación, crecimiento y goce de la palabra escrita en todas las comunidades del estado de Sonora, debido a que, desde el año 2008, --Se elevó a rango de ley el fomento de la Lectura y el Libro como ejercicio de la democracia social y cultural para crear comunidades lectoras--. Evento  auspiciado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, (CONACULTA), el Instituto Sonorense de Cultura  y la Biblioteca Central de Hermosillo dirigida por el  cordial director  Federico Castillo Duarte.

 

Por tres días, el coordinador Miguel Ángel Sánchez Rico, procedente de la Ciudad de México, con paciencia y gran conocimiento en la metodología en los temas del taller, nos capacitó teórica y prácticamente  en las labores de los Mediadores de Lectura para formar ciudadanos narradores y lectores mas allá de la lectura silenciosa y personal; Nos enseñó a conceptuar las Salas de Lecturas con la figura de un triangulo equilátero, en cuyo vértice superior, se encuentra el mediador capacitado por CONACULTA propiciando las sesiones de lectura por dos horas semanales, con herramientas para archivar acervos culturales, conversar, leer en voz alta, escuchar, dramatizar obras literarias, escribir,  recopilar testimonios locales y regionales.

 

En el vértice inferior derecho, están los libros y textos, las memorias colectivas e individuales y demás acervos recopilado en la comunidad: Al lado opuesto, se sitúa el Lector que lee, conversa, opina y discierne sobre los temas asignados para asimilar todo el conocimiento y goce literario que los hará mujeres y hombres  libres e ilustrados.

 

Las Salas de Lecturas son un acervo de cien libros de autores nacionales e internacionales seleccionados por expertos en Lectura y donados por CONACULTA, con la idea de utilizar espacios urbanos como plazas, parques, oficinas privadas, bibliotecas, club de libros, nuestro propio domicilio, mercados, hospitales y cárceles, entre otras mas, para leer y contar obras, convivir e interactuar entre el mediador y los posibles lectores cultos o faltos de ilustración  con la sola intención de ser afines a la literatura editada en libros, revistas, películas,  música y demás acervo cultural y artístico por medio de textos y testimonios de tradiciones, leyendas y cuentos que se  puedan rescatar, coleccionar y compartir como patrimonio de la comunidad para el esparcimiento espiritual y  didáctico.

 

Conmovedora estuvo la fiesta sorpresa de cumpleaños, el 14 de agosto, para la maestra de Cananea Norma Soledad Noruego Chávez y  su servidor, donde dimos fin a dos pasteles con café, sodas y cantamos “Las Mañanitas” al ritmo de una guitarra y coros de las 24 nuevas amistades. Por la noche,  después de suculenta y sabrosa cena-buffet del Hotel Santiago, nos fuimos a la alberca para cantar melodías del ayer con las voces  bohemias de Ignacio Mondaca Romero y Elmer Tabanico. A todos les agradezco este detalle sensible y humanitario desde esta trinchera de la cultura y critica de arte.

 

Ahora, con este brillante programa federal de Formación de Lectores y con permiso de doña Oralia, nuestro humilde Club del Libro, se transformará en una Sala de Lectura regional para la comunidad mestiza mexicana de Estación Corral, Comisaría de Cócorit y para los yaquis de la Loma de Guamúchil y Tajimaroa.

 

¡Increíble! Don Quijote de la Mancha, Gabriel García Márquez, Octavio Paz, Fedor Dostoyevski y el cuentista Hans Christian Andersen tardaron 103 años en llegar a Estación Corral, Municipio de Cajeme, gracias a esta magnífica transmisión  cultural  benéfica para  la gente pobre que no tienen dinero para comprar cultura cuando en las ciudades la desechamos como basura.

 

Pie de foto: Los escritores (as) y maestras integrantes del primer Taller de Formación  de Salas de Lecturas. 

 

Pie de foto: Las dinámicas de trabajo y lectura de obra literaria, en la sala de la Biblioteca Central de Hermosillo. Aqui aparecen las maestras Perla y Norma de Cananea en primer plano y el compañero Ismael Serna parado.

 

Pie de foto: "Estas son Las Mañanitas...." a los cumpleañero del año: La señora Norma y yo. No sé el nombre del cantante bohemio con la guitarra.¡Gracias, que extraordinario detalle!

 

Pie de foto:Parte del grupo integrante del Taller de Lectura. Norma, Mondaca, Cristina Murrieta, Yo y Vilma de Cajeme. No recuerdo el nombre de la señora de negro. Perdón.

 

Pie de foto: Los futuros Formadores de lectura buffeteando sabrosa comida en el restaurante del Hotel Santiago Plaza. ¡Deliciosos platillos degustamos!.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México. 

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: artecajeme@yahoo.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Vacio cultural y artístico en Cajeme!

Escrito por arkisanchez 09-08-2009 en General. Comentarios (1)

 

 Estimados bloggers: Saludos cordiales a todos los que navegan por Internet. Hoy subo este artículo periodistico sobre fenómenos paranormales sucedidos en Cócorit, lugar de diableros y curanderos yaquis.

 

Vacio Cultural y Artístico en Cajeme.

 

¡Que belleza esplendorosa!, nos muestra la luna llena de agosto circunscrita en dos círculos con los colores del arco iris provocados por la humedad de la biosfera durante calurosa noche cajemenses sin viento. Motivándome a imaginar como se vería desde los parajes agrícolas o pueblos rurales del Valle del Yaqui. Donde no hay  eventos culturales que redactar para ustedes  debido a las vacaciones de verano presentándose un inusual  vacío cultural y artístico canículos del desierto sonorense.

 

Por esto, recuro a la memoria biológica  para compartir con ustedes ciertos fenómenos  paranormales que he presenciado y sabido como testimonio particular de diferentes personas de nuestra ciudad y de Cócorit con su inaudito y extraordinario tianguis vaquero.

 

Por andar de investigador tuve la fabulosa oportunidad de conocer y sentir los efectos psicológicos posteriores a un encuentro con un "diablero" hace un par de años cuando indagaba  hechos y lugares históricos de la antigua Misión de Cocoim  por las  calles del pueblo y vega del río Yaqui.

 

En la plaza, me gusta sentarme en mi banca preferida durante el crepúsculo para escuchar los misteriosos hechos paranormales  ya famosos en Cócorit de fantasmas y apariciones entre construcciones, calles terregosas y por el canal Porfirito, junto al de la Casona del pintor Duron Morales y  “la india cruda” de la antigua casona que alberga el Museo de los Yaquis. Acontecer en relación a tesoros enterrados que hermosillenses con aparato detector de metales andan por doquier:--Se meten hasta en el patio y en casas solas en busca de tesoros--. Comentó un señor vecino del restaurante de cecina.

 

Me fascinan por fantásticos, los relatados por mi amiga  Isabel: --Cuando era niña mi familia era muy pobre, vivíamos en un cuarto de cartón, al ir a la escuela, escuchaba el llanto de un niño junto a un tronco de viejo árbol cercano al canal...; y cuando  me estaban saliendo las chichitas, una noche fría y silenciosa, sentí  una mano de mujer acariciándome  desde el cuello al busto: Desperté con miedo por la sensación y  vi que debajo del catre a una mujer morena  acostada con su brazo extendido hacia mi cuerpo causándome terror por la visión...--.

 

¡Párale de contar, por favor!, le indiqué en plan de broma. Para luego, ella preguntarme: --¿Le causa  mucho miedo?—

 

“¡No, qué va! Párale, porque me estoy excitando!  Ja, ja, ja, nos reímos a carcajadas por un rato.

 

Entre casas antiguas con muros de adobe llegué a un predio donde presuntamente estuvo una casa antigua de asistencia social que confundieron con la antigua misión jesuita.  Al estar tomando unas fotografías del tejaban  semi destruido, sale una señora de entre las viviendas de enfrente para preguntarme que estaba haciendo. Le contesté que andaba  buscando  la historia del lugar  mientras observaba a otra señora que se apareció de repente entre las ruinas, no estaba ahi antes.

 

La primera señora me corrió del lugar: --¡Aquí no hay nada de historia, ¡Váyase!, porque el dueño tiene prohibido visitas y  ¡No sabe en lo que se está metiendo!--. ¡Váyase!

 

Abandoné el lugar porque era una señora cincuentona brava y amenazante, caminé hasta la esquina del canal Porfirito porque los vecinos de una casita de madera de color rojo estilo sureste de los Estados Unidos y otra de cartón negro  al estilo pobreza extrema, presenciaron la discusión, al llegar a ellos, exclamé: “¡Qué brava señora!” Y se medio rieron porque ya la conocían.

 

Seguí fotografiando el paisaje y viviendas vernáculas por el canal hasta llegar a la casita abandonada del famoso curandero o brujo don Pablito, donde, alrededor de su abandonada casa de madera verde, se siente la energía y vibraciones de su poderosa hechicería entre las plantas,  árboles y en la tierra. Me pone la carne de gallina cada que paso por el lugar.

 

Ya de noche arribé a la  Comisaría de Cócorit para saborear  una tortillas sobaqueras de harina de doña Oralia y mientras transitaba, haciéndole señas con el brazo extendido al camión para abordarlo, vi un carro viejo rojo con las ventanillas cerradas, empolvado y estacionado en la acera de la plaza; en su interior, un señor  cincuentón   de apariencia campesina sentado frente al volante.

 

Al llegar a la defensa delantera, vi como desde su interior:  ¡Saltó  un enorme gato negro! atacándome con una garra; lo esquivé  agachándome y  brincando sorprendido  hacia atrás para que no me arañara la cara.

 

 

El gato cayó al centro de la calle y frente al Altar de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe mirándome inquisitivamente con sus ojos amarillos (medio humanoides) extrañado por la fracasada embestida; no dejaba de mirarme y volteando hacia el interior del templo, en pose de asalto, pero atónito. Por unos segundos nos observamos sorprendidos.

 

Me dirigí hacia el señor para indicarle: “¡Se le salió el gato!”, pero al llegar a la puerta: ¡OH, sorpresa!, estaba vacío porque el señor se había transfigurado  en el gato negro que me arremetió.

 

Me quedé unos minutos mirando al gato, al carro vacio sin el señor, a la parroquia y al camión que venia a la altura de la refresquería donde venden sabroso ceviche de pescado; el felino, manteniendo su posición, me miraba con sus ojos amarillezcos, como diciendome: ¡Fallé! Me quedé paralizado sin poder reaccionar ante este suceso de hechicería y violento acto de agreción paranormal.

 

Al abordar el camión, el chofer me pregunto si el animal me había lastimado; ante mi negativa, expresó con risa nerviosa burlesca: --¡Tenga cuidado!, no es cualquier gato...--. Me reí por la opinión, pero al sentarme contiguo a una señora vestida de falda y rebozo,  comentó: --¡Cuidado, no era un gato común, era un "diablero" transformado en  animal, de los muchos que ha habido en el pueblo; fue una advertencia... le quieren poner un “Mal”... ¿En que anda metido?--.

 

No contesté, sólo me reí nerviosamente en silencio expectativo  pero con cierto temor a lo paranormal. ¿Nervios?: ¡Más bien pavor!

 

La semana pasada fui de compras al inusual Tianguis de las Cabalgatas  serranas y ribereñas "Ya nos vamos" como cuadro surrealista mágico De Chirico, localizado en el hermoso boulevard Tichi Muñoz y los muros  de la hacienda Santa Rosalía (todo el centro histórico del pueblo debería tener este tipo de calles). 

 

Me sorprendieron la multitud de sonorenses que estaban ya mirando ya comprando y el grupos de gringos sancarleños,   guaymenses y arizonenses que vinieron al Museo de los Yaquis, a la cecina  y a regatear precios para llevarse algún recuerdo cultural cocoreño de la Sonora de las Oportunidades boursistas.

 

Más me asombraron los miles de artículos  a precios de remate: Sombreros tejanos  Panamá de cinco estrellas, a cien pesos; paliacates rojos, a dos pesos; camisas rojas con emblemas blancos, a veinte  pesos o tres por cincuenta; hebillas con dibujos y ornamentos de plata, oro y piedras preciosas, a setenta: Hermosos cintos piteados a mano,  a veinticinco; pantalones de mezclilla, a dos por cincuenta pesos; botas de piel de avestruz, a cien pesos y de otras pieles exóticas muy baratas; espuelas casi regaladas y las monturas  a trescientos  pesos con todo y rienda.

 

Cerca del portal poniente, había  muchos hermosos caballos pura sangre  amarrados a los árboles y bajo sus sombras; estaban en venta por estar lastimados por el arduo trote en las cabalgatas del sexenio; los vendían  en canal, a  peso el kilo: ¡ Para la carne masschaca!, de los famosos y deliciosos burritos sonorenses muy gustados por comensales de París, Francia y en la Quinta Avenida de Nueva York, en la calle High Ashbury de San Francisco, California y por las avenidas Nainari y Miguel Alemán de Cajeme.

 

Aproveché esta rara oportunidad de la democracia y del priismo sonorense despidiéndose del poder para ajuararme como hacendado sonorense de la alternancia. Ja, ja, ja. Así que, si ven a un  texano caminando por las calles del centro histórico no se confundan, no es Bush visitando Cajeme, soy yo,  disfrazado de boursista jodido y desempleado.

 

 

Pie de foto: La parroquia de Cócorit al atardecer el día de los fenómenos paranormales.

 

 

Pie de foto: La cultura del hombre y la mujer a caballo a precios de tianguis. Los ojos del caballo están alucinados.

 

Pie de foto: ¡Y porqué a mi, masschaca? Engorda mucho. ¡No sean gachos! Qué culpa tengo yo que estos bueyes pristinos perdieron las elecciones. La gente votó en contra de mis dueños y ni modo. Pero venderme para machaca no tiene nombre.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: artecajeme@yahoo.com

 

Proyecto Visión de Cultura para el heróico Pueblo de Cócorit, Sonora!

Escrito por arkisanchez 02-08-2009 en General. Comentarios (1)

Estimados bloggers: Saludos. De nuevo por la red subiendo mis reportajes periodísticos para el goce de todos ustedes que radican lejanos a éste, uno de mis  pueblos favoritos de Sonora.

 

Es una propuesta cultural y artística basada en la historiografía crítica contemporanea para que los cocoreños y no los políticos y demás personajes de la dictadura partidista  sean los promotores y actores de su propia cultura, porque los están "Obregonizando" inmerecidamente y dejando a un lado, por las asociaciones civiles, cultureros, universidades, los   y los nuevos residentes  inmobiliarios que quieren a un pueblo más de relumbrón, más espectativo para atraer el turismo gringo de la especulación a recomprar sus casonas remodeladas al estilo Kitsch muy obregonense, o al estilo sensacionalista en boga cajemense.

 

Gocenlo! Porque ya no voy a escribir más sobre Cócorit: Pueblo heróico que ha levantado su voz de protesta solicitando la reidivicación de su cultura vernácula y respeto a su fiestas tradicionales  en contra de los Bours, grupos de cultura  y demás familias de Cajeme. ¡La joya de la Corona !

 

“ Mi proyecto Visión de Cultura para Cócorit”.

 

¡Qué calor! Está haciendo por  las altas temperaturas sentidas  al caminar por el centro urbano antes de los atardeceres con  nubes, previos a las lluvias, pero invitando a la contemplación de la esplendorosa belleza desértica anaranjada-roja. ¡Qué maravilla de paisaje urbano!

 

Al pueblo de Cócorit  le hace falta organizarse, unificarse propositivamente

para lograr el retorno  de su cultura, arte y las tradicionales ferias y bailes  casi olvidados o endosados a extraños vía asociaciones civiles de cultureros y artísticas; pero, eso sí, muy  propias de su acervo comunitario adquirido a través de la historia de sucesos militares en las Guerras del Yaqui y la colonización mestiza mexicana en el antiguo pueblo yaqui de Cócorit.  Ex colonial ejidal: Hoy,  comisaría mestiza mexicana moderna.

 

Después de varios meses de visitas a la comunidad  para medio conocer las manifestaciones culturales y estéticas, me tomo la libertad de presentar mi proyecto “Visión de Cultura para el pueblo de Cócorit”, con la idea de unificar las diferentes corrientes promociónales y personajes políticos  del pueblo alrededor de un programa de cultura vernácula e ilustrativa, que trascienda a varios sexenios gubernamentales, compuesto por: 

 

Cócorit Arte y Cultura;  asociación civil legalmente establecida y  el Centro de Artes y Oficios para la enseñanza artística; con la idea de  elevar el nivel cultural de la población ante las opciones del dilema: regionalismo cultural  cocoreño  o globalización cajemense y universal. ¡Qué terminará no importarle a nadie!, absolutamente a nadie, excepto, tal vez, a algunos personajes activistas de la comunidad. Contará con una acta constitutiva, de objetivos sociales, estatutos y un relgamento interno para los miembros y una escritura  por notario público y registro legal en el Municipio de Cajeme.

 

Cócorit Arte y Cultura será la representante del pueblo de Cócorit ante la Dirección de Cultura del Municipio de Cajeme, el Instituto Sonorense de Cultura del gobierno del Estado de Sonora, el Festival Dr. Alfonso Ortíz Tirado como sub sede y ante el Instituto Nacional de Bellas Artes   y CONACULTA del gobierno federal, para difundir la cultura vernácula, conservar el patrimonio urbanístico, arquitectónico, cultural, artístico  y organizar los eventos  culturales anuales en las bellas plazas Ignacio Zaragoza (o como se llame) y  en la del barrio de la Bomba, sitio histórico por excelencia. 

 

La asociación estará integrada por un comité directivo, integrado por un representante de cada barrio antiguo y de las colonias nuevas para establecer sus  objetivos sociales comunitarios.

 

Será el organismo representante de las decisiones democráticas  del pueblo de Cócorit  ante el futuro uso de suelo de la plaza Ignacio Zaragóza: Conservación actual o trasformación moderna, ante los  proyectos de rescate y remodelación e intrdoducción de construcciones en la plaza por asociaciones de cultureros de Cajeme.

 

Asociación civil que estará compuesta por  las comisiones de trabajo de:

 

La Comisión de Cultura Ambiental, será la encargada cumplir con el marco jurídico vigente de las tres instancias en materia ecológica. Elaborará un reglamento de ecología enfatizando  la conservación de los parajes naturales   con valor paisajístico y de esparcimiento. Colaborará con la comisaría para el embellecimiento de las actuales áreas verdes de La Alameda, las plazas con rosales y flora regional. Se puede conseguir financiamiento si se solicita al Programa de Rescate de Espacios Públicos.

 

La Comisión de Investigaciones Históricas, Culturales y Estéticas, será la que recabe los testimonios históricos entre las familias nativas e inmigradas para formar un acervo cultural y artístico por medio de un “historiador” del barrio y  un “cronista” del pueblo. (No necesariamente tiene que ser Humberto Ramírez). Manifestando su derecho  constitucional de conservación, protección y promoción de  su cultura típica como garantía comunitaria.

 

La Comisión de Urbanismo, Imagen Urbana y Arquitectura, será la promotora de la conservación del fundo legal del pueblo establecido desde 1890 por el coronel Ángel Garcia Peña. Participará en la toma de decisiones para los trabajos de  infraestructura urbana y embellecimiento de calles y de la calzada Antonio Valdés Herrera. Establecerá un reglamento de conservación y protección del patrimonio arquitectónico, proponiendo  el uso de estilo neoclásico tradicional  en las construcciones del centro histórico,  reglamentando los anuncios publicitarios que afean la plaza. Tomando en consideración  la adopción de su  Arquitectura dentro de la cultura tradicional.

 

La Comisión de Arte, tratará de reestablecer el antiguo movimiento artístico “Sol Naciente de Cócorit”, de la época de ´70, en el ex local de la Cámara Júnior,  integrado por los artistas Jesús Fierros Haros, Rogelio Hernández Haros, Francisco Sepúlveda, Georgina de Icedo, Ayón, Covarrubias, Ricardo Escalante, Ángel Luzanilla, Alejandro Ballesteros y demás.

 

Colaborará con el Proyecto Génesis del Licenciado Jesús Machado Osuna apoyando a los jóvenes talentos  que están creando muy buena obra mural y reproducción de obras de arte y propias. ¿Aqui hay mucho talento!

 

Formará la colección “Arte Cocoreño” de pintura, grabado, escultura y fotografía  con obras obtenidas en comodato del muralista Héctor Martínez Arteche, de Héctor Duron Morales y de artistas nativos o residentes que quieran colaborar junto a los de arriba indicados.

 

Propondrá el proyecto de pintar un mural en el techo del kiosco por el maestro Arteche para  formar la Escuela Mural de Cócorit y mi proyecto  de las Esculturas Monumentales Naturales utilizando los álamos secos de La Alameda y el Jardín Escultórico  en la plaza Ignacio Zaragoza con los bustos  en viejos troncos de personajes ilustres. Establecerá el concurso anual de pintura y escultura y la bienal de arte.

 

Si se atreven a llevar a cabo este proyecto: Les lego una colección   de 40 fotografías artísticas de Cócorit coleccionada por mi.

 

 La Comisión de Literatura formará un acervo de obras literarias de autores cocoreños editando una antología de narrativa y poesía a través de la historia. Reconocerá la obra de los grandes escritores Rodolfo Durón Morales, la poesía yaqui de Ambrosio Castro, los cuentos de Santos García Wikit  y de los escritores del Centro Cultural Ostimuri de Cajeme y demás ignorados por los literatos y el gobierno; establecerá el concurso Los Juegos Florales ( rosales) de Cócorit y Clubes de Lectura en los barrios para fomentar la literatura creada por nativos o residentes del pueblo.

 

La Comisión de Música es la que conservará y coleccionará el legado musical del compositor Antonio Valdés Herrera interpretado por artistas nacionales. Incluyendo las obras  de  músicos no muy conocidos por nosotros, incluyéndola en los programas musicales en los festivales anuales. Fomentará “Las Serenatas en la Plaza” al atardecer, con música variada interpretada por cocoreños y grupos musicales invitados, dando cabida a la música clásica, moderna, popular y mexicana.

 

La Comisión  de Arte Popular y Artesanías, será la encargada de indagar el arte popular de los estados mexicanos según  procedencia de las familias,

como el magnífico vestido de la reina de San Juan pintado a mano, tejidos y bordados típicos. Promoverá estudios históricos  y diseños de  artesanía a base de carrizo, maderas regionales y cerámica multicolor de barro y material reciclado.

 

La Comisión de las  Artes Escénicas y Cinematografía, elaborará un estudio sobre  las danzas folclóricas de los inmigrantes  para formar grupos de danzas propios del pueblo (como el vals de las escuelas primarias) e impartirá danza moderna u otras que manifiesten el sentir de la comunidad. Formará la función de cine semanal en alguna construcción antigua,  o en las plazas,  exhibiendo películas filmadas en Sonora, del cine nacional y modernas. Creará el Video-Arte del Año resaltando las bellezas de Cócorit para fines publicitarios turísticos.

 

La Comisión de Festejos, será la encargada y participará en los programas culturales de la Feria de San Juan, la Feria del Caballo, de la Semana Santa Yaqui, de la subsede del Festival de Álmos y en los bailes tradicionales anuales ya conocidos. Creará una Pagina Web para difusione y promocion turísticas.

 

Será esta comisión la encargada de definir el uso del suelo de las plazas Ignacio Zaragoza y de La Bomba; junto con la comisaría, admitirá o rechazará la celebracion de bailes masivos en la mega cancha deportiva, como el próximo baile de aniversario de la televisora local y demás.

 

Solicitará ante los organizadores de eventos culturales en las plazas, la participación de los artistas musicales nativos  dentro de los programas para promover y divulgar el talento artístico de los y las cocoreñas.

 

El Centro de las Artes y Oficios será el recinto sede de la asociación civil Cócorit Arte y Cultura para exposiciones de arte en alguna construcción vieja remodelada y obtenida en comodato.

 

Impartirá  talleres artísticos de pintura y dibujo, grabado, escultura, cerámica, fotografía; de redacción y literatura,  lectura, artesanías y oficios de herrería y carpintería artística, entre otros más que el pueblo opte por su instrucción.

 

No es  una Utopía, ¡Créanmelo, porque le apuesto a la Verdad!, se puede lograr a  largo plazo si hay voluntad política de las nuevas administrraciones estatales y municipales, ya que los políticos y personajes priistas que sumieron al pueblo en un ominoso olvido, quedaron afuera del negocio, la Alternancia nos traerá nuevos rumbos. ¡Al menos, eso espero!

 

Pueden ser  asistidos por medio del  Servicio Social del Colegios de Notarios Públicos, Abogados y el de Arquitectos de Ciudad Obregón, por las escuelas de Arquitectura del ITESCA y de la UNISON, los Gestores Culturales del ITSON, la Universidad La Salle y otros colegios de profesionistas que por  la Ley de Profesiones están obligados a otorgarlo gratuitamente.

 

¿Que opinan? El reto está firme, ojalá los cocoreños  se animen a ser los arquitectos de su propio destino comunitario cultural y artistico. Los nativos de Cócorit, que radican fuera del estado y del País, pueden unirse a esta asocicación civil y colaborar. ¡Suerte!

 

Para mi: ¡El cocoreño es cocoreño!: No es miembro de la tribu Yaqui ni es cajemense adorador de la cultura Pop y  del play back del Club Campestre o Tec. de Monterrey.

 

En el ámbito de la cultura sonorense y nacional, preguntó: ¿Dónde se situa, donde está, donde dejan al cocoreño que aprecia su pueblo?: ¡Increible!, lo han dejado en la ignominia.

 

Para lograr este proyecto, una vez, organizados en la asociación civil, pueden bajar de los programas culturales gubernamentales federal. estatal y municipal, buenas sumas de dinero y otros recursos económicos  que como donatarias  hay para las comunidades organizadas. Los puedo asesorar si lo desean debido a la experiencia que obtuve al formar la Sociedad Protectora de Ballenas, A.C. y ayudar a las gringas de La Sociedad Protectora de Animales de San Carlos, A.C.

 

Material protegido con derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.  Se necesita permiso escrito por el autor para copiarlo, editarlo o implantarlo como proyecto cultural por el gobiernos municipal de Cajeme,  estado de Sonora, el federal de Presidente Calderón, Asociaciones civiles  e individuos ajenos al Pueblo de Cócorit.

 

¡Uno de mis pueblos preferidos de Sonora! 

 .

Pie de Foto:Paseo en carretas por las calles del pueblo mestizo de Cócorit. El Caballo blanco (el que pasó por Sonora...), se ve cansado o aburrido.

 

Al fondo, una de las más hermosas casonas construidas a fines de 1800. Lamentablemente, la reconstrucción no cumplió con su conservacion.

 

Tumbaron los cuartos antiguos para construir un corredor con marcos de madera de pino y veranda de carrizo como si fuese algun pórtico de Michoacán y todo para abrir un restaurante para vender carne cecina tipo tradicional de Plano Oriente de Cd. Obregón.

 

No es la original fachada, la cambiaron y todo esto porque en Cajeme no tenemos un reglamento de conservación y protección del patrimonio arquitectónico.

 

¡Lastima! pero el progeso porfirista sigue en pie, nunca fue erradicado de Sonora.

 

Pie de foto: Plaza del famoso barrio de El Conti, uno de los más antiguos del pueblo de Cócorit. Me gusta pasar una tarde dominical contemplando este espacio semi urbano que espero se conserve y no se transforme en fraccionamiento virtual por el ITSON.

 

Pie de foto: Esta pintura sobre pared de casa vieja, es representativa del regionalismo cultural cocoreño, pintado por Victor y otros muchachos del proyecto Genesis del Lic. Machado Osuna. ¡Hermoso! Digno de admirarse cuando visiten el pueblo, está enseguida de la comisaría y frente a la cancha deportiva.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Asociación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México. 

Página web: www.arqsanchez.8m.com  E-mail: artecajeme@yahoo.com