Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Arquitecto plàstico de Cajeme impone record internacional en obra publicada

Escrito por arkisanchez 17-04-2008 en General. Comentarios (0)

Estimados (as) bloggers:

Con mucho orgullo les comunico que tengo la mejor Galería de Arte en Sonora gracias al  suplemento dominical  Quehacer Cultural  del periódico El Diario del Yaqui, editado por el escritor  Ramón Iñiguez, donde he logrado publicar:

182 crónicas y críticas de arte exhibido en galerías públicas, entrevistas, artículos sobre historia de la fundación de  Ciudad Obregón y mi experiencia como arquitecto entre los indómitos yaquis en Vícam Pueblo,  río Yaqui, Sonora, cuando les reconstruí su bella iglesia estilo neoclásico y sus ramadas tradicionales.

 Como en cada crónica incluí algunas de mis obras artísticas, he logrado publicar a marzo del 2008, la nada despreciable cantidad de 198 obras inéditas divididas en: 56 acuarelas y 19 dibujos a la tinta china bajo el estilo del realismo mágico sobre los yaquis y seris, el desierto de Sonora y mis bellas musas desnudas en ignotas playas del mar de Cortés; mis fenomenales cocinas de hacienda del siglo XVIII, únicas en el mundo por sus diseños y decorado de lujo y la arquitectura histórica de la ciudad colonial de Álamos, Sonora. Muy apreciadas por las elites de Arizona y Sonora.

 120 Fotografías artísticas de mi colección particular y autoria intelectual que he conseguido durante el curso bohemio de mi absurdo existir en este maravilloso desierto por misterioso con los fantásticos temas de las ballenas gris, de aleta, de Bryde, cachalotes, delfines y lobos marinos en el mar de Cortés promoviendo su protección y conservación de los esteros y manglares que están siendo contaminados y destruidos por la incongruencia turística no planificada. Los eclipses de sol y hermosas modelos entre otras miles de otras más.

 Con esta perseverancia he logrado publicar 3 millones 960 mil reproducciones gráficas periodísticas de mis obras arriba citadas en cuatro años de colaborador cultural, autofinanciando mis crónicas y críticas de arte motivado por la pasión de escribir  con firme criterio  y  mi altruismo en favor de la comunidad cajemense para inducirlos y educarlos en el deleite estético de mi arte mientras degustan sabroso café colado o navegan por la Internet.

He logrado este récord a nivel de los estados de Sonora y Arizona,  nacional e internacional.  Un gran resultado que no me lo imaginé en un pasado ya lejano y puedo asegurar que difícilmente será igualado en muchos años. Más no imposible, claro está. Oportunidad periodística aceptada  cuando  “Saltó la liebre detrás del matorral” y realizada como un gran éxito para un arquitecto plástico que ha logrado internacionalizar su arquitectura en España y su arte  en Estados Unidos y México.

Se dice fácil y muchas y muchos de mis detractores y supuestos amigos (as)  podrán ningunear, negar y burlarse por que así es la condición  social cajemense. Pero es un récord para el mundo global del arte obtenido por un arquitecto y artista del arte del realismo mágico desempleado y viejo, pero con talento e intuición artística  con la mejor galería de arte en nuestra contaminada  Ciudad Obregón, Sonora. ¡A ver quien lo supera!

 

Estudio del artista en Guadalajara, Jalisco.

Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas y delfines en el mar de Cortés, colaborador cultural, cronista y crítico de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora

 

Plástica de Karla Trujillo en la galería de arte del ITSON, en Cajeme, Sonora

Escrito por arkisanchez 11-04-2008 en General. Comentarios (0)

Estimados (as)  amigos (as) de la blogsfera:

 

De nuevo en la web  para saludarlos y compartir con ustedes otra crónica y crítica de arte expuesto en la Galería del ITSON una semana antes de los días Santos según liturgia católica y gozando de un clima ideal porque no hizo calor ni frío a pesar del sobrecalentamiento de la tierra que afectará nuestro hábitat desértico, pero eso sí, afectado el movimiento migratorio de las ballenas porque su alimento cambió de lugar y a los delfines que no encuentran los bancos de pescados por la alteración de la temperatura del océano Pacífico.

Me da gusto que la autoridad ambiental de Semarnt no haya autorizado la captura de delfines en Sonora para el espectáculo nado con delfines. Loable es esta accion a favor de estas especies protegidas por la Sociedad Protectora de Ballenas, ¡Gracias!

Pues sí, pensando en tanto problema ambiental que afecta a nuestra digital ciudad muy pronto la capital mundial de las antenas para conexiones  inalámbricas de la Internet, toreando carros y ver la deplorable panorámica de la calle 200 o Elías Calles desforestada ya que la pelaron de los yucatecos que sombra brindaban a los peatones que todavía se atreven a cruzarla; llegué a la galería para ver la exposición “Jardines” de la pintora cajemense Karla Trujillo y residente de California.

El protocolo de la inauguración siguió el mismo formato: La presentación de las autoridades académicas del ITSON y personalidades invitadas ante un público estudiantil y seguidores de las artes visuales, donde el Director del Tecnológico Profesor Gonzalo Rodríguez Villanueva, manifestó: --Me da gusto estar aquí y ver la sala llena que incentiva a los artistas; A Karla la conocí en Rectoría cuando me presentó un plan de trabajo de “arreglar la sala” con cuadros... Su arte tiene que ver con las emociones y nostalgia cuando te alejas a añoras algo, descubres lo que se tiene y aspiras a proyectarlo e iniciar un florecimiento para visualizar lo que quiere expresar a través de su obra..--.

Como vi al maestro Héctor Martínez Arteche entre el público, me aproximé a él para solicitarle un libro recién editado sobre las técnicas muralistas y preguntarle su opinión a este arte expuesto. Me contestó, poco después de mirar las obras, ya que fue el quien montó la curaduría de la exposición:

--Ella fue alumna de la primera generación en la carrera de Artes Visuales, destacó porque traía talento y era necesario tomar la actitud de trabajo, lo tomó con pasión... A logrado producir obra de interés como las aquí expuestas con buena calidad de la técnica... La aprecio y admiro pero no te puedo señalar la de mi predilección, porque el conjunto lo encuentro interesante; la formé  y pronto tendrá grandes cosas porque en pintura,  el 20 por ciento es talento y el 80 por ciento es tenacidad--.

Después de presentarme a su esposo y darse  tiempo entre sus colegas que fueron a felicitarla, pregunté a Karla: --¿Qué piensas de tu arte?

“Estoy en una metamorfosis para lograr algo porque pienso que estoy plasmando lo que siento en mi vida”.

¿Cuál es tu propuesta?

“Estoy fusionando la figura femenina con mis plantas favoritas de mi jardín interno, estoy en una transición emocional que estoy externando aquí”.

¿En California, donde resides, que estas produciendo?

“Obras cuyo resultado son estas, pinto retrato y algo de mi estilo surrealista”.

Del arte en Cajeme, ¿Qué te parece, ahora que estas tan lejos?

“Está mejor, cada vez hay estilos y diferentes propuestas y me siento muy contenta que en Cajeme siga evolucionando en el arte y la cultura”.

¿Qué es el arte para ti, y cual de todas te gusta más? Miró de soslayo la salay responder: “Es parte fundamental en mi vida, es un medio de comunicación entre mi ser interno y externo. Me complacen “Retorno II” y “Reconstrucción I”.

¿Cómo mujer en la pintura?

“La mujer es creativa y tenemos un sentimiento especial porque estamos constituidas para muchas emociones las cuales hacen que plasmemos temas profundos donde la creatividad florece en todo su esplendor”.

Como su esposo Adolfo Guerrero Cárdenas estaba video grabando la entrevista y el evento, aproveche para preguntarle ¿Cuál de las obras te gusta más? Al pasarle la cámara a Karla, respondió: Esa: -“Viaje”, por sus simples colores y alas colgadas del árbol y “Nada que escribir”, por ser la primera que vi de ella-.

Entre el publico interesado en las obras, les pregunte sobre sus predilecciones: Alina Martínez apreció: “Reconstrucción I y II”; la pintora Judtih Moroyoqui de Flores, me indicó: --Me encantaron todas las obras por las técnicas y los colores,  no puedo seleccionar una porque me gusta su trabajo--. Al guitarrista clásico Raúl Efrén Flores López, con su niña Catherine Karina en brazos, le gustó: “Hacia el Jardín” por la técnica del collage verdadera muy bien combinado y los candados tienen un buen matiz que asimila el metal.

La artista plástica Carmen Serrano, apreció “Viajes”;  Evangelina Ley, admiró: “Cenizas”,  por la expresión lograda; Melissa Parada Arvisu, la asombró: “Recordando” y a Gerardo Ramírez Flores; “Viajes” y  “Jardín imaginario”.

A las estudiantes de Diseño Gráfico, Meztli Estrada, de Álamos, gozó la obra “Nada que escribir”, pero a su encantadora y atractiva amiga navojoense Lucia Berenice Bustamante Molina, apreció: “Retornando” y “Otoño”, agregando sin dejar de admirarla: --Por alegres, porque las flores dan esperanza y todavía queda un poco de vida--; y a la profesora  Golondrina Encinas García, la cautivó “Reconstrucción II”.

Para la perspectiva crítica lo mejor de esta pintora, ex administradora de la galería, son: “Jardín imaginario I” y “Recordando”. Me gustaron mucho: “Reconstrucción II”,  “Retoño II”, “Cenizas” y “Floreciendo”.

Opino que a esta joven pintora le he visto buenas obras abstractas y surrealista, hoy me sorprenden estos  retratos femeninos y naturaleza de fuerte colorido porque combina la paleta con mucho talento; tiene buen manejo del dibujo y técnica al acrílico para expresar su sentimiento plástico.

En la obra titulada “Tulipanes”, no manejó la perspectiva a este tema del arte holandés y nada dice en ella, es la menos lograda. Muchas de ellas son pinturas bonitas muy femeninas, pero siento que tiene que trabajar en su concepto y norma de belleza para otorgarnos algo diferente de lo que ha estado mostrandonos a lo largo de cuatro años porque tiene una visión particular de su realidad.

 

Francisco Sánchez López

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, cronista y crítico de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico el Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora.

 

 

 

 

Semana Santa entre los Yaquis del Conti de Cócorit.

Escrito por arkisanchez 11-04-2008 en General. Comentarios (0)

Estimadas (os)  bloggers:

 

Disculpen ustedes navegantes cibernéticos  por no comunicarme en dos o tres semanas de ausencia. ¿El motivo? Problemas de salud, la crisis económica, el suicidio social y política para narrar las crónicas culturales  y críticas de arte muy gustadas por ustedes que cada día leen mi blog.

La pasada Semana Santa gocé de la soledad urbana en nuestra ciudad casi vacía pero con muchos eventos católicos y protestantes en templos y otros espacios. Por la televisión observé la dramática crucifixión de Cristo en la Ciudad de México y otras ciudades dentro del mercado religioso y pagano en las borracheras colectivas en las playas de San Carlos donde he dejado de asistir porque me siento secuestrado por los miles de visitantes que abarrotan el boulevard escénico para divertirse y emborracharse hasta embrutecerse. 

En estos días Santos para los católicos me gusta leer los fantásticos libros de Federico Nietzche en la plaza Álvaro Obregón y en el jardín de la plaza Benito Juárez frente al teatro del ITSON bajo los frondosos árboles antes que los derriben para construir fea arquitectura obregonense de los años 1970.

Qué grato fue el visitar de nuevo mi querido pueblo neoclásico de Cócorit el miércoles de esa semana porque me bajé del camión enfrente de la recién pintada de rosa y blanco Parroquia de Nuestra Madre Guadalupe  dándome  gusto porque ya lo necesitaba. Me informaron de esta transformación fue por motivos de una gran boda católica efectuada en ella que causó variados comentarios sociales y de los barrios autóctonos. Pero me permito opinar que los colores no son los originales por las diferentes remodelaciones realizadas anteriormente en este pueblo construido en los años 1920 que nada tiene que ver con el resto de los templos yaquis.

Me fue grato saludar a la siempre amable doña Luz Oralia quien con tortilla de harina sobaquera en mano me ofreció una recién salida del comal mientras platicábamos sobre   su ausencia por motivos de su accidente automovilístico en Magdalena, Sonora y del paradero del pintor Juan Buitimea  de Estación Corral. Saboreando una otra tortilla me senté en mi banca preferida de la plaza para meditar un rato sobre el curso de la vida no muy placentera, hacer una retrospectiva de mi obra artística, los sitios que visité y un incierto futuro por ser fumador discriminado por una nefasta ley anti tabaco arrebatándome mis derechos humanos; la protección de ballenas y delfines contra la caza de ellas y focas en Canadá, Japón y  Estados Unidos, imaginándome la cruel captura de 6 delfines y su trafico  a México y a Sonora  porque el gran capital sonorense e internacional lo ha financiado y no tengo los recursos para contrarrestar este negocio que sí no detenemos, la carne de delfines del golfo de California va a parar en las mesas de los comensales nipones y lamentando que instituciones educativas con recursos federales se prestan a esta inhumana actividad cuando la ley vigente dice lo contrario.

Dejando a un lado el pesimismo conmovedor que carcome mi espitirtu protector de estas bellas especies marinas, me puse a contemplar las ceibas no tumbadas buscando un mensaje de ultratumba y recordar los pasajes históricos de este pueblo mexicano.

Así, gozando del sabor  de la tortilla encaucé mis pasos hacia la Peña de las Yayas asombrado por los arreglos de la calle y su camellón arbolado y ajardinado que en 20 años van a demoler por el flujo de autos a la Quinta Rosalía, para presenciar   la presentación de la nueva versión de la Cuaresma Yaqui y guía de las tradiciones en las Fiestas de la Cuaresma editada por nuestra   poetisa Mara Romero con fotografías de Trinidad Ruiz y auspiciada por Ramón Esquer de la Oficina de Visitantes y Convenciones de Ciudad Obregón, Sonora y demás patrocinadores de esta edición de lujo coleccionable. Después de la presentacion fui a  degustar sabrosas gorditas con carne de res de la cocina dominguera  de la señora Gabriela Garcia. en frente del museo. ¡Exquisitas!. Con sabor a campo.

El Sábado de Gloria fui al barrio del Conti de Cócorit para presenciar la original interpretación yaqui de la Pasión de Cristo enseñados a ellos por los misioneros jesuitas entre 1617 a 1769, pero la tradición perdura hasta este año donde maravillado quedé con la danza de los Chapayecas  persiguiendo a Jesús y cortándole las orejas a los fariseos; la gran rítmica marcha de los Caballeros de negro y los Cabos de blanco junto a los fariseos  en circulo para pasar a la ramada de ellos donde está la cruz con espadas y cuchillos, y para continuar con la Misa Sewa o Misa de Gloria donde los chapayecas se quitan la mascara auxiliados por sus madrinas y padrinos en el interior del tempo, donde puede santiguarme y observar los Santos Patronos, Vírgenes y un cuadro de Jesucristo de apariencia antigua en el altar y dejar algo de ayuda económica, después de que quitaron las sabanas blancas como mampara divisoria, donde, observé lo místico del danzante vendado al bailar frente a los Caballeros. Terminando la misa las madrinas arrojaron frescas flores de bugambilia a los fiesteros de Cuaresma. ¡Tradición religiosa que no debe morir!

 

 

Afuera, bajo el frondoso yucateco, observé la Danza del Venado y la Pajkola tradicional y en el templo la Danza de los Matachines para  concluir con los pasajes de  este día, no sin antes, ir a una de las cocinas para pedir un plato de suculento y exquisito cocido hirviente con tortilla de harina porque la ceremonia continuaría después del anochecer pero no me quedé por falta de transporte nocturno a Cajeme.

Caminé por los espacios rurales del canal “Porfirito” (ironía de la historia) entre parvadas de chanates que buscaban nido en los árboles, arquitectura vernácula, vegetación y cielo azul inmenso pero inhalando polvo levantado por los carros. Llegué a la casona taller del maestro Arteche para ver si me regalaba uno de los libros sobre las técnicas del muralismo mexicano editado por su hija Alina, pero no escuchó el timbre porque nadie me abrió.

Opte por ir a la casona  del ingeniero Duron, donde recibí la mala noticia  del deceso del  prolifero escritor nogalense de fama internacional  Don Rodolfo Duron Morales, alias Rodomar por sus libros escritos, poesía erótica y los diálogos de las caricaturas de Vargas Dulché en la década de los 1960 y 1970,  administró  la Casona y residió en este pueblo neoclásico por varios años hasta su deceso.  ¡Descanes en paz!.

Recuerdo su medicina a base de jugo de naranja y de limones contra todo mal físico de este polifacético escritor a quien entrevisté hace unos años sobre su vida y obra literaria. Me indigna la actitud de las organizaciones culturales  y escritores (as) y autoridades municipales y estatales de cultura y partidos políticos que no le han ofrecido un muy reconocido homenaje póstumo a este gran escritor por su vasta obra, quien siempre me aseguró: --Llevo  años en esta casona y nunca he visto la mujer fantasma pintada por mi  hermano Héctor--. Mientras me relató su trabajo en el Distrito Federal y el mundo literario de esa época y orgullosamente me mostró su colección de libros y enciclopedia. Inclusive: Ni el periódico La Tribuna del Yaqui, donde escribía su diaria columna muy leída por mí, lo ha homenajeado. A pesar de ser Cajeme la capital mundial de  los Homenajes. Pero eso sí, si algún grupero o luchador o gringo  viene a la ciudad lo homenajeamos como a reyes europeos.

Como hubo mucha desorganización en el evento de la Semana Santa en Cócorit, predominando la impuntualidad en  la inauguración por la autoridad municipal en el arco de la cancha deportiva que fue cambiada la hora sin avisar a nadie, me causó un disgusto por la prolongada espera vespertina para saber por terceras personas que el acto se dio tres horas de anticipación. Lástima de la edición y publicidad al evento porque las organizadoras no estuvieron presentes en los actos señalados por ellas. Tal vez se fueron a la cevichada en la playa de Santa Maria.

Apesadumbrado por tal afrenta, me fui a saludar a Dona Luz Oralia y comer una tortilla sobaquera para deleitarme con su sabor y  ver las carretas y calandrias paseando turistas por un recorrido entre la historia del pueblo con la novedad obregonense de ser sólo escrita con fotografía porque el cochero no la sabía de memoria.

En la casona observe la colección de   fotografías de Cócorit y pintura de la licenciada Maria Flora Chong Muñoz con obras de Humberto Ramírez, Alberto Flores Urbina y de Memo Moreno, así como las pinturas “Zócalo Cocoreño” del difunto pintor Francisco Romero Meneses pintado en 1992 y “Danzante Venado”, por el pintor Juan Buitimea en 1982.

 No me esperé a la conferencia sobre el Museo de los Yaquis por el ingeniero agrónomo Antonio Mexía porque ya llevaba más de media hora de retraso debido a que la presentadora se fue a Misa mientras el público esperaba entre los oleos del ingeniero Héctor Duron.

Caminé a la Peña Cultural para observar una colección de objetos utilitarios de antaño, algunos raros como el cañón militar usado contra los yaquis, fotografías y hachas de piedra donde predominó la desinformación sobre  la colección a pesar de la simpatía de las amables edecanes.

En la Peña de las Yayas pude observar la exposición de fotografías documentales  de diferentes eventos religiosos y ceremoniales yaquis por Trinidad Ruiz, y otra, de pintura expresionista sobre el mismo tema por el pintor esperanceño Ricardo Escalante  mostrando a un danzante venado dramáticamente  sensacionalista y escenográfico en posiciones de ballet folclórico moderno mas que de pose tradicionales de esta fantástica danza y  terminados con exagerada textura de los pigmentos, saliéndose, opino, del contexto y buena expresión que  admiré de él en otras exposiciones.  ¡Lástima! Pero eso sí, su grandioso y fantástico colorido aún está presente.

Antes de regresar a Cajeme, en la noche, cené un sabroso burrito de frijoles con tortillas sobaqueras de la cocina de doña Luz Oralia porque no había de machaca.  Pero contento por pasar un sábado tranquilo en este pueblo uno de mis favoritos en Sonora, saludar a estas amistades amables, cordiales y conversadoras, como don Pablo y sus sabrosos raspados que saboreé en la plaza del Conti, las bellas edecanes atentas con el turismo de carretas otorgando información a la gente que observó el firmamento sonorense con el telescopio del Planetario durante la fresca noche cocoriteña.

 Pero lamentando no haber visto a la bella rubia de Cócorit con nariz de perfil griego y tez blanca como reina de algún concurso de belleza que una vez vi en el camión escuchando su Ipod  y motivó a escribirle un poema de pasión amorosa si alguna vez nos cruzamos en el camino entre álamos cortados y troncos quemados con publicidad grupera, entre flores de papel de  intenso colores clavadas en los jardines de la plaza, entre los visitantes del kiosco para observar su porte y presencia femenina  desde mi banca antes que un indiscreto chante me ensucie con excremento, previo al atardecer, que por su belleza pensaria que era el monje Lama y su expresión –Dalay-- y su toque místico en el hombro izquierdo, el lado de la muerte, nuestro final en este magnifico desierto por misterioso que aún no me ha revelado su misticismo ni sus secretos y me ha negado, eso sí, el sueño cajemense tan adorado por todos nosotros en Tucson, Arizona.

 

 

Francisco Sánchez López.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas y delfines en el mar de Cortés, colaborador cultural en crónica y crítica de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui, de Ciudad Obregón, Sonora.