Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

Una mirada al arte en los museos de Álamos, Sonora, Mx.

Escrito por arkisanchez 27-02-2007 en General. Comentarios (2)

 Estimadas (os) bloggers: Una vez más ando en la web subiendo a mi bitácora otro apunte sobre el arte público en Sonora, esta vez, de Álamos y algo del estilo abstracto en Cajeme o Ciudad Obregón. Espero sea de su agrado y envien comentarios y sobre todo, si tienen algo de información al respecto, envienmela para incluirla en mi blog dándoles a ustedes el credito editorial que con todo respeto se merecen.

 

El arte sacro y abstracto en Cajeme

 

Tal parece que el invierno es cosa del pasado porque los días son calurosos y las noches agradables para disfrutar del arte en nuestra centenaria ciudad y redactar del fenomenal arte expuesto en los  museos de Álamos, porque en Cajeme no contamos con uno a pesar de ser la segunda ciudad más importante del estado.

La ciudad colonial de Álamos cuenta con  tres museos importantes abiertos al público interesado en conocer la historia regional: Uno,  el Museo Costumbrista que administra el escultor Antonio Estrada. El otro,  la Casa-Museo de la María Félix y el tercero, el Museo de arte Sacro de reciente formación, ya que abrió sus puertas durante el pasado festival de música, operas y arte de todos ya conocido.

En un recorrido dentro de las salas y la oficina del Museo Costumbrista, llamó mi atención la valiosa colección de pinturas  como “Paisaje” y varios óleos  por Demetrio Murillo Montiel;  “La iglesia  de Álamos”, por Allen Pendergraft, un batik  por Elsa Cacho; “La mujer antigua”, de Ramón Alcantar Hurtado;  un retrato del Padre Eusebio Kino, por el doctor Felipe Valenzuela y  un cuadro sin titulo por Leonardo Santoyo. (Los títulos los agrego por falta de fichas técnicas).

El  Museo – Casa de María Félix, nuestra diva sonorense, tiene  una historia única porque es la casa donde vivió en su niñez, edificación ya  destruida  excepto el muro con la puerta de la fachada poniente y ha sido renovado por su propietaria como hotel-restaurante y un cuarto regular para la exhibición de la colección de fotografía más grande del mundo de esta artista cinematográfica según Discovery Chanel y otros decenas de objetos personales que se encontraron enterrados en piso y muros de la antigua construcción.

Cuenta con varias pinturas al óleo realizadas por artista sonorenses para honrar a  “La Doña”: María Félix, figurando a Frida Kahlo por el pintor navojoense Fernando Samacona, autor también del mural sobre el muro posterior al cuarto, por el lado del jardín,  hay un callejoncito  con nichos decorados con las pintura de: “Recuerdo de vida”, por Ricardo Valenzuela Payan; “Luz Fuerza”, por Karla Trujillo y Fernando Quiroz; “Por siempre joven”, de Carlos León de Navojoa y “María ascensión” de Ángel Luzanilla.

Platicando con la propietaria Linda Barondes mientras caminábamos por los espacios de esta bella construcción, señaló que ella necesita un apoyo económico de los gobiernos municipales, estatales o federal, para mantener el museo abierto al público y ofrecer mejor servicio a las mil 500 personas  que lo visitan mensualmente, de otra manera, tendrá que cerrar  sus puertas y siente una corazonada   de que el nuevo dueño no continúe con su labor  coleccionista.

¡Qué lastima! Porque los objetos, fotografías y pinturas  de esta estrella de cine internacional  deben ser   un patrimonio para los sonorenses, porque fuera del País y del estado de Sonora se le idolatra como actriz, en su tierra se le desprecia por  el supuesto abandono a su pueblo en la cúspide de su carrera.

Ya de muerta, hay que honrarla conservando y protegiendo su legado en Álamos, sin suscitar la polémica de que si nació en este pueblo o en El Quiriego. ¿Porqué no honrar su memoria como sonorense si a cualquier músico grupero y de corridos norteños, hasta locutores y directores de teatro les damos esta distinción?

Pensando en los varias películas que observé de “La generala”, que marcaron toda una época del cine dramático mexicano, cruce calles y plazas para llegar a la inauguración del Museo de Arte Sacro, Antonio de los Reyes, en honor al primer obispo en 1782, ideado y conceptualizado por  el presbítero José Antonio Becerra Ceting, quien, por años estuvo coleccionando  pinturas y objetos religiosos de la iglesia La Purísima Concepción y otras iglesias más de Álamos para formar esta magnífica y valiosa colección de arte antiguo religioso  para exhibirla en dos pequeños cuartos remodelados  de la Casa Parroquial.

En su plática con el público, mencionó: “La iglesia es cultura, es el primer museo de arte sacro en el estado de Sonora, somos historia…”, para terminar mencionando: “Es un museo para el resguardo del arte de Álamos, gracias a la  iniciativa del H. Ayuntamiento de Álamos y del Instituto Sonorense de Cultura”. En un recorrido por la exhibición, pude observar la pintura  al óleo “Madre de Dios”, donada altruistamente por la familia Robinson Bours, a quien agradezco sinceramente la oportunidad de admirar esta bella obra de arte, junto un plano de la parroquia y la imagen de San Pedro de 1836, y  otros ornamentos y objetos religiosos. Por lo reducido de los espacios, me parece que es más bien unas salas exhibición permanente que un museo, pero lo importante es su inicio y según el presbítero aumentaran la colección y los recintos.

El otro día salí de la Biblioteca Pública después de navegar por la Internet e indagar  sobre  unos libros, crucé la calle 5 de febrero para llegar al atrio  e interior de la  Catedral del Sagrado Corazón de Jesús, para admirar el magnífico retablo en mármol blanco referente a Cristo, La Virgen María y San José formando un triangulo  y los Doce Apóstoles en su base, obra escultórica  realizada por el arquitecto Carlos Terrés, donde escuché los coros con cantos religiosos de varias escuelas privadas y al siguiente día, por la belleza de las voces de sopranos y tenores, puedo exclamar:

¡Bravo!, ¡Bravísimo! El concierto Coral  de Música Sacra  por el Coro de la Arquidiócesis de Hermosillo, dirigido por el presbítero Marcos Islas, para celebrar el XXV aniversario de nuestra Catedral.

¡Que espectáculo! Un tanto sublime  al escuchar las magníficas voces y piezas como “Santa Cecilia”, “Ave María”, “Jesús, alegría de los hombres”, “Kirie”, “Misa Solemne”, “Gloria”, “Sanctus”, “Agnus Dei” y “Domine Salvam”. En verdad lo menciono, amables lectores, porque este concierto tuvo una gran calidad musical ovacionado por las 700 personas que lo disfrutaron y al final, muy entusiasmado el padre Miguel Agustín Durazo, señalo: “La música sacra eleva al espíritu, ensancha el alma y ayuda a entrar al misterio de nuestra vida”. Como una simple opinión,  siento que al espacio interior de esta catedral le falta más espiritualidad  porque durante los coros me trasporté a las iglesias góticas.

Dejando atrás los coros y museos, el arte abstracto tuvo  a dos exponentes de calidad; uno, Jordi Boldó, en la Casa Rosalva y el otro, el arquitecto Fernando Saldaña, en el Centro Cultural Modelo de nuestra inalámbrica ciudad,  quienes presentaron a la sociedad cajemense sus propuestas plásticas que enriquecieron mi espíritu, pero opino  que las obras de Saldaña son más bellas.

 

Pie de foto: Oleo antiguo de la iglesia de Álamos, Sonora, México. Foto por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas del mar de Cortés, colaborador cultural  en crónicas y críticas de arte público en Cajeme. Peródico El  Diario del Yaqui, de Ciudad Obregón, Sonora.

 

 

 

 

 

 

Lo mejor del arte en Sonora durante el Festival de Alamos 07 en

Escrito por arkisanchez 20-02-2007 en General. Comentarios (2)

 

Estimadas y (os) bloggers donde quiera que esten:

Una vez más ando en la web on con mis comentarios sobre el arte de Cajeme y de Álamos, Sonora, durante el pasado festival de enero, ya descrito anteriormente.

Ahora, les presento lo mejor de lo mejor del este arte expuesto publicamente para celebrar un año más de este festival sonorense de invierno.

Espero que les guste mucho y opinen sobre lo redactado.

 

Lo mejor del arte expuesto en el FAOT- 2007 de Álamos

 

En el camino a  la ciudad de los portales para asistir a nuestro “Cervantito”, observaba la sierra de Álamos mientras recordaba    la  premisa del muralista  Diego Rivera mencionada durante su visita al Valle del Yaqui en los años cincuenta: “la bella ciudad de Álamos, no es indígena ni colonial, es simplemente una joya mexicana”. De regreso a la ciudad, el clima ha estado ideal para escribir sobre las mejores obras  expuestas durante el Festival Alfonso Ortiz Tirado-2007.

Fue  toda una fantástica aventura observar 13 exposiciones en Álamos y tres en Cajeme con 327 obras de pintura, grabado, fotografía, escultura y  conceptual en la Ruta del Arte, de la cual, Miguel Guzmán, director de Artes Visuales del Instituto Sonorense de Cultura indicó: “Comprende 27 exposiciones  con 750 obras de 180 creadores plásticos en Álamos y en las  subsedes de Cajeme, Empalme, Guaymas, San Carlos y Hermosillo”. Muy placentero fue observar más de cien  obras plástica expuestas en  la Plaza de Armas por los afamados Artistas del Festival de Álamos y  poder escribir la crónica y crítica de este arte expuesto públicamente basando mi juicio en el  libre albedrío, en los valores plástico y estético que cada obra tiene, por ser el arte un lenguaje. De estas 427 obras, señalo lo mejor de esta manera:

Indiscutiblemente la más bella pintura fue “Noche de luna”, del pintor navojoense Luis Martín López Sahagún. ¡Qué belleza de caballo”, y  lo opuesto fue el mural alusivo a la obra del violonchelista Carlos Prieto por los pintores Valdimir Cora y Jazzamoart, quienes, también  montaron la exposición “Fusiones”, en el Museo Costumbrista con obras al estilo figurativo abstracto, de las cuales,  a pesar de la falta de belleza, las mejores de Valdimir fueron: “Señorita con espejo”, “Figura con sax” y “Las comadres”;  de Jazzamoart: “Cuevano con beboperas poquianchis”. 

De la V Bienal de Artes Visuales de Sonora 2006, expuesta  en el Palacio Municipal anteriormente criticada, me gustó “Eres feliz sólo cuando estas solo”, de Daniel Ruiz Lucero. De  la exposición Tekne, artistas jóvenes, en la Casa de la Cultura, las mejores fueron: “Mis crimines nocturnos” y “Demasiadas serpientes para un águila”, de Darío Ruiz;   “Sin titulo”, por Alan Villa. Aceptables estuvieron: “Bailarinas” y “Negocio Internacional”, por Darío Ruiz; “Dolor me duele”, de Alejandra Dessen; “Quimera”, de Esteban Moreno y el tríptico “Elina”, “Azura” e “Isaura”, por Nadya Gutiérrez; los grabados “Colibrí”, de Claudia Chávez; “Las amorosas cantan”, por Feb Alday. Pero, de la colectiva “La música se ve”, por los Artistas Plásticos de Álamos, las más sobresalientes fueron: “Las últimas notas ” y “Danza macabra”,  de Bernadette McAlister; “Claro de luna”, por José Humberto Lugo;  “Planet Music by Gustave Holts”, por Albert Dale y “La danza de las flores”, por Karon Skwortch;

 Admisibles están: “Guitarrista joven”, de Bobby Rosenstock; “Escuchando música”, “La música se ve” y “En si bemol”, por José Alberto Lugo;   “La canción de la sirena” y “Jazz Cubano”, de Albert Dale; “Muerte wagneriana y estudio de articulaciones”, de Daan Hoekstra;  “Melodía para Aluxe”, de Martha Ampudia Serrano;  “Allegro” y “Sinfonía # 9”, de Luisa Polanco;  “Alas de paz”, por Anne Davis Latham; y las esculturas de hierro y madera: “Danza erótica”,  por Jorge Álvarez y “Concierto”, de Carlos Ruiz.

En el Museo de María Félix,  donde fui amablemente atendido por su propietaria Linda Barondes, de la colectiva “Sonora alterna”, por los Pintores Independientes de Guaymas”,  las más pasables fueron  :  “Sin titulo”, de Oscar Bonilla; “Sol y luna” y “Sonora encantadora”, por Irma Soto; dos tituladas “Sin titulo”, de Enrique López Oropeza; “Yaqui”, por Linda Condes de la Torre; “Chapayeca”, de Carlos Cesar Flores y “Danzante venado”, por Ricardo Díaz.

En el restaurante La Puerta Roja me deleité con las ocho  obras de la exposición “Sensibilidad: Las Artes”, de Rito Emilio Salazar, siendo su  mejor obra  “El músico”. En la Biblioteca Pública, de la colectiva por la Asociación de Artistas Plásticos del sur de Sonora, las mejores fueron: “Ángel frustrado”, por Ana Berta Walldez; “La espera”, de Irma García Gil;  “Yessika y los lirios”, por Teresa Gutiérrez. Plausibles están “Espíritu de Alex”, por Rosalía Martínez Almeida y “Flores del jardín”, de Claudia Uzarraga. Me decepcionaron “Nunca se fueron” y “Añorando” y  la acuarela “Rincón maravilloso” porque les falto más trabajo en  la perspectiva y dominar más la acuarela para pintar arquitectura.

En el Hotel Colonial, de la exposición “Frontera desconocida”, por los artistas de Nogales, las sobresalientes fueron: ”La muerte del ego I y II” y “Sueño americano”,  de Elizabeth Terrazas Martínez; “El muro” y “El indigente”, de Patricia Flores García y de la exhibición de grabados  “Sueños del Pasado”, por Adriana Salazar La Madrid, las mejores fueron  “Flores silvestres”,  “Entre el vaiviene del mar”, “Naturaleza de Alaska”, “Espíritu de cuervos y lechuzas” y   “Criaturas marinas”.

Las exposiciones de fotografía  “Sonora Alterna: Post pop de Claudia Platt y Esperanza Barrón, la de Oscar Monroy, Sofía Monroy y Mario Sánchez Luna, presentaron una serie de  fotografías documentales artísticas algunas de ellas.

Las más bellas del arquitecto  Fernando Saldaña Córdova en la galería del Centro Cultural Modelo en Cajeme  son: “Luz en el silencio”, “Tu melancolía”. Y de la más notable pintora surrealista de la Comisaría de Esperanza,  expuesta en la Casona de Las Yayas, Eda Chávez son: el díptico Un medio circulo con figuras de cara y brazo y la del rostro con dos brazos, rayos de alambre y monedas.

De los Artistas del Festival de Álamos, lo mejor de Ricardo Valenzuela Payan son: “Viejito” y “la rana casando la luna”; de Alejandro Ballesteros, el grabado “la vela”, de Edgar Herrera Padilla: los retratos. De su servidor: Danzante venado y pajkola, cocinas de hacienda, chinames y edificios históricos y de la gente nueva, tenemos: De Tania Guzmán: sus felinos a colores; de Idegardo  Covarrubias sus florales y naturalezas muertas; de Martha Acedo Félix, sus danzantes y flores; de Manuel Osuna González sus retratos y de Abraham  Balderrama sus cuadros fantásticos con la técnica café diluido y retratos in situ.

Como conclusión indico que el arte sonorense todavía está en un conservadurismo sin vanguardia porque se está pintando bajo  los  estilos abstracto, surrealista, figurativo, cubista, realismo, pueblo mexicano y realismo mágico e hiperrealismo. Le faltó  temática e identidad regional y la creación de un arte  bello que trascienda a la globalización del arte. Sólo unas  85 obras tienen  valor plástico  y estético. El precio de venta varió de 250 pesos por una acuarela pequeña a menos de 5000 pesos,   elevándose el precio a 30 mil pesos para los consagrados, pero en la plaza se vendió un diez por ciento de las obras expuestas porque sólo había “turismo nacional de a peso y gringos de a  dólar. Este año, las dos tradicionales galerías de arte comercial cerraron sus puertas por la falta de compradores.

 

Pie de foto: “Noche de Luna”. Óleo por maestro Martín López Sahún, máximo exponente del arte navojoense. Foto por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

Pie de foto: Mural alusivo a la obra musical de Carlos Prieto, que no expresó en su abstracción la belleza de este homenajeado violonchelista. Foto por el arquitecto Francisco Sánchez López.

 

 

Opiniones varias sobre el arte público de Cajeme, Sonora, México.

Escrito por arkisanchez 13-02-2007 en General. Comentarios (2)

Estimadas y (os) blogers de la web:

Soy el arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, colaborador cultural en crónica y crítica de arte publico en Cajeme. (Ciudad Obregón), Sonora. México. Gracias por los correos y opiniones sobre el trabajo que estoy realizando desde Sonora, México, para todos ustedes que les guasta leer sobre arte y añoran por conocer su lugar de nacimiento que por razones del destino se encuentran viviendo muy lejos. Si quieren más opiniones sobre exposiciones inviten al evento y con mucho gusto las redacto en mis crónicas. No he subido fotos porque no sé como se hacen tengo problemas con el formato.

Gracias,

Francisco

Arte en la sudsede FAOT en Cajeme.

Escrito por arkisanchez 13-02-2007 en General. Comentarios (0)

 Estimados (as) bloggers:

Como ya es costumbre que cada lunes subo a mi blog la crónica y crítica del arte público de Cajeme, aqui está la de hoy, para que la lean y aprecien este arte abastracto y surrealista que se caracteriza pór bello y no como las anteriores expposiciones del mismo etilo que les faltó valor estético.

 

Mirada a la Ruta del Arte del Festival FAOT en Cajeme

 

Las noches de enero estuvieron formidables para apreciar los eventos artísticos a pesar del frío nocturnal en nuestro bellísimo hábitat, donde asistí a tres exposiciones de pintura, dibujo y escultura dentro del marco de la Ruta del Arte durante el Festival Alfonso Ortiz Tirado en la subsede  Cajeme.

Siempre es agradable acudir a la   galería de arte Antonino Fernández del Centro Cultual Modelo,  por motivo de la inauguración de la exposición “Equipajes”, del arquitecto Fernando Saldaña  Córdova compuesta de 21 excelentes obras abstractas y por ser la  más bella en Sonora por su forma oval a doble altura y la elegancia de los terminados arquitectónicos.

La semblanza en las artes plásticas de este profesional de la arquitectura  nos indica una larga la  lista de exposiciones y premios obtenidos, según discurso del administrador José Ángel Soto Guzmán, siendo el mismo expositor quien nos indicó: “Ustedes son el mejor juez, uno pinta para exponer no para explicar lo expuesto”. E invitarnos a observar su mundo pictórico por las obras pintadas exclusivamente para esta exhibición en Cajeme, la segunda en su trayectoria, concluyendo: “Me inspira mi esposa, me alienta y me apoya  en este quehacer artístico”.

Después de recorrer toda la exhibición  saboreando exquisitos bocadillos, conversé con él,  preguntándole: ¿Qué piensa de su obra y cuál le gusta más?

“Muy buena tu pregunta, son obras testigos de su tiempo, es lo que manifiesta y deja huella, antes era académico figurativo de danzantes y caballos, pero desde hace ocho años cambié para explorar la abstracción... No son manchitas... El arte es el espejo del espíritu,  es reflejar eso, la obra hay que sentirla, el mejor juez es el público que dialoga con ella...”. Me gustan todas ellas pero  puedo indicar la titulada  –Taza urbana-, como  un de mi predilectas.

¿Qué le pareció la V Bienal de Artes Visuales  y del  arte en Hermosillo, como es?

“El 60 por ciento  de los participantes presentaron buenas obras pero el resto nada tenían que hacer ahí...”, se tomó un lapso de tiempo mientras observaba la galería, agregando “ desde el año 2003, hay una nueva generación de pintores con una buena propuesta joven, es un arte en proceso, es un embrión de tres o cuatro años con los autores como  Saúl Esparza, Natchio, Alejandra Dressens, Alan Villa, Benjamín González, Paula Martíns Ethel Cook, Alejandra Sandoval y Gustavo Osuna que son unas instituciones en el arte hermosillense.

¿Del arte cajemense, a quién aprecia?

“A muy pocos, porque son desconocidos, tenemos al maestro Héctor Martínez Arteche, toda una extraordinaria institución... Me gusta el trabajo de Enrique Vidal y de  Gladis Félix, en una exposición en Hermosillo me gustó mucho un paisaje al atardecer de Amelia Miranda...”.

De la critica de arte, ¿Que opina usted?

“Si la critica es  constructiva bienvenida pero sí es intencional no se vale”.

Las más hermosas  obras  de este arquitecto son “Sarciendo al sentimiento”, “Luz en el silencio” y “Tu melancolía”. También me gustaron “Suceder”, “Cuadros y recuadros”, “Estructuras flotantes” y “En la lista de espera”.

Desde la óptica de la critica, encuentro en sus  obras abstractas un equilibrio entre el valor plástico por el manejo de la técnica y dibujo, la armonía, composición y el ritmo en las formas  con magnífico colorido para mostrarnos abstracciones muy bellas y elegantes que valen la pena coleccionar por su valor estético: ¡La contemplación de la belleza!  Muy raro en el arte abstracto.

Al siguiente día,  fui a la galería de arte del Instituto Tecnológico de Sonora para asistir a la inauguración de la exposición de dibujos “Ciudad” y  observar un vide- animación por el artista chileno Luciano Arancibia,  quien, en 1982, llegó a México  para posteriormente radicar en Cajeme  pintando murales comerciales y ser docente  de esta institución que difunde la cultura y las artes en la ciudad.

En su discurso oficial, el rector profesor Gonzalo González Villanueva  ante docenas de estudiantes y escaso publico anexo, señaló: “Es una oportunidad del Festival Alfonso Ortiz Tirado  traer  conciertos de opera y musicales  junto a esta exposición de calidad apreciando lo que significa, el motor de las emociones, de la vida e ilusiones  y creaciones de la sociedad con valores que tenemos que compartir..., nos alegra tenerlo...”. Después de esto platiqué sobre  su obra:

Luciano, ¿Qué piensas de tu arte y en que estilo te sitúas y cual te gusta más?

“Lo disfruto mucho, arte es una aportación a la simbología que es patrimonio común de todos, vivimos en una sociedad y ciudad simbólicamente construida... Lo definiría como estilo simbolismo expresionista que toma mucho prestado del lenguaje fotográfico... Me gustan las obras de la serie –La ciudad-, porque concentran muchas cosas...“El amanecer sobre la ciudad”, por su iconografía”.

Para la mirada al arte lo mejor de él, son: “Ciudad de cubos”,  mural a lápiz en la sala tres; “La consulta”,  “El árbol de la vida”,  “No dejes que me vaya”, “Tatabomba”, “El vuelo del soñador” y  “Nuevos rituales”.

Este autor tiene buen dominio del dibujo y de la perspectiva para interpretar la ciudad en cubos y cuadrados en orden y armonía, pero le faltó más calidad de presentación en una exposición a su trabajo porque la hoja de oro adherida al papel diminuye la apreciación del  valor plástico y estético.

De nuevo fui a Cócorit para asistir a la inauguración de la exposición de  8 pintura surrealista  y 3 esculturas  “Imagen sin reflejos”, de la pintora  esparceña Eda Chávez en la casona de La Peña de las Yayas. Entre deliciosas bebidas “jarandas”, disfruté de los collages sin ficha técnica realizados con buen dominio del óleo para combinar figuras femeninas “bustonas” en colores rojos, ocres, negros  y espejos entre piernas de muy buena calidad pictórica y sentir muchas emociones al presenciar esta original iconografía de la belleza surrealista de Eda,  máxima exponente del surrealismo del arte cajemense. Sus mejores obras son: el díptico con figura, brazo y medio círculo y el de rostro con brazos y monedas y rayos de alambre.

Al deambular por las calles de este pueblo mágico, gran sorpresa me llevé al observar la nueva fachada del Museo de los Yaquis, porque no se respetó los bicolores ocre y café originales de la antigua casona neoclásica, ¡Que lastima  e imperdonable error!  Porque el reglamento para remodelaciones de monumentos históricos del Instituto de antropología e Historia estipula conservar la originalidad de las fachadas.

 

Pie de foto: Danza del venado yaqui. Dibujo a la tinta china por el arquitecto Francisco Sánchez López.

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, colaborador cultural en crónica y crítica de arte publico en Cajeme. (Ciudad Obregón), Sonora. México 

Los famosos e internacionales Artistas del Festival de Álamos, Sonora

Escrito por arkisanchez 07-02-2007 en General. Comentarios (0)

 

Estimados (as) bloggers: con mucho gusto escribo esta narrativa sobre  el arte del festival Ortiz Tirado en Álamos, espero que les guste y que el año que entra nos visiten, porque somos los Artistas del  Festival reconocidos internacionalmente porque cada año, turistas de Canadá o de Estados Unidos, vienen a este evento culto para llevarse una obra del arte expuesto. Más esto, no es un gran negocio porque este año, casi no hubo compradores como uno quisiera para solventar los gastos que ocacionan la estancia en este "Pueblo Mágico de Sonora" y los gastos de producción de las obras, su montaje y tiempo dedicado a ellas, pero en fin, espero que lo gozen y les sirva de algo, porque si logro inspirarlos, ya es ganancia, porque el arte en comunicación con el público. Gracias

Tengo mucha obra de acuarelas y dibujos a tinta china a su disposición.

 

La Ruta del Arte y  los Artistas del Festival de Álamos.

 

Creo que  la versión número 23 del Festival Alfonso Ortiz Tirado en Álamos ha sido el mejor en su historia por la calidad de los conciertos de gala operísticos en el Palacio Municipal, eventos musicales en el atrio de la iglesia La Purísima Concepción, en el Foro alterno y en La Alameda durante días asoleados o nublados con  intenso frío nocturnal  del invierno en la región serrana del desierto de Sonora, a  donde fui para adquirir más cultura clásica  y extasiarme con el arte expuesto en las  16 exposiciones  de la Ruta del Arte auspiciada  por el Instituto Sonorense de Cultura y el arte expuesto en la Plaza de Armas  por los famoso e internacionales Artistas del Festival de Álamos.

¡Bravo!, ¡Bravísimo! Es mi exclamación al  conciertos de gala de la clausura, porque  -Extasió mi espíritu errante en busca de la belleza-, por la  mezzosoprano Carla López-Speziale, el tenor Armando Mora y el pianista Pablo Singer,  deleitándonos con melodías de opera y  mexicanas de María Grever y a petición del público, que de pie aplaudía sin cesar, terminó el festival con la  canción “Granada”, ovacionada por el gobernador  Eduardo Bours, su distinguida esposa Lourdes Laborin, su gabinete de lujo  y demás invitados especiales.

¡Bravo!, exclamo tres veces para las sopranos Sarahí Salgado, la cajemense Margarita Estrada, el barítono Emmanuel Mayoral y al pianista Daniel Villegas  por el repertorio musical de “La flauta mágica, “La tabernera del pueblo”, “El barbero de Sevilla” y ”Mefistofeles”, en la noche de gala de la Universidad de Sonora.

No cabe duda que el espíritu de este Festival  es la cultura plástica  presentada por las dos  propuestas arriba señaladas por la  cantidad de pinturas, esculturas, grabados y fotografías  montadas en  casonas coloniales y edificios históricos, donde asistí a la inauguración de la exposición gancho “Fusiones”, por  los pintores Valdimir Cora y Jazzamoart en  el Museo Costumbrista  con obras  figurativas y abstractas carentes de estética  por su deformaciones de la figura humana y su colorido violento. Tampoco me agradó el mural pintado con aberrantes abstracciones  efectuado en honor del  homenajeado  Carlos Prieto, porque no lograron expresar  la belleza musical de este  gran violonchelista.

En el Palacio Municipal observé las pinturas de la V Bienal de Artes Visuales de Sonora  previamente criticadas. Subí las escalinatas del callejón contiguo a este  edificio para llegar a la Casa de la Cultura y  ver las exposiciones: Tekne de los artistas jóvenes y  la colectiva “La música se ve”, de los Artistas Plásticos de Álamos. Baje de la cima para llegar al Museo de la María Félix y ponerle atención la exhibición  “Sonora”, por  los Pintores Independientes de Guaymas, crucé la calle para llegar al restaurante La Puerta Roja y admirar la exposición “Sensibilidad: Las Artes”, de Rito Emilio Salazar. Con el tiempo en contra para  no perder  la banca, le eché un vistazo a  la colectiva de la Asociación de Artistas Plásticos del sur de Sonora en la  Biblioteca Pública para luego ir al Hotel Colonial y ser atendido cordialmente por Carmen María Gámez Ramírez durante un recorrido emocional por la exhibición  La “Frontera desconocida”, de los artistas de Nogales y la de fotografía documental por Oscar Monroy y Sofía Monroy.  Doble la esquina de la calle llena de historia para llegar al restaurante Polos para conocer la visión  fotográfica de la exposición  “Cromática Sonorense”, de Mario Sánchez Luna; Pasé frente al museo para cruzar la calle  al restaurante Las Palmas, pero me detuve para darle  el  paso libre a un jinete de a caballo por si las dudas hace lo que Gaspar el burro del festival y extasiarme con  los magníficos grabados  de  Adriana Salazar La Madrid en su propuesta “Sueños del pasado”, joven artista que le veo un prometedor futuro en la plástica sonorense por su trabajo  armonioso y bello.

El arte Sacro en el Hotel la Casa de los Tesoros y la de Margo Finlay están repetidas, lamento no asistir a la exhibición “Libertad relativa”, de Karla Inés Yescas en la galería Tacubaya, a la de Roberto Bloon, ni  la colectiva de la Asociación Sonorense  de Artes Plásticas  en el Mercado de las Artesanías ni a  “La fiesta de las mascaras”.

Tengo por norma  no dar pleitesía a nadie en el mundo, pero debo mencionar que fue una muy grata la inesperada visita del Gobernador Eduardo Bours a la plaza  recorriendo casi todos los  puestos y mirando de soslayo al arte expuesto, lo noté   muy jovial, amable y feliz. Distraje su atención  para que posara frente a mis acuarelas e ipso facto aceptó  con gusto para luego darme las gracias mientras nos despedíamos cordialmente.

La otra propuesta del festival de la Sonora culta, fue la gran exposición de pinturas por los Artistas del Festival de Álamos en la Plaza de Armas, presentando al público  cientos de obras plásticas que junto a la Ruta del Arte transformaron a esta ciudad colonial en el centro artístico más importante del noroeste de México.

Nuevamente estos  artistas independientes se reúnen para exhibir su arte al pueblo alamense y a los miles de visitantes y turistas  que deambularon en la plaza durante los días del festival. Para que usted los conozca, externo sus opiniones a las preguntas ¿Qué piensas de tu arte? y ¿Qué  los motiva a exhibir  en la Plaza de Armas de Álamos?

El pintor egresado de escuela La Esmeralda de la Ciudad de México, Luis Martín López Sahagún, respondió  mientras espera vender algunos de sus magnificas pinturas realistas de caballos y flora sonorense: “El arte en esta plaza es el contacto con la gente porque para el artista es fundamental ver y ser visto;  El arte es para ser expuesto  y no puede ser comprendido porque como dijo Picasso: -No puedes entender el canto de un pájaro, sólo te gusta o no-; Álamos durante el festival es un centro de arte por ambas exposiciones por diferentes artistas donde tienes acceso a lo que se hace en  Sonora y en México. La mejor obra es “Noche de Luna”. Magnífica pintura  realista de un caballo galopando libremente. -¡Qué hermoso caballo!- Exclamó la señora Lourdes Laborin de Bours durante su paso por la plaza, y  tiene mucha razón, porque es más bello que los pura sangre de la cabalgatas y los bailadores.

Ricardo Valenzuela Payan  el mejor acuarelista de Sonora y seguidor del estilo Pueblo mexicano con licenciatura  en  Artes Visuales del Instituto Tecnológico de Sonora y de la Universidad de Guadalajara, después de invitarnos  unos sabrosísimos burritos de machaca hechos por su amable esposa, opinó: En mi arte la dirección de mi sentir es enfocarme a mi estilo y la síntesis de mi plástica, es  decir poco con unas cuantas manchas y líneas; No dejo de admirar a mi pueblo, es por esto, que mi obra se enfoca en ellos;  Por 13 años me ha motivado el contacto directo con la gente del festival y el pretexto que tiene mi obra para acercarme a mis colegas pintores; Es importante que las autoridades enfoquen su mirada a todos en general y no nada más a un reducido número de artistas, ya que la unidad artística depende el crecimiento cultural de un pueblo; Mis mejores obras son “Pleito en Casa” y “Rana cazando la luna”.

Alejandro Ballesteros, pintor  profesional surrealista y grabadista  egresado del ITSON, al indicarle las preguntas, contestó: “Mi arte está en evolución, no sé a donde me va a llevar, la intriga es muy seductora; En el transcurso del festival me he tocado con otras tendencias y materiales que rompen con lo enseñada en la academia; Me motiva el contacto con la gente, recordar de donde vengo y   que el público vea  mi arte en la plaza y no en galerías de la elite.

Edgar Josué Herrera Padilla  es un profesional en las Artes
Visuales y uno de los mejores retratista sonorenses  creador de la pintura retórica expresada al carbón, acuarela, pastel y grabados. Después de haber terminado el retrato de  una bella dama, señaló: “Es la expresión de mis sentimientos y forma de pensar dentro de la sociedad en la que todos estamos inmiscuidos en lo que estoy si y no de acuerdo, así como, el tema de la mujer: Su grandeza en comparación con el hombre que me parece que es lo más importante dentro de mi obra retórica; Me motiva el compañerismo con los que fueron mis maestros y son mis amigos y las personas  interesantes que conoce uno en Álamos y que están el las artes en general”

Francisco Sánchez López es arquitecto plástico titulado en la Universidad de Guadalajara, colaborador cultural y cronista de arte en este suplemento dominical, después de degustar delicioso bacanora  Pascola de Rosario de Tesopaco para mitigar el frío, indicó: “Mi arte está realizado dentro de la tendencia del realismo mágico para crear la belleza convulsiva por medio de acuarelas y dibujos a la tinta china. Me motiva venir a  cada festival porque mientras se expone,  hay  compañerismo y amistad entre los pintores  unidos por la pasión de nuestro arte.  Se aprende mucho por la critica a mi obra por Payan y el maestro Arreche y las   miles de personas que la aceptan o la rechazan según sus gustos y presupuesto. Esta exhibición pública es una de las más extensas en Sonora con muchas obras que equilibran los valores plásticos y estéticos: Mis mejores obras son las acuarelas y dibujos a la tinta china  del danzante venado yaqui,  cocinas de hacienda y  la bellísima arquitectura histórica de Álamos.

Me dio gusto conocer a  la nueva generación de   artistas que hoy concurrieron a la plaza con su propuesta joven de  Jesús Manuel Osuna González y Rosa Isabel Vázquez Rascón, de la Universidad Veracruzana. Para él, arte es la forma de expresión y la relación del hombre con su sociedad por medio del estilo figurativo y retratos. “Lo interesante de este sitio es que tengo una puerta abierta para exponer  e intercambiar puntos de vista y participar en el Festival FAOT”. Ella, sólo mencionó: Álamos es un lugar importante para vender.

A la pintora  Martha Acedo Félix,  la motivó exponer la oportunidad  para darse a conocer y vender sus cuadros. Para Ildegardo Covarrubias Mariscal, pintor de bodegones y florales, lo motivó el mercado para vender sus obras. A extraordinaria  pintora de la fauna, Tania Guzmán, señaló: “Vine a exponer porque hay muchos artistas y como mi obra es buena, aquí estoy”.  El escultor Héctor Vincenth Jeans, exteriorizó: “Mi arte es algo personal, más intimo, no vanguardista, la gente se identifica con ellas, pueden ser pobres en los material pero muy rica en plasticidad. Lucero Diez  arribó a la plaza para comercializar sus grabados modernos  por la importancia de este festival. Y finalmente el pintor Abraham Balderrama vino porque le encanta realizar retratos.