Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

El Grito en Esperanza, Sonora, Antigua Cocorit Switch.

Escrito por arkisanchez 28-09-2006 en General. Comentarios (15)

Estimados bloggers: de nuevo en la web on para comunicarles a todas y todos ustedes,  sobre una magnifica celebracion del grito de la Independencia de México que asistí y emocionado quede por su civilidad. Viva Esperanza, Sonora.  La antigua Cocorit switch. Que emocionante estuvo, toda una tradicion que hay que conservar  en Esperanza, Sonora.

El  segundo “Grito”, en La Casa del Colibrí. Esperanza.
 
Con las pasadas lluvias  la planicie costera desértica cambió a  noches menos calurosas  otoñales para dar paso  a   exposiciones de fotografía, noches mexicanas y ceremonias cívicas de nuestra cultura republicana y conservadora, de las cuales, el Grito  de la Independencia de México, es la más elocuente que  gozamos los mexicanos en las plazas  con kermés, juegos mecánicos y la quema del tradicional castillo al ritmo de la bravía música del Mariachi.
En el transcurso de cuatro décadas he asistido a esta ceremonia en el Zócalo del Distrito Federal, en la plaza de Armas en Guadalajara y  Plaza Zaragoza de Hermosillo, en la plaza de los Tres Presidentes de Guaymas y en el Club Med de San Carlos, en la Plaza Álvaro Obregón de Cajeme, en Cabo San Lucas y en Las Vegas, Nevada. Más ninguno de ellos  motivó mi sensibilidad por nuestra  mexicaneidad  como la que sentí durante el tradicional “2do. Grito de la Independencia”, en su 12va versión en la famosa Casa del Colibrí  de la centenaria Comisaría de Esperanza, Sonora, ¡Que fervor Patrio!
La casa del Colibrí es un recinto cultural  en cuyo domo un artista tapatío pintó uno de los más bellos murales paisajísticos que he visto en Sonora, su porche pentagonal con techo de palma seca, fue el escenario, decorado con una monumental Bandera Nacional,  para conmemorar el 196 aniversario de la gesta nacional durante la noche del 15 de Septiembre.
Fiesta tradicional que se inició con  honores a la Bandera, la cual,  fue portada por la abanderada señora Consuelo Ruiz de Machado, elegantemente vestida de china poblana en color negro y dorado,  mientras que, parados y con el saludo civil, cantamos  el Himno Nacional para después proseguir con el programa conducido por Jorge Luís Cuén Quintero, atestiguando que la Independencia de México fue “Un acto libertario... por el amor a la Patria... como Nación Libre y Soberana...”.
Con sencillez y respeto se realizó el “Grito”, honor  que recayó en la gentil señora  Judith Alicia Pacheco de Machado, directora del Colegio El Mundo Feliz, también vestida a la usanza poblana, quien, mientras ondeaba el Labro Patrio, exclamó: “Amigas y amigos; hoy es el 15 de Septiembre, fecha imborrable para nosotros los mexicanos, que tenemos la obligación de preservar en lo más recóndito de nuestro corazón cada vez que escuchemos el nombre de México...”; ¡Viva México! ¡Viva Hidalgo!, ¡Viva Allende!, ¡Viva Morelos!, ¡Vivan los Héroes que nos dieron Patria y Libertad!, ¡Viva México!, ¡Viva Sonora!, ¡Viva Cajeme!, ¡Viva Esperanza!, ¡Viva Esperanza! y ¡Viva México!
¡Viva!,  fue la respuesta en coro de los 140 invitados emocionados y  motivados por el sentir  patrio, y congregados en el jardín enclaustrado  por dos enredaderas, objetos de arte popular mexicano y el árbol de la botella donde anidan los  colibríes. Exclamación que retumbó hasta Cócorit y Estación Corral y nos produjo un conmovedor nudo en la garganta como la  impresión que se siente cuando uno anda fuera del País y escucha la canción “Paso del norte”.
Después de tan impresionante  acto, comenzó la variedad artística con  Sergio Insunsa, director artístico del grupo RogLop y vestido de charro negro, nos deleitó con las canciones “Mi México”, de su inspiración, “La madrugada” y “México lindo y querido”, mientras que la atractiva bailarina Oneida Ortiz Yépiz, vestida de blanco con  colores patrios y su acompañante, complementaban  la escenografía con bailables folclóricos.
Fue la virtuosa guitarra del músico Alejandro Monroy el acompañamiento de don Ramón Ramos Castro, campeón nacional de canto en 1986,  quien con su voz de tenor vernáculo nos cantó “La chancla”, “Paloma querida” y “Cocula”, para después ser la niña Carmen Gabriela Sotelo Castillo la que nos conmovió declamando el poema “La Independencia de México”, con razón obtuvo el segundo lugar en declamación de poesía, en la escuela José María Maytorena, con un poema a “Emiliano Zapata”.
El niño Emiliano Machado Ruiz, con gallardía infantil y vestido de charro con sombrero bien puesto, nos brindó la canción “Cielito lindo”, llevándose la noche con tantos aplausos. Le prosiguió  el arquitecto Pablo Machado, quien, vestido de hacendado con traje charro de lujo y zarape negro al hombro, (sin  pistola  calibre 45 fajada) nos declamó el poema “La hermandad es nuestra grandeza”; -El Retrato injusto del mexicano sentado bajo un nopalón y adormitado... Cuando somos un pueblo trabajador...-
¡“Ay Concha, como te quiero”! y ¡”Ay patona, me estás pisando, m´hija”!, exclamó emocionado Francisco Javier Romo mientras cantaba la melodía “Mujeres divinas”, terminando la función con los poemas “El grito” y “¡Si me dijera que sí, la Agustina!”, con la magnifica  voz del declamador  Bruno Pablo.
Impresionante  fue el  acto de aplaudir por un minuto en memoria  todos aquellos amigos difuntos, entre otros, el licenciado Gabriel Alfaro, para  continuar con el concurso de trajes típicos mexicanos entre las concursantes: Una señora con su pequeña hija en indumentaria  oaxaqueña,  la señoritas Erica Morales en traje sonorense del danzante venado y la guapa Angélica Pacheco Pérez de china poblano en rojo, quien me comentó venciendo su timidez “La fiesta esta muy bonita e interesante porque motiva el fervor patrio”, mientras nos servíamos suculentos tacos dorados.
En la galería se exhibió la exposición “Rostros de un pueblo indígena”, compuesta de 14 fotografías a blanco y negro, de las cuales, me gustaron los retratos de “Doña Herminia”  y Don Prisciliano con su nieto”.
La cena tipo buffet decorado con cerámica de barro y otros motivos muy mexicanos estuvo estupenda y con mucha algarabía mientras degustábamos sabrosos platillos mexicanos y antojitos sonorenses de la cocina esparceña.
Fue para mí un honor el asistir a tan folclórica,  tradicional y amena ceremonia del segundo “Grito”, ya que por varios años deseé ser invitado  a la famosa Casa del Colibrí de la familia Machado Ruiz. ¡Viva México!

Cócorit, Sonora, alg de su historia

Escrito por arkisanchez 20-09-2006 en General. Comentarios (17)
 
Estimados Bloggers: aqui les incluyo otro apunte de la historia de este pueblo de encanto y brujos, misterioso.
 
Cocorit tiene tres historias. Una, como rancheria yaqui de las 80 o más que habia antes de la amenaza de la colonización. Los yaquis, al presentar su resistencia a la expediciones españolas, de Diego de Guzman en 1533,  concentró su población en 11 rancherias, entre estas la de Cocorit y Tesamo (por Hornos) aguas arriba del rio al oriente de Esperanza.
El Padre de Ribas entra en 1617 al Tesamo y meses después fundó la mision de Bacum como central y la de Cocorit como de visita. En 1740 se destruyo casi todo esto.
El pueblo actual, fue establecido por la Comision Fraccionadora en 1880, cuando destruyo lo poco que quedo, arrazando con ramadas y otras casas, para fraccionar y abrir lo que hoy es el fundo de Cocrit, por asi convenir a la estrategia militar de la campaña de exterminio contra los yaquis, que habia dividido su territorio en ejidos de los pueblos y lo demás lo fraccionó a los mestizos y extranjeros que inmigrarón al valle de Quiriego, Batacosa y Alamos, los cuales, abandonaron Cocorit para vecinarse en la zona poniente y norte de Ciudad Obregón  después de 1928.
Hay muchos libros: les recominedo La Historia del Valle del Yaqui, por Caludio Dabodoub, al escritor Romulo Felix, que sintetiza la historia y al Padre de Rivas: Los triunfos de Nuesdtra Fe ..... . (La lista es muy larga).
No, no hay edificios de esa epocas, lo que existe es posterior a 1880. Desafortunadamente, estas construcciones del porfiriato alrededor de la plaza, no se conservaron, las destruyeron para construir nuevas casas habitaciones en los 1950 y posterior. Y aun continua esta destrucción.
He estado investigando los orignes de la mision Jesuita de 1617 o la posterior de los Franciscanos, porque la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe actual, data de 1924.
Hay una ruina que los lugareños llaman la Mision, pero no es la original, fue un cuarto de ayuda humanitaria.
El Cocorit de hoy, el centro historico no es el de origen misional, más bien, es militar con las guerras contra ellos. Es pues un pueblo neoclásico por sus escasas casonas que fueron construidas por maestros albañiles y no por arquitectos.
Las remodelaciones que se estan haciendo y se hicieron, no cumplen con el reglamento del Instituto de Bellas Artes y del Instituto Nacional de Antropologia e Historia, los arquitectos y otro personal que intervienen en las adaptaciones privadas no tienen experiencia en edificios históricos, como muestra; las casonas de El Centro deEnlace, y el Centro Cultura, la Iglesia y el actual Museo de los Yaquis.
Espero que estos datos les sirvan porque actualmente estoy investigando la historia y ando buscando precisamente los restos de la antigua mision que tal vez esten perdidos en algun campo agricola.
El sonorense, Cajemense y cocoreño no han querido conservar su legado arquitectonico, artistico y cultural por su enbelcimiento con la cultura gringa de Arizona. Esta es la cruel realidad.
Atentamente:
Arq. Francisco Sánchez López

Fotoseptiembre 2006 en Cajeme, Sonora.

Escrito por arkisanchez 19-09-2006 en General. Comentarios (11)

Estimados Bloggers: un saludo a todos y todas los que andan en la web, incluyo esta noticia que que publique en el Diario del Yaquis de Cajeme o Ciudad Obregon, Sonora, Mexico.

Creo que una de las razones por la que radico en esta ciudad, es el cielo sonorense que durante el verano y su lluvia, nos ofrece magníficos paisajes de nubes blancas con destellos anaranjados y rojos que se puede observar hacia el oriente de la nuestra moderna ciudad, en la cual, la gran feria de los fotógrafos está en todo su apogeo con  tres exposiciones colectivas que nos muestran este arte de imprimir las imágenes sobre papel en un cuarto oscuro y que usted puede apreciar en la galerías de arte del Centro de Culturas Populares e Indígenas, del Instituto Tecnológico de Sonora y en  la casona de La Peña de las Yayas de Cócorit.
En la primera, con un sencillo acto inaugural se abrió al público la exposición titulada  “Nuestras raíces”,  de la colección Lutisuc Asociación Cultural de Hermosillo, compuesta de magníficas fotografías de Mario Sánchez Luna, Alejandra Platt, Liliana Sánchez y demás fotógrafos  del Instituto Nacional de Antropología e Historia delegación Sonora.
En representación del Instituto Sonorense de Cultural, la licenciada Trinidad Ruiz nos dio la cordial bienvenida para luego indicar algo de historia de este acontecimiento: “Fotoseptiembre nació en 1993 para consolidar el medio fotográfico mexicano y desde esa fecha ha sido el eje dedicado a propiciar un dialogo entre los interesados en la fotografía el cual contará con 54 exposiciones con obras de más de cien autores junto a conferencias y talleres en Hermosillo la mayoría de los eventos”.
La exhibición es una serie de fotografía documental tradicional a colores de muy  buena calidad fotográfica por la composición, el juego de los colores y los claro oscuros  para mostrarnos la vida  de las comunidades yaquis y mayo  durante sus  ceremonias sagradas. Algunas de las fotografías de Mario ya las he visto anteriormente, sobre todo, la “Niña seri”, que es una de las mejores de este artista del lente quien estuvo presente.
La segunda exposición se llevó a cabo en la galería de arte del Instituto Tecnológico de Sonora bajo el lema de “Álamos, pueblo mágico”, compuesta de  97 fotografías a color y  blanco y negro pero sin fichas técnicas,  montada por varios fotógrafos  internacionales radicados en este pueblo colonial que se unieron para mostrarnos las bellezas  naturales, los monumentos históricos, la gente rural y demás temas alamenses que todo fotógrafo desea mostrar, sin embargo, en ninguna de las fotografías del templo observé el colorido mágico de Álamos: Un halo de luz solar que transforma el color de las piedras de los muros y torre de la iglesia  en  brillantes colores amarillos, ocre, violeta y morrón  antes del atardecer, como los que he observado desde la Plaza de Armas por nueve años como pintor del Festival de Álamos.
Las que más me gustaron son la referente a los “Tres Cristos”, en un cementerio lograda por Ramón Moreno,  “El atardecer con palmeras de la Plaza de Armas por Horward Hamilton,  la del “Callejón del beso” de Jay Jonson,   la del “Viejito con bastón en un camino rural”, en color sepia de Magdalena Leyva  y varias otras más del fotógrafo invitado  Jiri Vseteka  de la República Checa quien con su magnífico arte, nos invita a apreciar la arquitectura histórica y el paisaje urbano de su país y de Álamos.
A pesar de la cordial invitación por la licenciada Maria Elena Moreno para asistir a la exhibición montada en la casona de Las Yayas, me fue imposible asistir debido a que el mismo viernes y a la misma hora, se inauguró la exposición de Javier Arévalo en Casa Rosalva, pero tengo un mes para asistir  porque me gusta mucho el ambiente de la casona y deambular entre la fantástica historia de Cócorit. 
Sencilla  fue la ceremonia de premiación de los XIV Juegos Trigales del Valle del Yaqui, en su versión 2006, llevada a cabo  en el aula magna del Instituto Tecnológico Superior de Cajeme ante las autoridades de esa institución y municipales e invitados especiales y selecto público de estudiantes.
Fue el escritor y poeta tapatío Jorge Souza quien nos indicó el sistema de la difícil selección y el protocolo del jurado dictaminador para otorgar los primeros lugares y tres menciones honoríficas. Premiación que consistió en un premio de cincuenta mil pesos para el poeta bajacaliforniano Leonardo Varela como ganador del Concurso Nacional de Poesía “Bartolomé Delgado de León” y al escritor tapatío José Israel Carranza, como ganador del Concurso Nacional de Narrativa “Gerardo  Cornejo”, que comprenden el citado certamen literario.
Ambos laureados autores después de  recibir sus cheques y los pergaminos de reconocimiento, nos deleitaron con la lectura de fragmentos de los poemas y cuentos con los que ganaron y permitan me señalar,  que éstos, tuvieron mucha fuerza literaria y por eso fueron seleccionados sobre más de cien concursantes, porque aunque usted no lo crea, estos juegos trigales son muy esperados y reconocidos en México y en el extranjero pero desafortunadamente en Sonora, es mínima la participación de nuestros literatos y poetisas,  inclusive ni a la ceremonia   hicieron acto de presencia para amenizar este acontecimiento literario más importante en Cajeme.
Nunca entenderé el porqué de nuestra antipatía y desinterés ante estos eventos  culturales a favor de la comunidad y gremio de literatos, artistas plásticos,  universidades y demás asociaciones civiles que están en el negocio de la cultura. ¿Qué es?  La respuesta está suspendida en el aire.
Después de degustar bocadillos y  vino tinto para intercambiar ideas culturales con el personal del Itesca, los ganadores y otros invitados, nos fuimos al restaurante Los Girasoles para la cena de honor a los galardonados escritores donde fuimos amablemente  atendidos por la poetisa Irma Arana para gozar de sabrosos  antojitos sonorenses. Durante la cena me mencionó Leonardo Varela “En poesía está de moda el verso libre y el secreto en el juego de las palabras”. Así mismo, Israel Carranza me indico que en sus cuentos “juego con los personajes y acomodo las escenas  para narrarlos“.

Pie de foto: Danzante pajkola yaqui de Tórim. Dibujo a tinta por el arquitecto Francisco Sánchez López


 

Arte en Cajeme, Sonora.

Escrito por arkisanchez 15-09-2006 en General. Comentarios (0)

 

Estimados (as) bloggers; Aqui de nuevo incluyo esta pequeña crónica del arte en la querida Ciudad Obregón, Sonora, mejor conocida en el mundo como Cajeme. Notarán que a lo largo de la misma, hay una inconformidad contra la cultura chera sonorense porque predomina más la carne asada y la los hot dogs que una verdadero movimiento cultural en la ciudad y en el estado, porque se niega los valores regionales para introducir la cultura globalizada para impactar en las mentes de la juventud que está estudiando. 

 

Qué maravilla de cielo nublado  sobre el Valle del Yaqui y Mayo y en la ciudad nos trajo la tormenta tropical John con su benéfica y reconfortante lluvia que limpió el polvo de los murales públicos otorgándoles una muy especial luminosidad. Las nubes poliformes  nos manifestaron el ritmo, el color, el movimiento, la armonía y la composición que se debe tener en una obra de arte, pero,  desafortunadamente, el artista sonorense no mira hacia arriba y lo bocetea para pintar  nuestro bello paisaje muy característico de la región sur de Sonora, considerada por muchos extranjeros y nacionales como uno de los hábitats más bellos de México por su biodiversidad que estamos destruyendo, su esplendor aumenta durante el atardecer de inolvidables colores.

El mismo efecto lo observé en la arquitectura del centro histórico y en la antigua estación del tren Cajeme, donde, en la primera,  la fachada del Palacio Municipal emanó una  belleza lumínica   sobre la decoración con los colores patrios  y los distintivos a partidos políticos,  del danzante yaqui estilizado y el Escudo Nacional colocados sobre los murales de Arteche, anunciándonos  las próximas Fiestas Patrias para celebrar la Independencia de México y su cultura republicana, conservadora y liberal. ¡Viva México!

Mientras el maestro Arteche está encaramado en un andamio metálico a seis metros de altura pintando su  nuevo mural en el edificio de Computación de la Unidad Centro  del Instituto Tecnológico de Sonora, el Consejo Ciudadano de Desarrollo Cultural Municipal de Cajeme  rechaza  mi propuesta cultural de “Héctor Martínez Arteche: Patrimonio Artístico Cultural de Cajeme”, presentada bajo la línea temática de Investigación, Difusión y Preservación del Patrimonio Cultural ante el Programa de Desarrollo Cultural Municipal de Cajeme, según la pasada convocatoria pública.

La propuesta la presenté por ser éste muralista  miembro del Salón de la Plástica Mexicana y fundador  de las escuelas de Artes Visuales en la Universidad de Sonora en Hermosillo y del Instituto Tecnológico de Sonora, en Ciudad Obregón, y sin duda,  el mejor artista en el estado de Sonora por su extensa obra mural en nuestra ciudad, Navojoa y Hermosillo.

Su arte tiene un valor relevante histórico aunado a los valores plástico y estético, que ha mi juicio,  se debe documentar y difundir entre la sociedad para su apreciación y educación estética porque es   de vital importancia, catalogar, evaluar, conservar, proteger e inclusive declarar su obra mural en los edificios públicos citadinos y los privados del Itson como patrimonio artístico cultural de los cajemenses, sonorenses, mexicanos y de la humanidad.

Pero según la carta recibida con 79 días de retrazo me indican que la propuesta arriba señalada: “No será financiada por el programa debido a que solo abarca la parte de la investigación y no garantiza  su publicación y difusión y el recurso de esta segunda etapa fue limitado...”

Sorprendido quedé ante tal afirmación  porque en la página dos y párrafo cuatro de la convocatoria se indican la línea temática de  “Preservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural...” Más sorprendido quedé al observar en la prensa estatal la lista de los premiados  donde las asociaciones civiles se llevaron  un buen porcentaje  de los incentivos a pesar de  tener  apoyos económicos  y patrocinadores.

Ni modo, creo que la sociedad cajemense se perdió de una buena propuesta culta e intelectual que no fue aceptada la  cual no estoy de acuerdo, sin embargo, me sirvió de ejemplo para no volver a participar con otro proyecto cultural en las futuras convocatorias. ¿Para qué?

Dejémonos de tanto pesimismo y mejor les redacto lo que es el proyecto arquitectónico debido a que en la ciudad no hay nuevas exposiciones o presentaciones de libros.

Para una aceptable edificación es fundamental tener un buen proyecto arquitectónico por un profesionista con cedula profesional independiente o agremiado al Colegio de Arquitectos, por ser ellos los entrenados para expresar las necesidades de un a familia o de la sociedad en espacios habitables o comerciales basado en un programa arquitectónico previamente aceptado por el cliente y el arquitecto.

Éste último, prosigue con la visita al terreno para conocer su aspecto físico, las mejores vistas panorámicas, la vegetación endémica, la infraestructura urbana y la vialidad para ubicar la casa habitación o local comercial o demás géneros arquitectónicos de la manera más óptima.

En su oficina, comienza a realizar los partidos y un anteproyecto para definir los espacios necesarios funcionales y la plástica de la fachada al estilo del gusto del cliente o sugerencias del profesional de la arquitectura. Planos del proyecto que elabora a escala con las especificaciones, monto de obra y presupuesto para que, una vez aceptados por el cliente, proseguir con la elaboración de los planos constructivos  para obtener la licencia de construcción, según  lo dicta el reglamento de construcción municipal y otras instancias.

¡Un buen proyecto arquitectónico funcional, original  y bello hace la diferencia!

Por esto ustedes  al querer construir o ampliar su casa habitación o comercio, es recomendable el contratar a un arquitecto  titulado para mejores resultados de habitabilidad  funcional, el cálculo estructural, y económicos de las diferentes partidas que componen el presupuesto.

Desdichadamente en México, en Sonora y en Cajeme no hay una cultura del proyecto arquitectónico, se le confunde con un simple dibujo en papel de la construcción pero este proceso constructivo en un mandato de ley sonorense  que estipula “todo proyecto arquitectónico tiene que ser firmado por un arquitecto”.

Así que ante la globalización de la arquitectura que ya estamos sufriendo en Cajeme, es necesario que la gente se sensibilice para obtener una mejor obra edificable apta para la familia según el presupuesto disponible  para su edificación, que a mi juicio, la arquitectura en el desierto debe ser bioclamática, funcional y bella bajo los estilos colonial, minimalista u otros.

 

 Pie de foto: Danzante pajkola yaqui de Tórim. Dibujo a tinta por el arquitecto Francisco Sánchez López

 

Un domingo deambulando por Cajeme

Escrito por arkisanchez 06-09-2006 en General. Comentarios (1)

 

 

Estimados (as) bloggers:

Aqui tienen otra colaboracion que inscribo  y espero dean de su agrado. 

 

La tarde del domingo pasado decidí ir a Cócorit para gozar de su quietud en la plaza principal, pero como amenazaba una fuerte lluvia, a cambio,  deambulé por el centro histórico de la ciudad admirando la arquitectura y la obra mural ya características de nuestra moderna urbe, al caer la lluvia,   me resguardé recargado sobre la placa alusiva al Espacio Cultural,  homenaje al pintor José Luis Cuevas,  en  la histórica pérgola de la plaza Álvaro Obregón, donde me puse   a leer Quehacer Cultural y a pensar sobre el arte y la arquitectura cajemense desde la fecha de su fundación hasta la última obra en construcción que he observado durante todo este año. En este espacio urbano sucio y descuidado me puse a pensar en mi deambular por la costa del océano Pacífico fotografiando la fealdad y la belleza natural y cultural, a bellísimas modelos, las misiones de las Californias y otras maravillas más, inclusive, mis años como periodista gráfico donde introduje la fotografía artística  al periodismo baja californiano.

Con cierta nostalgia observé la lluvia por el doloso pasado acontecer que no se olvida y presencié una realidad cajemense; la falta de un apoyo económico que me ayude a terminar la investigación sobre la historia del arte en Cajeme que inicié hace ya más de un año y he invertido mucho dinero en el. Más las respuestas no llegaron con las gotas gruesas y frías  de la lluvia veraniega ni con los apoyos oficiales que luego redactaré mi opinión al respecto.

A partir de hoy se celebra en todo el estado de Sonora Fotoseptiembre 2006, ¡La fiesta de los fotógrafos!. Con exposiciones y conferencias sobre la obra y vida de muchos artistas del lente. Debido a otroras experiencias   no participamos en las convocatorias del Instituto Sonorense de Cultura para el diseño del póster alusivo a este acontecer por así convenir a mis intereses, pero tal vez, preparare una colaboración alusiva al tema  para que usted aprecie este arte que está siendo muy popular con la facilidad de la fotografía digital que lo reduce a  un clic y a un programa computacional.

Pero si ustedes quieren apreciar una de mis mejores fotografías de las tres en mi colección particular seleccionadas entre unas diez mil, y la cual,  me otorgó un prestigio internacional al lograr el nada despreciable segundo lugar en el portal www.picture.com de la Biblioteca Internacional de Fotografía, bajo el titulo de Bryde whale´s eye, Why are humans killing me? (Ojo de ballena de Bryde, ¿Porqué los humanos me aniquilan?) Referente a un ojo de ballena Bryde que se varó muerta en la playa de los Algodones en San Carlos, donde, minutos después, arribé al sitio de este nefasto acontecimiento que lastimó mi sensibilidad como ecologista protector de ballenas en México, para fotografiar el ojo de ella antes de que una ola  lo  cerrara para siempre.

Según lo indica el portal, esta fotografía fue seleccionada entre miles de ellas por cerca de diez millones de cibernautas de la Internet de 140 países. Logro de un artista del lente cajemense que desde su aldea  regional obtiene un  honroso lugar en la globalización de la fotografía, donde no hay vuelta al pasado.

Para aquellos que les gusta este arte y a los turistas que leen Quehacer Cultural, les recomiendo una de las más fantásticas escenas urbanas de nuestra noble ciudad que se puede fotografiar por la calle 5 de Febrero: Un día después de la lluvia y hacia  el poniente; una luz blanca intensa emanada desde una forma oval  por las  nubes circundantes. En contraste, cerrando el lente para la contra luz; la torre con la campana de la antigua catedral y las líneas rectas negras de la silueta de la nueva catedral con sus vitrales, palmeras, parvada de chanates cruzando el cielo,  a Isabel de Esperanza sentada en una banca embelleciéndose y demás gente y autos de modelo reciente reflejados en los charcos de la calle Montero dirigiéndose a misa.  Momentos después; el candente y majestuoso atardecer rojo entre nubes blancas y grises y espacios con cielo azul. ¡Que maravilla!.

Al dejar de llover, una intensa luminosidad  blanca que salía desde dos nubes llamó mi atención al verla reflejada en la fachada del Palacio Municipal y en los cristales de las ventanas que reflejaban las nubes y la luz, nada sublime, pero llamativo porque resaltaba el color de la arquitectura moderna, pero al caminar hacia el edificio de la Fiscal del Estado y su horrible color rojo,  observé una escena que me recordó los años universitarios cuando estudiaba fotografía: dos bellísimas modelos posando para un fotógrafo en los jardines de la Biblioteca Pública, Jesús Corral Ruiz, al principio no les puse atención porque me dediqué a observar, bajo un frondoso árbol yucateco, el mural del maestro Arteche que la luz iluminaba de una manera única, donde creo yo, asimilé la belleza de Arteche en su colorido y formas que no he podido imitar en una acuarela del edificio que prometí a un distinguido escritor tapatío radicado en Cajeme.

Al ver que las modelos terminaban la sesión me aproximé al grupo para platicar con ellas sobre sus personalidades y  la sesión fotográfica: una hermosa jovencita  con minifalda verde y blusa tipo militar, me indicó: “Me llamo Anahi Ruiz, soy estudiante de la Licenciatura en Primaria en la Universidad Pedagógica Nacional y quiero ser modelo profesional para fotógrafos o pintores de prestigio porque me gusta mucho posar frente a las cámaras  porque lo que da, el sentir, lo que dice de ti: la tristeza, la alegría o el amor. Desde niña, nació en mí esta afición”.

La otra modelo igual de bella pero con  falda negra y blusa blanca, me señaló: “Soy Stephany López Acosta, estudiante del CBTIS-37, me gusta mucho el modelaje y posar en fotos”. Al afortunado fotógrafo Jaime González Mendoza le pedí una foto de las modelos con fondo el mural de Arteche y que me la mandara por correo electrónico para su publicación, pero no la recibí. ¡Lastima! Porque ambas modelos están muy bonitas y veo en ellas un futuro en algún concurso  porque tienen personalidad,  cuerpo, estilo, gracia, talento, poseen el espíritu nato en la modelo pero hay que pulirlo con estudio profesional y sobre todo, poseen esa belleza cajemense orgullo de la ciudad.

Felicito a la pintora Edna Patricia Guzmán por su participación en la exposición “Rostros Vivos”, en los muros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el Distrito Federal, donde ésta cordial artista cajemense, expuso diez pinturas de rostros de los ministros de justicia en la década de los años treinta. ¡Felicidades! Creo que con esta distinción, el arte made in Cajeme, alcanza cierta fama nacional  en un lugar donde el arte sonorense  es poco conocido según lo indicó la escritora Poniatowska en el teatro del itson.

¡A gozar pues, del arte de la fotografía en Fotoseptiembre 2006!

 

Pie de foto: La belleza femenina en fotoseptiembre. Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López.