Cronista de Arquitectura, Arte y Ballenas de Sonora. México y USA.

El fantasma del museo de los Yaquis, fenomeno paranormal en estudio.

Escrito por arkisanchez 17-01-2006 en General. Comentarios (10)

Estimada Maria Trinidad: gracias por tu amable mensaje aclaratorio sobre el fantasma del Museo de los Yaquis en Cócorit. Pero, los siento pero estas equivocada o no conoces esta leyenda Cocoriteña que se pasa de voz a voz entre los habitantes.

Esta mujer india "Cruda", sale desde el árbol guamúchil cercano a la noria que esta en el lote contiguo al MUSEO, junto al canal Porfirio Diaz. Sale por las noches caminando por la calle y la banqueta y se para frente a la casona que hospedará el museo.

La otra leyenda de la galeria de arte la Casona, propiedad del Ing. Duron, tienes razón, se aparece a las doce de la noche, y se puede ver, cruzando las ventanas de la fachada en la planta alta, aunque asegura el escritor, Rodolfo Duron, que no la ha visto en todos los años que lleva trabajando ahí.

Esta leyenda de fantasma del Museo de los Yaquis, existe anteriormente a la adquisición por parte del gobierno de Bours, de la Casona de los Esquers, construida en 1890. Lo cuenta la gente que ha vivido en Cocorit por mas de cincuenta años.

Inclusive en la Casona de los Esquers, hay la leyenda de un otro fantasma que se aparece en los portales interiores pero que no se quiere dar a conocer por asi convenir a los intereses del museo.

En dos años que tengo estudiando el fenomoeno paranormal, ya tengo documentadas más de 10 apariciones en Cócorit, según las leyendas vernáculas, contadas por gente sencilla que las ha visto o se la contaron los abuelos. No se puede negar esto, por motivos del museo, ya que existen ´por mas de cien años ante que el.

 

Rosca del Pueblo, tengo la mejor galeria de arte en Cajeme,

Escrito por arkisanchez 17-01-2006 en General. Comentarios (0)

Una mirada al arte en Cajeme

Saltó la liebre detrás del matorral
Los artistas del Festival de Álamos.

Con una bella luna se dejó venir  el frío durante las noches invernales  de luz y fantasía en el Valle del Yaqui, esplendorosas noches para contemplar el Universo ya que somos parte de el, somos microcósmicos granitos de  arenas en cualquier playa del Mar de Cortés, ante tanta majestuosidad ¿Para qué la importancia personal si nuestro paso por estos ecosistemas es efímero?
Por una bolsa de pan para hot dog casi pierdo mis únicos lentes graduados al ser estos arrebatados por la multitud de manos que imploraban ¡Para acá, Chuy! Durante la magnífica Rosca del Pueblo aludiendo a la  los Reyes Magos del cristianismo durante la noche del el 5 de Enero en la plaza Álvaro Obregón frente al Palacio Municipal, la cual fue patrocinada por el Presidente Municipal y su distinguida esposa para más de tres mil personas que disfrutamos la fiesta. La curiosidad mató al gato y en este caso, la curiosidad y el entusiasmo del pueblo humilde y pobre que estaban  recibiendo un pedazo de la rosca, llamó mi atención al salir de la Biblioteca Pública, lo magnífico del acto fue el intercambio del monito de plástico por un regalo  nada despreciable. Me arrebataron con un manotazo los lentes cuando me aproximé al camión donde estaba el presidente arrojando bolsas  con pan ante la multitud, que a gritos pedían ser agraciados, gritaban: “Chuy, una  para acá”, y como él escuchó el reclamo, tiró varias bolsas hacia donde estaba rodeado por dos jovencitas que me dieron un empujón al brincar para cachar las bolsas. ¡Lastima! Que no me tocó probar el pan de Reyes, pero, desde  otra óptica, no tendré que pagar  la tamaliza  en el Día de la Calendaria.
La perseverancia trae sus frutos, nadie lo puede negar, porque, para envidia de muchos,  soy el único arquitecto  y artista del arte del realismo mágico que tiene  la mejor galería de arte en nuestra contaminada ciudad y si le busco, de todo el estado de Sonora, de México y Arizona, gracias a este suplemento dominical de Quehacer Cultural y  a  su editor Ramón Iñiguez, donde he logrado publicar periodísticamente 80 obras inéditas en acuarela, fotografía y dibujo a tinta china, de éstos, uno será publicado en la portada de un libro sonorense en  la Ciudad de México, obras que he utilizado para complementar mis redacciones y motivarlos al deleite estético de mi arte mientras degustan sabroso café colado. Un gran logro que no me imaginaba en un pasado no muy lejano, por los  dos años que voy a cumplir redactando la crónica y la crítica del arte publico en Cajeme. Oportunidad periodística que acepté  cuando se me ofreció, o sea, en un lenguaje más campirano cuando  “Saltó la liebre detrás del matorral”. Todo un éxito para un arquitecto que ha logrado internacionalizar su arquitectura y arte en España y en Estados Unidos.
 La posición crítica que he asumido ante la sociedad civil en Cajeme tiene fundamentos, formación profesional, vivencia existencial y conocimiento empírico adquirido durante las visitas a los museos, galerías y exposiciones  donde he gozado de una apreciación estética o el rechazo rotundo a las obras de adefesio, he señalado  todo lo idiota de este mundo que atenta contra el arte, como el abandono y deterioro de los murales de Arteche, la pintada de las esculturas urbanas y la destrucción de nuestro patrimonio histórico arquitectónico,  así como, el mal oficio y desproporciones  en el dibujo  del cuerpo humano y técnicas pictográficas, sobre todo, la acuarela porque no se maneja la transparencia de las tonalidades. Nunca voy a elogiar el arte expuesto públicamente que carezca de los valores  plástico y  estético, sin  importarme si es de las y los iconos del arte nacional, internacional o local.
 Los pintores del Festival de Álamos: Martín López Sahagún, Ricardo Valenzuela Payan  y su servidor, invitan a gozar las obras al estilo pueblo mexicano, colonial y realismo mágico que exhiben y  venden a precios módicos en la Plaza de Armas de la bellísima ciudad colonial de Álamos durante el próximo Festival Ortiz Tirado 2006.
No fueron de mi agrado los adjetivos calificativos aberrantes contra las y los yaquis utilizados por el Profesor Abraham Montijo Monge en su pasada colaboración “El Güero Figueroa“, en este suplemento. Con el respeto que él se merece, me permito señalar,  que estos denigrantes adjetivos son una muestra más del odio del hombre blanco extranjero y mestizo sin arraigo. ¿Qué acaso, la guerra de exterminio y de deportación aunado al usufructo del 90 por ciento de su territorio ancestral, no es suficiente razón para que los yaquis se levantasen en armas para defender los que por derecho natural les corresponde? El genocidio contra el yaqui se inicia, según la historia del estado de Sonora, en el siglo XVIII, con los gobernadores José María Gándara y el triunvirato porfirista Torres-Itzabal-Corral y la supuesta premisa de traer al estado la civilización y el progreso del colonialismo norteamericano y mexicano, lo continuó el ejercito Constitucionalista  alcanzado  una paz social con el Presidente Lázaro Cárdenas, para ser continuado con el decreto expropiatorio del expresidente Ernesto Zedillo y por el exgobernador Manlio Beltrones.
Magnífica está la guía turística del Estado de Sonora que terminé de leer en español e inglés y aprecié la excelente fotografía, guía publicada por Barba Editores de Guadalajara, la cual, para facilitar el recorrido por el estado, divide al mismo, en seis regiones turísticas de las cuales destacan las  del río Sonora, de las misiones y del litoral con sus cuatro polos turísticos. Le faltó más información sobre las culturas  yaquis, mayos y seris. Objeto desde el punto de vista del ecologismo, la promoción de una pesca deportiva nada sustentable para el golfo de California, donde es alarmante la mortandad de ballenas, delfines y lobos marinos en Sinaloa, Huatabampito, San Carlos  y Bahía Kino, especies protegidas por la sociedad civil que presido. Las ballenas grises ya están en sus santuarios de protección de la Baja California, no pierdan esta oportunidad de ir a observarlas y me ayuden a proteger su hábitat en el golfo de California contra la inminente industrialización de gas natural y petrolero.
¡Es increíble!, Que en el libro publicado  sobre la danza del venado yaqui, no hay un mensaje de las autoridades tradicionales de los Ocho Pueblos del río Yaqui y ni siquiera del  regidor étnico del pueblo de Cócorit. Sólo se editaron mensajes del hombre blanco (yoris) como si esta danza fuese parte del folclor Cajemense, no conformes con lo anterior, los que la ejecutan, están deformando fatalmente su esencia cultural ancestral de  danza ceremonial de guerra y  mortuoria a una danza más light,  sensual,  de espectáculo y  como vestuario utilizado por la representante del  estado de Sonora en el pasado baile de septiembre de la burguesía cajemense. ¡Ya es tiempo, opino, que los  gobernadores yaquis tomen cartas en este asunto! Porque su  danza del venado original,  propiedad intelectual, ancestral e histórica  de la tribu yaqui, se está convirtiendo en un producto más de la mercadotecnia cultural  y turística de Cajeme, contraponiendo el concepto  sagrado  social de los yaquis, quienes  siguiendo en pie de lucha   defendiendo su cultura y costumbres, reclaman lo que es de ellos  implorando al mundo  su  autoafirmación y determinación a su  desarrollo social, pero ha faltado una voluntad política para resolver los linderos  de su territorio.
Para cuando un gran sector  de la población lea este suplemento, en la galería de arte Casa Rosalva, se inauguró el viernes pasado, la exposición "Entre Luces y Sombras”, del pintor ucraniano Luis Filcer y su fuerte expresionismo plástico. Galería que es visitada por más de 9 mil personas al año en busca de arte y de satisfacer su sed  de  cultura que escasamente se encuentra en la ciudad.

Pie de foto: Los pintores del Festival de Álamos: Payan, Martín y Francisco  acompañados por Laurita, bella Alamense. Los invitan a apreciar su arte.
Francisco Sánchez es arquitecto, fotógrafo, artista del realismo mágico, protector de ballenas del Mar de Cortés, cronista del arte y ciritco.

Ecologista se une a la lucha internacional de proteccion a delfines en el Mar de Cort

Escrito por arkisanchez 11-01-2006 en General. Comentarios (2)

Señor Lic. Vicente Fox Quezada
Presidente Constitucional de los E.U.M.
Presente
 
 
 
Señor Presidente:
Me dirijo a Usted en representación de las organizaciones nacionales e internacionales, así como de los individuos abajo firmantes, con el objeto de felicitar al Gobierno que Usted  encabeza por la reciente aprobación por parte del Senado de la República al proyecto de  decreto que adiciona un  artículo 55 bis y un párrafo tercero al artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre, para quedar como sigue:
Artículo 55 bis.- Queda prohibida la importación, exportación y reexportación de ejemplares de cualquier especie de mamífero marino y primate, así como de sus partes y derivados, con excepción de aquellos destinados a la investigación científica, previa autorización de la Secretaría.
Artículo 60, bis.- ...
Ningún ejemplar de primate, cualquiera que sea la especie, podrá ser sujeto de aprovechamiento extractivo, ya sea de subsistencia o comercial, con excepción de la captura para actividades de restauración, repoblamiento y reintroducción de dichas especies en su hábitat natural, tal como lo marca el artículo 85 de esta Ley
En referencia a los mamíferos marinos, creemos que es una decisión muy acertada, ya que la captura y comercio de cetáceos(ballenas y delfines) para la industria de la exhibición y espectáculo (delfinarios) representa una seria amenaza, no sólo para el bienestar de los individuos, sino que, en muchos casos también para la conservación de las poblaciones donde son extraídos.
El Grupo de Especialistas en Cetáceos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN, por sus siglas en Ingles), en su programa de Acción para los cetáceos del Mundo 2002-2010, ha establecido que: “El remover cetáceos vivos de la vida silvestre para exhibición en cautiverio/ o investigación es equivalente a la cacería, ya sea incidental o deliberada, ya que los animales llevados a cautiverio ( o muertos durante las operaciones de captura) dejan de contribuir a mantener la población natural”[1][1]
México ha experimentado uno de los crecimientos más rápidos  en la industria del cautiverio de delfines en todo el mundo, tanto con capturas, como con el comercio de delfines nariz de botella que se hizo sin regulación alguna, con una rápida proliferación del número de instalaciones que mantienen este tipo de animales para la exhibición pública.
La misma UICN define en su Plan de Acción que: “...las actividades de capturas de delfines vivos nariz de botella han tenido lugar en varios países (incluyendo México), sin estudios adecuados de las poblaciones en estado libre, y con poco o nulo conocimiento público de las cantidades extraídas”
Tal problemática condujo México a implementar la prohibición de capturas de mamíferos marinos en aguas mexicanas en 10 de enero del año 2002., así como a incluir a todas las especies de mamíferos marinos en alguna categoría de riesgo en la NOM 059, y además de publicar en agosto del 2004 la Norma definitiva  sobre delfinarios. Hechos todos de gran importancia para la mejor conservación de las especies marinas  a que nos referimos, tanto en vida libre como en cautiverio. Felicitamos a su Gobierno por estas implementaciones que ponen ejemplo a nivel internacional de la conservación de las especies de mamíferos marinos.
Sin embargo, y a pesar de estas acciones positivas, México juega un rol importante en el comercio internacional de delfines, realizando importaciones de países que no tienen ningún control sobre las capturas, como son Cuba, las Islas Solomón, y más recientemente, Japón, donde la industria del cautiverio se encuentra financiando las matanzas de miles  de delfines anualmente en los llamados “drive fisheries” , en la provincia de Taiji. Matanzas que no solo destacan por su violencia y crueldad, sino por su no sostenibilidad, ya que se matan poblaciones enteras.
Resulta un asunto preocupante la importación de delfines desde otros países a México y su reexportacion desde este a otros países, como los caribeños. Tales actividades muestran un profundo contraste entre las políticas de conservación realizadas por su gobierno y la permisividad de un comercio claramente perjudicial par las poblaciones de mamíferos marinos en otras partes del mundo.
La controversia internacional, de la que México fue protagonista en julio del 2003 al permitir una importación de 28 delfines de las Islas Solomón,  el embarque más grande delfines en la historia, y que representó la captura de al menos 100 delfines, representa claramente un ejemplo de la problemática a que hacemos referencia, y el papel que México desempeña.
Al respecto, hacemos de su conocimiento que el Gobierno de las Islas Solomón, decretó a principios de diciembre de este año la prohibición de exportaciones de delfines, precisamente debido al escándalo internacional en que se vio envuelto y a su sensibilidad para la problemática que sufren los delfines sometidos a captura, y cautiverio en el mundo que hemos descrito en esta carta.
En referencia a los primates, muchos de los argumentos que hemos expuesto para mamíferos marinos son igualmente válidos.
Por lo anterior, y debido a que sabemos que existe la capacidad de los delfinarios en México de realizar reproducción en cautiverio exitosa, con la cual podrán abastecer la demanda nacional de este tipo de actividades, le felicitamos por llevar en alto el nombre de México en materia de conservación y protección de mamíferos marinos y primates  y solicitamos su pronta publicación en el Diario Oficial de la Federación
 
Respetuosamente
Arq. Francisco Sánchez López
Sociedad Protectora de Ballenas, A.C.
www.arqsanchez.8m.com

En Cajeme Sonora y su critica de arte: suicidio social y laboral obligatorio!

Escrito por arkisanchez 10-01-2006 en General. Comentarios (0)

La crítica del arte en Cajeme.

 

La crítica enjuicia  el arte.

La crítica es también creatividad.

 

Con un magnífico  cresciente lunar y sin frío nocturnal,  el año 2005 quedó en el lejano olvido, año en el cual se tuvo un retroceso en su desarrollo artístico comparado con el año que le antecedió, por la reducción de las exposiciones de pintura y escultura en las galerías de arte  y en los   festivales culturales de otoño en Cajeme. 

La crónica y crítica del arte que  he estado redactando para el deleite de todos ustedes, han sido sobre las obras en exposiciones o construidas en la ciudad, las cuales, si las introdujéramos en un bule seco, nos indicarían los momentos plásticos-culturales del incipiente movimiento artístico y de la literatura sonorense, iniciados  desde la década de los años cuarenta del siglo pasado y  que hemos disfrutado hasta el día de hoy.  Se puede señalar que han sido ellas y ellos sus propios protagonistas,  su conciencia y su voluntad como creadores  plásticos e intelectuales, quienes han tratado de precisar una inseparable e irrompible liga con el pasado de nuestra ciudad y su próximo centenario de su fundación como estación del ferrocarril Cajeme.

En Sonora, para la creatividad plástica nos asomamos desde una ventana de las misiones jesuitas o casona colonial de Álamos, para observar el paisaje desértico y la historia, ante tal vastedad horizontal, hacemos una formidable retrospectiva de las culturas yaqui, mayo y seri para admirar  el pasado indígena que destruimos con salvajes guerras y mostrarlas conforme a la sensibilidad mestiza o extranjera modernas, más no desde la óptica del expresionismo del muralismo mexicano.

De soslayo, también miramos  la arquitectura del Porfiriato y colonial para compararla con el funcionalismo mexicano y así, definir el gusto por el arte y la arquitectura moderna de los años setentas. Más no conforme con tal retrazo artístico, al par,  destruimos nuestro patrimonio artístico relevante y la arquitectura histórica para dar cabida a la edificación  de las franquicias que se caracterizan por su prefabricación y  horribles  fachadas, las cuales, según la opinión de varios arquitectos “Cajeme entra al postmodernismo con las plazas comerciales y negocios de franquicias norteamericanas”, como si fuéramos punta de flecha de guerrero yaqui  cazando venados, en nuestra ciudad  predomina el mal gusto por la estética urbana,  nos agrada enjaular la bellísima estatua del Discóbolo y nos emociona  cobrizar todas las estatuas urbanas, para mostrar a la sociedad sonorense y al escaso turismo, un presente de creatividad plástica colectiva, más inspirada en el arte neoliberal anglosajón que de la indígena o mestizo sonorense, excepto, si estas culturas  son nuestro folclore regional y mercadotecnia turística, que orgullosamente presentamos y aceptamos  copiar la imaginería autóctona y adueñarnos de ella. La usufructuamos, pues, más como folclor que  por el sentido de la pertenencia étnica  para exhibirlas en Arizona, España e Italia.

La crítica del arte  y de la Escuela Cajemense de Pintura, (termino de mí autoría) de la arquitectura y de los monumentos urbanos es necesaria e indispensable  para toda la sociedad y es un legado para las futuras generaciones, porque a lo que a mí concierne, la efectúo bajo principios metodológicos y con sentido libre, sin influencias. Mi crítica  difiere ampliamente de la loable redacción periodística  de las exposiciones.

 El arte tiene su propio lenguaje, nos habla y comunica, sin importar los cánones de su creación, nos educa en la apreciación por los estilos o  modas, describe la inspiración del ejecutante en forma realista, abstracta o surrealista, transmitiendo el buen o mal manejo del oficio del dibujo y de las técnicas, para motivar  al espectador sublimes emociones,  para que sean  definidas por él, como obras bonitas, placenteras,   sensuales o feas, grotescas o pornográficas.

Para el profesional, las galerías o museos, lo que primero se aprecia es la resolución a las formas, observando detenidamente si las obras están equilibradas o asimétricas, si tienen armonía, ritmo, composición y el buen manejo de la tonalidad. Sin embargo a los coleccionistas, que se pueden contar con los dedos de una mano, los motiva la  autenticidad de las obras que adquieren baratas para satisfacer su goce estético  o  las planean como una inversión redituable, si la o el autor tiene cierto futuro en el comercio global o nacional. Para los amantes del arte, minoría intelectual de escasas 40 personas que aprecia todas las expresiones de las Bellas Artes, el contenido de la obra es lo más interesante: la flora y fauna del paisajes sonorenses, mexicanos o europeos, un clásico desnudo femenino, un bodegón, flores, naturalezas muertas o motivo bíblico  y por que no, para estar acorde con la región, un danzante venado yaqui o mayo pintado ya sea en forma tradicional o estilizado.

Hasta cierto punto, la critica del arte ha sido, sin temor a equivocarme, una propaganda para las y los creadores y galerías, que sin ésta, pasarían inadvertidos por la sociedad cajemense que poco le importa la cultura y el arte, estarían sumidos en el ominoso anonimato social y político o por lo contrario, admirados y festejados por su minúsculo grupo o asociación, como consecuencia del grave pragmatismo social colectivo que limita a coleccionar litografías o dibujos a lápiz, por una sociedad que se distingue y es reconocida  por no tener la cultura  del  proyecto arquitectónico para edificar sus espacios, lo define como “Un simple dibujito en papel”. Actitud colectiva que repruebo rotundamente porque ha propiciado  que Cajeme sea la única ciudad en el mundo, donde los profesionales de la arquitectura regalan sus diseños. Pero eso si,  se pagan altos honorarios a  extranjero que  edifican una antiestética arquitectura de franquicia o residenciales estilos Tucson en desarrollos turísticos  playeros en el Mar de Cortés.

En esta supuesta propaganda  he  incluido, las obras que a mi posición crítica,  poseen o carecen  de los valores plástico y estético, binomio indivisible, consustancial para que sean catalogadas como  obras de arte, sin el equilibrio de éstos dos valores, pasan a ser un cuadro cualquiera, una escultura y una edificación más que surgen bajo la Constelación de Orión.

Al cajemense lo he conducido por los fantásticos y fascinantes caminos del arte para que aprenda a enfocar, visualizar  y apreciar el arte expuesto públicamente, relatando el  ambiente social y cultural de la exposición durante la noche inaugural,  inclusive, he criticado afirmativa o negativamente a la curaduría de las exposiciones  conforme al espacio arquitectónico que difieren: desde la forma oval del Centro Cultural Modelo, la más bella de la ciudad,  hasta  las formas rectangulares  de las galerías Casa Rosalva e Itson. Mi posición crítica  ha sido hasta cierto modo, un compromiso que he adquirido para la sociedad civil que lee, más he fallado con las y los creadores plásticos porque desean una ovación más que un señalamiento de su arte. La crítica existe y proporciona una  visual libre para la comprensión de lo criticado, por lo tanto, permítanme incluir, que la crítica  es  posteriori a la creación plástica, escultórica  y  arquitectónica, pero como la redacto en un pueblo rural transformado en moderna ciudad, donde todavía se aprecia, se piensa, se actúa  como hace 66 años, he llegado a un callejón sin salida, o, a  “Un suicido social y laboral”, tal y como la definió el escritor  Jorge Muñoz. Asumo la responsabilidad de esta actitud porque considero  al arte como un fin y a la crítica una creatividad más en el mundo de las artes plásticas.

“La crítica del arte enjuicia, pues, todo lo expuesto públicamente”.

 

 

Feliz año nuevo. Happy new years.

Escrito por arkisanchez 03-01-2006 en General. Comentarios (0)

¡Feliz Año 2006

 

Felicidades Cajeme.

Las fiestas de Año Nuevo.

 

Sinceramente les deseo a todos ustedes lo mejor de este maravilloso y misterios mundo y lo hago extensivo durante  todo el año 2006 que hoy se inicia. Un año más para deambular por este magnífico desierto de Sonora y fascinante Mar de Cortés protegiendo ballenas, como la gris que ya arribó de nuevo al santuario ballenero de México  y de la península de la Baja California donde hay que ir, para la terapia con ballenas que motiva a pintarlas y a estimarlas como especie en evolución, las cuales, durante el mes de febrero se podrán observar en las costas sonorenses de nuestro  golfo de California. ¡Mi única casa!

Otro año más para caminar sin aliento en el mundo de las artes plásticas de Cajeme, Álamos, Etchojoa y San Carlos para  redactar la crónica y la critica de arte expuesto públicamente, a los monumentos y a la arquitectura  edificada en el casco urbano de nuestra querida y leal ciudad, porque después de  la creatividad artística está la critica del arte, no importa si es obra municipal como la irregular enjaulada de la estatua del Discóbolo, ¡Que fea  quedo!

En Cajeme,  veo con tristeza, que no hay ni vanguardia ni ruptura en las artes plásticas, porque simplemente no pasa nada y estamos  creando un arte y  arquitectura  de la década de los  setenta, porque prevalece el conservadurismo social y religioso muy a estilo tejano-sonorense aunado al tradicionalismo pictográfico que poco  ofrece al mundo global en el comercio del arte. Hay oficio en  muchos de las y los creadores  pero  nos falta la libre intuición para interpretar el arte cajemense.

“Mi ilusión es ser campeona olímpica femenil en natación estilo pecho y mariposa”, me  señaló la encantadora y bella niña de 13 años de edad, Karla Danahí Argüelles Meza,  estudiante de la Escuela Secundaria General # 3, “Liberales de la Reforma”.  Simpática y amable  cajemense triunfadora en natación, con quien fue un gran honor para mí, compartir la mesa con ella y  sus orgullosos padres Carlos Alberto Argüelles López y  Ramona Meza Maldonado, durante la pasada  cena  de Navidad que estuvo riquísima.

La interrogué brevemente para saber como piensa una campeona.

¿Qué se siente ser una ganadora a tu edad?

“Me da mucha alegría y me ilusiona mucho para seguir con el deporte que me gusta”. Me contestó con mucha dignidad y sincera sonrisa, para agregar después de una corta pausa “No lo podía creer cuando gané cada una de las medallas”, mientras mostraba en sus ojos negros una felicidad intrínseca.

¿Qué medallas has obtenido en tu corta edad y por tu espíritu deportivo?

“Cuatro hasta ahora en categoría infantil femenino: Medalla de oro en nado libre durante las competencias regionales de natación 2004, representando a Ciudad Obregón en  Los Mochis, Sinaloa, dos  medallas de plata en nado estilo mariposa en el ínter escolar de Cajeme y  al estilo  dorso  en la Copa Itson 2002, más una de bronce en los 200 metros  de nado al estilo pecho en la competencia estatal en Hermosillo”

¿Por qué  la natación?

“Porque me gusta mucho nadar y hacer deporte como miembro infantil  de Los Potros del Itson, donde  becan a las mejores nadadoras de la ciudad”, afirmó para luego agregar con orgullo “Por equipos, Los Potros obtuvimos el primer lugar en los Mochis”.

¿Qué quieres ser de grande?

“Quiero ser veterinaria porque me gustan mucho los animales”, me respondió con firmeza y cierta timidez mientras miraba y sonreía a sus primas  Alejandra Hernández Argüelles y María Fernanda de Jesús Argüelles Valenzuela, quienes presenciaban con curiosidad y risas esta pequeña  charla.

¿Y tus padres, te apoyan?

“¡Sí, mucho!, Porque tengo un promedio de 9.8 en la escuela y saben que me gusta”.

Platicar con Karlita fue muy placentero porque nos regaló un mensaje para este año nuevo: Con tenacidad, pasión por el deporte y el estudio se ganan medallas. Me puse a pensar que el gobierno municipal y estatal deben de incentivar el gran esfuerzo de la niñez cajemense

¡Enhorabuena! Y espero, honestamente, que logres los honores olímpicos.

.Con una porra a nuestra querida abuela materna, doña Luz Fráijo Viuda de López,

(Finada) y  con una fiesta sorpresa muy al estilo sonorense con carne asada, mariscada, cevichada y música norteña bajo unos yucatecos para festejar un aniversario más de vida   del joven  tapatío Luis Francisco Araiza,  cerramos  las celebraciones navideñas los miembros de las familias López, Araiza, Sánchez, Argüelles, Vega y Soto,  continuando con la tradición iniciada  en los años treinta por muestro apreciado abuelo Francisco López Haro (finado), comerciante de frutas y verduras en el antiguo mercado y uno de los primeros pobladores de la calle Durango en el barrio de la Capilla de Guadalupe, el más famoso de la ciudad por su gente.

¡Que bonita familia tenemos, no cabe la menor duda! Gracias, por estrechar los lazos familiares y venir desde Guadalajara, El Carrizo, Sinaloa, Navojoa,  Coahuila y Arizona.

Las mejores fiestas para recibir el Año Nuevo las he disfrutado en Estados Unidos, Puerto Vallarta, Cabos San Lucas y en San Carlos donde acostumbraba ir a  mi playa favorita para despedir el año sentado en la arena  y clavar  los pies  en ella  para sacar  de mi ser todo el negativismo acumulado durante el año,  mientras observaba las  gaviotas, pelícanos, águilas pescadoras y delfines en los manglares del estero El Soldado, dañado irreversiblemente. Magnifico paisaje costero donde se podía observar el “chorro” lanzado por alguna ballena que nadaba cerca de la isla de la Raza, escenario marino que he luchado por conservar y proteger sin tener ningún respaldo.

Después de  meditar sobre mi existencia, había que abandonar  el magnífico ambiente para caminar hasta llegar a los jardines de la residencia de mi amiga  alaskeña y su tradicional brindis con sabrosas botanas  de salmón ahumado y frito, para luego  proseguir al Club Med y disfrutar de una fiesta  internacional entre  bellísimas mujeres extranjeras y mexicanas  saboreando exquisita champaña  en copas  formando una gran pirámide mientras escuchábamos música clásica durante el último  atardecer de espectacular colorido rojo anaranjado, para luego pasar al restaurante y saborear excelente  cena gourmet a base de langosta con steak, camarones tipo Guaymas, ya extintos, delicioso vino tinto y  excelente pastel con fresas de la cocina francesa y proseguir con una función de  cabaret y baile en la discoteca.

Pero las fiestas que más extraño son en  Cabo San Lucas, donde disfrutaba de una tarde en la playa entre bellísimas y esculturales turistas europeas, canadienses y norteamericanas en tangas púrpuras y de variados colores y nos paseábamos en velero por el  monumento Arco de Piedra y océano Pacífico para observar a la ballena azul o jorobada durante el crepúsculo. De regreso, agarrar la aviada cenando  en el restaurante de moda y  recibir el año nuevo en la disco Cabo Wabo del grupo roquero Van Halen, continuarla  en el Squid Roe y terminarla en el cabaret La Balandra para recibir el  amanecer en la playa de los Medanos.

¡Que fantástica y maravillosa existencia he disfrutado durante mis  décadas en la bohemia artística, no lo puedo negar!

 

Pie de foto: Danzante venado yaqui frente a mitológica pitahaya. Dibujo a la tinta china por el arquitecto Francisco Sánchez López