Revista Crónicas de Arte y Arquitectura.

Yaquis

Yi’iwame Jiakita Pujba.La Danza del Venado, Símbolo de Identidad Yaqui.

Escrito por arkisanchez 20-07-2018 en Yaquis. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Saludos y en esta ocasión escribo este artículo periodístico sobre la danza de la tribu Yaqui en la lengua primero y su traducción después. 

Maso yi’iwame, jiakim nasuk joowa into jakwo naateka inim taewaimmeu tajtia jiba jiapsa, inilen ju’u jiaki, maso yi’iwaapo amani juya aniatamak tu’isi emo bicha, emo yo’ore, junulen beja unna nakwa jiakim nasuku.

Ju’u yoeme maso yi’ibaeteko, a takaawa ta’abwisi chupne, kaa wokti machisi kikne, yee yo’orine, tu’ulisi anne into maso bwikwaapo amani yi’ine; jume bwiikam aniapo ayukamta teuwaane, ama weyemta into jaisa nau jiapsa juya ania into yoawa ania.
Jakwo weeria bwikammea, ba’ajiponi into jirukiam jiune, ju’u maso yoleme yi’ine, kaa bettesi naa weamne, kaa woktia, seyewailo aniapo naa ansimne.

Maso kobata aet sumaane, tosai mantam bat kobat sumaane, jo’ot ili bakulia kom wettelaatune, maso bwasiata benasia, ame bepa maso koba weye, tutti chao wikiae kutti a suma’ane; kutanachi opoorosim kokne, rosariom benasia, inim waami lioj achai o’olatau emo bwania; wikoj bepa bwe’u payummea emo suma’ane, jume payu bakuliam nau saumaatuneeme tu’irak teuwa into kaa tu’irak, nau nassuamta benasia, tua wikojpo rijju’utiam chaya’ane, jiniam bepa.

Inime jiniam maso beatune; wok tero’okimpo naateka jikau bicha teneboim aet suma’ane, inime ili jiawaita joone, ili juyapo weamamta benasia; kaa bochakai juya aniapo yoawata mamatomta benasi weamne; mampo woi ayam jipu’une, inimea maso bwik jiawaita jajasimmne, inilen ket jato’im aet suma’ane, inime payu sea jiikimtune; jaisa ju’u maso amureo juiwam putteko inimea mamam jinne’une.

Ju’u ba’a jiponi jiune, maso jiapsita jia benasia, jume jirukiam into a jiabiste benasia jiune, juyapo jajjawaateko amuwaateko; jume maso bwikleom masota jaisa yi’ine’u bwiknee, junueni ju’u maaso juya aniamak into yoo aniamak jiapsine.

Jume jiakim catolicismota ibaktako, kaa tua nokwaapo amani a bo’ojooriak, jiba a yo’o luyu’uriamak a kuutak, junue betchi’ibo maso ama uju’uwa. Kiali’ikun jiba pajkompo maso bitna, woj naiki pueplompo yo’owe pajkompo, lutu pajkompo, waejmapo, che’asan jak juni jiakim pajkoneepo.

I’an taewaimpo ju’u maso anwame jiak anwaapo yeu wikwa, a aniapo yeu wikwa, jiak bwiapo yeu wikwa, yoi aniawi yeu totojiwa, kaa a jo’akaawi, yoi jo’arammeu totojiwa, kaa jiakita benasi a yosiremmewi, kia a ujyoline betchi’ibo yi’ituana.

Che’asan juka maso anwamta nasonta, kia ta’abwisi a yi’ine, ta’abwi jiapsita a maka, juka a moreawa into aniawa kaa yo’oreka jiak bwiapo yeu wikwa.

Junulentukaapo junui’i ju’u jiak maaso jiba yo’orisi maachi, jiakim ae emo ta’atebo, yi’ipo amani o monumentopo amani, jiakim ae emo uttia, ae emota’atebo, che’asan jume Sonorapo jo’akame jiak masotae ket emo uttiane, emo jiakim ti jiune.

Aquí su traducción al idioma Castellano:

Una de las danzas que practican los yoremes y que ha perdurado durante cientos de años, es la danza del venado, su ejecución caracteriza la conexión que se da entre el hombre yoreme y la naturaleza, lo que da como resultado un ser grande e importante en la religión yaqui.

El yaqui, al adoptar el papel del danzante de venado, adopta una conducta seria, respetuosa del entorno, ágil, altivo y al unísono de los cantantes de venado, representa el contenido de los cánticos, que describen la naturaleza, sus circunstancias y la relación de la flora y la fauna entre sí, y con el hombre.

Con música ancestral, un tambor de agua y rascadores, quienes cantan al unísono y el hombre venado con pasos sigilosos y discretos se adentra en su mundo producto de la cosmovisión.

Una cabeza de venado en la parte superior de la cabeza, sobre un manto blanco que cae por la espalda semejando la cola blanca del animal, sujeta por la barba con una correa que aprieta la piel con la quijada. Al cuello un collar sin igual que le llaman Opoorosim, collar de conchas de mar y cruces que asemeja un rosario, la cual le da la bendición de Dios creador.

En la cintura, un paño grande, que le rodea a la altura del ombligo, y las puntas al amarrarse representan la lucha del bien y el mal. Más abajo, en la misma cintura, el cinturón de pezuñas encima del rebozo negro que asemeja la piel del venado. En los pies, desde los tobillos hacia arriba, tenábaris, que representan el caminar del venado entre la maleza, pies descalzos como animal que usa sólo su cuerpo para sobrevivir en el entorno que le tocó estar.

En la manos, dos sonajas, que siguen el ritmo de los cantos que a la vez representa los ruidos ocasionados por el paso del venado entre el matorral. Y en las muñecas, paños bordados, imitan los protectores de los antebrazos del cazador cuando lanza las flechas con el arco en su caza.

El tambor de agua suena, cual latir del corazón del venado y los rascadores el respiro agitado al ser acechado por el cazador; y los cantantes definen su actuar a cada momento en que el venado se interrelaciona con los demás animales y la flora.

Los yaquis, al asumir el catolicismo, le dan su propia adecuación de acuerdo a su cosmovisión, es de esta manera que la danza del venado funge un papel importante en la vida religiosa de los yoremes. Se verá siempre en las fiestas tradicionales como los santos patrones y de santos importantes, fiestas de cabo de año, en la Cuaresma y en cualquier otro tipo de fiesta tradicional.

Su uso ha escapado de su contexto, lo han sacado de su misticismo y de su mundo yoreme y llevado a un mundo al que no pertenece, un mundo que no entiende su papel en la vida del yaqui, pero trata de adorarlo, de imitarlo y utilizarlo como identidad. Aún más al grado de distorsionar su ejecución, dándoles otras vidas faltándole al respeto a su origen y a su mundo.

Sin embargo, donde esté el venado yaqui, erguido y altivo, sea danzando o en monumento, ahí habrá un yoreme, un sonorense, orgullosos de vivir en tierras del Yaqui en el desierto de Sonora.

Magnífica descripción en ambas lenguas relatada por el profesor bilingüe Manuel  Moroyoqui Ramírez de la tribu Yaqui. Publicada el 14 de julio 2018 en el periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón.

Danzante Venado con el Pajkola Mayor  “El Bichi”.

A continuación tres diferentes imágenes generacionales de danzantes venado y pajkola.




Monumental escultura “Danzante Venado de Sonora”.

Cómo ustedes podrán ver, estas la cultura yaqui está viva y no necesitan que ningún "Yori" o Blanco quiera rescatarla ¿De qué? No está en peligro ni en vías de extinción, como pretenden los "yoris" de Cócorit mexicano, Ciudad Obregón o el gobierno estatal o federal.

Fotografia por Francisco Sánchez López

Si  piensa utilizar esta data aporta la cantidad de 20.00 dólares por cada fotografía que copia y pega o 100.00 USD por el artículo periodístico para sostener esta revista de Arte, Arquitectura y Cultura. ¡No me las roben! Considere que están protegidos por la Ley. Derecho de Autor SEP-509989/78 del titular Arq. Francisco Sánchez López. Se prohíbe la reproducción de este artículo y fotografías. Se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte en el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

If you are thinking on using this data, share 20.00USD for each photography you copy and paste in order to support this Art, Architecture & Culture Magazine. Do not steal them. Material protected by copyright SEP-509989-78 of his holder Arch. Francisco Sánchez López. Reproduction of this article and photography is required a written permission by the author. Say No to Piracy!

Architect, Photographer, Artist of Magical Realism art, Ecologist in the Sea of Cortes´ whales protection. Cultural Journalist in art chronicles and critics for the Cultural Affairs supplement, El Diario del Yaqui newspaper in Ciudad Obregon, Sonora.

Revista Virtual:www.arkisanchez.wordpress.com, Inscrita en la Red de Revistas Electrónicas de Arte y Cultura de CONACULTA en 2014. Facebook: Francisco Sanchez; T: @archfcosanchez.


Apuntes para la Historia del Arte Étnico de Sonora.

Escrito por arkisanchez 11-07-2018 en Yaquis. Comentarios (0)

Estimados bloggers: Ahora que anduve por el sur de Arizona hasta el río Yaqui, fue grato recorrer el espacio-tiempo tiempo de las secuelas culturales étnicas sonorense y de la Mayo sinaloense ha sido de suma importancia para comprender, apreciar y valorar sus manifestaciones artísticas realizadas en los magníficos ecosistemas del Gran Desierto de Sonora.-

Afirma el arquitecto Francisco Sánchez López, investigador empírico del arte y arquitectura histórica, después de recorrer los pueblos yaquis y el Festival Cultural de los Tres Ríos en Etchojoa por una década.-

¿En qué consiste su investigación sobre las culturas indígenas de Sonora?

-Es un estudio sobre sus expresiones en pintura, escultura, artes escénicas y utilitarias de las etnias Tehueco, Mayo-Yoreme, Yaqui-Yoeme, Guarijío-Makurawe, Seri-Concáac, Pima-O´oba y Papago-Tohono O´ Odham. Con sus reminiscencias en la región arqueológica de Oasisamérica, cuyo centro poblacional fue el Valle del río Gila y su confluencia con el río Colorado en Arizona.-

-Habitado por varias culturas nómadas, cazadoras, recolectoras,  agrícolas y siglos después por los Toltecas, legando los sitios de Casas Grandes al norte de Tucson y en Janos o Paquimé en Chihuahua, seguidos la séptima migración de la tribu Nahualteca, para radicar en el centro ceremonial-ciudad en el cerro de Trincheras, continuar su camino por Mazatán, Colohuacán, Aztlatán y asentarse en el Lago de Texcoco como mexicas y aztecas en la hermosa Ciudad de México-Tenochtitlán.-

-Comentan los jesuitas en su “Relaciones”, que en el siglo XVI, “Había 73 tribus indígenas en estado de barbarie, antropófagos y en extrema pobreza poblando la región entre los ríos Mocorito, El Fuerte, Mayo y Yaqui”. Aseguran también que “los Pimas (Nebome) eran los más civilizados y los Ópatas  la comunidad más culta” antes de su cristianización y coloniaje español.-

-No se saben las razones de su atraso cultural respecto a las culturas civilizadas de Mesoamérica: olmeca, zapoteca, mixteca, azteca y maya, cuya frontera noroeste llegaba a Colohuacán, hoy, la ciudad de Culiacán. Legándonos ciudades-estados y centros ceremoniales con arquitectura piramidal y templos adornados con bajo relieves, esculturas de Atlantes, Chac-Moles, estelas, obra mural como los de Bonampak, códices con jeroglíficos y un arte utilitario bélico, ritual y doméstico.-

¿Cuáles fueron sus expresiones artísticas antes de la colonia española?

-Los jesuitas mencionaron la práctica de “Una pintura sobre la tierra para curar enfermedades por hechiceros” en ramadas de sus rancherías, sin describir el tipo de dibujo, materiales o técnica. Se supone fue a base de tierra barrosa y polvos de minerales o vegetales de la flora desértica para dibujar extrañas figuras desconocidas por no haber una gráfica de ellas.-

-Tallaban la madera de mezquites representando sus divinidades ancestrales para venerarlos en rituales nocturnos en la vecindad de los pueblos de misión, bailando ha ritmo de tambores la “Danza de la Cabellera”.-

-Ceremonial consistente en atar al enemigo en un poste, despojarlo de su cabellera para bailar con ella, desmembrarlo y consumir sus brazos tasajeados y hervidos en caldo. La algarabía estremecía a los misioneros. Tal vez sea el origen de la Danza del Venado yoreme. Los ídolos fueron destruidos y la danza la sustituye alguna de los Moros de España, al ser considerados como obras del demonio bíblico.-

-Obraban una artesanía utilitaria de caza y guerra, vestimenta con cueros o textiles, penachos, collares de piedras y conchas madre perla y una cerámica de barro crudo y cocido sin llegar a la fantástica  cerámica policroma de la cultura Trincheras.-

¿Hay un renacimiento del arte indígena en Sonora?

-Sí, claro, después de la paz con Lázaro Cárdenas algunos se dedicaron a la pintura, escultura, literatura, poesía y música, según lo menciona el escritor Alfonso Favila en 1937. E incluye  un mural sobre la familia yaqui del futuro pintado por R. Cossio en el Centro Indigenista Cárdenas en Vícam Estación.-

-Pero, el renacimiento de sus expresiones vernáculas fue a partir de la década de 1960, por los talladores José Astorga y su escultura en madera de Palo Fierro en la comunidad de Punta Chueca,  y “El Mocho”, adulto mayor, con sus máscaras “Chivatos” en madera seca de Álamo pintadas con marices negro, rojo y blanco. Ambos en forma rudimentaria para su venta al turismo..

-De éste, varias mascaras fueron exhibidas por primera vez en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara en noviembre de 1977 por el pasante Francisco Sánchez López.-

¿En qué consisten  sus  manifestaciones artísticas en nuestra contemporaneidad?

-Básicamente son las descritas por Fabila, en lo particular y desde la perspectiva de los valores artísticos y estéticos, destaca la artesanía de los Concáac por su calidad manufacturera y belleza de los platos denominados “Coritas” y la cestería en fibra de Torote Blanco adornadas con grecas polícromas pintadas con tintes naturales. Sus grandes cestas de considerable diámetro son verdaderas obras de arte coleccionadas por museos internacionales.-

-La bisutería en conchas marinas  azul recolectadas en las playas del Canal del Infiernillo y el arte facial por las artistas Concáac son apreciadas por su colorido.-

-El varón fabrica figuras escultóricas en madera de Palo Fierro seco, interpretando a sus divinidades zoomorfas del desierto y marinas del Golfo de California, algunas de ellas son coleccionables por sus valores arriba citados.-

-Desgraciadamente, la técnica rustica de José Astorga la usufructuaron los mestizos del campamento pesquero Bahía Kino Viejo y de la ciudad de Hermosillo, produciendo figuras en cantidades industriales ajenas a la  iconografía faunística de los Concáac, “Quijotes de la Mancha”, “Danzantes Venado Yaqui” y demás en talleres mecanizados para su venta comercial al turismo de Bahía Kino Nuevo.-

-Dándole el mote de “Arte Típico Sonorense” como suvenires folclóricos al turismo que visita Ciudad Obregón, San Carlos, Hermosillo y festivales culturales, sin respetar los conceptos ancestrales y el derecho de autor de los Concáac.-

-Esta tribu es la más antigua del Continente Americano, data con una antigüedad de 20,000 años antes de nuestra era. Lamentablemente, para el siglo XVIII se extinguieron los clanes Guaimac del estero Rancho San José y río Mátepe y los Jumpaguaimac de los esteros de Bacochibampo,  El Soldado y Tastiota.-

-Los clanes sobrevivientes estuvieron a punto de otra extinción en los 1950, se recuperan a partir del decreto de restitución de su territorio en la costa de Hermosillo e isla Tiburón en 1972, asentándose en El Desemboque y Punta Chueca.-

-Por su arte han sido galardonados dos veces con el Premio Nacional de las Artes y Ciencias de México: En 1987, “Por remover los valores estéticos propios” y en 2017, al cantor y  hechicero Francisco Barnett Astorga.-

-Le siguen los Yaquis-Yoeme con el dato histórico de un dibujo con los límites de su territorio comunal ancestral graficado sobre piel curtida de venado sin descripción de la técnica que fue presentado al Rey de España en el siglo XVIII. Nunca regresó a ellos y se cree está en el Archivo Histórico de Sevilla u otro en la Iberia.-

-Su artesanía es la reproducción de máscaras llamadas “Chivatos” representado la dualidad hombre-animal en matiz negro,  adornadas con una lagartija en la frente, crin rubia de caballo en ojos y barba, con grecas bicolores rojas y blancas. Usadas por los danzantes Pajkolas.-

-Mucha parafernalia de la Danza del Venado con cabezas de venado cola blanca hechas a mano, collares de chaquira con el símbolo de la Cruz de Malta en concha madre perla, maracas de bules secos, cinturones de vaqueta con pesuñas de chivo, rebozo Santa María, tenébaris de mariposa Cuatro Espejos y huaraches de tres puntadas; tambores de piel, flautas de carrizo, raspadores de madera, bules y Figuras en madera de danzantes venados y pajkola realizados en talleres de Vícam Estación.-

-La novedad desde hace una década es la reproducción del “Juramento Yaqui” por la cofradía militar tradicional en pirograbado sobre vaqueta de res hecho en la loma de Guamúchil, Vícam Estación, Ciudad Obregón y uno de escala mayor dibujado por presos del CERESO para  la Presidencia del  Ayuntamiento de Cajeme.-

-Se cuenta con la Plástica Yaqui en el pueblo de Pótam expresando pocos paisajes de su Juya Ania, muchos danzantes e iglesias al acrílico por desconocer la técnica vegeta  antigua y en Estación Corral el arte costumbrista de Juan Buitimea.-

-La artesanía Mayo-Yoreme representa las misma iconografía anterior, con una marcada diferencia en la vestimenta de los danzantes Venado y Pascola hecha en manta blanca y paliacates rojos en sus rostros. Decoran las cabezas de venado con flores de papel en su hocico y cornamenta y las maracas las pintan de rojo.-

-Elaborada principalmente en talleres familiares del poblado de Masiaca al sur de la ciudad de Navojoa. El tallado de madera lo hace Macario Salas López elaborando bustos escultóricos femeninos y los misteriosos “Pies gigantes del Indio”, en el poblado de Fundición cercano al arroyo Cocoraque.-

-La Plástica del Mayo en el poblado de Bacobampo está representado por los artistas Gilberto Buitimea pintando la iconografía etnográfica de su cultura con técnica antigua de productos vegetales. Pocas obras con tinturas vegetales se conocen del artista César Barreras, famoso por su piedras lajas de Masiaca pintadas al acrílico y en tela de terciopelo, como las conocidas pinturas “Tutuli Jamut” (Mujer Bonita)  “La Novia del Arquitecto Sánchez López”.-

-Los Pimas se limitan al bordado de telas con temáticas de las pinturas y petroglifo de la cueva de Yepachic para uso domestico. Es promocionada por el padre franciscano David Beaumont en Ciudad Obregón. También escritor y fuente editorial del presente ensayo.

Los Guarijíos tienen su artesanía tejida con hojas de palma pero de escasa producción en el poblado de San Bernardo, al norte de Álamos. Y los Opatas al haber aceptado el mestizaje con “Yoris” (Blancos) en los pueblos mineros serranos se extinguieron en la década de 1940.-                                                                                                                                                              


Las famosas canastas Concáac realizada por la artista del arte facial Rosa Moreno de Punta Chueca.

Las “Coritas” hechas con Torote Blanco por la señora Felita Moreno.

Las magníficas mascaras “Chivato”.


Danzante Pajkola con máscara Chivato puesta.

Mascaras “Chapayecas” hechas por los fariseos yaquis en Cuaresma.

Parafernalia de la Danza del Venado Yoeme.

Mascara de fariseo Mayo-Yoreme en el Festival de la Radiodifusora de los Tres Ríos en Etchojoa.

Tenébaris de capullos de mariposa Cuatro Espejos por los Yoremem.

Artesanía de la Danza del Venado y Pascola Mayo.

Danzantes Pascola por Gilberto Buitimea con tinturas vegetales.

“La Novia del Arq. Francisco Sánchez” en tela de terciopelo por César Barreras.

El “Pie Gigante del Indio”, tallado por Macario Salas López en Fundición.

Fotografía  por Francisco Sánchez López.

Si  piensa utilizar esta data aporta la cantidad de 20.00 dólares por cada fotografía que copia o 100.00 dólares por el artículo periodístico para sostener esta revista de Arte, Arquitectura y Cultura. ¡No me las roben!Considere que están protegidos por la Ley. Derecho de Autor SEP-509989/78 del titular Arq. Francisco Sánchez López. Se prohíbe la reproducción de este artículo y fotografías. Se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería!

Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte en el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

If you plan to use this data contribut with the amount of 20.00 dollars for each photograph you copy or $100.00 for this newspaper article to support this magazine of Art, Architecture and Culture. Don't steal it! Material protected by copyright SEP-509989-78 of his holder Arch. Francisco Sánchez López. Reproduction of this article and photography a written permission by the author is required. Say No to Piracy!

Architect, Photographer, Artist of Magical Realism art, Ecologist in the Sea of Cortes´ whales protection. Cultural Journalist in art chronicles and critics for the Cultural Affairs supplement, El Diario del Yaqui newspaper in Ciudad Obregon, Sonora.

Revista Virtual:www.arkisanchez.wordpress.com, Inscrita en la Red de Revistas Electrónicas de Arte y Cultura de CONACULTA en 2014. Facebook: Francisco Sanchez; T: @archfcosanchez


Arquitectura Vernácula Yaqui en el Pueblo de la Loma de Guamúchil

Escrito por arkisanchez 01-06-2018 en Yaquis. Comentarios (0)

Estimados bloggers: El pasado mes de abril en busca de la arquitectura vernácula histórica construida en las comunidades étnicas y campesinas rurales para enriquecer mi libro de Arquitectura, asistí al evento “VII Encuentro de Venados y Pascolas” en el Centro Cultural Yaqui, “Capitán Santiago Valencia Amarillas”, del poblado de la Loma de Guamúchil-Tradicional Pueblo de Cócorit.

Al estar deambulando por el Conti con su iglesia y ramadas fotografiando el paisaje silvestre circundante, contemplé emocionado la impresionante y majestuosa escultura “Danzante Venado de Sonora” del Centro Ceremonial y Turístico, despreciada por los yaquis duales y líderes etnográficos que controlan el gobierno tribal mas por cuestiones partidistas que por tradiciones y usos tradicionales.

Entre calles terregosas y arquitectura vernácula moderna por la aculturación a la cultura dominante de Ciudad Obregón, encontré por casualidad la casa de don Pablo Álvarez Arenas, famoso domador de mulas y caballos broncos muy apreciado en los ranchos ganaderos de la región, incapacitado en silla de rueda y sin poder trabajar a causa de un lamentable accidente con una mula salvaje que lo estrelló contra un poste metálico de un corral y vive sólo en una lastimosa pobreza extrema porque su familia se mudó a la comisaría de Cócorit.

Al preguntarle sobre su casa hecha con muros de adobe, techo de terrado con  carrizo y vigas de tronco natural y piso de tierra, indicó:

-Se la compré a Miguel Castillo al irse a vivir a Switch Vícam hace muchos años; ese cuarto era como sala, en ese duermo porque vengo a cuidarla. Ese  era como tiendita que tenía mi esposa y aquella es la ramada cocina con esos hornos donde horneaba pan para vender.

¿Por qué esta destruida?, le inquirí: Al aproximarse a la puerta, contestó: 

-Unos vándalos de por aquí me robaron las vigas de ese cuarto cuando estuve enfermo y no lo he podido reconstruir por falta de dinero.

¿Cuándo se fundó este pueblo? Le pregunté para constatar su temporalidad.

-En 1948 debido a la creciente del río Yaqui que inundó el anterior de “El Guamúchil” por allá abajo.- Indicando al sur con su mano derecha.

La iglesia ¿Cuando se construyó porque no parece ser  antigua?

-Antes era una ramada hecha con  muro de ladrillo y techo de carrizo que se derrumbó para construir el edificio nuevo en 1960.-

¿Y el Camposanto tradicional enfrente de ella como en los otros pueblos yaquis?

Indicó que solo hay tres tumbas, y supongo que es debido al suelo rocoso que dificulta escarbar y el cementerio está cuesta abajo al sureste.

La información recabada por testimonio oral y la visita física de los espacios urbanos y la arquitectura construida en irregulares manzanas, afirmo que el pueblo de Cócorit ha tenido dos ubicaciones y períodos históricos particulares, diferentes e interesante para su estudio.

El primero es el pueblo de misión de indios de Cocoim (Lugar de chiles) advocada al Espíritu Santo (1626 a 1767) después misión franciscana, (1768-1831) pueblo indígena republicano y pueblo autónomo conformado por José María Leyva “Cajeme” y Juan Maldonado “Tetabiate”  alzados contra el gobierno federal en un largo proceso bélico. En 1887 fue atacado y quemado por “Cajeme” y “Tetabiate” repitió lo mismo en 1897 para quedar abandonado.

Nadie sabe donde quedó el pueblo de los antepasados porque los yaquis mayores no recuerdan el sitio y no dejaron documento alguno y lo ignora el Instituto Nacional de Antropología e Historia o universidades extranjeras.

Su ubicación está perdida en algún predio agrícola del Viejo Valle de Carlos Conant y de la Compañía Constructora Richardson. Quedó fuera de los límites del territorio restituido a la tribu Yaqui de 1940 donde se señala que en sustitución del pueblo de Cócorit y de Bácum originales se fundarían sus pueblos nuevos respectivos.

El otro período histórico es el de la moderna Comisaría de Cócorit fundada como Colonia Agrícola de Cócorit a partir de 1897  y 1903/1904 cuando se trazó la plaza central y las manzanas con lotes familiares por la Comisión Científica de Sonora cercana al canal Porfirio Díaz y alejada del río Yaqui, área de conflicto bélico contra el ejercito porfirista y posteriormente contra el constitucionalista.

En 1920 al aceptar el tratado de paz con el presidente Adolfo de la Huerta los yaquis pacíficos y parentela regresaron a poblar su colonia agrícola encontrándose la cruda realidad que los predios y solares fueron repartidos y vendidos entre militares, hacendados, agricultores, comerciantes, compañías concesionarias y  granjeros norteamericanos.

Este grupo que formaba el Cócorit por nacencia y pertenencia se asentaron en el sitio llamado “El Conti” a partir de 1922 con duración de unos años, pero al no aceptar cambiar sus costumbres por la forma de vida porfirista progresista afrancesada o capitalista norteamericana que los discriminaba socialmente por ser “Indios”  y al reclamar la posesión de su territorio, optó por emigrar para hacer tribu en Torocoba y “El Guamúchil” y Tajimaroa. La tribu se levanta en armas en 1926,  en 1929 y en 1937 acepta el tratado de paz con Lázaro Cárdenas para establecerse definitivamente en el Pueblo Nuevo de Cócorit en ambos lado de la carretera Internacional, renombrándolo Loma de Guamúchil.

Para atraer turismo nacional e internacional, cierto sector empresarial inmobiliario y restaurantero promueven la celebración de los 400 y 401 años de fundación de la Comisaría de Cócorit que es una gran falsedad, con el propósito de denominarlo Pueblo Mágico de México, cuando perdió su encanto y su magia rural con la modernización a partir de 1960. Auspiciados por la comisaria Marielos López, el director de Turismo y Cultura, Sergio Inzunza, la Oficina de Convenciones y Visitantes, el Municipio de Cajeme y el gobierno del Estado de Sonora.

La historia indica que la moderna comisaría de Cócorit no es pueblo yaqui tradicional sino un pueblo yori o mestizo moderno. No hay un documento que atestigüe la fecha de 1617 cuando se fundaron las ocho misiones el día de Pentecostés.  ¡Imposible! ¡Es una gran mentira cocoreña!

Vista panorámica a la magna estatua Danzante Venado de Sonora en el Centro Ceremonial y Turístico.

Iglesia del Espíritu Santo.

Comunila de la Autoridad Tradicional del Pueblo Loma de Guamúchil.

Don Pablo Álvarez Arenas en su casa.

Fachada por calle sin nombre.

Fachada interior lote.



Interior de los cuartos semi destruidos.

Cocina en ramada.

Los Hornos para hornear pan.

Letrina sanitaria.

Fotografía  por Francisco Sánchez López.

Si  piensa utilizar esta data aporta la cantidad de 20.00 dólares por cada fotografía que copia y pega o 100.00 USD por el artículo periodístico para sostener esta revista de Arte, Arquitectura y Cultura. ¡No me las roben!Considere que están protegidos por la Ley. Derecho de Autor SEP-509989/78 del titular Arq. Francisco Sánchez López. Se prohíbe la reproducción de este artículo y fotografías. Se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería! Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte en el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

If you are thinking on using this data, share 20.00USD for each photography you copy and paste in order to support this Art, Architecture & Culture Magazine. Do not steal them.Material protected by copyright SEP-509989-78 of his holder Arch. Francisco Sánchez López. Reproduction of this article and photography is required a written permission by the author. Say No to Piracy! Architect, Photographer, Artist of Magical Realism art, Ecologist in the Sea of Cortes´ whales protection. Cultural Journalist in art chronicles and critics for the Cultural Affairs supplement, El Diario del Yaqui newspaper in Ciudad Obregon, Sonora.

Revista Virtual:www.arkisanchez.wordpress.com, Inscrita en la Red de Revistas Electrónicas de Arte y Cultura de CONACULTA en 2014. Facebook: Francisco Sanchez; T: @archfcosanchez.