VII Encuentro de Danzantes Venado y Pajkola en Loma de Guamúchil, Sonora

Escrito por arkisanchez 01-06-2018 en Ramadas. Comentarios (0)

Estimados  bloggers:  Un "Moro" yaqui me comento´: -Están la danza del Venado tradicional Yoreme que bailamos en los Ocho Pueblos Yaquis y la de los  “Yoris” que bailan en Ciudad Obregón: ¡La diferencia es muy clara, pero esta danza es nuestra!, durante el “VII Encuentro de Venado y Pascola” llevado a cabo en el Centro Cultural “Capitán Santiago Valencia Amarillas” en el pueblo de la Loma de Guamúchil.

Evento cultural donde se escucharon testimonios de los “Moros”, danzantes y músicos de las Danzas de Venado y de la Pascola para conocer su postura ante el tanteo a ser declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO de la Organización de Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, a insistencias del Instituto Nacional de Antropología e Historia- Centro Sonora a cargo del antropólogo  José Luis Perea en la ciudad de Hermosillo.

 En la sala principal, por un lado estaban los promotores del INAH a favor de avalar la propuesta; el antropólogo José Luis Moctezuma, comentando: -Dar seguimiento a la propuesta del INAH y una investigación por los promotores culturales porque la Pascola es parte de las fiestas religiosas… Hay problemas para conseguir los objetos naturales como los capullos de mariposa 4 Espejos para los tenabaris y pezuñas de venado que hoy son de cabra... Formar una organización de danzantes (sin especificar su tipo) con apoyos de los gobiernos federal  y del estado, y los problemas con los danzantes mestizos que también la bailan”. (¿?)

Mónica Villegas, indicó: -Para conocer la necesidad de conservar las tradiciones étnicas, el Instituto Sonorense de Cultura ha planificado el “Programa Yoreme Regional de Sonora, Sinaloa y Chihuahua” por ser donde se bailan estas danzas-.

Antonini de las comunidades mayos, señaló: -Las nuevas generaciones desconocen el ritual de “El Canario” y la importancia de respetar la espiritualidad de las danzas Venado y Pajkola… Hay carencias para conseguir los ajuares  como los capullos  para los  tenabaris que ahora llaman “Botenaris”, al estar haciéndolos con aluminio de los botes de cerveza o refresco-.

Por el otro lado se escuchó: -No aceptar la organización de grupos por los “Moros” mayores… Es importante rescatar las danzas tradicionales porque se están perdiendo y no están presentes los yaquis mayores que entienden las danzas.- En voz don Luis Buitimea, único ser que memoriza la totalidad de los sones para estas dos danzas.

-Es necesario hablar con los Mayores cantadores y danzantes según nuestra tradición y está bien rescatar nuestras danzas, los Mayores tienen la sabiduría, no sabemos cuáles serían los beneficios para la tribu.- Dedujeron los “Moros” después de deliberar en su lengua materna.

-¡Ehui! (Sí) Que se hagan las  consultas con los Mayores de cada uno de los  Ocho Pueblos.-  Concluyeron para dar terminada la sesión.

-Hay Instituciones asociadas a las etnias sonorenses que generan diversas acciones de preservación y trasmisión cultural inmaterial.-  Aludió la moderadora y organizadora, Trinidad Ruiz, directora del Centro de Culturas Populares e Indígenas en Ciudad Obregón.

-Se comentó sobre el reconocimiento y la valoración  de las tradiciones festivo religiosas como parte de su religiosidad, el estado actual, socializar las problemáticas asociadas a las cofradías entre los mayos, yaquis, pima y guarijío.- Dijo al preguntarle sobre el tema ya que no hablamos el idioma Yuto Azteca.

Salimos de la sala para presenciar las danzas bailadas por el “Masso” (Venado) Rosalino Flores Álvarez de Pótam y los Pascola infantiles, Eleazar Valenzuela,  Martín y Yahir Zúñiga Félix, integrantes del Grupo Folclórico Tribu Yaqui con la dirección de Daniel Baltazar Rivera y el tamboilero, Jesús Alejando Cuamea tocando los sones de “Media Noche” y “Alabanzas”. De Vícam Switch, el  “Masso”, Pedro Pablo Jeocamea Piña y Eleazar Buitimea Valeria músico de tambor y flauta y el famoso Pascola “Bichi”, en las ramadas de carrizo y horcón de mezquite.

Los “Moros” son los contratantes de los danzantes y músicos para  la “Pascola” por motivos mortuorio de sus autoridades o aniversario de los difuntos y se danza únicamente en las fiestas religiosas, aunque también en eventos culturales en Ciudad Obregón.

¿Cuáles beneficios socio económicos obtendrán los 38,000 yaquis en sus Ocho Pueblos Tradicionales y 36 comunidades rurales al endosar su patrimonio cultural religioso católico a las Naciones Unidas conformada por 177 países?

Pregunto a la Secretaría de Cultura, al INAH-Sonora, al Instituto Sonorense de Cultura y a las propias autoridades tradicionales yaquis.

¡Ninguno!, según percepción personal porque así lo indica la historia de ellos en relación con el estado de Sonora y la República de México.

Los yaquis pobres, sólo paupérrimas  migajas recibirán de esta explotación cultural y usufructo de sus danzas tradicionales para entretenimiento turístico y tomarse fotos “Selfy” con ellos, como la comisaria de Cócorit, al irrumpir la “Pascola” durante este VII Encuentro para  subirla a Facebook.

Sin embargo, se suscita un garrafal riesgo socio-cultural al momento en que la UNESCO asuma la propiedad de estas magníficas danzas a cambio de obtener una ayuda No especificada, que probablemente quedarán, si es dinero en efectivo, en manos de unos cuantos cómo fue con el Gasoducto Aguaprieta entre otros.

¿Cuál de las dos danzas de Venado se convertirá en patrimonio mundial porque en hay dos versiones en nuestra contemporaneidad?

Pregunté  al director del INAH-Sonora  y sus antropólogos en anterior Encuentro. 

Una, la original y tradicional propia de la tribu Yaqui, cuyo derecho de autor le corresponde, es patrimonio ancestral en los usos y costumbres de toda la tribu Yaqui regida por la autoridad religiosa en cada una de las ocho iglesias con sus santos patronos, incluyendo a los danzantes y músicos de las danzas del Venado, la Pascola y  Matachines, pero la del Coyote es por la autoridad militar.

Cada uno de ellos tiene puestos religioso en sus comunidades y  es ejecutada acorde a ritual litúrgico importante para la comunidad. Originalmente fue danza de guerra y caza y aparece al centro del Escudo Oficial del Estado de Sonora.

La otra versión de la danza del Venado es la folclórica estilizada por la bailarina Amalia Hernández en una coreografía representativa del estado de Sonora para el Ballet Folclórico de México en el Palacio de las Bellas Artes de la Ciudad de México.

Es bailada por bailarín de ballet clásico o de Academia fisicoculturista cubierto con taparrabo y ejecutándola con ágiles movimientos, espectaculares saltos, hincándose y finalmente tirado sobre la duela del escenario. Su apariencia es más de  Yori europeo (blanco) que étnico yoreme común y corriente.

Desde 1960, es la más popular en el país, en el extranjero y reproducida por los directores de academias de danzas e independientes en Hermosillo y Ciudad Obregón. Ha sido iconografía en pintura, escultura, figuras de palo fierro Seri de la capital sonorense, trofeos, logotipos de diseño gráfico, fotografía, monumentos y en pirograbados sobre piel de puerco o vaqueta adornando el “Juramento Yaqui” e inclusive aparece en el Escudo Oficial del Municipio de Cajeme por ignorancia de los 54 alcaldes desde 1928.

Según la Ley Yaqui vigente, sólo la autoridad religiosa de las iglesias consagradas con su santo patrón son las legítimamente autorizadas junto con la autoridad civil y militar para negar o aprobar la propuesta del INAH-Sonora, y no los “Moros” o futuras asociaciones civiles de grupos de danza en sus pueblos o en Ciudad Obregón, Guaymas o Hermosillo. Tampoco por las supuestas autoridades duales, líderes etnográficos reconocidos por los gobiernos federal, estatal y municipal o algún “Torocoyori” que pida recursos económicos para aceptarla.

Al ser admitida propiedad de la UNESCO, perderá su sentido sagrado y religioso propio y se convertirá en variedad artística del Folclore Yaqui o Mayo en la Mega Región Sonora-Arizona y  Comisaría de Cócorit-Ciudad Obregón, donde el turismo masivo querrá interactuar en  las ceremonias no permitido por ellos como en la Cuaresma por las autoridades Chapayecas.

El programa de esta organización global es netamente de entretenimiento turístico no de vocación religiosa, es otro producto comercial-turístico de la globalización de las culturas nativas de América que sólo beneficiará a la industria turística y cervecera de Ciudad Obregón, Guaymas, Hermosillo y Phoenix, por contar con la infraestructura óptima  para recibir multitudes de turistas empáticos o no.

Los Ocho Pueblos están en desventaja al carecer de toda subestructura hotelera, gastronómica y agencias de viajes, ni están capacitados  para prestar servicios turísticos trilingües  a los  cientos visitantes. Ejemplo la  Semana Santa.

Para exhibir este futuro folclore yaqui, La Secretaría de Educación y Cultura al mando de Ernesto de Lucas Hopkins  del gobierno de la gobernadora Claudia Pavlovich y el Municipio de Cajeme dirigido por Faustino Félix, autorizaron la demolición de la Escuela Primaria Cámara Junior, ubicada en la sección oeste de la plaza Ignacio Zaragoza de la moderna comisaría de Cócorit Yori, con  medio siglo de antigüedad y   afectando a 385 escolares muy pobres.

Debió ser incluida en el Catálogo de Edificios Históricos Protegidos del Pueblo de Cócorit realizado por el arquitecto italiano Mirko Mazardo y la Escuela de Arquitectura de Instituto Tecnológico Superior de Cajeme. Avalado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia sin tener injerencia en esta arquitectura edificada en la primera década del siglo XX. (1903) Porque al Instituto le corresponde desde la época prehispánica  hasta 1899.

Después de esta barbarie contra la arquitectura histórica, construirán un auditorio al aire libre estilo colonial español que será rentado por una organización civil para espectáculos masivos de bailes sabatinos y en los festivales Tetabiakte, Cócorit Otoño Cultural, Semana Santa en Cócorit y el Día de San Juan.

¡En este fantástico negocio global los yaquis quedarán  afuera, sin ganancias algunas y sin sus dos danzas más emblemáticas! ¡Qué disparate!

Espectacular panorámica al territorio yaqui con la iconográfica mega estatua del “Danzante Venado de Sonora” en el Centro Ceremonial Yaqui y Parador Turístico de la Loma de Guamúchil. Sitio abandonado y la estatua despreciada con odio por los líderes etnográficos y duales prístinos, cuando necesitan espacios para vender sus artesanías y gastronomía y así mitigar la pobreza. Su vecindad es usada como basurero de escombros a cielo abierto y sin manifiesto de impacto ambiental en la construcción de la Carretera Internacional.

Ramada de carrizo en el Centro Cultural Yaqui “Capitán Santiago Valencia Amarillas”.

Los “Moros” y demás participantes yaquis en el pasado VII Encuentro.

Trinidad Ruiz moderando el VII Encuentro entre yaquis y “Yoris” de INAH-Sonora e Instituto Sonorense de Cultura.

Don Luis Buitimea, único en la tribu que memoriza todos los sones de venado y Pascola.

Ramadón donde se bailaron las verdaderas danzas de Venado y Pascola por yaquis auténticos.

Danza de Venado tradicional con su tamboilero Jesús Alejando Cuamea.

Danza del Venado en otros movimientos dancísticos.

El Pascola  “Bichi” de Pótam.

Danzantes Pascola: Eleazar Valenzuela, Martín y Yahir Zúñiga Félix, integrantes del Grupo Folclórico Tribu Yaqui bajo la dirección de Daniel Baltasar Rivera.

Tamboilero  Jesús Arenas, de Pótam.

Tenabaris son capullos de mariposa  llevadas en las piernas como en esta imagen de Fariseos Mayo en Ciudad Obregón.

Fotografías por Francisco Sánchez López

Si  piensa utilizar esta data aporta la cantidad de 20.00 dólares por cada fotografía que copia y pega o 100.00 USD por el artículo periodístico para sostener esta revista de Arte, Arquitectura y Cultura.

¡No me las roben! Considere Material protegió por Ley de Derecho de Autor SEP-509989/78 del titular Arq. Francisco Sánchez López. Se prohíbe la reproducción de este artículo y fotografías. Se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería! Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte en el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

If you are thinking on using this data, share 20.00USD for each photography you copy and paste in order to support this Art, Architecture & Culture Magazine.

Do not steal them! Material protected by copyright SEP-509989-78 of his holder Arch. Francisco Sánchez López. Reproduction of this article and photography is required a written permission by the author. Say No to Piracy! Architect, Photographer, Artist of Magical Realism art, Ecologist in the Sea of Cortes´ whales protection. Cultural Journalist in art chronicles and critics for the Cultural Affairs supplement, El Diario del Yaqui newspaper in Ciudad Obregon, Sonora.

Revista Virtual:www.arkisanchez.wordpress.com, Inscrita en la Red de Revistas Electrónicas de Arte y Cultura de CONACULTA en 2014. Facebook: Francisco Sanchez; T: @archfcosanchez