Revista Crónicas de Arte y Arquitectura.

Encantador Encuentro de Curanderos Yaquis en el pueblo de Tórim, Sonora.

Estimados bloggers: Saludos cordiales desde el poblado yaqui de Tórim, río Yaqui, Sonora a donde fui para presenciar  un extraordinario suceso mágico con personajes inusuales de esta tribu Yaqui.

El pasado 30 de octubre, día caluroso del micro clima río Yaqui seco, se llevó a cabo el V Encuentro de Curanderos Yaquis, en el Centro Cultural Capitán Manuel León Molina ubicado en el pueblo tradicional de Tórim. Fantástico sitio con arquitectura histórica y arte sacro basado en la yuxtaposición del "Yoowe" viejo de creencias antiguas con la liturgia judeo cristiana impuesta por la teocracia jesuita en las ocho misiones durante su vasallaje a España. En 1623, el jesuita Cristóbal de Villalta fundó la primera misión en esta ranchería, construyó la Ermita y la designó sede del rectorado de San Ignacio de los ríos Yaqui y Mayo.

El centro cultural es una moderna edificación combinada con arquitectura tradicional, donde se puede apreciar una colección de ocho fotografía de la niñez yoreme, las pinturas de la Iglesia de Tórim, por el pintor Sepúlveda y la Iglesia de Bácum construida en 1926, por el pintor G. Fierro, vestidos de uso común y gala, accesorios de la danza del Venado y la Pajkola y varas de mando.

El citado encuentro se realizó en mesas de trabajo para curanderos generales, sobadores y espiritistas, narrando un vasto conocimiento vernáculo basado en la hechicería prehispánica considerada obra del demonio por los jesuitas evangelizadores a catolicismo. Oponiéndose, con justa razón, los brujos de los clanes zoomorfos de la tribu Yaqui anterior a 1617.

Moderadas por promotoras culturales bilingües del Centro de Culturas Populares e Indígenas, dirigido por bajo Trinidad Ruiz y Antonio Mexia, cada uno de los participantes externaban sus experiencias, anecdotarios y métodos de curaciones para enfermedades, composturas de huesos y “Limpias” contra hechizos puestos por envidias.

Se aprovechó la inusual ocasión para que el curandero tradicional de 75 años de edad, don Felipe de Jesús Ricardo Martínez, del pueblo de Vícam, me compusiera la espalda lastimada al caerme de un camión en movimiento y por la llave aplasta huesos de la clavícula muy fuerte que me puso el jefe de seguridad del ex gobernador Eduardo Bours Castelo en la Expo Obregón 2008 porque me situé a sus espaldas.

 Según contó, él fue adiestrado por su abuelo en el arte de sobar el cuerpo humano, hacer “limpias” y curar con hierbas del monte recolectado en la sierra del Bacatete, acumulando una experiencia de 57 años en este oficio.

Doña Feliciana García Espinosa, experimentada curandera espiritista de 75 años de edad y oriunda de Vícam Estación,  en los últimos 20 años se ha dedicado a  curar con huevos de gallina y hacer “limpias” con madera de pirul. En su intervención, afirmó: --Si Dios no te da este don, no se es curandera… Para mi trabajo pido al Padre Santísimo con la corona de espinas, a san Bartolo y a los hermanos espiritistas para que me ayuden en las curaciones--. Aconsejando a todos los que tienen sus casas sucias usar el sahumerio de copal.

A doña Francisca Choqui Zayas, del barrio del Tinaco en el pueblo de Pótam,  le pregunté: ¿Qué se siente ser curandera? Ella, con un gesto serio me corrigió: --Prefiero que usted me llame medico tradicional, es lo más propio… Me da gusto ayudar a la gente porque hay muchos enfermos y pocos doctores, hay gente enferma por hechizos causados por corajes o envidias, para quitar maridos, dominar a personas y hay  muertos que están muy cerca de la gente--. Y como no pude sostenerle su fuerte mirada le pedí disculpas para conversar respecto a sus modos de curar enfermedades espirituales a través de cartas y  “limpias”.

La joven curandera espiritista Silvia Valenzuela Castelo del pueblo de Pótam, cura molleras y sustos, soba huesos, hace “limpias” y plantas para alejar los males causados a personas. Afirmó, que por medio del sueño se transporta para ayudar a los enfermos rezando la oración a Dios Padre, su hijo y al Espíritu Santo.

Impactante fue escuchar al sabio curandero don Facundo Canales Bojórquez, de 72 años de edad y residente del barrio El Citávaro en Las Guásimas, mencionando curar cáncer de mama y matriz con la Radiestesia y Radiónica y el sistema tradicional de hierbas útiles para causar el “bien o el mal”, hacer  “limpias” contra hechizos puestos por otros hechiceros.

Don Felipe Córdoba Buitimea, de 70 años de edad y originario de Tórim, aprendió su conocimiento siendo un niño de siete años y por su larga experiencia cura enfermedades y males puestos por medio de la tierra, agua, flores, plantas medicinales transformadas en cremas, perfumes y con lápiz labial. Aseguró: --Yo no hago el mal a las personas--.

 “Hay mucha envidia en la tribu Yaqui--, citó una curandera, haciéndome recapitular en la historia local de aquellos años de prosperidad agrícola cuando la sociedad acudía para causar “males”  a sus enemigos con el famoso brujo diablero don Pablo de Cócorit: --Todos los días había lujosos carros frente a su casita de madera a la orilla del canal “Porfirito” hasta que murió--. Se dijo.Pero, todavía persiste esta practica maléfica por la sociedad conservadora católica de Cajeme.

Al concluir este fantástico encantamiento cultural, los presentes degustaron sabroso guacabaqui con tortillas de harina de la cocina de “Chayito” Hernández, amenizado por el trío “Las Vainas”, entonando: “Capo sewa”, la Yaquecita”, “Hermenegilda” y “El Coyote del mar”.

Curandera espiritista doña Feliciana García Espinosa de Vícam Estación.

Doña Francisca Choqui Zayas, medico tradicional espiritista de Potam.

Silvia Valenzuela Castelo curandera espiritista del pueblo de Pótam

Don Felipe de Jesús Ricardo Martínez, sobador del pueblo de Vícam.

Curandero espiritista don Facundo Canales Bojórquez de Las Guásimas.

Don Felipe Córdoba Buitimea de Tórim cura con agua, tierra y flores.

Mesa de trabajo curanderas (as) espiritistas yaquis en Tórim.

Don Felipe de Jesús sobando la espalda a quien esto escribe.

Trinidad Ruiz siendo sobada por don Felipe de Jesús mientras Antonio Mexia los observa.

Curandera yaqui invitada.

Cocina comunal de "Chayito" Hernández cocinando guacavaqui.

Señoras yaquis haciendo tascaim, tortillas de harina.

Comensales degustando sabroso guacavaqui y tascaim.

Grupo  "Los Vainas" cantando Capo sewa" y "El Coyote del mar".

Fotografía  del arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Copyright: Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.  Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este artículo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. ¡Di No a la Piratería! 

Arquitecto, Fotógrafo, Artista del Arte del Realismo Mágico, Ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés,  Periodista Cultural en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui de Ciudad Obregón, Sonora, México.

Copyright: Material protected by copyright SEP/CP-509989/78/Son of his holder arch. Francisco Sánchez López. Reproduction s in whole or part of this article and photos for profit requires written permission by the author. Say No to Piracy! 

Architect, Photographer, Artist of magical realism art, Ecologist in the Sea of Cortes´ whales protection, cultural Journalist in art chronicles and  critic s for the supplement  Cultural Affairs of El Diario del Yaqui newspaper of Ciudad Obregon, Sonora.

E-mail: artecajeme@yahoo.com, Facebook: Francisco Sanchez;Twitter: archfcosanchez. 

Blogs:, www.artecajemeart.blogster.com;www.arkisanchez.wordpress.com; www.sanchezarchitecture.blogster.com; www.arkisanchez.blogdiario.com   


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: