Revista en Crónicas de Arquitectura y Arte.

Mayo: ¡El mes mas fiestero del año!

 Estimados bloggers: Saludos y de nuevo subiendo mis crónicas de arte para el goce de todos ustedes. 

 

¡Mayo: El mes más fiestero del año!

 

Se nos vino el calor en nuestra desarbolada y sucia ciudad  repleta de basura en las principales avenidas, calles y por la carretera a Navojoa, dando un asco al caminar bajo intenso sol.

Como el mes de mayo es el más fiestero del año, por así convenir al comercio nacional, no voy a dejar pasar desapercibidos al Día Internacional de las Enfermeras y el Día Internacional de los Museos y porqué no, proponer desde la colonia Miravalle la creación  del  Museo de la Arquitectura y Museo del Arte Cajemense, porque hace falta promocionar la creatividad plástica local y tener más recintos museográficos en nuestra ciudad, inclusive crear el Museo de la Ciudad, a donde puedan acudir quienes desean conocer sus orígenes.

¡Felicidades! A todas las enfermeras de México y de Sonora por su día e invaluable labor entre los enfermos hospitalizados y en especial, con mucho afecto,  a mi señora madre, Alejandra López Fraijo, quien dejó la pintura de paisajes al óleo para ser ama de casa, pilar familiar, y a su edad madura, estudiar hasta titularse como enfermera en la escuela de Enfermería del Instituto Mexicano del Seguro Social: Se veía muy hermosa y orgullosa al portar su uniforme blanco y cabellera recogida para irse a trabajar durante  el turno vespertino en  la Sala de Urgencias de la Cruz Roja de la Ciudad de Guadalajara. Lo más lamentable de su labor era  a su regreso a casa porque llegaba abrumada,  desconsolada, triste y lastimada en su sensibilidad por tanta sangre y dolor humano causado por la violencia, accidentes automovilísticos y domésticos  por los cientos de pacientes humildes que necesitaba una  urgente curación, y en muchos de los casos, una palabra sincera de aliento ante las calamidades.

Descanse en paz, mi querida madre, porque después de su lamentable deceso la realidad cotidiana, el existencialismo agnóstico y el futuro ya no fueron iguales desde el día en que partió, dejándonos un profundo silencio, soledad y sentimientos interiores que aumentan el día 10 de Mayo.

También felicito  a las encantadoras estudiantes de Enfermería del IMSS en Cajeme: Diana Enríquez Argüelles y Delia García Valenzuela que con solo verlas la depresión se esfuma y en sus manos pondría mi salud.

El pasado martes, fui al Museo de Sonora en la Revolución para presenciar los festejos conmemorativos al Día Internacional de los Museos y dar una rápida visita a mi escena favorita del  Biplano Sonora colgado desde el techo y bajo una trinchera federal como pasaje del pasado iconográfico del movimiento armado de 1910 que nos costó miles de vidas y benefició a la industria armamentista gringa.

¡Un sonoro Bravo! A las y los  13 integrantes del Coro Regina Pacis dirigidos por la batuta y al piano por el señor José Arturo Altamirano Pillado, del Instituto Municipal de Cultura y Arte del Puerto de Guaymas. Qué armoniosa  y grave voz de ópera tiene la señora María Magdalena Flores Romo al deleitarnos con las canciones revolucionarias “Valentina”, “A la Orilla de un Palmar”, “Adiós mi Chaparrita”, “La Adelita”, “La Marcha de Zacatecas”. Fantástica estuvo  la declamación del corrido “7 Leguas” aludiendo al general Pancho Villa por la primera voz masculina que entusiasmó al oyente por su interpretación escénica. Antes de despedirse, el director del museo, señor José Luis Islas, les pidió “Otra” declamándolo por segunda ocasión para ser muy aplaudidos y terminar función. Creo que ha la señora Doña Mari Flores, hay que becarla en la Escuela de Música de la Universidad de Sonora porque canta mejor que muchas sopranos y solistas que he escuchado en varios y diversos conciertos musicales.

Fantástica está la exposición  “Cuando la Mujer Avanza, el Hombre no Retrocede” por la pintora cajemense Perso Arana por la curaduría de la misma y el diálogo museográfico entre los bellos y elegantes cuadros de las tres “Soldaderas” tras su Juan villista o zapatista con los rostros casi fotográficos de los próceres de la pasada Revolución Mexicana: Francisco I. Madero, Álvaro Obregón, Pancho Villa, Emiliano Zapata,  Bernabé Arana León y las arriba citadas, montadas sobre muros y mamparas de la galería de arte del Museo de Sonora en la Revolución.

Todas las obras que mencionamos dibujados al carboncillo y al pastel tienen un muy buen dibujo académico proporcionado con toque artístico muy particular de la señora Perso, sus “Soldaderas” son al natural y de modelos en estudio por tres atractivas sobrinas que me las señalaron durante el vino de honor en la pasada noche de la inauguración, siendo las que más gustaron y emocionaron al vasto público asistente.

Las expresiones faciales de los rostros casi    fotográficos de  los próceres de la revolución conjugan el valor artístico de la técnica dibujística y valor estético por el sentimiento de belleza emanada en cada una de los cuadros, que toda obra debe tener para  ser consideradas bellas y coleccionables por galerías y museos. Lo único que objeto, es el dibujo del señor Arana por estar fuera de lugar respecto al tema aquí expuesto que lo sentimos como un agregado, porque el personaje no fue protagonista revolucionario, a pesar del sentimentalismo familiar.

Enhorabuena a la señora Perso por presentar esta exposición individual  que vale la pena visitar por la  originalidad de los dibujos sin ser repetitivos como la mayoría de las obras pictóricas presentadas  en la otras exposiciones complementarias a la Ruta del Arte de la Agrupación para las Bellas Artes.

Después de escuchar los coros y observar los retratos recorrí la otrora bella y famosa avenida Nainari con sus mansiones al estilo colonial e internacional construidas como reflejo del glorioso pasado del  agricultor-empresario local de la generación post presa El Oviachic de los ´50 enriquecido por las siembras de garbanzo, trigo y algodón.

Hoy da lástima su transformación a una calle de los barrios de Tepito o de San Juan de Dios, por las residencias abandonadas, en renta o venta y destruidas para construir un Extra, una cafetería, un McDonald, restaurantes, taquerías y puestos de hot dogs entre otros comercios con sistemas constructivos basándose en estructuras laminadas portátiles sin estilo y estética arquitectónica. Lástima, porque pudo haber sido nuestro Paseo de la Reforma pero la dejaron caer en el mercantilismo inmobiliario para perder invaluable patrimonio por no haber un reglamento municipal o ley estatal que proteja la obra de arquitectura de su eminente desaparición en Cajeme, moderna ciudad de atrocidades contra el patrimonio cultural y artístico, porque la arquitectura es –El arte de diseñar y construir espacios habitables por el ser humano--, según mi propia definición.

 

Pie de foto: Felicidades a las encantadoras y bellas estudiantes de Enfermería del IMSS, Diana Enríquez Argüelles y Delia García Valenzuela por motivos del Día Internacional de las Enfermeras. En ellas confiaría mi salud después de un ataque al miocardio.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: