Revista Crónicas de Arte y Arquitectura.

Francisco I. Madero en el Puerto de Guaymas.

Estimados bloggers: Saludos cordiales, con este artículo termino la serie de reportajes sobre la  huella de Madero por Sonora como preámbulo de la Revolución Méxicana. Lo suspendo debido a la falta de patrocinadores y de capital propio para solventar gastos. Escribí 8 artículos con 80 fotografías inéditas sobre el tema. que espero les haya gustado porque no hay más. Hasta aqui llegamos con este fascinante tema. Lo siento!

 

Tras la Huella de la Revolución Mexicana por el sur de Sonora.

 

Francisco I. Madero en el Puerto  de Guaymas.

 

Con este reportaje concluyo la serie periodística sobre la travesía de Francisco I. Madero por la región sur de Sonora iniciada en el Pueblo Viejo de Navojoa y Álamos, Cajeme  y las estaciones del Ferrocarril SudPacífico-México construidas a lo largo del territorio yaqui,  Empalme y Guaymas. Crónicas altruistas e independiente con el propósito de informar e instruir al pueblo de Cajeme y honrar, porqué no,  a los personajes que nos dieron Patria, Democracia y Libertad, uniéndome de esta manera a los  Festejos del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana.

El 12 de enero de 1910, en la Estación de Empalme, Madero trasbordó al carro de pasajeros del Ferrocarril de Sonora para continuar su viaje proselitista a favor del Sufragio Efectivo, la No Reelección y la Libertad de Escribir como lemas de su candidatura a la presidencia del País que ostentaba el general Porfirio Díaz Morí.

¡Todos a Bordo! Gritó el conductor del Ferrocarril de Sonora ordenando al maquinista iniciar el recorrido a Guaymas  con Madero y su comitiva a bordo del tren de pasajeros tomando el ramal adyacente cruzando el estero Rancho San José por el puente de madera, donde, Madero, al contemplar la belleza escénica, quedó fascinado con las panorámicas marinas y la serraría de la península de Guaymas mientras transitaba por abertura del cerro Batuecas, los incipientes barrios de Monte Lolita, la Punta de Arena, la Punta Lastre y finalmente a la  estación construida entre 1881 a 1882  frente a la hermosa y contaminada bahía de Guaymas cercana al barrio norteamericanos.

La elite guaymense y la oligarquía sonorense  fueron la clase más beneficiada por el régimen del Presidente Porfirio Díaz Morí con las inversiones norteamericanas en la construcción del Ferrocarril de Sonora, la instalación de la Aduana marítima, los muelles portuarios, el tráfico mercante de insumos y productos de las numerosas haciendas agrícolas y frutícolas situadas en el Valle de San José de Guaymas y San Germán, aunando el transporte naval,  militar y de esclavos como consecuencia de la guerra de exterminio contra la tribu yaqui.

Menciona el escritor Héctor Aguilar Camin en su libro “La Frontera Nómada”: --En Guaymas fue donde Madero recibió la mejor recepción por un sector inconforme con el triunvirato sonorense, formándose el club Anti Reeleccionista por partidarios reyistas y del Partido Liberal; Eugenio Gayou, Carlos Randal, Víctor Venegas, Adolfo de la Huerta, José María Maytorena y Plutarco Elías Calles--.

A pesar de la orden dada por el Presidente Porfirio Díaz de prohibir hospedaje y  permisos para mítines políticos públicos, Madero, su esposa Sara Pérez, Roque Estrada, Ezequiel de los Ríos y Enrique Bordes Rangel se hospedaron en el Hotel Albin (ya destruido) con vista panorámica a la bahía y al Varadero Nacional construido en 1887 para limpiar las quillas de los barcos de guerra iniciando así la contaminación de la misma.

El 13 de enero Madero visitó el pueblo, donde: --Un grupo de guaymenses se reunió frente al hotel porque querían escuchar al candidato a la presidencia de México; Madero, en una esquina se sube a un carro para hablar a sus simpatizantes--, según Aguilar Camin. Así mismo, el escritor Fernando Mendoza Contreras en su libro “Sonora, Luces y Sombras de una Entidad”, alude:  --No se le permitió el uso de la plaza 13 de Julio para su discurso, pero, en privado, Madero habló de su programa político y Adolfo de la Huerta le solicitó que incluyera el problema que venían confrontando los yaquis.

Cien años después, seguí su ruta con la cámara en ristre  llegando  a la actual Estación Guaymas, encontrándola  desolada y resguardada por una guardia de seguridad, con quien indagué la ubicación de  vieja construcción en la que Francisco I. Madero arribó al puerto: Señalando con la mano, indicó: --Ahí estuvo la estación, hoy es una bodega--.  Al caminar por los alrededores noté que es más bien una “Dipot” construida en  los años ´30, pero, en su fachada sureste incrustada está una vieja caseta de tablón de madera estilo norteamericano de 1900; asombrado quedé al observar la ausencia de vías férreas y abandono de esta bella estación moderna estilo colonial californiano donde varias veces abordé el tren turístico Guaymas-Nogales de 1980 y en este lugar concluyo la aventura siguiéndole la huella a la Revolución Maderista por Sonora.

 

Pie de foto 1: La vieja Estación Guaymas del Ferrocarril de Sonora hoy bodega.

 

Pie de foto 2: Bella fachada norte de la moderna Estación Guaymas  al estilo colonial californiano.

 

Pie de foto 3: Fachada sur Estación Guaymas. Conjunto con las dos edificaciones históricas.

 

Pie de foto 4: Residencia estilo confederado del sureste de Estados Unidos construida de madera en el ex barrio de norteamericanos del Ferrocarril de Sonora.

 

Pie de foto 5: La Plaza 13 de Julio: Madero observó una fuente con agua pero le prohibieron hablar a los  guaymenses. En septiembre de 1910 se instaló este bellísimo kiosco estilo Mudéjar.

 

Pie de foto 6: Ruinas de lo que fue la Hacienda-Tenería de San Germán, donde en 1907, Adolfo de la Huerta fue su contador.

 

Fotografía por el arquitecto Francisco Sánchez López. ¡No me las roben!

Derechos Reservados (Copy Rights). Material protegido por derechos de autor del titular Arq. Francisco Sánchez López.   Registro SEP/CP-509989/78/Son.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este articulo y fotos con fines de lucro, se requiere la autorización escrita por el autor. Se puede reproducir con fines didácticos, previo concentimiento por el autor,   mencionando la fuente, el autor y otorgando los créditos editoriales en cualquier medio de comunicación. ¡Di No a la Piratería!.

 

Arquitecto, fotógrafo, artista del arte del realismo mágico, ecologista protector de ballenas en el mar de Cortés, escritor, periodista en crónicas y críticas de arte para el suplemento Quehacer Cultural del periódico El Diario del Yaqui y articulista de la revista Yuku Jeeka de la Agrupación para las Bellas Artes, de Ciudad Obregón, Sonora, México

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Esta foto me trae recuerdos por que yo naci en estaa hacienda en 1933 soy hijo del mayordomo de la teneria San German les doy gracias por tener la oportunidad de ver esas fotos, Hasta luego

Añadir un Comentario: