Cronista de arquitectura. arte y ballenas de Sonora. México

Arte y cultura en Cajeme o Ciudad Obregón Sonora

Con una magnífica luna nueva  de rebosante luminosidad y una áurea amarilla   rojiza, me indicó que este año el calor del verano será inclemente e insoportable. Sin embargo, el clima primaveral motivó a las familias cajemenses un desborde de algarabías durante las noches frescas para gozar de la fiesta de la pasada Expo Obregón 2006, evento regional donde aprendí dos lecciones: La primera , que “al ojo del amo engorda el caballo”, o no confiar en que las cosas que uno escribe saldrán tal y cual imagina, como sucedió con mi escrito titulado “Expo Obregón 2006, la fiesta más esperada por los cajemenses  con fecha de jueves 18 del presente año.  Crónica que fue toda una odisea tipo  teatro de lo absurdo para su redacción, sin embargo, no apareció mi nombre como autor del mencionado articulo. Son gajes del oficio, pero ¡Ojo... señores formadores!

Todo se inició  por la sensualidad y belleza de la artista Lorena Herrera en tanga negra, que supuestamente se presentaría en el puesto cervecero; se me ocurrió pedir una cortesía para entrar a la Expo,  con la idea de  redactar sobre este magnífico atractivo visual, sus gustos por el arte y de paso  la cultura   cajemense en esta  feria del pueblo.

  El día de la inauguración al caminar junto a la comitiva oficial hacia la  futura plaza cultural y  auditorio, tuve que   esquivar a las juventudes azules porristas panistas y  a las rojas prisitas  que hacían acto de proselitismo político  fuera de lugar, me vi forzado a ir detrás de los políticos, pero no caminé ni unos tres metros porque un guarura, alto de estatura, con chaleco de fotógrafo y con prepotencia, sin aviso ni motivos alguno, me lastimó el hombro derecho y me empujó con fuerza  contra un macetero que contuvo mi caída al suelo,  por suerte, no me herí la cara ni el cuello con las ramas de la planta. Externo mi opinión porque no es la manera democrática de tratar a la gente ni es un estilo de gobierno, sobre todo en tiempos políticos que es cuando se cobran las facturas. Para evitar problemas y agravios, con prudencia, opté por situarme al lado externo y posterior, para ver con sorpresa y lastima que dicha comitiva ni siquiera observó la exposición de pintura y escultura exhibida en el lado poniente del auditorio.

El sábado y el martes siguientes regresé a  fiesta para visitar los puestos de exhibición,,  platicar con diferentes personas y gozar de la oferta comercial, los espectáculos artísticos y culturales gratuitos, de los cuales, los mejores fueron los de  la Victoria y el de  la Modelo Light, donde aprendí como se elabora esta bebida. Me divertí mucho, como cientos de familias enteras, con la variedad  artística en el auditorio,  la armonía de luz y color en  movimiento de los juegos mecánicos,  degusté pechugas de pollo y  agua fresca de masa,  tomé fotografías y por poco hago un testamento gratis ante el presidente de los notarios públicos sobre mi legado artístico a la humanidad, admiré la belleza de la mujer joven cajemense que lució y fue el atractivo de la Expo que sin ellas, no resaltaría.

Como el martes no hubo camiones para las colonias populares, a la una de la mañana tuve que abordar el único camión que salió en ruta por la calle Tabasco hasta la ultima calle al sur de la ciudad para regresarse por la calle Jalisco, me  bajé en la esquina de la agencia Nissan  y caminé a esa hora de la madrugada por la carretera a Navojoa  en medio de  una de las zona más insegura  y sucia de la ciudad, -Debo de estar loco por turistear a esas horas-. Pensé mientras caminaba con cautela y temor a ser asaltado.

A las dos de la mañana inicié a redactar la citada crónica para terminarla a las seis, dormí unas cuantas horas para luego dirigirme a la Biblioteca Pública y usar las computadoras para  editarla  y entregarla  en las oficinas del Diario del Yaqui.

Con sorpresa y frustración leí al siguiente día la publicación de la crónica  sin otorgarme el crédito porque originalmente era para el suplemento Quehacer Cultural.

 

Gracias a la invitación de la señora  Trinidad Ruiz  participé con una pequeña exposición de acuarelas en el espacio Cre-arte del auditorio, construido por Juan Rurico López Quintero para la manifestación artísticas y culturales,  donde sorprendido quedé al enterarme de las opiniones de mucha gente: “No sabíamos que en Obregón se hacia arte... ¿Pues en qué mundo fantástico viven? Sí se ha exhibido  arte  en Casa Rosalva, Galería Itson, Culturas Populares y en el Centro Cultural Modelo. ¿Sabrán que afuera del Wal Mart hay un mundo artístico cajemense?

Variadas fueron las opiniones de  las más de 25 mil que visitaron la exposición del arte made in Cajeme, donde  admiraron las 23 pinturas de la Asociación de Artistas Plásticos del Sur de Sonora, de las cuales,  me gustaron “Mundo animal”, de Deana Gamboa, “Sueño indio”, por Georgina de Icedo,  “Espíritu de Waka”, de Ernestina Romo del Vivar, “Flores de capómo” y “La loca”,  de Ana Bertha Walldez, “Cebollas”, por Evangelina Ley, “Penumbra”, de Irma García, el collage  de Elia Alma  Encinas y  “Sin titulo”, de Perla Jiménez, “Manzanas”, por Leticia Esquer Pablos y “Naranjas”, de Concepción Camarena, los mini cuadros y los huevos de avestruz  con paisajes pintados por Francisco Sepúlveda Zamorano y mis 24 acuarelas  del  danzante  venado,  cocinas de hacienda  y  chinames que fueron del agrado de los visitantes pero la comercialización  estuvo raquítica. ¡Tal parece que el cajemense no compra arte! Aquí lo demostró.

De la exposición  artesanal del Museo de los Yaquis en el auditorio,  sólo objeto    los maniquís de escaparate comercial tipo Liverpool o Fábricas de Francia vestidos con la indumentaria yaqui. ¡Se miran  muy cursi! Muy al estilo Kitsch que tanto gusta en Cajeme, porque los cuerpos y los rostros tienen rasgos  anglo sajones gringo-europeo y no  representan de las características  antropomorfas de los legendarios yaquis. ¡Son yoris gringos vestidos de yaquis, pues!

Según el plano arquitectónico del  auditorio, opino que le falta funcionalidad porque  el ingreso de más de 3000 gentes será  por la parte trasera del escenario  principal, entre dos taquillas y un pasillo angosto con área de exhibición  donde el público caminará entre técnicos y artistas actuando para tomar asiento. Las fachadas sin plasticidad autentica son al estilo internacional de la década de los sesenta, que no hemos querido supera  por problemas culturales colectivos  a pesar de presumir de una modernidad Light, parece una edificación en alguna ciudad rural gringa. ¡Increíble!

 

 

 

Comentarios

Soy artesano certificado cd de mexico, 1er lugar nacional 2011 FONART en pintura popular tecnica popotillo,1er lugar Delegacional cd de mexico 2011 SEDEREC , deseo enseñar a elaborar trabajos artesanales en fibra vegetal teñida, deseo contribuir con su juventud a mejorar su calidad de vida, saludos, pueden encontrar toda mi informacion en face, ARTE EN POOPOTILLO, saludos y mil gracias.

es demaciado texto aburrriddooo...

no pues de veria de tener muchas imagenes ya que es el mejor estado de mexico asi se miraria mejor la pagina

que no tiene ningun dibujo jaja.

quisiera modelar su ropa pero no se como em puedo comunicar con ustedes espero su mensaje gracias.

Añadir un Comentario: